admin

Categorías

Coobis

condensadores

Dell vendió millones de PC sabiendo que el 97% fallaría en los tres años siguientes

En 2005 trascendió que varios grandes fabricantes de PC, entre ellos, HP, Dell y HP, tenían serios problemas con condensadores defectuosos en las placas madre de PC de sobremesa. El problema afectaba placas producidas por Intel y por el fabricante japonés Nichichon.

La mayoría de los condensadores mostraban una tendencia a expandirse y romperse, permitiendo así la filtración de líquido en otros circuitos y componentes. En 2007 el ISP Advanced Internet Technologies demandó a Dell ya que esta se negaba a asumir la responsabilidad por 2000 PC defectuosos. Esta situación habría ocasionado a AIT pérdidas de varios millones de dólares.

En un artículo sobre el tema, el diario New York Times refiere documentos hasta ahora confidenciales, según los cuales Dell, en lugar de retirar de circulación los PC defectuosos, continuó vendiéndolos, sabiendo que fallarían.

Según un análisis encargado por la propia Dell a una consultora externa, el 97% de los PC afectados presentarían errores durante los tres años siguientes a su venta. A pesar de ello, en el período mayo de 2003 a julio de 2005 Dell vendió 11,8 millones de PC Optiplex con condensadores defectuosos.

La documentación del caso revela que Dell hizo lo posible por disimular e ignorar el problema. Así, dio instrucciones al personal de soporte para evitar hablar sobre los problemas causados por los condensadores, y cuando la empresa debió sustituir algunos de ellos para clientes que habían presentado quejas, sencillamente utilizó los mismos componentes defectuosos.

Ante una consulta hecha por la Universidad de Texas debido al mal funcionamiento de los PC, Dell atribuyó la causa a que “el departamento de matemáticas de la Universidad había recargado excesivamente los aparatos haciéndolos realizar cálculos matemáticos complejos».

A otros clientes, Dell “explicó» que habían utilizado los PC en ambientes demasiado calurosos o que los habían empleado para cálculos demasiado intensos.

Noticia completa en:  Diario TI

La historia de los condensadores defectuosos

“Todo ha salido bien”.

Ese fue el mensaje por fax que envió el ejecutivo momentos antes de salir hacia Taiwán.

Luego llegó la hora de pasar la maleta por el control, nada fuera de lo normal teniendo en cuenta que el tipo parecía un empresario. Muchos papeles, CD’s, y una PDA con documentos encriptados. Según sus palabras todo era “documentación personal”, y aunque el ejecutivo lucía nervioso, no existía nada relevante siquiera para sospechar de él. Seguramente haya tenido un mal día, habrá pensado ese agente de seguridad, el mismo mal día que tendrían años más tarde los hijos del agente cuando la nueva computadora regalada por papá comenzaba a fallar de una forma extraña y aleatoria debido a que la formula que se está llevando este ejecutivo en forma non sancta y que equiparía a los condensadores de millones de placas madre no estaba totalmente completa.

INFLADOS

Detectar la falla no fue fácil, los condensadores fueron fabricados exactamente como lo decía la fórmula, y funcionaban perfectamente, tras unos días de pruebas, fueron ofertados a todas las fábricas de placas base  del mundo. Casi ninguna pudo resistir la tentación, y cambiaron aquel proveedor de condensadores japonés confiable por este, no había duda, al principio los pedidos fueron tímidos, pero luego de notar que hacían su trabajo decidieron comprarlos masivamente, reducir costos, la primera regla del mundo mercantil, fue también aplicada hasta por grandes compañías de informática como Apple.

El tiempo es tirano, dice la frase, y ésta sí que puede aplicarse a estos capacitores baratos, si bien a simple vista un condensador electrolítico puede considerarse algo “sólido” y sin desgaste, internamente su estructura contiene algunos materiales químicos que generan respuestas a determinadas variables, y al  poco tiempo lo barato les salió caro y de los 7 años que tendrían en promedio de vida útil, algunos simplemente reventaban a las semanas de uso, como bien dice Wikipedia en  “la plaga del capacitor”:

El electrolito a base de agua se vuelve inestable y se descompone, produciendo gas de hidrógeno. Dado que estos tipos de capacitores son sellados en una carcasa de aluminio, la presión se acumula en el mismo hasta que el sello de metal de la parte superior del condensador empieza a doblarse, o el tapón de goma sellado se empuja hacia abajo. Finalmente la presión es superior a la fuerza del metal y la cubierta de ventilación se produce, ya sea soplando por la parte inferior de la goma de condensador, o de ruptura de la puntuación de ventilación de metal en la parte superior del condensador.

Dicen que solamente ABIT en su momento reconoció la metida de pata y dijo que volvería a instalar conndensadtores japoneses en sus placas (la calidad de los mismos es visible a primera vista) y que los otros fabricantes si bien reconocieron la garantía de las placas se hicieron los que “aquí no ha pasado nada” y trataron de evitar el asunto. Hoy todavía me pregunto la cantidad de motheboards SOYO de aquel entonces que he visto sin, al menos, algún capacitor inflado y creo que me sobran los dedos de la mano (y he visto muchas…)

Fuente: alt-tab

Related Posts with Thumbnails

Calendario

septiembre 2022
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa