admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

castigos

Los padres azotan y abofetean en público a sus hijos con más frecuencia de lo que se pensaba

Noticias criminología. Los padres azotan y abofetean en público a sus hijos con más frecuencia de lo que se pensaba. Marisol Collazos Soto

Los padres podrían recurrir a métodos físicos de reprender a sus hijos en lugares públicos con mucha más frecuencia de lo que admiten en encuestas, sugiere un estudio reciente.

En otro hallazgo, la investigación mostró que los padres tendían a dar abrazos con más frecuencia que azotes a sus hijos cuando estaban en lugares públicos. El estudio, de un equipo de la Universidad Estatal de Michigan, aparece en la edición actual de la revista Behavior and Social Issues.

Según los investigadores, al manejar en público a sus hijos que se comportan mal, los padres con frecuencia recurren a «toques negativos», acciones como halar un brazo, pellizcar, abofetear y azotar. Pero los «toques positivos» como las palmaditas, las cosquillas o los abrazos, normalmente son más eficaces para lograr que los niños pequeños se comporten bien, afirman los investigadores.

Para llevar a cabo el estudio, estudiantes investigadores observaron anónimamente 106 incidentes entre cuidadores y niños de tres a cinco años de edad en lugares públicos, como restaurantes y parques. El estudio reveló que 23 por ciento de los niños recibieron algún tipo de toque negativo cuando no hacían lo que sus padres les pedían.

«Me sorprendió mucho ver lo que muchas personas consideran como una conducta socialmente indeseable llevada a cabo por casi una cuarta parte de los cuidadores», apuntó en un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Michigan la líder del estudio Kathy Stansbury, psicóloga y profesora asociada del departamento de estudios en desarrollo humano y familia de la universidad. «También he visto a cientos de niños y sus padres en un ámbito de laboratorio, y no fui testigo de esta conducta ni una vez».

Aunque el estudio reveló que los cuidadores de sexo masculino tocaban a los niños (ya fuera de forma negativa o positiva) con más frecuencia que las mujeres, la mayoría de veces los hombres daban a los niños toques positivos.

«Cuando pensamos sobre papá, nos lo imaginamos como un disciplinario, y a mamá más como una cuidadora, pero no es lo que vimos», apuntó Stansbury. «Creo que como sociedad estamos cambiando, y los papás participan más en los mecanismos diarios de la crianza de los hijos, y eso es bueno para los niños y también para los papás».

Los autores del estudio apuntaron que los niños obedecen con más frecuencia y rapidez ante los toques positivos que ante los negativos o las formas físicas de castigo.

«Si su hijo está enojado y no le presta atención y usted desea disciplinarle, yo usaría un toque positivo y suave», aseguró Stansbury. «Nuestros datos hallaron que el toque negativo no funcionaba».

Fuente:  Michigan State University, news release, Aug. 3, 2012

El castigo físico a los niños es nocivo

Noticias Criminología. El castigo físico a lso niños es perjudicial. Marisol Collazos Soto

A veces para castigar a sus hijos, los padres les dan un coscorrón o una palmada sin pensar cómo esto puede reflejarse en su mentalidad. Científicos canadienses han efectuado una investigación y revelaron que los niños a los que se castiga corporalmente se vuelven más agresivos y pueden sufrir problemas psíquicos.
Los doctores Joan Durrant y Ron Emson analizaron investigaciones de los últimos 20 años sobre castigos corporales y llegaron a la conclusión que «sin ninguna excepción» ello resulta en un aumento de la agresividad hacia padres, hermanos y otros niños y posteriormente a sus parejas.
Los autores del estudio afirman que el castigo corporal tiene un efecto causal directo en el comportamiento, como una respuesta reflexiva al dolor y la abyección. Además los golpes están asociados con problemas mentales como la ansiedad, depresión y el consumo de drogas y alcohol. Según los especialistas, la causa, es que una paliza puede afectar al cerebro y sus aéreas responsables del intelecto y aumenta la vulnerabilidad de la dependencia de las drogas y el alcohol.
Por eso antes de castigar físicamente a un niño se debe pensar en si pegarle le traerá algún provecho o deformarán irremediablemente su carácter.

¿Premiar es mejor que castigar?

En diversos experimentos efectuados hemos descubierto que la solución es distinta en el caso de los niños que en el de los jóvenes o adolescentes. Aunque cueste creerlo, resulta que los primeros reaccionan mejor ante las recompensas que ante las medidas disciplinarias. ¡Atención, mamás y papás y, sobre todo, abuelos! Es mejor ignorar las ‘maldades’ de los niños y bebés para centrarse en recompensarlos cuando hacen las cosas bien. ¿Cómo es posible esta diferencia en los mecanismos cerebrales marcada, simplemente, por la edad?

Artículo completo en: XlSemanal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

noviembre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30