admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Ejemplo sobre la represión, las normas y el crimen.

Texto encontrado en un libro sobre introducción a la Criminología

Un grupo de cuatro náufragos recala en una isla desierta, en la que salvo por un poco de agua en un arroyo casi seco no hay nada que comer o beber. Tras varios días sin llevarse nada a la boca y ya casi al borde de la muerte por inanición, entre los restos del naufragio aparece un paquete con cuatro latas de atún en conserva que apenas contienen alimentos para ese dí­a.

Para poder sobrevivir unos dí­as más, esperando que algún barco los aviste y venga a rescatarlos, uno de los náufragos propone comerse ese día sólo dos latas, dividiéndolas en cuatro raciones exactamente iguales, y hacer lo mismo con cada una de las dos latas restantes los dí­as siguientes. Otro náufrago quiere que le den su lata para consumir su contenido cómo y cuando mejor la parezca. Un tercero dice que él es el único que tiene un abrelatas y que los demás tienen que darle, si quiere que se lo presente, una parte de la ración que les corresponda. El cuarto náufrago alega ser el más antiguo y de más alta graduación y que, por tanto, le corresponde la mitad de las latas, dejando las otras dos para que los demás se las repartan como quieran.

Surge una discusión entre ellos y en el transcurso de la misma el primer náufrago saca una pistola y amenaza a sus otros tres compañeros con matarlos y quedarse él con todas las latas, si no aceptan su propuesta. A la vista de lo cual los compañeros, con mala gana, se pliegan a sus exigencias, quedando el de la pistola encargado de aguantar las latas y de hacer el reparto por él propuesto. Así consiguen sobrevivir todos un dí­a más. Pero al segundo dí­a del acuerdo muere el náufrago que era el oficial más antiguo y también el de más edad y débil constitución. El tercer dí­a muere de un disparo el náufrago que tení­a el abrelatas, al ser sorprendido por su compañero intentando apoderarse de la última lata que le quedaba. El cuarto dí­a muere el náufrago que tení­a la pistola. Y al quinto dí­a aparece un barco, rescatando al único náufrago que queda con vida, que habí­a conseguido esconder entre sus ropas, sin que los compañeros se dieran cuenta, una quinta lata, que le permitía sobrevivir hasta la llegada del barco.

Fuente: El Forastero
Licencia Creative Commons

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

septiembre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930