admin

Categorías

Coobis

transhumanismo

Células de biocombustible producen electricidad a partir de glucosa en la sangre

Actualidad Informática. Electricidad a partir de glucosa de la sangre. Rafael Barzanallana
Los caracoles se han unido a ls creciente relación de animales cuyo propio metabolismo puede ser utilizado para generar electricidad. Siguiendo con implantes en langostas y  ratas y, finalmente la sangre humana. El diseño de  dispositivos que son mucho más eficientes energéticamente, o sólo necesita ocasionales estallidos de energía, aumentará la gama de aplicaciones. Esta tecnología tiene claras implicaciones transhumanas.

En cada uno de los moluscos, Katz y su equipo de la Universidad de Clarksonen Potsdam, Nueva York, han implantado células pequeñas de biocombustible que extraen la energía eléctrica a partir de la glucosa y el oxígeno en la sangre. Masticando principalmente las zanahorias, los caracoles cyborg viven alrededor de medio año y generan electricidad cuando sus electrodos implantados están conectados a un circuito externo.

Los caracoles de Katz, por ejemplo, produce hasta 7,45 microvatios, pero después de 45 minutos, la potencia había disminuido en un 80%. Para obtener energía continua, el equipo de Katz redujo la energía que se extrae a 0,16microvatios.

Scherson dice que piensa que va a ser capaz de obtener unos pocos cientos de microvatios de las cucarachas (la alimentación de las celdas de biocombustibles en la trehalosa, un azúcar diferente de la glucosa). Singhal reporta resultados similares para los escarabajos. Scherson, que está trabajando con una gran empresa para construir circuitos microelectrónicos para sus cucarachas, señala que la potencia no necesita ser generada de forma continua, puede ser almacenada en condensadores y liberada en pulsos, ya ha sido capaz de producir y detectar una radioseñal de cucarachas esta manera.

 

Vida eterna, transfiriendo nuestro cerebro a un ordenador

Actualidad Informática. Transhumanismo, nuestro cerebro duplicado en un ordenador. Rafael Barzanallana
Ray Kurzweil y otros llamados transhumanistas han prometido que en las próximas décadas vamos a ser capaces de transferir una copia digital de los trillones de conexiones entre las células nerviosas del cerebro en un ordenador. En esencia se nos reencarnará como seres no biológicos, que persisten durante toda la eternidad dentro de un ordenador portátil, en los enlaces  de  internet o como avatares en el interior de un televisor. Después de lograr la copia final y pegar, sería decir adiós a la muerte tal como la conocemos.

Por razones bastante evidentes, los biólogos tienden a rechazar de plano las ideas de Kurzweil y muchos transhumanistas, como si éstas fueran los desvaríos de deportistas en equipo que no saben nada acerca del funcionamiento real del ADN y las células que componen los tejidos vivos. En este debate aparee Sebastian Seung, un neurocientífico computacional joven y bien considerado en el MIT, que ha tomado con seriedad algunas de las preguntas planteadas por los transhumanistas.

En Conectome, Seung transmite la emoción de estudiar el esquema completo del cerebro que da nombre al libro. Un conectoma completo podría proporcionar  idea de lo que va mal en el cerebro, por ejemplo, en un niño autista o en un paciente de Alzheimer (definitivamente vale la pena leer estos bits solamente). En los últimos capítulos, a pesar de que se ocupa las ideas de los transhumanistas que desesperadamente quieren tener en sus manos un conectoma completo para la subida binaria a la inmortalidad final.

Seung trata de luchar a brazo partido con la afirmación controvertida de que algún día podría ser capaz de transferir el equivalente de un archivo connectome.doc de hardware, software a cualquier otro robot o avatar que usted pueda escoger.

Seung muestra una pose que mezcla escepticismo con fascinación. La copia de la lectura del avance que la revista Scientific American ha recibido muestra algunas dudas:

«En su libro Vivir lo suficiente para vivir para siempre, el inventor Ray Kurzweil predice que la inmortalidad se alcanzará en las próximas décadas», dice Seung. «Si usted puede llegar a vivir lo suficiente para sobrevivir a ese punto, va a vivir para siempre. Personalmente, me siento bastante seguro de que ustedes, queridos lectores, van a morir, y yo también »

Pero sigue estando Seung intrigado por la idea de que un mecanismo de unificación de las unidades de funcionamiento de la máquina de carne entre nuestros oídos y su mecánica puede ser descifrable y reproducible. Y está por lo menos dispuesto a dirigir una mirada crítica sobre la posibilidad de una versión 2.0 de sí mismo que, cuando se transfiera a un superordenador, ordenador portátil, o avatar de software, entonces puede vivir como un fantasma electrónico. (Sí, algunos dirían que  Facebook ya nos ha llevado hasta allí, pero Seung no se ocupa de los medios de comunicación social, como la inmortalidad.)

La pregunta central de Seung -y que también mantiene en vilo a los transhumanistas- es si usted es su conectoma. ¿Si usted pudiera deducir todos los puntos de conexión de todas las células del cerebro, la fuerza con la que cada neurona se activa, y la forma en que estos patrones de activación cambian a medida que las células interactúan entre sí, que de hecho, que se quedará con una copia de usted?

En un capítulo titulado «Para congelar o Pickle» Seung se compromete, desde múltiples perspectivas, con un análisis serio del conectoma como un camino hacia la inmortalidad. Todas sus conclusiones apuntan a los obstáculos que podrían muy bien resultar insuperables.

En primer lugar se considera lo que llama el problema de meatlocker. Debido a que puede tardar un tiempo  crear el diagrama completo del cableado, muchos transhumanistas tienen planes de colocar sus cabezas o cuerpos enteros en un recipiente Dewar criogénico de nitrógeno líquido  pronto después de la muert e-o, como alternativa, para conservarse en un sólido cristalino o por otro proceso llamado plastinación. (La plastinación es la forma de conservación utilizados en la gira de Body Worlds de cadáveres sin piel).

Una vez que las tecnologías se perfeccionan, la idea vaa  más, el tejido preservado podría ser utilizado para recomponer el esquema de conexión. Por sí sola, esta expectativa puede ser un atolladero debido a la dificultad de mantener la integridad del circuito de insondable complejidad del cerebro. «En la actualidad, la criónica se acerca más a la religión que a la ciencia», Seung escribe. «Sus miembros creen que una civilización futura será capaz de resucitarlos, basándose únicamente en su fe en el progreso tecnológico sin límites.»

Incluso si este detalle insignificantes pueden llegar a ser resuelto, queda la asignatura pendiente de la información que el conectoma contiene exactamente. Para entender mejor las conexiones del cerebro, los científicos han estado tratando de simular  las partes del cerebro durante décadas. Ahora están tomando también la cuestión más amplia de recrearlo todo. El Proyecto Cerebro Humano en Europa se ha centrado en la tarea de elaborar un modelo de todo el órgano en una década. El modelo, en principio, consiste en simular los miles de tipos de neuronas diferentes, así como las conexiones entre ellas y sus estructuras cambiando a medida que el cerebro aprende y se olvida.

El Proyecto Cerebro Humano pretende ser una exploración de la ciencia básica, no una preparación para la vida eterna. Sin embargo,  apunta Seung que incluso un esfuerzo impresionante de su magnitud podría dejar de captar toda la información necesaria.

Una falla potencial: El modelo del cerebro podría tener que tomar en cuenta la forma en que las neuronas se comunican fuera de los canales conocidos de la transmisión de señales químicas y eléctricas a través de  pequeños espacios, llamadas sinapsis, entre las células cerebrales. Para superar esta dificultad, puede ser necesario crear una simulación de cada átomo en el cerebro, una empresa de una complejidad inimaginable tal que sería rayar en lo imposible. «Me parece absurdo siquiera considerar el enorme poder de cómputo necesario, y está completamente fuera de la cuestión a menos que su descendencia sobreviva a distancia para escalas de tiempo galácticas», escribe.

Seung termina su libro con un epílogo que aboga por una «vuelta a la realidad», un reconocimiento de que los «grandes retos» siguen siendo, más allá de las misiones quijotesca para la vida eterna. Un esfuerzo de 10 años para encontrar el conectoma de un cerebro de ratón se encuentra en su lista de deseos. Tal búsqueda no tiene el atractivo  de la contemplación de la eternidad como un archivo en una unidad flash. En el final, sin embargo, Seung cree en un proyecto de esta escala más modesta, al igual que el Proyecto Genoma Humano que los investigadores empujan hasta el límite, pero se ha de profundizar mucho en el conocimiento acerca de un órgano que sigue siendo un misterio.

Fuente: Aleksandar Zlateski y Sebastian Seung

Related Posts with Thumbnails

Calendario

noviembre 2020
L M X J V S D
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa