admin

Categorías

Coobis

Codificación

La nanotecnología permitirá guardar información durante un millón de años

Disco que dura un millón de años

Los discos duros magnéticos actuales pueden guardar nuestros datos durante una década aproximadamente. Los CDs/DVDs teóricamente aguantan un máximo de 30 años, aunque su vida media suele rondar los quince si se guardan correctamente. Pero estas fechas son bastante limitadas y si nos fijamos en los últimos años no parece que vayan a mejorar mucho. Desde que IBM creó sus primeros discos en 1956 se ha aumentado la capacidad de almacenamiento y su eficiencia energética, pero hay algo que no ha cambiado; la vida media de los discos no ha mejorado. 

Ahora gracias al trabajo de Jeroen de Vries y sus colaboradores de la Universidad de Twente, Holanda han conseguido un avance muy significativo. Han creado el primer modelo de disco capaz de guardar la información en una escala de tiempo muchísimo mayor, en concreto han testado y experimentado con un disco de un millón de años de vida, e incluso más.

Para conseguir este disco se fijaron en la energía mínima que se necesita para separar un estado de otro. En la energía de potencial necesaria para corromper un dato y convertirlo de un 0 a un 1. En definitiva, estudiaron a través de la Ley de Arrhenius cual es la relación entre la temperatura y la vibración atómica que hace que los datos se pierdan. Para que el disco aguante el millón de años que buscaban, la energía de activación tenía que estar entre 63KbT y 70KbT, valores que con la tecnología actual se pueden perfectamente lograr.

El modelo de disco es simple. Los nanotecnólogos almacenaron los datos en una lineas introducidas en un fino disco de tungsteno cubierto de una capa protectora de nitruro de silicio (Si3N4). Estos materiales fueron elegidos por sus bajos coeficientes de expansión térmica, lo que los hace perfectos para aguantar altas temperaturas. El siguiente paso es guardar la información, códigos QR con líneas de 100nm de ancho y calentarlos para ver como los datos se corrompen.

Según sus cálculos el modelo debería sobrevivir durante una hora a 445 Kelvin para que en condiciones normales el disco aguantara un millón de años. En el experimento el disco aguantó hasta los 848 Kelvin, aunque con graves pérdidas de información. Todo un éxito sin embargo que sobrepasó las expectativas de los propios científicos.

Hoy por hoy el libro de papel sigue siendo el medio más longevo que tenemos para almacenar nuestra cultura e información. Pero con estos nuevos discos magnéticos se nos abre una puerta increíble, una nueva oportunidad para el Proyecto Rosetta y una manera de despreocuparnos porque las futuras generaciones no puedan saber de nosotros. ¿Igualará algún día la escritura magnética a la impresa?

Ref:  arxiv.org/abs/1310.2961 : Towards Gigayear Storage Using a Silicon-Nitride/Tungsten Based Medium

Fuente: omicrono

Infografía códigos QR

Actualidad Informática. Infografía códigos QR. Rafael Barzanallana. UMU

Fuente:

Un código BIDI no es un código QR, aunque lo diga el ministro Montoro

Actualidad Informática. Montoro confunde BIDI con QR. Rafael Barzanallana

Hoy Cristóbal Montoro presentaba por primera vez unos Presupuestos Generales del Estado, por cierto muy dolorosos, sin utilizar una gran cantidad de papel. Llegaba con una cartulina sobre la que había pegado un pendrive o memoria auxiliar portátil y un código “BIDI”, según el propio Ministerio de Hacienda y la prensa.

Pues bien, con un poco menos de dolor que al ver el contenido de los presupuestos, tenemos que señalar que lo que el Ministro de Hacienda enseñaba en realidad no era un código BIDI, sino un código QR. En este punto, cabe responder a una pregunta: ¿cuál es la diferencia entre un código BIDI y un código QR?

Los códigos QR y los BIDI tienen muchas semejanzas.  Pero se diferencian en tres aspectos fundamentales:

Uno: BIDI se genera con un algoritmo de código cerrado,  privado y no gratuito. Movistar, Vodafone y Orange tienen licencia para su explotación en España y se necesita la aplicación que ellos proporcionan para poder leerlos, no siempre de forma gratuita. Moraleja: si quieres llegar a más gente, mejor un código QR.

Dos: al ser un código cerrado, no lo puede generar cualquiera. Es decir, tienes que pagar. La empresa Scanlife se ocupa de esto, así como de la descarga de aplicaciones de pago. Moraleja: te cuesta dinero y no llegas a tantos.

Tres: los códigos QR almacenan más información que los BIDI. Moraleja: puedes usarlos para textos pequeños (URLs) o para cosas muy grandes (mensajes de texto o emails).

¿Cómo diferenciarlos cuando los veo?

Los códigos QR se diferencian por tener tres cuadrados más grandes en tres de sus esquinas. Los BIDI no los tienen.

Ampliar en:  Creatividad QR

 

59 años del código de barras

El código de barras está basado en la representación numérica de un producto u objeto mediante un conjunto de líneas paralelas verticales de distinto grosor y espaciado que en su conjunto contienen una información determinada. De este modo, el código de barras permite reconocer rápidamente un artículo en un punto de la cadena logística y así se puede realizar inventario o consultar sus características asociadas.

Actualmente, el código de barras está implementado globalmente de forma masiva.
La correspondencia o mapeo entre la información y el código que la representa se denomina simbología. Estas simbologías pueden ser clasificadas en dos grupos, atendiendo a dos características diferentes:

• Continua o discreta: los caracteres en las simbologías continuas comienzan con un espacio y en el siguiente comienzan con una barra (o viceversa). Sin embargo, en los caracteres en las simbologías discretas, éstos comienzan y terminan con barras y el espacio entre caracteres es ignorado, ya que no es lo suficientemente ancho.

• Bidimensional o multidimensional: las barras en las simbologías bidimensionales pueden ser anchas o estrechas. Sin embargo, las barras en las simbologías multidimensionales son múltiplos de una anchura determinada (X). De esta forma, se emplean barras con anchura X, 2X, 3X, y 4X.

La primera patente de código de barras fue registrada en octubre de 1952 (US Patent #2,612,994) por los inventores Joseph Woodland, Jordin Johanson y Bernard Silver en Estados Unidos. La implementación fue posible gracias al trabajo de los ingenieros Raymond Alexander y Frank Stietz. El resultado de su trabajo fue un método para identificar los vagones del ferrocarril utilizando un sistema automático. Sin embargo, no fue hasta 1966 que el código de barras comenzó a utilizarse comercialmente y no fue un éxito comercial hasta 1980.

Ampliar en: Wikipedia

Infografía sobre la difusión de los códigos QR

?Actualidad informática. Infografía sobre los códigos QR. Rafael Barzanallana

Fuente: Mashable

Related Posts with Thumbnails

Calendario

noviembre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa