admin

Categorías

Coobis

Luna

Simulación que desmonta dos bulos sobre la llegada a la Luna

Actualidad Informática. Simulación desmonta dos bulos sobre la llegada a la Luna. Rafael Barzanallana

¿Qué tienen que ver las tarjetas gráficas con la llegada del hombre a la Luna? En realidad bastante. Esta simulación creada por el fabricante de gráficas Nvidia permite desmontar algunas de las teorías conspiranoicas más populares que tratan de demostrar que la llegada del hombre a la luna fue una puesta en escena de la NASA.

Lo que han hecho los autores de la simulación es recrear en 3D la popular fotografía en la que Neil Armstrong, ya sobre la superficie de la Luna, inmortalizó a su compañero Buzz Aldrin al bajar la escalerilla del Apolo 11. ¿Por qué esa foto en concreto? Porque es una de las que más esgrimen los partidarios de teorías de la conspiración para intentar demostrar que la llegada a la Luna fue un engaño.

La foto fue tomada en 1969. Desde entonces, los detractores de la llegada del hombre a la Luna esgrimen la teoría de que es imposible que esa foto pudiera realizarse sin una fuente secundaria artificial de luz como el foco artificial de un estudio. En la imagen, el sol se encuentra justo detrás del módulo lunar, mientras que Aldrin baja por la parte en penumbra de la nave, que debería estar mucho más oscura. También ponen en duda el hecho de que no se vean estrellas en el espacio que se ve al fondo.

El secreto está en los voxels

La simulación realizada por Nvidia trata de desmentir ambas teorías utilizando una de las tecnologías de la nueva serie Maxwell de procesadores gráficos: La iluminación global basada en voxels o VXGI. Este tipo de renderizado de luz divide la imagen en miles de unidades cúbicas llamadas voxels que en realidad son algo así como píxeles cúbicos.

VXGI analiza cada voxel en tiempo real para medir su grado de transparencia y refracción, lo que permite calcular qué cantidad de luz (y de qué tonalidad) refleja cada objeto en una escena.

Para reconstruir la fotografía del Apolo 11, los investigadores de Nvidia calcularon los pliegues de los paneles de la nave, midieron la refracción de los trajes de la NASA y hasta las propiedades químicas del polvo lunar de la superficie. Durante esta fase, el equipo descubrió un dato clave: un brillo en la filmación original que se movía junto con la cámara y que solo podía provenir de una fuente externa de luz.

Al reconstruir la escena utilizando el motor gráfico Unreal 4 y calcular los vectores de luz, determinaron que la fuente secundaria de iluminación no es otra cosa que el traje del propio Neil Armstrong reflejando la luz del sol que, a su vez, se reflejaba en el terreno lunar.

Noche sin estrellas

En cuanto a la ausencia de estrellas, la demo técnica prueba que están ahí, solo que quedaron completamente ocultas debido a la exposición de la cámara, que estaba calibrada para la luminosa superficie lunar. Al alterar la exposición en el modelo 3D, las estrellas aparecieron donde debieron estar en la imagen.

Ampliar en: GIZMODO

Diferencia entre conducir un vehículo en la Luna y en Marte

¿Cómo es posible que la nave espacial norteamericana Opportunity haya tardado tanto en superar la distancia recorrida por el Lunojod 2 de la extinta Unión Soviética?

La respuesta la debemos hallar en las diferentes condiciones de las dos misiones espaciales. Los Lunojods eran conducidos en tiempo real desde la Tierra por una tripulación de cinco personas. Es decir, lo que hoy en día llamaríamos ‘telepresencia’. Sin embargo, el retraso en las comunicaciones debido a la distancia que nos separa de Marte hace que sea imposible controlar un vehículo marciano en tiempo real (el retraso puede alcanzar los 40 minutos). Además, los rovers no están en contacto permanente con la Tierra y hay que aprovechar las sesiones de comunicación al máximo (normalmente hay unas dos sesiones usando las sondas Mars Odyssey y MRO). Sólo hace falta echar un vistazo a las instalaciones de control de ambas misiones para entender la diferencia en la filosofía de ambas misiones:
Actualidad Informática. Diferencia entre conducir un vehículo en la Luna y en Marte, Lunajod 2. Rafael Barzanallana

Actualidad Informática. Diferencia entre conducir un vehículo en la Luna y en Marte, Opportunity. Rafael Barzanallana

Para ‘conducir’ los rovers marcianos el equipo de tierra planifica una ruta detallada a partir de las imágenes de las cámaras de navegación y panorámicas, normalmente uno o dos días antes. Las instrucciones se mandan al rover y este las cumple diligentemente a no ser que su software detecte algún obstáculo no previsto, en cuyo caso el vehículo se detiene a la espera de nuevas órdenes. Los ordenadores de los rovers marcianos también permiten recorridos ‘automáticos’ de unos cien metros aproximadamente. En estos trayectos el software decide sobre la marcha si es necesario apartarse ligeramente de la ruta programada por los humanos con el fin de evitar rocas, grietas o salientes. Para poder decidir qué acción es la más correcta el rover emplea imágenes de las cámaras de navegación y los datos de las unidades de medida inercial (IMU).

O sea, el ‘conductor’ de Opportunity no dirige el vehículo con un joystick o un volante como si estuviera en un videojuego, sino que usa un ordenador ‘normal y corriente’ para introducir las coordenadas de la trayectoria. La conducción basada en imágenes de Opportunity, denominada ‘odometría visual’, tiene sus limitaciones. El procesador RAD6000 del rover funciona a 200 MHz y necesita unos tres minutos para procesar las imágenes tras recorrer 60 centímetros. Si además el rover se desplaza automáticamente (AutoNav) el tiempo de ejecución se dispara porque el ordenador debe decidir la ruta por sí solo. En AutoNav el rover debe gastar tres minutos de procesado cada 50-150 cm recorridos dependiendo del terreno.

Artículo completo en: El blog de Daniel Marín

 

La Luna como punto de acceso WIFI

Actualidad Informática. La Luna como punto de acceso WIFI. Rafael Barzanallana

Científicos de la NASA y del MIT consiguen enviar conexión WiFi en la Luna utilizando cuatro telescopios que disparan un haz de luz láser con una velocidad de datos de 19.44 megabits por segundo y de descarga desde la Luna de 622 megabits por segundo.

Disponer de WiFi en la Luna ha sido posible gracias a que los científicos han utilizado cuatro telescopios con base en Nuevo México para enviar una señal de enlace ascendente a un receptor montado en un satélite en órbita alrededor de la Luna, un hito que permitirá mejorar las conexiones tierra-aire-espacio con un menor coste que el de los sistemas de comunicación actuales.Cada telescópico, que tiene aproximadamente 15 cm  de diámetro, dispara un emisor láser que transmite la información en impulsos codificados de luz infrarroja logrando enviar datos desde la Tierra a la Luna a una velocidad de 19,44 megabits por segundo con una velocidad de descarga desde la Luna de 622 megabits por segundo.

Fuente: ALT1040

Licencia CC

Muere Neil Armstrong primer hombre que pisó la Luna

Actualidad Informática.Muere Neil Armstrong primer hombre que pisó la Luna. Rafael Barzanallana

Neil Armstrong , el primer hombre en caminar sobre la Luna , falleció este 25 de agosto 2012. Su nombre siempre estará asociado con los primeros pasos de la humanidad fuera de su base. Entre los grandes héroes americanos de acuerdo con la declaración del presidente Obama, Armstrong ha negado el papel, sin olvidar que el programa Apolo fue el resultado del trabajo colectivo de 300000 a 400000 personas durante  una década.

El 21 de julio de 1969, a las 2 h 56 ( UTC ), cuando puso el pie en la superficie de la luna, Neil Armstrong pronunció bajo el efecto de una súbita inspiración la famosa frase: » Es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad «. De alguna manera, ella se hizo eco del padre de la astronáutica Konstantin Tsiolkovsky que 50 años antes había dicho: » La Tierra es la cuna de la humanidad, pero que no pasará toda su vida en una cuna «.

El hombre que cumpliría la predicción de Tsiolkovsky y acaba de morir de un cuádruple bypass de coronarias 82 años en agosto 25, 2012, nació el cinco de agosto 1930 en Wapakoneta, Ohio.

Estudió ingeniería aeronáutica en la Universidad de Purdue y en 1950, a 20 años de edad, se graduó como piloto.

Unos años más tarde, voló en el avión cohete famoso X-15 utilizado en el contexto de un programa de investigación sobre los vuelos a gran velocidad y gran altitud. De 1960 a 1968, tres unidades construidas permitieron a la NASA  romper todos los récords de velocidad y altitud en con un avión pilotado de ala fija.

Un punto de inflexión en la vida de Armstrong probablemente se dio en el año 1960 cuando fue seleccionado para formar parte del proyecto X-20 Dyna-Soar , un aparato que prefiguró el transbordador espacial . El proyecto no tendría éxito, pero parece que este es el momento en que su nació su vocación. Más entusiasta acerca de la exploración espacial lanzada por Kennedy y von Braun, se postuló para ser astronauta. Su candidatura llegó una semana después de la fecha límite del uno de junio de 1962. En marzo de 1966, hizo su primer vuelo espacial a bordo de Gemini 8.

El 16 de julio 1969 a las 13 h 32  el cohete UTC Saturno  despegó de Cabo Cañaveral , llevando a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins a bordo del Apolo 11 . El aterrizaje fue una oportunidad para que mostrara Armstrong más de su comportamiento legendario. El módulo Eagle vuela en la superficie de la Luna sobre el Mar de la Tranquilidad el 20 de julio 1969 cuando el ordenador de a bordo para navegación y pilotaje, mostraba signos de fracaso.

Debido a un error de diseño, el sistema informático entró entró en sobrecarga en la gestión del flujo de datos, produciendo varias alertas. Armstrong, tomó el control manual del vehículo, y se dio cuenta de que impide el aterrizaje un cráter no previsto. Por lo tanto, controla el módulo lunar hasta que encuentre un lugar seguro a pesar de la falta de combustible. Cuando se pronuncia la famosa frase «Houston, aquí la base de la Tranquilidad. El Águila ha aterrizado«, sólo había unas pocas decenas de segundos de combustible disponibles.

Aproximadamente 450 millones de personas (de una población mundial estimada en 3631 millones) finalmente escucharon la inmortal declaración que Armstrong dejócon  sus primeras huellas en el regolito lunar » Eso es un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad «. Poco después, mientras Buzz Aldrin se reunió con él para descubrir una placa conmemorativa a los pies de la etapa de descenso, que debe permanecer en la luna después de la salida de los astronautas Armstrong leyó en voz alta el texto grabado: » Aquí hombres del planeta Tierra pisaron por primera vez en la superficie lunar en julio de 1969 . Vinimos en un espíritu de paz en nombre de toda la humanidad . «

Antes de regresar a la Tierra, los dos astronautas desplegaron la bandera norteamericana, depositaron  algunos instrumentos de medición y recogieron 21,7 kg de muestras de suelo lunar recogidas durante el paseo espacial de 250 m. Anécdota: antes del despegue, Buzz Aldrin había roto accidentalmente el botón para encender el motor de la etapa de ascenso del módulo lunar. Afortunadamente, fue capaz de utilizar la punta de un bolígrafo para empezar …

Fuente:  Futura-Sciences

Por qué los robots no sustituirán a los seres humanos en la exploración del Sistema Solar

Actualidad Informática. Por qué los robots no sustituirán a los seres humanos en la exploración del Sistema Solar. Rafael Barzanallana

Una de las polémicas más estériles e inútiles relativas a la conquista del espacio es la que enfrenta la exploración automática con la tripulada. Estéril, porque ambos tipos de exploración son necesarios y complementarios; e inútil, porque este tipo de discusiones lo único que logra es dividir a la comunidad científica ante la clase política, que es la que reparte el pastel económico, con consecuencias más que previsibles. Está claro que resulta mucho más barato y seguro mandar sondas espaciales a la mayor parte de rincones del Sistema Solar, pero también es cierto que la exploración tripulada de ciertos mundos puede ser mucho más enriquecedora.

Los dos tópicos que se usan para criticar a las misiones tripuladas es que son demasiado caras y poco eficientes. El ser humano no tiene nada que hacer frente a los precisos y económicos robots. Al fin y al cabo, no somos más que sanguinolientos sacos de órganos que derrochan energía y que se mueven por ahí en enormes naves con complejos sistemas de soporte vital. Y por si fuera poco, las misiones tripuladas son de ida y vuelta, aumentando de forma exponencial la masa y el coste requeridos. Sin duda, un argumento muy lógico…pero que no se corresponde con la realidad. Intentemos desmontar este mito.

El programa Apolo de la NASA constituye hasta la fecha el único ejemplo exitoso de exploración tripulada de otro cuerpo del Sistema Solar. ¿Cómo fue de eficiente si lo comparamos con las sondas no tripuladas? El concepto de «eficiencia» es altamente subjetivo, pero no dentro de la comunidad científica. Para los científicos, el único baremo posible -qué digo, el dios de los baremos- es el número de veces que un paper aparece citado en revistas de revisión por pares. Y en este caso, los papers del programa Apolo salen claramente ganadores si los comparamos con el número de citas de los artículos referidos a las tres sondas automáticas soviéticas que trajeron muestras lunares a la Tierra (Luna 16, Luna 20 y Luna 24) o los correspondientes los resultados de los dos vehículos Lunojod que recorrieron la superficie lunar. «Claro, pero es una comparación tramposa, porque esas viejas sondas soviéticas no eran muy avanzadas», podría pensar más de uno. Puede ser, pero el Apolo sigue ganando en número de citas cuando lo comparamos con los artículos escritos a partir de los datos de dos sondas mucho más modernas y complejas como son los rovers marcianos MER (Spirit y Opportunity) de la NASA. La ventaja es aún mayor si dividimos el número total de publicaciones entre los días que duraron las respectivas misiones mientras exploraban un determinado lugar de la Luna o Marte.

Artículo completo en:  EUREKA

Se fue a la Luna sin necesidad de «microchips»

Actualidad Informática. Se fue a laLuna sin microchips. Rafael BarzanallanaLa tecnología que desarrolló el programa estadounidense Apolo fue en buena parte analógica y mecánica. La exposición «Nasa, la aventura en el espacio», en Madrid, muestra algunos de estos artilugios espaciales que parecen extraídos de la era industrial. Cohetes guiados por sistemas ópticos, anclajes de metal y reglas de cálculo analógicas permitieron alcanzar la Luna mucho antes de la revolución de los microchips.

El 20 de julio de 1969, pocos minutos antes de posarse sobre la Luna, el ordenador del módulo Eagle comenzó a pitar y a indicar enloquecidamente una «alarma 1202». El fallo, que puso en vilo a los astronautas y al control de Houston, se produjo por una acumulación imprevista de datos del radar que provocó una saturación del sistema. Afortunadamente, el software había sido diseñado para priorizar determinadas maniobras y el alunizaje se pudo completar con éxito.

Ampliar en: De cómo fuimos a la Luna con un sextante

Related Posts with Thumbnails

Calendario

diciembre 2021
L M X J V S D
« Nov    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa