admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

París

Mariano Rajoy en París

Noticias criminología. Mariano Rajoy en París. Marisol Collazos Soto. Criminologia, ciencia, escepticismo

Epidemia de “pinchadores” en Paris

Durante el invierno de 1818 se abatió sobre París un nuevo tipo de epidemia: determinados individuos se dedicaban a punzar, con objetos puntiagudos, el trasero de las señoritas en edad de merecer. El primer caso se produjo en el jardín de las Tullerías: una damisela sentada en un banco sintió una fuerte punzada en el tafanario que le izo perder el conocimiento. El autor, un hombre que aparentaba ser un militar retirado y lucía la cinta de la Legión de Honor, desapareció entre los recovecos vegetales del jardín. Pocos días mas tarde, una señora que paseaba en el Palais Royal del brazo de su marido, fue herida bajo la cadera izquierda con un estilete por un individuo que huyó poniendo pies en polvorosa. Los casos se sucedieron con una frecuencia cada vez mayor, tanto que esta “epidemia de pinchadores” se convirtió en un problema alarmante para las autoridades. Las jóvenes se negaban a salir solas de casa y las denuncias por “pinchazos” atestaban las dependencias de la Prefectura.

La policia ingenió una treta: contrató veinte señoritas que pasearían por las calles de París con lentitud y haciendo que sus movimientos fuesen lo más estimulantes posible de cara a atraer la atención de los “pinchadores”. Dos agentes de paisano las seguían a prudente distancia e intervendrían en caso de que los maniáticos hicieran su aparición. La experiencia, ingeniosa, no tuvo éxito, y al final de ocho días se renunció a ello.

Finalmente el uno de febrero de 1820 el tribunal condenó a cinco años de prisión a Auguste-Marie Bizeul, sastre, de treinta y cinco años, acusado de haber pinchado a cuatro señoritas. Este escarmiento no consiguió que los demás pinchadores cejasen en sus actividades, que prosiguieron hasta 1821.

Y ahora el espíritu comercial: en 1819 algunos industriales intentaron aprovechar la inquietud general. M. Liebert, farmaceútico de la isla de San Luis, lanzó una pomada contra los “pinchazos” y un herrero urdió un protegenalgas de metal ligero, que se instalaba tal y como muestra el grabado.

Caricaturistas y letristas de canciones aprovecharon el tema de los “pinchadores” para sus composiciones… Tras algunos meses de angustia, París volvía a reir.

Fuente:  Expamicrón

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

noviembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930