admin
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Coobis

RF-ID

Dispositivos RFID impresos en papel

Identificación por radiofrecuencias (RFID) son un componente esencial de las modernas compras, logística, almacenamiento  y control de stock, carreteras de peaje, fichas de casino y mucho más. Proporcionan una forma sencilla de realizar el seguimiento del artículo a l que está unida la etiqueta. Investigadores en Francia han desarrollado un método para depositar una capa delgada de aluminio de etiquetas RFID sobre el papel que no sólo reduce la cantidad de metal necesario para la etiqueta, y por lo tanto el costo,  sino que podría abrir el etiquetado RFID a muchos más sistema , permitiendo incluso una sola hoja impresa o un volante para ser marcadas.

Las etiquetas RFID son una tecnología alternativa a los códigos de barras impresos, los cuales proporcionan un medio automático de entrega de datos de productos sin contacto directo entre la etiqueta, entre un transpondedor, y el dispositivo lector. En efecto, a diferencia de los códigos de barras no hay ningún requisito para que la etiqueta esté en la línea de visión del lector. Las etiquetas RFID son, por desgracia, relativamente caros en comparación con los códigos de barras y sus usos no son tan generalizados. La capacidad de producir etiquetas RFID a una fracción del costo actual podría cambiar eso.

Reloj que permite pagar a través de radiofrecuencias

Actualidad Informática. Reloj de pulsera con tarjeta MasterdCard. Rafael Barzanallana

Watch2Pay es una colaboración entre el fabricante de relojes australiano, LAKS, and Mastercard que permite pagar productos y servicios con un sencillo movimiento del brazo.

LAKS

Nuevas etiqueras RFID pueden dejar obsoleto al código de barras

Investigadores de la Universidad Nacional de Sunchon Suncheon, Corea del Sur y la Universidad Rice en Houston (EE.UU.) han construido una etiqueta de radiofrecuencia para identificación que por ejemplo, se puede imprimir directamente sobre cajas de cereales y bolsas de patatas fritas. La etiqueta usa tinta mezclada con nanotubos de carbono para imprimir la electrónica en papel o plástico que al instante podían transmitir información sobre un carrito de supermercado lleno de provisiones.

“Puede pasar el carrito por un detector y le dice al instante lo que contiene”, dice James M. Tour de la Universidad de Rice, cuyo grupo de investigación inventó la tinta. “No más colas, para salir con tus cosas.”

Las etiquetas RFID son ya ampliamente utilizadas en pasaportes, libros de biblioteca y “gadgets” que permiten pasar a través de las cabinas de peaje a los automóviles sin dinero en efectivo. Pero esas etiquetas están hechas de silicio, que es es más caro que el papel y tiene que ser pegado en el producto en una segunda etapa.

“Es potencialmente mucho más barato, la impresión como parte del paquete”, dice Tour.

La nueva etiqueta, aparecida en la edición de marzo de IEEE Transactions on Electron Devices, cuesta alrededor de tres centavos de dólar por impresión, frente a los 50 centavos por cada etiqueta basada en silicio. El equipo espera lograr finalmente que el costo de la etiqueta esté por debajode un centavo para hacer que los dispositivos sean competitivos comercialmente.  Es capaz de almacenar un bit de información – esencialmente un 1 o un 0 – en un área del tamaño de una tarjeta de visita.

Eso no es mucho en comparación con los chips de ordenador, pero Tour dice esta etiqueta es sólo una “prueba de concepto”. Coautor del estudio Gyoujin Cho de Sunchon la Universidad Nacional, junto con un equipo de “Printed Electronics Research Center” de la Paru Corporation en Suncheon, Corea, están trabajando para incluir más transistores en un área más pequeña para montar en última instancia, 96 bits en una etiqueta de 3 centímetros cuadrados. Eso sería suficiente para dar un código de identificación único a cada elemento en un supermercado, junto con información como el tiempo que  ha estado en el estante,  afirma Tour.

Las etiquetas fueron posibles gracias a la creación de semiconductores de tinta, que contiene nanotubos de carbono que  retienen la carga eléctrica. Un transistor debe ser completamente semiconductor para almacenar la información. Si hay algunos trozos de metal conductor – que permiten fácilmente la circulación de cargas eléctricas – mezclados, la tasa de retención de la información disminuirá rápidamente.

La mezcla de nanotubos creados en el laboratorio de Tour incluye tanto los nanotubos semiconductores como los conductores. La separación de los nanotubos  es “una experiencia horrible”, dice Tour. “Son muy difíciles de  separar.” Así que en su lugar, el equipo ideó una manera de cubrir la realización de los nanotubos en un polímero para proteger la carga eléctrica y permitir que la tinta sea puramente semiconductora.

Una vez que tenían la tinta, Cho y sus colegas construyeron impresoras para transferir la tinta al material final. Las etiquetas se imprimen en tres capas, y uno de los obstáculos restantes para hacer las etiquetas con más memoria en menos espacio es mejorar la alineación de las capas, dice Cho.

“El trabajo es impresionante”, comenta Thomas N. Jackson de Penn State University in University Park, que también está desarrollando electrónica flexible. Piensa que será difícil competir con el silicio, que está bien establecido en el ámbito de los productos de embalaje.  Pero la tecnología similar podría ser usada para hacer cosas que con la de silicona no se puede hacer, dice, como hacer vendajes inteligentes que puedan detectar infecciones o detecrar la frescura del envasado en  alimentos.

Y para aquellos que prefieren no tener en su comida ondas de radiodifusión después de llegar a casa, no teman. Tour dice que las señales pueden ser bloqueadas al envolver los alimentos en papel de aluminio.

Las empresas españolas jubilan el código de barras

Usados desde hace algún tiempo para el control de stocks y el etiquetado, en los dos últimos años se ha producido una explosión de nuevos usos. Varias empresas españolas tienen algunos de los planes de implantación de RFID más importantes del mundo.

Un informe elaborado por la Asociación Europea para la Identificación Segura, IDtrack, en colaboración con IBM, revela que un tercio de las grandes empresas españolas ya han incorporado los RFID en los productos que fabrican o manejan. Además, de las que aún no lo han hecho, el 30% tiene previsto hacerlo en los próximos años. El director de IDtrack, Lluís Soler, asegura estar “gratamente sorprendido” por los resultados. Los expertos calculan que este negocio moverá unos 17.500 millones de euros este año a nivel mundial.

COMO UN GRANO DE ARENA

Los chips o transpondedores RFID pueden ser tan pequeños como un grano de arena. Los más sencillos contienen simplemente un código que identifica de forma unívoca al producto. Pero los hay capaces de almacenar todo tipo información del objeto como una definición, los ingredientes que contiene o la temperatura ideal de conservación. Un filamento de cobre a su alrededor hace las veces de antena. El conjunto puede imprimirse en material adhesivo y un lector, similar a los de código de barras, recoge la información que contiene la etiqueta y la envía a una base de datos.

Una empresa española está a punto de hacer una de las mayores implantaciones de chips RFID del mundo. El Grupo Leche Pascual, que lleva desde 2001 haciendo pruebas con esta tecnología, va a necesitar varios cientos de millones de transpondedores a partir del año que viene. Pretende etiquetar todos los paquetes de sus productos para mejorar su trazabilidad desde los centros de producción hasta las tiendas, pasando por los centros de logística.

Si siguen el modelo de su proyecto ensayado con sus productos derivados del huevo, las cajas serán etiquetadas en el lugar de producción. Los camiones llevan antenas que leen en todo momento la información de la carga y el sistema también registra las paradas que realiza, si se abre el portalón o cualquier otra incidencia. En este caso, el mantenimiento de la cadena de frío es lo más importante.

Usados en un principio para el control de stock en los almacenes, los RFID se han extendido a todo tipo de usos. Correos, por ejemplo, tiene en marcha uno de los proyectos más grandes de Europa. Su sistema Q-RFID, establecido en sus 15 centros de tratamiento automatizado repartidos por España, permite hacer el seguimiento de los envíos, localizar paquetes extraviados, rastrear los urgentes… El objetivo es que todos los paquetes lleven un chip de seguimiento.

GUÍAS PARA CIEGOS

Los RFID no sólo sirven para etiquetar cosas. En Laveno Mombello, una pequeña localidad del norte de Italia, se está ensayando el sistema SESAMONET. Se han instalado transpondedores a lo largo de rutas para peatones con información sobre su posición. El Instituto para la Protección y la Seguridad de los Ciudadanos ha distribuido también bastones para ciegos que llevan un antena que detecta y lee los datos del chip y los reenvía a una agenda o teléfono móvil que reproduce la información mediante un audífono.

El plan es sembrar de chip varias calles de la ciudad y extender el modelo a otras localidades. El RFID permitirá así que los invidentes puedan moverse de forma autónoma. El prototipo cuenta con la colaboración de la Comisión Europea y la Unión Italiana de Ciegos. Este mismo modelo puede aplicarse para otros colectivos con discapacidad o movilidad limitada.

Autor: Miguel Ángel Criado

Fuente: Madridmas

Chips implantados, adios efectivo!

A simple vista, Conrad Chase no aparenta ser una tarjeta de débito humana.Sin embargo, como socio del Club de Playa VIP Baja Beach de Barcelona, España, él y 94 visitantes asiduos de los bares y discotecas decidieron implantarse minúsculos chips de datos en su piel para poder pagar las bebidas mediante un lector, sin necesitar dinero en metálico.
El chip, fabricado por la compañía VeriChip Corporation, es del tamaño de un grano de arroz. Cuando se implanta, transmite un número de identificación a un escáner, el cual permite a los usuarios pagar sus bebidas automáticamente desde su cuenta bancaria.
Chase es sólo un ejemplo extremo, pero ilustra el modo en que las nuevas tecnologías eliminan gradualmente el uso de efectivo en varios países de Europa.Hoy día, alrededor de 89% de las transacciones menores a 10 libras que se realizan en Reino Unido se pagan en efectivo, pero se espera que esa cifra se reduzca sensiblemente en los próximos años a la vez que los consumidores vayan pagando todo, incluso un café y un sandwich con una tarjeta plástica, por teléfono celular o cualquier otro sistema.
Pero no todos creen que el dinero en efectivo vaya a desaparecer tan veloz y radicalmente.Jonathan Charley, vicepresidente de Servicios Financieros en la compañía de negocios y tecnología EDS, se pregunta si los minoristas estarán dispuestos a asumir los costos de integrar los nuevos sistemas de pago, destacando que muchos de los esquemas de pago electrónico no pueden ser utilizados por aquellos que no tienen una cuenta de banco.
Fuente: Futuro

Hitachi develops RFID powder

Hitachi develops super-tiny RFID chips ---
Hitachi’s new RFID chips (pictured on right, next to a human hair) are 64 times smaller than their mu-chips (left)

RFID keeps getting smaller. On February 13, Hitachi unveiled a tiny, new “powder” type RFID chip measuring 0.05 x 0.05 mm” the smallest yet — which they aim to begin marketing in 2 to 3 years.

By relying on semiconductor miniaturization technology and using electron beams to write data on the chip substrates, Hitachi was able to create RFID chips 64 times smaller than their currently available 0.4 x 0.4 mm mu-chips. Like mu-chips, which have been used as an anti-counterfeit measure in admission tickets, the new chips have a 128-bit ROM for storing a unique 38-digit ID number.

The new chips are also 9 times smaller than the prototype chips Hitachi unveiled last year, which measure 0.15 x 0.15 mm.

At 5 microns thick, the RFID chips can more easily be embedded in sheets of paper, meaning they can be used in paper currency, gift certificates and identification. But since existing tags are already small enough to embed in paper, it leads one to wonder what new applications the developers have in mind.

Fuente: Pink Tentacle

Leche Pascual implantará un chip en sus productos en 2007: quiere controlarlos en todo momento

Leche Pascual implantará un sistema de identificación con chip de radiofrecuencia a todos sus productos en 2007, lo que permitirá un rastreo exhaustivo del recorrido de cada uno de ellos a lo largo del proceso logístico, según anunció hoy el director de desarrollo industrial del grupo alimentario, Alberto Sanz.

Ya llega. Es el ‘chip lácteo’ de Pascual. La compañía emprenderá en enero un proyecto piloto de tres meses en su planta de Gurb (Barcelona) en la que implantará los chips en los envases de leche, con la intención de extender el empaquetado con este sistema de radiofrecuencia de identificación (RFID) a toda la gama de productos del grupo el próximo año.

Sistema pionero

Concretamente, este proyecto “pionero en España”, según la empresa, consiste en colocar chips en todas las unidades de empaquetado que componen los palés que salen de los 15 centros de fabricación hacia sus 22 almacenes de distribución.

De esta forma, el grupo tendrá un control automatizado de la trazabilidad de sus productos para una mayor seguridad alimentaria y mejorará la logística interna de más de 460 referencias, lo que traerá importantes ahorros, según Sanz, quien, no obstante, prefirió no aventurar una cifra.

“La tecnología nos da más beneficios de lo que pensábamos”, dijo el director de desarrollo industrial de Pascual, que participa en el Congreso de empresas fabricantes y distribuidoras Aecoc que reúne hoy y mañana en Madrid a más de 1.200 presidentes y directivos del sector de gran consumo.

Según un estudio de Aecoc, la asociación que promueve el desarrollo de esta tecnología en España, más de 50 empresas españolas han sometido ya a prueba este sistema de identificación por radiofrecuencia, entre las que figuran Correos y Renault.

Diferencias con el código de barras

A diferencia del código de barras, este sistema puede ser leído a distancia, sin que sea necesario que exista contacto físico entre el producto y el escáner de lectura.

Para el presidente de Aecoc, Juan José Guibelalde, “el consumidor va a ser el primer beneficiado” de la implantación de unos chips que contendrán toda la información relevante sobre un producto a lo largo de su vida, desde su fabricación, hasta su compra, como la temperatura a la que ha sido sometido un alimento, lo que permitiría detectar posibles alteraciones.

Fuente: Europa Press

Related Posts with Thumbnails

Calendario

September 2014
M T W T F S S
« Aug    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa