Los alimentos orgánicos pueden ser una fuente insospechada de arsénico en la dieta

Toca Comer.araba de arroz ecológico, un peligro por el arsénico. Marisol Collazos Soto
Como la gente busca los regímenes dietéticos más saludables, a menudo recurren a los productos etiquetados como “orgánicos”. Sin embargo, está al acecho  un ingrediente que puede ser una fuente oculta de arsénico, un elemento conocido por ser tóxico y potencialmente cancerígenos.

El jarabe de arroz orgánico se ha convertido en una alternativa preferida a la utilización de jarabe de maíz alto en fructosa como edulcorante en los alimentos. El jarabe de maíz alto en fructosa ha sido criticado como una sustancia altamente procesada que es más dañino que el azúcar y es un contribuyente importante a la epidemia de obesidad. Por desgracia, el jarabe de arroz integral orgánico no está exento de problemas.

Investigadores de Dartmouth y otros han llamado anteriormente la atención sobre la posibilidad del consumo de niveles nocivos de arsénico a través de arroz, y el jarabe de arroz integral orgánico puede ser el último culpable en la escena.

Con la introducción de jarabe de arroz integral orgánico en la elaboración de alimentos, incluso el consumidor inteligente sin saberlo, puede sufrir la ingestión de arsénico. Reconociendo el peligro, Brian Jackson y otros investigadores de Dartmouth llevaron a cabo un estudio para determinar las concentraciones de arsénico en los alimentos comerciales que contienen jarabe de arroz integral orgánico, incluyendo fórmulas para bebés, barras de cereales / energéticos y alimentos de alta concentración en energía utilizados por los atletas de resistencia.

Los resultados fueron alarmantes. Una de las fórmulas infantiles tenían una concentración de arsénico total de seis veces la cantidad límite permitida por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA)  en el agua potable  que es de 10 partes por billón (ppb) de arsénico total. Las barras de cereales y alimentos energéticos que utilizan jarabe de arroz integral orgánico también tenían mayores concentraciones de arsénico que aquellos sin el almíbar.

Jackson, director del  Trace Element Analysis Core Facility  en Dartmouth y miembro del  National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), financiado por el Superfund Research Program, es el autor principal del estudio publicado el 16 de febrero 2012, en Environmental Health Perspectives. Sus colaboradores incluyen a investigadores de Dartmouth en la EPA y el EPA and NIEHS‑funded Children’s Environmental Health and Disease Prevention Center.

Jackson y sus colegas compraron productos comerciales de alimentos que contienen jarabe de arroz integral orgánico y los compararon con productos similares que no contienen el jarabe. Diecisiete fórmulas para lactantes, 29 barras de cereales, y tres energéticos fueron todos adquiridos de las tiendas locales en el área de Hanover, NH.

De las 17 fórmulas lácteas infantiles que han sido evaluados, sólo dos habían con jarabe de arroz integral orgánico como ingrediente principal. Estas dos fórmulas, una a base de productos lácteos y otra a base de soja, eran extremadamente altos  en concentración de arsénico, más de 20 veces mayor que las de otras fórmulas. La cantidad de arsénico inorgánico, la forma más tóxica, encontrado fue un promedio de 8.6 ppb para la fórmula a base de lácteos y de 21.4 ppb de la fórmula de soja.

Esto es preocupante porque estas concentraciones son comparables a, o mayor que, el límite de corriente de agua potable EE.UU. de 10 ppb, y dicho límite no tiene en cuenta el bajo peso corporal de los lactantes y el correspondiente aumento en el consumo de arsénico por kilogramo de peso corporal .

Los investigadores de Dartmouth también analizaron 29 barras de cereal y tres tipos (sabores) de un producto energético obtenido a de un supermercado. En veintidós de las barras  figuran por lo menos uno de los cuatro productos de arroz orgánico jarabe de arroz integral, harina de arroz, grano de arroz, copos de arroz entre los primeros cinco ingredientes. Las barras de cereales variaron de ocho a 128 ppb en el contenido total de arsénico, los que no tenía los ingredientes de arroz fueron los más bajos en arsénico y varió de ocho a 27 ppb, mientras que los que sí contenían un ingrediente del arroz osciló entre 23 y 128 ppb de arsénico total.

Con la cobertura de noticias actual se da la posibilidad de que los consumidores sepan que el arroz contiene arsénico, y que  puedan tener en cuenta que los cereales / barritas energéticas que contienen ingredientes de arroz también podría contener arsénico.

Los autores señalan que, “Por el contrario los alimentos energéticos, así como los preparados para lactantes, no sería inmediatamente evidente para el consumidor que éstos también tienen el arroz como producto base”. Uno de los tres sabores de bebidas  energéticas probada mostró 84 ppb de arsénico total (100 por ciento de arsénico inorgánico), mientras que los otros dos presentaron 171 ppb de arsénico total (53 por ciento de arsénico inorgánico).

Jackson y sus colegas concluyen que en vista de la creciente prevalencia de arsénico oculto en los alimentos, y la ausencia de regulaciones de EE.UU. en esta área, “hay una necesidad urgente de  fijar los límites reglamentarios sobre arsénico en los alimentos. ”

Fuente: MedicalXpress

 

Related Posts with Thumbnails
You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Los alimentos orgánicos pueden ser una fuente insospechada de arsénico en la dieta”

  1. um bom ponto de tal

    Los alimentos orgánicos pueden ser una fuente insospechada de arsénico en la dieta | ¡Toca comer!

Leave a Reply

*

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes