admin

Categorías

Coobis

Magufos

La ciencia ha vencido a la religión

Actualidad Informática. La ciencia ha vencido a la religión. Rafael Barzanallana. UMU

Quizá hasta el Iluminismo, quizá hasta la publicación de El origen de las especies, los creyentes podían contar con la seguridad de que los pensadores más sabios de su tiempo creían en lo divino. Una creencia en la verdad de la ciencia y de la magia coexistían incluso en la gran mente de Isaac Newton, que dividía su tiempo entre tratar de entender las leyes del movimiento y desentrañar para cuándo el Libro del Apocalipsis predecía “la gran tribulación y el fin del mundo”.

Hoy en día uno debe ser un creyente muy ignorante para imaginar que la religión de uno, o cualquier religión, puede brindar explicaciones abarcativas. Cuando han estudiado más allá de un cierto nivel, todos los creyentes aprenden que las teorías más confiables sobre los orígenes de la vida no necesitan del Dios de los libros sagrados. Los científicos más brillantes y el pensamiento avanzado han dejado atrás la religión. Es por esta razón que la religión, que alguna vez inspiró las más sublimes creaciones del hombre, ya no produce arte, literatura o filosofía de valor alguno; por eso es imposible imaginar una nueva alta cultura religiosa.

— Nick Cohen, para The Guardian

Teléfonos móviles celulares y cáncer, no hay relación

Actualidad Informática. Teléfonos móviles celulares y cáncer, no hay relación. Rafael Barzanallana. UMU

Hace unos días llegó a la página de Facebook del Círculo Escéptico Argentino una imagen que no sólo carecía de fuente y contenía falsedades, sino que era una de esas cosas que directamente son fractalmente falsas. Es decir, que son falsas a cualquier nivel de análisis.

Falso.

De arriba hacia abajo tenemos:

La OMS no clasifica a la radiación emitida por los celulares como “carcinogénica para los humanos”. Ésta se encuentra en el grupo 2B que es descripto como “posiblemente carcinogénicos para los humanos”. Esto no es una cuestión semántica ya que “carcinogénico para los humanos” es la descripción del grupo 1.

En el preámbulo a la clasificación de la International Agency for the Research on Cancer (IARC) explica que el grupo 2B involucra agentes para los cuales no hay suficiente evidencia para decir que son carcinogénicos pero sí hay datos relevantes que hacen levantar sospecha. Algunos miembros notables de este grupo son el café, la carpintería, y los vegetales en salmuera, además de otros 269 agentes que pueden consultar en este link.

Los grosores del cráneo son erróneos. El grosor promedio del cráneo de un adulto es entre 6 y 7 mm. En la zona más cercana a la antena de celular el grosor adulto ni se acerca a los 2 mm expuestos en la infografía.

  • Cabe preguntarse de dónde sacaron los datos para la tasa de absorción. Todos los teléfonos que cumplen con los estándares de la FDA (y cualquier marca que quiera vender en EE.UU. va a tener que hacerlo) tienen que pasar por pruebas para determinar su Tasa de Absorción Específica (SAR, por sus siglas en inglés). Se realiza con un maniquí especial y se mide el SAR en varios lugares y varias posiciones con el teléfono operando a su mayor potencia. El SAR máximo de todas estas mediciones no puede superar 1,6 W/kg, muy por debajo de los 2.93 a 4,49 W/kg.
    Pueden consultar el SAR de su teléfono leyendo su manual de usuario (RTFM) o pueden buscarlo en internet. El mío tiene 0.96 W/kg en la cabeza y 1.11 W/kg en el cuerpo.

Engañoso.

Finalmente, además de tener falsedades, hay una serie de medias-verdades:

  • El neuroma acústico no es canceroso. Si bien no lo dice expresamente, está dicho implícitamente. En la misma página de donde probablemente hayan sacado la descripción y los síntomas puede leerse claramente “Un neuroma acústico no es canceroso”.
  • El grado de penetración es algo raro. ¿De dónde salen esas imágenes? No lo sé, pero es engañoso porque es irrelevante. La profundidad de penetración se define como la profundidad a la que el campo electromagnético se reduce en un 37% (1/e). Es un dato irrelevante si no se conoce la intensidad original; un campo electromagnético bien podría atravesar todo nuestro cerebro pero si su intensidad es muy débil, no significaría nada.

Conclusión.

No es la intención de este post resumir el estado de la evidencia sobre la relación entre los teléfonos celulares y el cáncer. Según una revisión sistemática reciente, no hay correlación entre el uso de celulares y el cáncer.

Ampliar en:  LA MENTIRA ESTÁ AHÍ FUERA

Lo que está cayendo de pseudociencias

actualidad Informática. Lluvia de pseudociencias. Rafael Barzanallana

Internet levanta un muro contra las pseudociencias

Varias acciones en la red frenan la entrada de cursos que avalan teorías no probadas científicamente en universidades españolas.

Lo que no conseguía la razón lo está logrando la acción en internet. Buscando el prestigio que no logran por la vía del método científico,las más variopintas modalidades de pseudociencia se han ido infiltrando en los campus universitarios. A veces por ignorancia, otras por intereses económicos, las universidades ofrecen conferencias, cursos de posgrado y hasta asignaturas a cual más extravagante. Pero la red ha dado voz a los escépticos y algunos rectores empiezan a escucharla.

«Otras veces no me quejé, porque no era consciente del poder que tiene la red», cuenta Alberto Fernández, exalumno de la Universitat de Girona que dio la voz de alarma sobre el curso de posgrado que iba a formar a los estudiantes en Salud y Armonía del Hábitat. «Cuando miré el temario, era una amalgama de tonterías», añade.

Mil personas firmaron en 24 horas contra un curso de armonía del hábitat

Entre esas «tonterías» aparecen la conciencia global holística, la radiestesia (la supuesta capacidad para percibir radiaciones) o el análisis geomántico del espacio (que serviría para detectar la energía en movimiento o energía agua que recorre cada casa). «Me quejé e inicie una recogida de firmas en Actuable [una plataforma online]. Pretendía conseguir mil firmas en un mes, pero las logré en tan sólo 24 horas», añade Fernández. También consiguió que el curso fuera anulado.

Otra de las victorias contra la pseudociencia ha tenido lugar en Granada. La facultad de Psicología de la universidad había programado un curso llamado Constelaciones familiares, basado en las ideas del psicólogo Bert Hellinger sobre la existencia de un alma colectiva. El bloguero César Calderón lanzó una acción en Actuable, seguida después de protestas de colectivos escépticos y algunos profesores.El decano anuló los ocho créditos con los que se reconocía la asistencia y declaró en la prensa local granadina que no tenían «conocimiento del contenido del curso».

Ampliar en: Público
Noticias Criminología. Movilizaciones en inetrnet contra pseudociencias en las universidades. Marisol Collazos Soto

Críticas a lo aparecido en medios de comunicación sobre Steve Jobs

Actualidad Informática. Muere Steve Jobs, comentarios críticos. Rafael Barzanallana
Desde la muerte de Steve Jobs el miércoles por la noche,  se han han estado vertiendo declaraciones muy emocionales, proclamando como el cofundador de Apple cambió el mundo y revolucionó la informática,  el capitalismo y la manera en que consumimos. Pero mientras los fanboys lloran y lo adoran , algunos medios de comunicación,  se preguntan si estamos sobrevalorando el duelo del CEO como si fuera un santo. ¿Son  los tributos y  lágrimas demasiado?

Él no era Jesús: «Cálmese la gente», dice Hamilton Nolan enGawker . «Un genio de la tecnología ha pasado,» y es «una pérdida devastadora para los amigos cercanos de Steve Jobs y sus familiares, así como a los ejecutivos de Apple y los accionistas.» El resto de nosotros necesita  guardar la grandiosa muestra  de dolor público para los grandes personajes que han trabajado desinteresadamente para curar enfermedades, acabar con las guerras, o luchar contra la pobreza. Sí, los productos de Apple están bien, pero «no son héroes, y tampoco lo es su creador, no importa cómo de experto podría haber sido.» «Steve Jobs no era Dios»

Y no necesariamente ha mejorado nuestras vidas: «Aquellos que piensan que Steve Jobs se encontraba en la misma liga», que Einstein o Nelson Mandela» deben apagar sus computadoras y salir», dice AN Wilson en el Daily Mail . En una época en que muchos de nosotros estamos atados a nuestros aparatos, no podemos funcionar si no revisamos nuestro correo electrónico, ¿todos estos aparatos han cambiado nuestras vidas aparatos para mejor? Tengo que admitir que «Jobs era un técnico brillante y muy innovador, con un toque de negocios y gran capacidad de comercialización … un chico inteligente entre bastidores que tuvo suerte», pero no era un verdadero visionario. Él no cambió fundamentalmente el mundo. «Brillante, sí, pero él no era un Einstein»

Él no era un santo, pero era un visionario: «Steve Jobs era un genio, y uno de los empresarios más importantes e inventores de nuestro tiempo»,dice el DB Grady en el Atlántico «Pero él no era un sabio que de otro modo podrían vivir encima de una montaña en la India,  ofreciendo sabiduría a los peregrinos «. No hay necesidad de canonizar a Jobs. Que «no ha cambiado el mundo por jugar bien.» Él cambió el mundo por su exigencia, «con mano de hierro visionaria», que es a menudo lo que se necesita para traer grandes cosas al mercado de consumo.  «No se merece una hagiografía, y dudo que él hubiera querido uno.» «Elogio de la mala Steve»

Traducido de The Week

Cactus, radiación y ordenadores.

En algunas tiendas, normalmente situados al lado de la caja, hay pequeños cactus que se venden como ‘Cactus de ordenador’, que supuestamente absorben las radiaciones electromagnéticas que estos equipos informáticos emiten. Tal afirmación no tiene ningún fundamento ni científico ni lógico.

Existen muchos tipos de radiaciones electromagnéticas, desde la luz visible, la infrarroja, microondas, ultravioleta, rayos gamma, rayos X…. Algunas son dañinas para los seres vivos y otras no. Las radiaciones dañinas son las ionizantes, entre las que figuran los rayos gamma o los rayos X, entre otras. Son radiaciones muy penetrantes, es decir, con una longitud de onda muy corta y capaces de romper enlaces químicos. De esta manera alteran los tejidos vivos. El efecto sobre la salud depende de la cantidad que se reciba. Existe un umbral por debajo del cual la exposición no acarrea consecuencias dañinas. Por eso, por ejemplo, podemos hacernos radiografías con rayos X sin que nos afecte.

El sol, las rocas y los rayos cósmicos son fuentes naturales de radiaciones ionizantes y a las que nos exponemos todos los días, pero la cantidad es tan pequeña que no nos produce ningún efecto. Los ordenadores no emiten este tipo de radiaciones dañinas. ”Emiten radiación visible proveniente de los monitores y pantallas, radiación infrarroja porque el ordenador está caliente y el wifi y el bluetooth emiten microondas de baja frecuencia, que son parecidas a las que emiten los teléfonos móviles”, explica a RTVE.es Mario Herrero Valea, vocal del Grupo Especializado en Divulgación de la Física de la Real Sociedad Española de Física. Y no solo el ordenador .”Todo circuito eléctrico recorrido por una señal eléctrica alterna (que varíe con el tiempo) actúa como una antena, emitiendo ondas electromagnéticas en la misma frecuencia con la que varíe el pulso del circuito”, señala. Así, todo circuito presente en un hogar (no solo el PC) radía ondas electromagnéticas”, puntualiza este físico. “Sin embargo, estas son de tan baja frecuencia e intensidad que se pueden obviar en todo momento”, subraya. No tienen efectos perjudiciales sobre la salud.

Un cactus al lado de un ordenador absorberá las radiaciones electromagnéticos que lo alcancen. Las ondas viajan en línea recta, así que si queremos que nos sirva de pantalla protectora deberíamos de situar varios cactus entre el ordenador y nosotros, tapando  por completo el monitor. “Toda radiación que impacte en él será absorbida… pero es que lo mismo ocurre con la carne de ternera, por ejemplo, y todavía no he visto el mito de que colgar un filete del monitor sea recomendable para la salud…”, comenta con humor. Y aún así, nos llegarían las radiaciones procedentes de otras partes de la computadora.

Fuente: ConocerCiencia

MANIFIESTO POR UNA UNIVERSIDAD LIBRE DE PSEUDOCIENCIA Y OSCURANTISMO

La colaboración entre la Universidad y la Empresa, así como con otros organismos y agentes sociales es enriquecedora, productiva y debe ser considerada como una de las prioridades de la política universitaria. Los acuerdos y contratos para la transferencia de resultados de la investigación a la empresa privada pueden representar una importante fuente de financiación para las universidades públicas; los cuales, desarrollados convenientemente, permiten una mayor productividad científica y la optimización de las aplicaciones de tal actividad. Sin embargo, creemos que no es justificable que la Universidad busque vías de financiación a cualquier precio, y aún menos si con ello pervierte su filosofía y fines fundamentales.

La Universidad Pública, como cualquier otro organismo de la administración, debe estar al servicio del ciudadano, manteniendo un contacto permanente con la sociedad de la que forma parte, mediante una comunicación constante que permita la sintonía entre el mundo universitario y las necesidades sociales. Para cumplir estos objetivos, la Universidad debe ser un adalid en lo referente a innovación y a exploración de nuevos caminos para el conocimiento. La Universidad nunca debe ser una estatua, sino una animación en constante movimiento.

No es posible entender la función investigadora y el compromiso social de la Universidad sin la imbricación con su papel fundamental en la formación de ciudadanos libres, capaces de enfrentarse al mundo mediante una mentalidad crítica que les permita escapar de las cadenas de la irracionalidad, la superstición y la ignorancia. Esta función docente, completamente consustancial a la institución universitaria, va más allá de las aulas, al representar la Universidad un referente en cuanto a conocimiento y racionalidad para toda la sociedad.

En este sentido, la Universidad juega un papel muy importante ante el avance que en la sociedad contemporánea están teniendo determinadas corrientes anticientíficas y antirracionales, que pueden suponer un significativo retroceso hacia el oscurantismo y la superstición, algo que se encuentra en el polo opuesto de los objetivos universitarios. Nos preocupa, como universitarios y como ciudadanos, que bien entrado el siglo XXI cada vez prolifere un mayor número de terapias más próximas a la magia que a la medicina, en muchas ocasiones amparadas por instituciones y empresas médicas profesionales; nos preocupa que presidentes de gobierno consulten astrólogos; que pulseras mágicas declaradas oficialmente fraudulentas sean portadas por ministros de sanidad y constituyan el regalo más vendido de las últimas navidades; que cada vez haya más ciudadanos que crean firmemente que las vacunas son tóxicas y nefastas para la salud; que aumente el número de enfermos que abandonan el tratamiento médico para abrazar alternativas esotéricas; nos preocupa muy seriamente que gran parte de la población vuelva a confiar más en los curanderos que en la medicina científica.

Nos preocupa que la Universidad pueda convertirse en un mercadillo que de cabida a cualquier alternativa irracional al conocimiento científico. Sólo una mal entendida apertura de mentalidad puede justificar que se enseñe alquimia en las Facultades de Química, ufología en las de Física o el diluvio universal en las de Historia. Ofrecer el foro universitario a las pseudociencias, en igualdad de condiciones con el conocimiento racional, no se traduce en ningún enriquecimiento cultural, sino en una validación universitaria de la superstición y la charlatanería. Difícilmente podremos educar a nuestros hijos sobre la inexistencia de bases empíricas en la predicción astrológica si van a encontrar en el campus universitario cursos de postgrado en astrología.

Reza una de las máximas en ciencia que la razón no debe aceptar algo como cierto sólo porque lo afirme mucha gente o porque lo suscriban personajes importantes, y que siempre es necesario detenerse ante cualquier afirmación y dudar sobre si es o no cierta. Esto obliga a actuar mucho más despacio, a sopesar cuidadosamente las opciones, a avanzar con cautela ante cualquier tipo de propuesta. Y esta es una de las cosas que creemos firmemente que debe enseñarse en las universidades.

Por todo ello, nos preocupa que la Universidad de cabida a cursos sobre acupuntura, a conferencias sobre creacionismo, a seminarios sobre astrología y a cátedras sobre homeopatía. Nos preocupa especialmente si no se enfocan como un debate crítico y un análisis racional, sino con un presupuesto de funcionalidad y validación científica de los que no sólo carecen, sino que están en frontal oposición al espíritu crítico universitario.

En el caso concreto de la homeopatía, aunque de igual aplicación para el resto de pseudociencias, no se ha demostrado científicamente ni su fundamento teórico (que contradice nuestros conocimientos sobre química y medicina más elementales), ni su efectividad más allá de un placebo. Décadas atrás, se destinaron importantes estudios a buscar una posible base en los postulados homeopáticos, los cuales no han variado significativamente en doscientos años, base que jamás se encontró.

Nos resulta extremadamente paradójico que mientras gobiernos europeos retiran fondos y apoyos estatales a la práctica homeopática, en España se instauren cátedras dentro de las universidades públicas. El aval que esto supone, sitúa a la homeopatía, a la astrología o al espiritismo dentro de la categoría de disciplinas universitarias; máxime cuando no nos encontramos exclusivamente ante una actividad de investigación sobre un fenómeno dudoso, sino ante una institucionalización dirigida a la formación y divulgación de estos postulados.

Consideramos por último, que si bien está justificado profundizar y destinar fondos a cualquier aspecto que pueda ser investigado, la especial situación económica actual convierte la inversión de esfuerzo y medios en este tipo de disciplinas totalmente desacreditadas en un acto de puro despilfarro de recursos, que podrían emplearse en líneas de investigación y docencia muchísimo más prioritarias.

Las personas que desde distintos estamentos y colectivos de la sociedad suscribimos este manifiesto, deseamos llamar la atención sobre este importante aspecto al conjunto de la población y, especialmente, a las autoridades académicas y gubernativas, confiando en que la razón acabe imponiéndose sobre la superstición y el oscurantismo.

FIRMAR EL MANIFIESTO

David Trueba se alinea con los ‘conspiranoicos’ antiantenas y antiWi-Fi

Es posible que David Trueba sepa de televisión; pero lo que está claro es que no sabe nada de ciencia. Lo demuestra hoy en su columna de la sección Pantallas de El País. El escritor y cineasta hace en «Bromear con cosas serias» un alegato conspiranoico antiantenas y antiWi-Fi, fundamentado en la comparación de churras con merinas y en el desconocimiento de cómo funciona la ciencia.

El escritor saca todo esto a cuento porque El País nos informó ayer de los resultados de un estudio científico -de los de verdad, no de los que él califica de tales- según el cual vivir en España cerca de una central nuclear no conlleva un incremento del riesgo a sufrir cáncer. Trueba no se traga las conclusiones de ese trabajo como no se traga los de los, según él, estudios científicos de los productores de jamón y videojuegos. Compara churras con merinas, ciencia con propaganda, las conclusiones de una investigación realizada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y el Instituto de Salud Carlos III con el comunicado de prensa del departamento de marketing de la cervecera de turno. Hace demagogia desde la ignorancia de cómo funciona la ciencia y utiliza para ello una privilegiada tribuna que usa irresponsablemente. Mejor que hable de televisión, que es para lo que le contrataron e igual de eso entiende.

Artículo completo en:  Magonia

_________________

Enlaces relacionados:

–  Moulder. Efectos de la telefonia movil celular

–  Apuntes Introduccion a la Informática  (GAP). Redes y comunicaciones

–  Actualidad informática: Telefonia móvil celular

Los juegos de «Brain Training» no hacen que los usuarios sean más inteligentes

En el experimento más grande realizado de su tipo, se demostró que los juegos, que se encuentra en máquinas como la Nintendo DS, no mejoran la memoria o una serie de otras habilidades mentales.

Pero no había pruebas de que el «entrenamiento cerebral» hubiera tenido algún efecto sobre un conjunto de pruebas que tomaron antes y después del experimento.

Más de 11000 personas utilizaron los juegos durante seis semanas como parte de un experimento a nivel nacional para un programa de televisión de la BBC.

Los resultados, publicados en la prestigiosa revista Nature, muestran que en una serie de pruebas, los voluntarios no mejoraron más que un grupo de control que había pasado el mismo tiempo, simplemente navegando por internet.

El doctor Adrian Owen, director adjunto de Medical Research Council’s Cognition and Brain Sciences Unit en Cambridge, quien dirigió el estudio, dijo: «Los resultados son claros.

«Estadísticamente, no hay diferencias significativas entre las mejoras observadas en los participantes que jugaron los juegos de entrenamiento cerebral, y los que accedieron a internet  el mismo período de tiempo.»

Análisis tomados de algunos de los voluntarios también mostraron que el proceso no tuvo efecto sobre la composición del cerebro.

Fuentes:

MRC Cognition and Brain Sciences Unit

NatureNews

¿Está La Ciencia Basada En La Fe?

No.

Ah, ¿Quieres detalles? Está bien.

Si lees habladurías anticientíficas, en algún punto la mayoría afirmarán que la ciencia está basada en la fe tanto como la religión. Por ejemplo, el horrible sitio de internet “Respuestas en Génesis” tiene esto que decir sobre la ciencia:

Mucho del problema surge de nuestros diferentes puntos de partida sobre nuestro origen con los Darwinistas. Todos, científicos o no, deben iniciar sus búsquedas del conocimiento con algun axioma incomprobable – alguna creencia a priori sobre la cual basan su experiencia y deducen verdades. Este punto de partida, cualquiera que sea, solo puede ser aceptado por fe; eventualmente, en cada sistema de creencias, debe haber un fundamento para el razonamiento que sea imposible de probar y pre-supuesto (ya que una regresión infinita es imposible).

Esto está completamente equivocado. Muestra (aunque no sorpresivamente) un entendimiento equivocado de cómo funciona la ciencia. La ciencia no está basada en la fe, y la razón es la siguiente.

El método científico hace una suposición, y sólo una: el Universo obedece una serie de reglas. Eso es todo. Por lo tanto, si el Universo sigue estas reglas, entonces podemos deducir cuáles son al observar cómo se comporta el Universo. Esto simplemente se da de manera natural; si obedece las reglas, entonces las reglas deben estar reveladas por su comportamiento.

Un ejemplo sencillo: vemos objetos que giran alrededor del Sol. El movimiento parece obedecer algunas reglas: las órbitas son secciones cónicas (elipses, circulos, parábolas, hipérbolas), los objetos se mueven más rápido cuando están más cerca del Sol, si se mueven demasiado rápido pudieran escapar para siempre de esa órbita.

De estas observaciones podemos aplicar ecuaciones matemáticas para describir esos movimientos, y luego usar esa misma matemática para predecir dónde estará cierto objeto en algún momento del futuro. ¿Adivina qué? Funciona. Funciona tan bien que podemos lanzar naves a esos objetos a miles de millones de kilómetros de distancia y dar justo en el blanco con impresionante puntería. Esto respalda nuestra conclusión de que los cálculos matemáticos son correctos. Lo cual implica que el Universo si está siguiendo una serie de reglas, y que podemos descifrarlas.

Claro que ese ejemplo es muy sencillo, y no es la intención que fuese completo, pero da una idea de cómo funciona esto. Ahora piensa en esto: la computadora en la cual estás leyendo esto se dió puramente por la ciencia. Los circuitos son el resultado final de décadas, siglos de exploración en cómo funciona la electricidad y la cómo se comportan las partículas cuánticas. El monitor es un triunfo de la ingeniería científica, ya sea CRT o un LCD plano. El ratón que usas para navegar puede usar un LED, o puede ser simplemente de bola. El teclado usa resortes, el internet inalámbrico usa tecnología de radio y las bocinas usa electromagnetismo.

Observa a tu alrededor. Carros, aviones, edificios, iPods, libros, ropa. Agricultura, plomería. Focos, aspiradoras, hornos. Todos estos son productos de la investigación científica. Si tu TV se descompone, puedes rezar para que espontáneamente vuelva a funcionar, pero yo le apostaría a la persona que estudió cómo arreglar esa televisión basado en los principios científicos y de ingeniería.

Todo el conocimiento que hemos acumulado a lo largo de miles de años se une en una armoniosa sinfonía de ciencia. No estamos adivinando: todo esto fue diseñado usando previo conocimiento desarrollado de manera científica  a lo largo de siglos. Y funciona. Todo esto respalda la suposición subyacente de que el Universo obedece reglas las cuales podemos deducir.

¿Hay hoyos en este conocimiento? Claro. La ciencia no tiene todas las respuestas. Pero la ciencia tiene una herramienta, un poder que sus críticos parecen nunca entender.

La ciencia no es simplemente un conjunto de conocimiento. Es un método, una manera de encontrar este conocimiento. Observar, hipotetisar, predecir, observar, revisar. La ciencia es provisional; siempre está abierta a mejoras. La ciencia inclusive está sujeta a sí misma. Si el método mismo no funcionara, lo veríamos. Nuestras computadoras no funcionarían (tal vez no es el mejor ejemplo), nuestras naves espaciales no se levantarían del suelo, nuestros electrónicos no funcionarían, nuestra medicina no curaría. Sin embargo, todas estas cosas en realidad funcionan, y lo hacen espectacularmente bien. La ciencia es una revisión a sí misma, por lo cual es una manera increíblemente poderosa de entender la realidad.

Y es ahí donde la ciencia y la religión se dividen. La ciencia no está basada en la fe. La ciencia está basada en la evidencia. Tenemos evidencia de que funciona, muchísima, miles de millones de piezas individuales que encajan perfectamente en un gran rompecabezas que es la realidad. Esa es la diferencia crítica. La fe, a como es interpretada por la mayoría de las religiones, no está basada en la evidencia, y generalmente se adopta fuertemente inclusive a pesar de la evidencia en su contra. En muchos casos, la fe inclusive se refuerza cuando se encuentra evidencia contraria a ella.

Decir que tenemos que tomar la ciencia con fe es un entendimiento tan increíblemente erróneo de cómo funciona la ciencia que sólo podría ser expresado por alguien totalmente ignorante sobre como funciona la realidad.

La próxima vez que alguien intente decirte que la ciencia está tan basada en la fe como la religión, o que la evolución es una religión, envíalos aquí. Tal vez la evidencia de la ciencia los haga reconsiderar su postura. Tal vez no; es difícil razonar con alguien a salir de una posición a la cual llegaron sin usar la razón. Pero la próxima vez que ellos usen una computadora, tal vez la verán de manera más crítica, y se preguntarán si su funcionamiento es un milagro, o el resultado de mentes brillantes a lo largo de muchas generaciones que trabajaron duramente con el método científico.

Original: Is science faith-based? via Bad Astronomy
Fuente:  DiosEsImaginario.com

________________
Enlaces relacionados:

Escepticismo

La ciencia y el método científico

El método científico versus la charlatenería

¿Es arrogante la ciencia?

Related Posts with Thumbnails

Calendario

octubre 2020
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa