admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Toxicidad del plomo

Noticias criminología. Toxicidad del plomo. Marisol Collazos Soto

El 26 de marzo de 1827 fallecía en Viena a los 56 años de edad el compositor y director de orquesta Ludwig Van Beethoven, una de las más importantes, influentes y conocidas figuras de la historia de la música.

El caso de Beethoven y su enfermedad crónica ocasionada por la intoxicación con plomo, es un clásico que se cita siempre que se estudia la toxicidad de este elemento químico y sus derivados, especialmente para explicar sus efectos en la personalidad y la conducta de quienes lo padecen o han padecido. Pero los efectos negativos para la salud provocados por la manipulación, ingestión y utilización del plomo nos acompañan desde hace miles de años.

El resto arqueológico más antiguo del que se tiene constancia son unas cuentas de collar metálicas y unos anillos encontrados en el asentamiento neolítico de Çatalhöyük, situado en la actual Turquía, y que datan del año 6.400 a.C. En estos objetos el plomo no se encontraba en su estado nativo sino fundido con otros metales.

Los efectos para la salud como consecuencia de la exposición a plomo han sido descritos desde muy antiguo. Nicandro (siglo II ane) describió el cólico y la parálisis que observaba en los envenenados por plomo. Clásicamente se atribuye a Hipócrates (en el 370) como el primero en observar los síntomas en un trabajador del metal, pero al parecer no es del todo cierto (Waldron, 1978). Fue finalmente Dioscórides (siglo I) quién describió por primera vez de forma inequívoca la intoxicación por litargirio (PbO) de la siguiente manera: “El consumo de litargirio causa opresión en el estómago, el vientre e intestinos, dolorosos cólicos;… se retiene la orina mientras que el cuerpo se hincha y adquiere una fea tonalidad plomiza.”

El plomo es un potente neurotóxico. Lo podemos encontrar a nuestro alrededor en diversas presentaciones: como plomo metal (muy peligroso cuando se funde a más de 500ºC), derivados inorgánicos (litargirio, minio, cromato de plomo, arseniato de plomo, sulfuro de plomo, etc.) y derivados orgánicos (acetato de plomo, tetraetilo de plomo, estearato de plomo, etc.). Los principales vehículos de exposición y contacto con plomo son el aire, el agua, el suelo, a través de algunos alimentos o artículos de consumo…, aunque la fuente más importante de intoxicación actualmente es la exposición laboral.

A la intoxicación por plomo se la denomina clínicamente como saturnismo o plumbosis. La acción tóxica del plomo puede ser aguda (absorción de una dosis importante en un periodo corto de tiempo) o crónica (absorción de una dosis menor pero de forma continuada y repetida durante un largo periodo de tiempo). En la intoxicación aguda, tras la ingestión de agua o alimentos contaminados con plomo, se pueden apreciar los síntomas ya descritos desde la antigüedad: dolor abdominal, cólicos, oliguria, uremia…, hasta incluso llegar a parálisis, delirios, convulsiones debidas a la acción neurotóxica del plomo. Puede dejar secuelas neurológicas irreversibles o incluso causar la muerte.

Artículo completo en:  Ese punto azul pálido

Bajo licencia Creative Commons
La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

junio 2022
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930