La sandía Fashion y su publicidad que viola la legislación

Cada una de las sandías Fashion se comercializa con dos etiquetas: una en la que se especifica la marca, y otra como la que puedes ver bajo estas líneas

Toca Comer. La sandía Fashion y su publicidad que viola la legislación. Marisol Collazos Soto, Rafael Barzanallana

¿Qué te sugiere la etiqueta anterior? Lo cierto es que es bastante escueta (tipo telegrama, que diría un maestro de la vieja escuela), aunque a primera vista nos lleva a pensar que consumir sandia Fashion mantiene el corazón sano porque contiene citrulina y licopeno. ¿Cuál es el problema? El problema es que, independientemente de que estos compuestos sean o no beneficiosos para el corazón (veremos más adelante si lo son o no), la etiqueta puede dar a entender que solamente las sandías de esta marca presentan esos supuestos beneficios para la salud. ¿A ti qué te parece? Para salir de dudas y ver con más detalle qué es lo que realmente quiere decir esta etiqueta podemos consultar la web de la marca y alguna de las notas de prensa que se muestran en ella, donde se dice textualmente: “Sandia marca Fashion por un corazón sano. La sandía sin pepitas marca fashion contiene licopeno, citrulina, potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro, betacaroteno y multitud de vitaminas”. Teniendo esto en cuenta, parece que se está insinuando que estas propiedades son particulares de las sandias marca Fashion, cuando realmente están presentes en todas las sandías de características similares, algo que desde mi punto de vista, incumple la legislación en materia de etiquetado y publicidad. Si continuamos leyendo, podremos ver toda una serie de despropósitos, como por ejemplo otra afirmación que, siguiendo el mismo patrón, indica que la sandía Fashion “está libre de colesterol”, lo cual es aún más descabellado que lo anterior, ya que no sólo ninguna sandía contiene colesterol, sino que además este lípido está ausente en todos los alimentos de origen vegetal, al ser una sustancia propia del reino animal. Se indica además que esta sandía “no tiene grasas”, algo que es cierto (la sandía contiene sólo un 0,15% de grasa), pero que es común a todas las sandías, y no sólo propio de las de esta marca.Pero ahí no acaba la cosa, ni mucho menos. En la publicidad se menciona además que esta sandía “posee altos niveles de potasio y magnesio” y contiene vitaminas A, B1, B2, B6 y minerales como calcio, fósforo y hierro”, pero la legislación establece que estas declaraciones (“alto contenido de…” y “contiene…”) sólo pueden hacerse si el contenido de estos minerales en 100 gramos de producto representa al menos un 30% y un 15% de la Cantidad Diaria Recomendada (CDR), respectivamente (en este último caso debe aparecer con las palabras “Fuente de…”.

Como puedes ver en la siguiente tabla, el contenido de vitaminas y minerales de la sandía está muy alejado de esos porcentajes que acabamos de mencionar (30% y 15% de la CDR, respectivamente). En ella se muestran: el contenido de vitaminas y minerales en 100 gramos de sandía, la Cantidad Diaria Recomendada (CDR) establecida en la legislación para los mismos, el porcentaje que su contenido representa sobre la CDR y el porcentaje que debería representar para poder ser declarados como “fuente de” (15%) o “alto contenido en” (30%).
Vitaminas Contenido CDR %contenido sobre CDR mín%CDR
A
28µg
800µg
3,5%
15%
B1
0,033mg
1,1mg
3%
15%
B2
0,021mg
1,4mg
1,5%
15%
B6
0,045mg
1,4mg
3,21%
15%
Minerales
Contenido
CDR
%contenido sobre CDR
mín%CDR
Ca
7mg
800mg
0,87%
15%
P
11mg
700mg
1,57%
15%
Fe
0,24mg
14mg
1,71%
15%
Mg
10mg
375mg
2,6%
30%
K
100mg
2000mg
5%
30%


Propiedades saludables

La legislación alimentaria recoge una lista de declaraciones de propiedades saludables autorizadas que pueden ser mostradas en la publicidad y el etiquetado de los alimentos. Así, las declaraciones que aparecen en dicha lista, que es establecida por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) según los últimos avances científicos, son las únicas que pueden mostrarse a la hora de vender un alimento. En el caso de la sandía Fashion, son muchas las declaraciones que se muestran en la publicidad. Veamos qué hay de cierto en ellas…

Licopeno

El licopeno es un carotenoide que está presente en cantidades significativas en la sandía y el tomate y que les aporta su color rojo característico. ¿Qué propiedades saludables tiene? Veamos…
– Lo que dice la publicidad. “El licopeno es una sustancia con capacidad antioxidante, ideal en la prevención de enfermedades relacionadas con el cáncer y problemas cardiovasculares. El licopeno previene también la inflamación de próstata”.
– Lo que dice la EFSA. No existe una relación causa-efecto entre el consumo de licopeno y la protección frente al daño oxidativo. Tampoco existe una relación causa-efecto entre el consumo de este carotenoide y la función cardiaca. Con respecto al resto de declaraciones, el panel de expertos de la EFSA considera que, teniendo en cuenta los estudios científicos existentes, no pueden extraerse conclusiones que permitan justificar esas alegaciones. En definitiva, no se permite ninguna declaración saludable que haga referencia al licopeno.

Citrulina

La citrulina es un aminoácido que está ampliamente presente en la sandía (de ahí su nombre científico: Citrullus lanatus), aunque en la parte donde más abunda es en la corteza. Veamos qué hay de sus propiedades saludables…
– Lo que dice la publicidad. “La sandía es rica en citrulina, una sustancia que produce un relajamiento de los vasos capilares y que, al ser convertida por el metabolismo en un aminoácido llamado arginina produce efectos beneficiosos en el corazón, en el aparato circulatorio y en el sistema inmunitario”.
– Lo que dice la EFSA. No existe una relación causa-efecto entre el consumo de arginina y los efectos beneficiosos sobre el corazón o el aparato circulatorio. Con respecto al sistema inmunitario, la EFSA concluye que el efecto que se alega es demasiado general y no específico, y no se refiere a ninguna declaración de propiedades saludables específica, de acuerdo a lo que se establece en la legislación.
Una vez que conocida la opinión científica de la EFSA acerca del licopeno y la citrulina, sorprende ver que la Fundación Española del Corazón avala las declaraciones que hace la marca Fashion sobre las propiedades saludables de estos compuestos. Aunque si nos fijamos en su web, parece que se hacepublicidad descarada de ciertos productos alimenticios, y la sandía Fashion no es una excepción.

Potasio y magnesio

– Lo que dice la publicidad. “El potasio y el magnesio son minerales necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso y de la actividad muscular”. 
– Lo que dice la EFSA. El potasio y el magnesio contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso y de los músculos, pero esto sólo puede declararse si dichos minerales están presentes en una cantidad de al menos el 15% de la CDR, algo que como ya hemos visto, no ocurre en el caso de la sandía (su contenido en potasio representa un 5% de la CDR, mientras que el contenido en magnesio representa un 2,6% de la CDR).

Betacaroteno

– Lo que dice la publicidad. “El betacaroteno es antioxidante, ayuda a evitar el envejecimiento celular en la exposición al sol, ayuda a la buena salud de la visión y previene la aparición de ciertos cánceres”. 
 
– Lo que dice la EFSA. La vitamina A y su precursor, el betacaroteno, contribuyen al mantenimiento de la piel y de la visión en condiciones normales. Lo que sucede es que, como ya hemos visto, esta declaración solamente puede mostrarse cuando estos compuestos se encuentran en el alimento en una cantidad significativa, algo que no ocurre en el caso de la sandía. Por otra parte, no existe una relación causa-efecto entre la ingesta de betacaroteno y la protección frente al daño oxidativo, del mismo modo que tampoco existe una relación causa-efecto entre la ingesta de betacaroteno y la protección de la piel frente al daño provocado por la exposición al sol. En lo que respecta a la la prevención de ciertos cánceres, primero habría que conocer a cuáles se refiere concretamente esa declaración, aunque en cualquier caso, la EFSA ni siquiera considera este aspecto.
Para finalizar, en la publicidad de la sandía Fashion se menciona una retahíla de supuestas propiedades saludables, que obviamente no están aprobadas por la EFSA, y que pueden llegar a evocarnos los discursos de aquellos charlatanes del viejo oeste americano que aparecen en tantas películas: “(la sandía Fashion) es buena para dietas de adelgazamiento por su poder saciante y es muy recomendable en enfermos renales por sus propiedades diuréticas. Además, gracias a su elevado poder alcalinizante favorece la eliminación de ácidos perjudiciales para el organismo, calma la sed de los enfermos de fiebre, neutraliza los gases intestinales, mejora las anemias y, tomada a media mañana, se le reconocen propiedades depurativas. Incluso algunos estudios reconocen a la sandía propiedades afrodisíacas”. En fin, todo un bálsamo de Fierabrás… No me voy a extender más sobre este tema. Sólo diré, para que no quede duda, que la tan cacareada dieta alcalina no tiene fundamento alguno, y que no existen evidencias científicas que permitan hablar de alimentos afrodisíacos.

Conclusión

Una de las marcas más conocidas de sandías sin semillas (aunque no la única, ni tampoco la primera) es la sandía Fashion. Las mayoría de las alegaciones saludables que muestra esta marca en su etiquetado y en su publicidad no están recogidas en la lista de declaraciones de propiedades saludables autorizadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Las alegaciones nutricionales aparentemente tampoco cumplen los requisitos establecidos por la legislación, ya que esta fruta no contiene cantidades significativas de las vitaminas y los minerales que se publicitan.

Artículo completo en:  gominolas de petróleo

Licencia Creative Commons

Related Posts with Thumbnails
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

*

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes