admin

Categorías

Coobis

Steve Jobs

Hoy se cumplen ocho años del anuncio del iPhone

Claves sobre el declive de Apple

Claves sobre el declive de Apple

Se calculaba que el campo de distorsión de Steve Jobs empezaría a desintegrarse un año después de su muerte y acertaron. Todo empezó con el iPhone 5: no es innovador, la superficie se raya con mirarla, el Apple Maps desordena ciudadesdesaparecen estaciones enteras y, siguiendo el ejemplo de algunos ayuntamientos, instala aeropuertos donde no los hay. El teléfono vendió “sólo” cinco millones la primera semana y la prensa declaró el Mappelgate. Las acciones de Apple empezaron a desplomarse hasta casi la mitad de su valor. Han perdido más de 200000 millones de dólares y ahora están de rebajas.  ¿Qué está pasando?

1. Ley de la gravitación universal: Todo lo que sube tiene que bajar y, como argumentaba un especialista de Enders Analysis, Apple ha crecido casi un 50% cada año durante casi tres años seguidos. “Desde un punto de vista estrictamente matemático – explicaba Benedict Evans– ese crecimiento tenía que desacelerar». Con la complicación añadida de que un cuerpo que cae en Wall Street suele acelerar su caída a gran velocidad, alimentado por el pánico de cientos de miles de accionistas minoritarios.

2. Gordos con iPhones: Los fans de Apple son completistas y presumen de tenerlo todo: iPod, iPhone, iPad, MacBookPro. La característica superficie de plástico blanco minimal y reflectante era la chapa que identificaba a los miembros de cierto club de profesionales creativos. Tener un Mac era la marca de los diseñadores de revistas de vanguardia, Djs siderales, escritores postmodernos, fundamentalistas de la Helvética, fans de Radiohead, Coldplay y Arcade Fire. Pero, en los últimos años, la manzana se ha vuelto omnipresente de San Petersburgo a Las Hurdes, de Nueva York a El Escorial y el concepto de dispositivo blanco sin botones visibles parece más ario que liberador. Ser maquero ya no es elitista, es el colmo de lo burgués.

También hay que considerar que los ciclos de mercado se han acelerado por encima de las posibilidades del consumidor y que, en el último trimestre de 2012, la mitad de los teléfonos que se vendieron en el planeta eran smartphones. Al precio que tienen y las prestaciones que dan, lo razonable es esperar a que caduquen los dos años de garantía antes de comprarse la actualización.

3. Karma. La imagen de Apple estaba tan ligada a Steve Jobs como a su legendaria sede en Cupertino, California, donde todas las paredes son de cristal y hasta los urinarios huelen a rosas. Las Apple Stores están diseñadas para compartir ese espíritu, pero su atmósfera etérea se ha visto finalmente contaminada por las condiciones en las que trabajan el resto de sus empleados, no sólo en sus famosos fábricas asiáticas sino en cualquiera de sus propias tiendas.

Apple se saca en limpio un 51% del precio del iPad y un 70% del iPhone5, pero el geek que lo mismo te vende un iPad mini que te manda el portátil al taller cobra poco más de 10 dólares la hora. Para una compañía que factura más por metro cuadrado que cualquier otra tienda en Norteamérica y un CEO que gana más dinero que casi ningún otro mortal, pagar mal a sus empleados está fuera de lugar.

4. Caos. Steve Jobs no era diseñador ni economista, pero tenía un ojo bueno para el producto y otro para el negocio. Se rumorea que, desde que el diseñador Jony Ive quedó al cargo de la nave, la empresa invierte toda su energía en diseñar productos que luego no es capaz de fabricar y distribuir a tiempo para abastecer la demanda, como por ejemplo los 700.000 iMac que llegaron dos meses tarde después de la campaña de lanzamiento.

Son errores de bulto, especialmente cuando tus grandes innovaciones (la santísima trinidad: iPod, iPhone y iPad) se han convertido en una secuencia de secuelas cada vez menos competitivas. El mundo de la tecnología de consumo se mueve a gran velocidad. Siempre hay alguien más joven y hambriento bajando la escalera detrás de ti.

5. Abuso de poder. Apple se ha convertido en una de las compañías líderes en la colección de patentes, frenando la innovación para asegurarse el control del mercado. A diferencia de Android, las condiciones que impone sobre los programadores que quieren vender sus aplicaciones en el App Store son sorprendentemente restrictivas, imponiendo licencias cerradas sobre productos en los que la empresa sólo participa como distribuidor. No sólo ahuyenta a los innovadores, que tienen más libertad en una plataforma como Android, sino que despiertan la antipatía de una generación que sabe más de propiedad intelectual que todas las demás anteriores juntas.

Fuente: eldiario.es

Licencia CC

Richard M. Stallman sobre Steve Jobs “No me alegra que este muerto, pero estoy feliz de que se halla ido”

Fernando 'Pino' Solanas and Richard Stallman
Richard Stallman el líder del movimiento del Software Libre publico su punto de vista en su página web, que a continuación se muestra en castellano:

Steve Jobs, el pionero en convertir la computadora en una cárcel muy cool, diseñada para truncar a los tontos de su libertad, ha muerto.

Como el alcalde de Chicago Harold Washington, dijo del corrupto exalcalde Daley, “no estoy contento de que esté muerto, pero me alegro que se haya ido.” Nadie merece morir – ni Jobs, ni el señor Bill, ni siquiera los culpables de males más grandes que los suyos. Pero todos merecemos el fin de la influencia maligna de Jobs en la informática de las personas.

Por desgracia, la influencia continúa a pesar de su ausencia. Sólo podemos esperar que sus sucesores, en su intento de continuar con su legado, sean menos efectivos.

 

Críticas a lo aparecido en medios de comunicación sobre Steve Jobs

Actualidad Informática. Muere Steve Jobs, comentarios críticos. Rafael Barzanallana
Desde la muerte de Steve Jobs el miércoles por la noche,  se han han estado vertiendo declaraciones muy emocionales, proclamando como el cofundador de Apple cambió el mundo y revolucionó la informática,  el capitalismo y la manera en que consumimos. Pero mientras los fanboys lloran y lo adoran , algunos medios de comunicación,  se preguntan si estamos sobrevalorando el duelo del CEO como si fuera un santo. ¿Son  los tributos y  lágrimas demasiado?

Él no era Jesús: «Cálmese la gente», dice Hamilton Nolan enGawker . «Un genio de la tecnología ha pasado,» y es «una pérdida devastadora para los amigos cercanos de Steve Jobs y sus familiares, así como a los ejecutivos de Apple y los accionistas.» El resto de nosotros necesita  guardar la grandiosa muestra  de dolor público para los grandes personajes que han trabajado desinteresadamente para curar enfermedades, acabar con las guerras, o luchar contra la pobreza. Sí, los productos de Apple están bien, pero «no son héroes, y tampoco lo es su creador, no importa cómo de experto podría haber sido.» «Steve Jobs no era Dios»

Y no necesariamente ha mejorado nuestras vidas: «Aquellos que piensan que Steve Jobs se encontraba en la misma liga», que Einstein o Nelson Mandela» deben apagar sus computadoras y salir», dice AN Wilson en el Daily Mail . En una época en que muchos de nosotros estamos atados a nuestros aparatos, no podemos funcionar si no revisamos nuestro correo electrónico, ¿todos estos aparatos han cambiado nuestras vidas aparatos para mejor? Tengo que admitir que «Jobs era un técnico brillante y muy innovador, con un toque de negocios y gran capacidad de comercialización … un chico inteligente entre bastidores que tuvo suerte», pero no era un verdadero visionario. Él no cambió fundamentalmente el mundo. «Brillante, sí, pero él no era un Einstein»

Él no era un santo, pero era un visionario: «Steve Jobs era un genio, y uno de los empresarios más importantes e inventores de nuestro tiempo»,dice el DB Grady en el Atlántico «Pero él no era un sabio que de otro modo podrían vivir encima de una montaña en la India,  ofreciendo sabiduría a los peregrinos «. No hay necesidad de canonizar a Jobs. Que «no ha cambiado el mundo por jugar bien.» Él cambió el mundo por su exigencia, «con mano de hierro visionaria», que es a menudo lo que se necesita para traer grandes cosas al mercado de consumo.  «No se merece una hagiografía, y dudo que él hubiera querido uno.» «Elogio de la mala Steve»

Traducido de The Week

El mandala de Steve Jobs (Apple)

Actualidad Informática. Mandal de Steve Jobs, exCEO de Apple. Rafael Barzanallana

 

Pulsa aquí para ver infografía ampliada

Mandala significa círculo en Sanskrito.  Steve Jobs ha  expresado su admiración por estos círculos espirituales.

Fuente:  NPD

 

No al nombramiento de Steve Jobs como candidato al Premio Príncipe de Asturias de Investigación

Me entero por Barrapunto de esta noticia, que me parece de chiste. Resumiendo, se nombra a Steve Jobs candidato al Premio Príncipe de Asturias de la investigación científica y técnológica. Dado que estos premios suelen ser considerados la «antesala de los Nobel» y que este galardón ha sido otorgado a científicos tan prestigiosos como Luis A. Santaló, Tim Berners-Lee ó Manuel Elkin Patarroyo, a los que no enlazo en la Wikipedia porque simplemente son parte de la historia de la ciencia y la tecnología mundial.

¿Pero, a quién se tendría que otorgar este premio? Copio y pego de Wikipedia:

El premio se otorga […] a la persona, personas, equipo de trabajo o institución cuyos descubrimientos o labor de investigación representen una contribución relevante para el progreso de la Humanidad en los campos de las Matemáticas, Física, Química, Biología, Medicina, Ciencias de la Tierra y del Espacio, así como técnicas y tecnologías relacionadas con ellas.

Steve Jobs no ha hecho nada por la ciencia. Ni siquiera tiene un título universitario científico. Que yo sepa, no ha publicado en ninguna publicación especializada, no ha realizado ninguna investigación que haya hecho avanzar a la humanidad, ni nada de lo que es esperable para el receptor de un premio de estas características. Tampoco es profesor en ninguna Universidad ni es Doctor honoris causa por ninguna otra (aunque su ex-compañero Steve Wozniak sí se le dio tal distinción).

No niego los méritos de Steve Jobs como empresario, o como popularizador de un modelo concreto de ordenador personal. Tampoco pongo en duda su capacidad emprendedora, su visión de empresa, y el que sea un genio de marketing. Pero este premio no está para eso. Hay multitud de grandes investigadores con un currículum amplísimo que lo merecen más que este showman. Porque sí, además de gran empresario y todo eso, Steve Jobs es un showman. Lo cuál no es malo, pero sí es una de las causas de la gran fama de este señor.

Si finalmente no se retira esta candidatura (o, si a lo peor de todo, se le termina otorgando el premio a este tipo), los premios Príncipe de Asturias van a terminar perdiendo toda la distinción que acumulaban. Pasarán de ser la «antesala de los Nobel» a ser la antesala de «los famosos del mes». Si ya se le otorgaban hace años el de Deportes a Fernando Alonso y el de Cooperación Internacional a Ingrid Betancourt (ambos inmerecidísimos, en mi opinión), ahora se vuelven a acercar a otra posible decisión polémica. Una vez más, siento auténtica vergüenza de este país de pandereta. Espero que esta candidatura sea retirada y el jurado de los premios recapacite (mucho) sobre las decisiones tomadas en los últimos años.

Fuente: Vaguedades

_____________________

Enlaces relacionados:

Historia microordenadores.

Historia de la informática

Konrad Zuse, inventor del primer ordenador programable

Related Posts with Thumbnails

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa