admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Las creencias pueden eliminar argumentos

Noticias criminología.. Marisol Collazos Soto

 

La duda inexplicable de si existe el cambio climático y si es producto de la actividad humana, la supuesta relación entre las vacunas y el autismo o hasta admitir la existencia de la teoría de la evolución en lugar del creacionismo. Todos y cada uno de ellos son ejemplos de situaciones que se han comprobado una y otra vez, pero a pesar de las evidencias las creencias pesan más, la pregunta es ¿por qué?, ¿cuál es la explicación de no confiar en la ciencia o siquiera en la lógica? Chris Mooney se dio a la tarea de investigar la ciencia de no confiar en la ciencia y publicó su artículo en la revista Mother Jones.

Para responderlo, Mooney recuerda a Leon Festinger un reconocido psicólogo de la Universidad de Stanford por sus estudios realizados en los años 1950 sobre los «Seekers» un grupo de fanáticos de Chicago, quienes creían que mantenían contacto con los extraterrestres y eran liderados por  Dorothy Martin.

El grupo creía haber recibido a través de los alienígenas la fecha exacta del fin del mundo: uno de diciembre de 1954. Varios integrantes del grupo dejaron su trabajo y cayeron en prácticas absurdas, convencidos de que se avecinaba el cataclismo de la Tierra. Por fin llegó la fecha esperada y nada ocurrió. Festinger analizó la reacción de los integrantes del grupo, quienes en un principio se vieron consternados para recibir una explicación.

Posteriormente, llegó un nuevo mensaje, supuestamente enviado por extraterrestres, en el cual explicaba que el grupo había enviado tanta luz hacia el cielo que Dios había decidido salvar al mundo.

Festinger debía analizar estas creencias absurdas y sin sentido aparente. Al parecer, la destrucción de una creencia tan arraigada los había hecho aún más seguros de sus pensamientos en favor de la misma. Los descubrimientos posteriores en psicología de Festinger, lo llevaron a proponer la teoría del «razonamiento motivado» la cual propone que nuestras creencias preexistentes, a pesar de la existencia de hechos que las contradicen, pueden malear nuestros pensamientos y formas de ver la vida.

La teoría del razonamiento motivado brinda nuevas perspectivas a la neurociencia moderna: el raciocinio se apaga con la emoción, ambos elementos están directamente relacionados y nuestros sentimientos positivos y negativos sobre las personas, cosas e ideas, surgen más rápido que nuestros pensamientos conscientes, en cuestión de milisegundos.

De acuerdo con Arthur Lupia de la Universidad de Michigan, se trata de un mecanismo de autodefensa en el que se rechaza la información peligrosa. Estos mecanismos los aplicamos en nuestras relaciones personales, por ejemplo, cuando no queremos creer que nuestra pareja es infiel, o que nuestro hijo es agresivo; tenemos ideas preconcebidas que nos dicen que esto no es posible por no ser correcto y entonces nuestras emociones apagan el raciocinio.

Estos estudios se han llevado a campos de investigación mucho más elevados y en situaciones más delicadas como las creencias a favor de la pena de muerte en 1979; la pena capital para asesinos; el control de armas; o la creación de estereotipos gays, en donde juegan muchos factores morales y religiosos en la opinión de las personas.

De acuerdo con Dan Kahan, profesor de la escuela de Derecho de Yale, la gente rechaza la validez de una fuente científica cuando sus conclusiones contradicen sus creencias más profundas. De ahí que existan visiones tan polarizadas en la política o en la sociedad contemporánea.

El ejemplo más reciente de ello tiene que ver con las opiniones sobre el calentamiento global, entre los estadounidenses.

En el 2008, 19% de los republicanos con un nivel alto de educación estaban de acuerdo en que el planeta se estaba calentando por culpa de los humanos, a diferencia de 31% de los republicanos no educados, quienes pensaban lo contrario. Esto determinó que, a mayor educación, menos certeza científica tenían las personas republicanas. Sin embargo, en el caso de los demócratas y los independientes, ocurrió lo contrario: a mayor educación, hay más aceptación de la ciencia.

La lógica de está conclusión es la siguiente: los conservadores son más propensos a aceptar la ciencia siempre y cuando venga de un líder religioso o en el mundo de los negocios, quien le otorga otros valores diferentes a los que podría utilizar un científico.

En pocas palabras, paradójicamente, no hay que lidiar con los hechos para convencer a alguien que piensa diferente a ti, sino con sus valores. De esa manera tendrás más oportunidad de ganar cualquier discusión.

Si te interesa saber más sobre el tema, visita Mother Jones

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

agosto 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031