admin

Categorías

Coobis

códigos de barras

Nuevas etiqueras RFID pueden dejar obsoleto al código de barras

Investigadores de la Universidad Nacional de Sunchon Suncheon, Corea del Sur y la Universidad Rice en Houston (EE.UU.) han construido una etiqueta de radiofrecuencia para identificación que por ejemplo, se puede imprimir directamente sobre cajas de cereales y bolsas de patatas fritas. La etiqueta usa tinta mezclada con nanotubos de carbono para imprimir la electrónica en papel o plástico que al instante podían transmitir información sobre un carrito de supermercado lleno de provisiones.

«Puede pasar el carrito por un detector y le dice al instante lo que contiene», dice James M. Tour de la Universidad de Rice, cuyo grupo de investigación inventó la tinta. «No más colas, para salir con tus cosas.»

Las etiquetas RFID son ya ampliamente utilizadas en pasaportes, libros de biblioteca y «gadgets» que permiten pasar a través de las cabinas de peaje a los automóviles sin dinero en efectivo. Pero esas etiquetas están hechas de silicio, que es es más caro que el papel y tiene que ser pegado en el producto en una segunda etapa.

«Es potencialmente mucho más barato, la impresión como parte del paquete», dice Tour.

La nueva etiqueta, aparecida en la edición de marzo de IEEE Transactions on Electron Devices, cuesta alrededor de tres centavos de dólar por impresión, frente a los 50 centavos por cada etiqueta basada en silicio. El equipo espera lograr finalmente que el costo de la etiqueta esté por debajode un centavo para hacer que los dispositivos sean competitivos comercialmente.  Es capaz de almacenar un bit de información – esencialmente un 1 o un 0 – en un área del tamaño de una tarjeta de visita.

Eso no es mucho en comparación con los chips de ordenador, pero Tour dice esta etiqueta es sólo una «prueba de concepto». Coautor del estudio Gyoujin Cho de Sunchon la Universidad Nacional, junto con un equipo de «Printed Electronics Research Center» de la Paru Corporation en Suncheon, Corea, están trabajando para incluir más transistores en un área más pequeña para montar en última instancia, 96 bits en una etiqueta de 3 centímetros cuadrados. Eso sería suficiente para dar un código de identificación único a cada elemento en un supermercado, junto con información como el tiempo que  ha estado en el estante,  afirma Tour.

Las etiquetas fueron posibles gracias a la creación de semiconductores de tinta, que contiene nanotubos de carbono que  retienen la carga eléctrica. Un transistor debe ser completamente semiconductor para almacenar la información. Si hay algunos trozos de metal conductor – que permiten fácilmente la circulación de cargas eléctricas – mezclados, la tasa de retención de la información disminuirá rápidamente.

La mezcla de nanotubos creados en el laboratorio de Tour incluye tanto los nanotubos semiconductores como los conductores. La separación de los nanotubos  es «una experiencia horrible», dice Tour. «Son muy difíciles de  separar.» Así que en su lugar, el equipo ideó una manera de cubrir la realización de los nanotubos en un polímero para proteger la carga eléctrica y permitir que la tinta sea puramente semiconductora.

Una vez que tenían la tinta, Cho y sus colegas construyeron impresoras para transferir la tinta al material final. Las etiquetas se imprimen en tres capas, y uno de los obstáculos restantes para hacer las etiquetas con más memoria en menos espacio es mejorar la alineación de las capas, dice Cho.

«El trabajo es impresionante», comenta Thomas N. Jackson de Penn State University in University Park, que también está desarrollando electrónica flexible. Piensa que será difícil competir con el silicio, que está bien establecido en el ámbito de los productos de embalaje.  Pero la tecnología similar podría ser usada para hacer cosas que con la de silicona no se puede hacer, dice, como hacer vendajes inteligentes que puedan detectar infecciones o detecrar la frescura del envasado en  alimentos.

Y para aquellos que prefieren no tener en su comida ondas de radiodifusión después de llegar a casa, no teman. Tour dice que las señales pueden ser bloqueadas al envolver los alimentos en papel de aluminio.

Las empresas españolas jubilan el código de barras

Usados desde hace algún tiempo para el control de stocks y el etiquetado, en los dos últimos años se ha producido una explosión de nuevos usos. Varias empresas españolas tienen algunos de los planes de implantación de RFID más importantes del mundo.

Un informe elaborado por la Asociación Europea para la Identificación Segura, IDtrack, en colaboración con IBM, revela que un tercio de las grandes empresas españolas ya han incorporado los RFID en los productos que fabrican o manejan. Además, de las que aún no lo han hecho, el 30% tiene previsto hacerlo en los próximos años. El director de IDtrack, Lluís Soler, asegura estar «gratamente sorprendido» por los resultados. Los expertos calculan que este negocio moverá unos 17.500 millones de euros este año a nivel mundial.

COMO UN GRANO DE ARENA

Los chips o transpondedores RFID pueden ser tan pequeños como un grano de arena. Los más sencillos contienen simplemente un código que identifica de forma unívoca al producto. Pero los hay capaces de almacenar todo tipo información del objeto como una definición, los ingredientes que contiene o la temperatura ideal de conservación. Un filamento de cobre a su alrededor hace las veces de antena. El conjunto puede imprimirse en material adhesivo y un lector, similar a los de código de barras, recoge la información que contiene la etiqueta y la envía a una base de datos.

Una empresa española está a punto de hacer una de las mayores implantaciones de chips RFID del mundo. El Grupo Leche Pascual, que lleva desde 2001 haciendo pruebas con esta tecnología, va a necesitar varios cientos de millones de transpondedores a partir del año que viene. Pretende etiquetar todos los paquetes de sus productos para mejorar su trazabilidad desde los centros de producción hasta las tiendas, pasando por los centros de logística.

Si siguen el modelo de su proyecto ensayado con sus productos derivados del huevo, las cajas serán etiquetadas en el lugar de producción. Los camiones llevan antenas que leen en todo momento la información de la carga y el sistema también registra las paradas que realiza, si se abre el portalón o cualquier otra incidencia. En este caso, el mantenimiento de la cadena de frío es lo más importante.

Usados en un principio para el control de stock en los almacenes, los RFID se han extendido a todo tipo de usos. Correos, por ejemplo, tiene en marcha uno de los proyectos más grandes de Europa. Su sistema Q-RFID, establecido en sus 15 centros de tratamiento automatizado repartidos por España, permite hacer el seguimiento de los envíos, localizar paquetes extraviados, rastrear los urgentes… El objetivo es que todos los paquetes lleven un chip de seguimiento.

GUÍAS PARA CIEGOS

Los RFID no sólo sirven para etiquetar cosas. En Laveno Mombello, una pequeña localidad del norte de Italia, se está ensayando el sistema SESAMONET. Se han instalado transpondedores a lo largo de rutas para peatones con información sobre su posición. El Instituto para la Protección y la Seguridad de los Ciudadanos ha distribuido también bastones para ciegos que llevan un antena que detecta y lee los datos del chip y los reenvía a una agenda o teléfono móvil que reproduce la información mediante un audífono.

El plan es sembrar de chip varias calles de la ciudad y extender el modelo a otras localidades. El RFID permitirá así que los invidentes puedan moverse de forma autónoma. El prototipo cuenta con la colaboración de la Comisión Europea y la Unión Italiana de Ciegos. Este mismo modelo puede aplicarse para otros colectivos con discapacidad o movilidad limitada.

Autor: Miguel Ángel Criado

Fuente: Madridmas

Related Posts with Thumbnails

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa