Nanocosas

Richard Feynman. nanotecnología

Si hay una disciplina científica que ha revolucionado la investigación y el desarrollo en los últimos años es la nanotecnología. Nanociencias, nanocompuestos, nanofibras, nanoalimentación, nanotubos, nanomateriales, nanoenvases, nanoencapsulación… el término “nano” está de moda. Sin embargo, tal y como les conté en este post, a los ciudadanos de la Unión Europea esto de la nanotecnología les suena a chino… y esto no es una buena señal. Hablemos de nanotecnología.

La nanotecnología está abriendo una nueva revolución industrial porque nos permite cambiar las propiedades intrínsecas de los materiales. La Unión Europea lo tiene claro: la nanotecnología es una de las seis líneas clave que la UE pone sobre la mesa para mantener su competitividad industrial. Uno de sus valores añadidos es que su uso no está restringido a un área concreta y puede ser aplicada a diferentes campos científicos como la física, la química, la medicina, la alimentación, la farmacología, las comunicaciones, la biotecnología, el medioambiente y muchas otras. Eso sí, hay que dejar claro que la nanotecnología no tiene su fundamento en hacer “cosas más pequeñas” sino en hacer “cosas diferentes”. Veamos dónde reside esa diferencia.

Debido a que es un campo de gran interés en el siglo XXI por las continuas alarmas alimenticias, dedicaré un apartado especial a las aplicaciones de la nanotecnología en el área de la seguridad alimentaria.

Para retrasar el deterioro de los alimentos se están investigando nanopartículas orgánicas e inorgánicas, nanoarcillas, nanofibras y otros nanocompuestos de muy diversa índole con capacidades antibacteriana y antifúngica. Entre estas nanopartículas destacan las nanopartículas de plata (utilizadas para inhibir, hasta en un 90 %, el crecimiento de microorganismos en los alimentos); nanopartículas de dióxido de titanio (actúan como agentes antimicrobianos y se utilizan, principalmente, en los sistemas de filtración de frigoríficos y aspiradoras para capturar y eliminar olores); nanopartículas de aluminio (se usan esencialmente en los envases flexibles para alimentos, debido a su propiedad barrera frente a la humedad o frente a gases como el dióxido de carbono o el oxígeno y las nanopartículas de óxido de zinc (se caracterizan por sus propiedades antibacterianas y su estabilidad física, que les confieren una serie de ventajas frente a otros materiales utilizados, puesto que no requieren luz ultravioleta para su activación y no se decoloran con el transcurso del tiempo.

La nanotecnología es muy importante en el envasado de alimentos. Se emplean nanosensores, un tipo de nanodispositivos que están revolucionando el mundo de los envases inteligentes. Este tipo de envases proporcionan información al consumidor acerca de las reacciones que están ocurriendo en el interior del envase y que se traducen en cambios en la calidad del producto. Los envases inteligentes tienen dentro de su estructura una serie de dispositivos de dimensiones nanométricas capaces de detectar rápidamente cualquier cambio en el alimento envasado y trasmitir inmediatamente al consumidor el efecto positivo o negativo de dichos cambios. Les pondré un ejemplo.

Todos nosotros tenemos en nuestras casas algún tipo de latas de conservas. La mayoría de ellas presenta una fecha de consumo preferente bastante larga por lo que no solemos preocuparnos de tener que consumirla a los pocos días de comprarla. Sin embargo, es posible que un día tengamos un pequeño accidente doméstico y la lata sufra un golpe. Muchos de estos golpes provocan daños imperceptibles para el ojo humano pero lo suficientemente importantes para que el envase se deteriore. En ese momento pueden crecer en el interior de la lata peligrosos patógenos para la salud humana como Salmonella spp., Listeria monocytogenes, Escherichia coli, Staphylococcus aureus, Clostridium botulinum, etc. ¿Y qué tiene que ver la nanotecnología en todo esto? Mucho. Si colocamos unnanosensor en el interior del envase puede detectar la presencia de estos microorganismos. Al entrar en contacto con el patógeno las nanopartículas emiten una señal externa de naturaleza fluorescente que llama la atención del consumidor alertándole de forma rápida de que el alimento se encuentra en mal estado. De esta forma se prevén muchas crisis alimentarias.

 

Artículo completo en: SCIENTIA

Robot que prepara sushi en menos de un minuto

En la cadena de stablecimientos de comida rápida Kura, especializada en sushi, ya hay robots que ayudan a preparar el sushi, y los camareros han sido sustituidos por cintas transportadoras.

Si se desea maki sushi, entonces el robot es iMaki:

 

Etiquetas engañosas en alimentos

Toca Comer. Etiquetas engañosas en alimentos. Marisol Collazos Soto, Rafael Barzanallana

En los envases de tu comida hay publicidad: mensajes que no tienen sentido desde el punto de vista de la nutrición, pero te hacen pensar que el alimento es más sano. Estos son algunos de los más comunes:

  • 100% natural: esto no significa nada. Para que aparezca la palabra natural, el alimento debe tener una propiedad por sí mismo, por ejemplo “fuente natural de calcio”. Tampoco garantiza que no tenga aditivos, porque también los hay naturales.
  • Bio, orgánico: significa que está producido según las normas de agricultura y ganadería orgánica, pero no quiere decir que sea mejor para la salud. La miel orgánica sigue siendo azúcar.
  • Light, ligero: solo se puede incluir si hay una versión normal del alimento, y la light tiene un 30% menos de calorías.
  • Sin azúcares añadidos: mira la etiqueta, porque en esa mermelada hay un montón de gramos de azúcar que proviene de la fruta, y que tiene el mismo efecto que el azúcar añadido.
  • Científicamente probado: tiene que estarlo de verdad por un estudio, y tener una autorización administrativa. Lo sabrás porque incluye una referencia al estudio en concreto. En otro caso, no han probado nada.
  • 90% libre de grasa: quiere decir que contiene un 10% de grasa.
  • Libre de grasas trans: la legislación en muchos países permite hasta un 1% de grasa trans sin necesidad de declararlo.

Fuente: TRANSFORMER (QUO)

Las tres xantinas más importantes

Las tres xantinas más importantes y sus principales fuentes: teofilina (té), cafeína (café) y teobromina (chocolate) pic.twitter.com/qGneMpNtBV

— Moléculas diarias (@moleculd) April 15, 2016

Aparato de ‘aire acondicionado’ a partir de un envase tipo ‘brik’

Se necesita un envase tipo brik, de leche o zumo o gazpacho, un ventilador de ordenador, y un puñado de hielo. Y seguir el procedimiento mostrado en el vídeo.

Rico, rico

Fuente: Cuaderno de Cultura Científica

En Chile marcan con etiquetas los alimentos poco saludables

Chile marca con etiquetas los alimentos poco saludables. Marisol Collazos Soto, Rafael Barzanallana

Desde el 27 de junio, todos los alimentos procesados que se vendan en Chile y tengan un alto contenido de sodio, azúcares, grasas saturadas o calorías, deben indicarlo con uno o más sellos en la cara frontal de su envoltorio.

La entrada en vigencia de la Ley de Alimentos busca mejorar la salud de la población y reducir las elevadas tasas de sobrepeso y obesidad, que llegan a 67 por ciento entre los adultos y 50 por ciento entre los escolares.

Los sellos de color negro advierten en letras blancas “ALTO EN” y el elemento presente en exceso. Estos “permiten distinguir con solo una mirada aquellos alimentos menos saludables y preferir los sin sellos o con menos sellos”, aconseja el Ministerio de Salud (Minsal).

Hoy, en los supermercados abundan los productos con uno o más sellos. Según la Asociación de Supermercados de Chile, la normativa llevó a etiquetar más de 10.000 productos, incluso varios que antes se promocionaban como saludables.

Pero la ley también logró que la industria alimentaria reduzca la cantidad de ingredientes críticos para esquivar uno o más sellos negros, especialmente en alimentos para niños.

Fuente: Alimentos poco saludables. Chile.

‘El reto de la lechuga’ se propaga por internet

Las reglas son simples:

  • Tienes 5 minutos para comer una cabeza de lechuga entera
  • Se puede utilizar cualquier salsa que desee
  • El primero en terminar será el presidente del Club, y organizará la competición el año siguiente
  • Si no eres capaz de terminar la cabeza de lechuga en 30 minutos, te prohibirán la asistencia el año siguiente

Al parecer, este reto tan particular comenzó en la Escuela de Ciencias y Matemáticas de Maine, Estados Unidos. A partir de ahí se extendió por todo el país, y actualmente existen hasta más de 30 grupos en Facebook.

Neil deGrasse Tyson habla sobre los alimentos modificados genéticamente

Prácticamente todo es transgénico

Tal y como explica Tyson, desde que el hombre es hombre tal y como lo conocemos, se han realizado todo tipo de modificaciones en los alimentos, plantas y animales para poder satisfacer nuestras necesidades (la llamada selección artificial). Ni sandías sin pepitas, ni manzanas dulces existirían en la naturaleza si no fuese por el cruzamiento genético controlado.

Según él, el problema surge de la misma manera que la mayoría de las nuevas ciencias, por miedo a lo nuevo:

Si lo hemos hecho durante miles de años a través de la selección artificial, ¿por qué no se iba a poder realizar dentro de un laboratorio?

Por qué los frutos secos caros siempre se acaban antes

Compras un cóctel de frutos secos, y las enormes y jugosas nueces de Brasil, las nueces o las almendras son lo primero en acabarse, dejando tras de sí un triste mar de cacahuetes y maíz frito. Parte de la culpa de esta pequeña decepción cotidiana se debe a un efecto de la dinámica de fluidos conocido precisamente como Efecto nuez de Brasil.

El hecho de que siempre haya menos frutos secos de los ricos en este tipo de aperitivos también se debe a que el fabricante añade menos (porque son más caros).

En el efecto nuez de brasil intervienen varios fenómenos físicos. El primero es la percolación, que es el responsable de que las partículas más pequeñas fluyan hacia abajo. Los frutos secos más pequeños tienden a ocupar el espacio que dejan los grandes al moverse. Literalmente, se cuelan por debajo de ellos, lo que hace que en cada golpe, los grandes suban un poco más.

El segundo efecto que juega se denomina convección granular. El movimiento de un compuesto granular (arena o arroz) al moverse es similar a la forma en la que el calor se transmite dentro de un fluido. De ahí su nombre. Al agitarlo, el compuesto se mueve en círculos, elevando las partículas desde el centro, y arrojándolas hacia las paredes. Al añadir partículas más grandes, estas simplemente son demasiado pesadas para volver a descender al llegar a los lados.

Ambos efectos no son los únicos que influyen ni mucho menos. La densidad de las partículas, la presión atmosférica y hasta la forma del recipiente influyen en el efecto nuez de Brasil.

Post completo en: GIZMODO

Nuevo estudio confirma el elevado índice glucémico de la cerveza


Photo credit: Teddy Kwok via Visualhunt.com / CC BY-ND

La cerveza es uno de esas bebidas que con frecuencia acapara titulares en los que se mezclan (con bastante malicia y malas artes) beneficios para la salud, ciencia y marketing. Pueden comprobarlo leyendo este post o este otro . Conviene recordar que en España este tipo de prácticas suelen provenir del entorno de la industria alimentaria (en este caso de los fabricantes y comercializadores de cerveza) y de sus iniciativas para hacer marketing encubierto. En este contexto, las discutibles afirmaciones suelen girar en torno a los supuestos beneficios que podrían tener sus polifenoles o su supuesta capacidad de hidratación. Y como suele preguntar Aitor Sánchez, ¿ustedes se levantan muy hidratados tras una intensa noche de cañas?

Evidentemente, en todos estos titulares nunca se mencionan otras características o propiedades en las que la cerveza puede salir mucho peor parada. Una de ellas es el índice glucémico (IG), un indicador bastante popular y cada vez más utilizado sobre todo entre los alimentos ricos en carbohidratos, pero que normalmente nunca se asocia a productos como la cerveza. Este coeficiente sirve para conocer (aproximadamente) la respuesta glucémica (aumento de la concentración de glucosa en sangre) que provoca un alimento. Le suele acompañar otro similar, la carga glucémica (CG), que se calcula incorporando al IG la cantidad de carbohidratos (los más interesados en el tema pueden profundizar en las entradas de la Wikipedia, que son bastante dignas, aquí en español y aquí en inglés). Dicho de forma breve, podría decirse que a mayor IG y CG, mayor aumento de la glucosa en sangre.

Para situarnos, conviene saber que los valores de referencia utilizados para el cálculo del IG son los del pan blanco y la glucosa pura, dos alimentos que provocan una importante respuesta glucémica, que se cuantifican como 100. Si la respuesta de otro alimento es mayor o menor, su valor quedará por encima o por debajo de 100, respectivamente. La mayoría de los alimentos tiene un valor por debajo de esta cifra, como pueden comprobar en este listado de Harvard.

Ampliar en: Lo que dice la CIENCIA para ADELGAZAR

Alimentos que no se deben conservar en el frigorífico


Photo via Visualhunt.com

Chocolate

Es uno de alimentos que generalmente nada más llegar a nuestra casa van directos al frigorífico, sobre todo por el miedo a que acaben derritiéndose. Lo ideal es mantener el chocolate a una temperatura ambiente, ni mucho calor ni el frío de la nevera.

Además, el chocolate es uno de los productos que más olores y humedad capta, por lo que no se recomienda meterlo en la nevera. Una vez abierto la mejor manera de conservar este alimento es en un envoltorio de plástico o bolsita de congelar.

Tomates

Otro alimento que casi siempre reina en nuestra nevera son los tomates, otro error a corregir. Cuando metemos este alimento en la nevera, lo único que conseguimos es alterar su proceso de maduración y perder parte del sabor del mismo.

El frío del frigorífico va a propiciar que aparezca esa textura harinosa característica del tomate que hace que pierda toda su tersura y firmeza. Lo ideal es tener los tomates en un frutero o en un carrito de cocina, a temperatura ambiente, para poder disfrutar de todas sus propiedades.

Plátanos

Los plátanos son frutas que suelen madurar bastante rápido y para evitar que se nos pasen y se pongan demasiados maduros, recurrimos a la nevera. Pues bien, los plátanos son frutas que generalmente se cultivan a temperaturas altas, y exponerlos a la temperatura del frigorífico va a propiciar que ennegrezcan y que su textura se vuelva pastosa.

Cebollas y ajos

Para evitar que estos alimentos se reblandezcan, e incluso se recubran de moho, hay que evitar exponerlos a la humedad de la nevera y sacarlos siempre de las bolsas de plástico donde generalmente se meten en las fruterías.

Las cebollas tradicionales germinan mucho más rápido si están el el frigorífico, por lo que lo ideal para su conservación es mantenerlas en un lugar fresco y seco. Sin embargo, las cebolletas, debido a su contenido en agua, podemos guardarlas en la nevera sin problema.

En el caso de los ajos, al igual que con las cebollas, la humedad favorece el deterioro del bulbo y la aparición de moho. Se podrían conservar en la nevera, de manera provisional, si el ajo está picado.

Licencia CC

Fuente: Vitónica

Máquina para elaborar cerveza


Related Posts with Thumbnails
Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes