admin

Categorías

Coobis

Una maestra leonesa precursora del libro electrónico

Actualidad Informática. Una leonesa precursora del libro electrónico . Rafael Barzanallana. UMU

«En la historia del e-book hay un eslabón perdido: el libro mecánico patentado en 1949 por una maestra española», afirma a SINC Daniel González de la Rivera. Es el nieto de doña Angelita, una maestra de orígenes leoneses que pasó su vida en Ferrol y que ha merecido su propio espacio en la entrada de Wikipedia sobre la historia del libro electrónico. La Enciclopedia Mecánica ideada por Ángela Ruiz Robles en 1949, con la patente número 190698, podría considerarse un precursor del actual e-reader.

Doña Angelita, como era conocida en su tierra, fue una maestra e inventora nacida en 1895 en Villamanín, que estudió magisterio en León y comenzó dando clases en La Pola de Gordón, aunque pasó la mayor parte de su vida en la localidad gallega de Ferrol. Durante los 80 años que vivió, Ángela inventó, escribió libros, fundó su propia academia, ayudó a los que pasaban por dificultades y cuidó de sus hijas.

Su idea más brillante se materializó en 1949, cuando patentó un libro de texto para los estudiantes que funcionaba con un sistema mecánico de aire a presión, al que se podían añadir diferentes carretes correspondientes a las distintas materias, y al que dio el nombre de Enciclopedia Mecánica.

La Enciclopedia Mecánica

Tal y como se puede leer en la descripción de la patente, el aparato «lleva unas bobinas donde se colocan los libros que se desee leer en cualquier idioma. Por un movimiento de las mismas van pasando todos los temas, haciendo las paradas que se quiera». El despliegue de las bobinas se hacía de forma mecánica, con un sistema que desplegaba los carretes.

Además, según cuenta a SINC María José Rodríguez Fortiz, profesora de Lenguajes y Sistemas Informáticos de la Universidad de Granada, el prototipo que se construyó «no incluyó toda la funcionalidad para la que había sido diseñado. La adición de sonido y luz, por ejemplo, no pudo hacerse porque tecnológicamente no había nada inventado de pequeño tamaño para incorporar al dispositivo», aclara Rodríguez.

La Enciclopedia Mecánica tenía también un hueco en el que iría una calculadora, que no se incluía en el prototipo por la misma razón que la luz y el sonido: todavía no existían máquinas de cálculo tan pequeñas.

Al igual que los lectores electrónicos actuales, el invento de Ángela permitía ‘hacer zum’ mediante una lámina transparente e irrompible que se colocaba sobre las asignaturas, y que podía «llevar la propiedad de aumentos», según la patente.

El texto explica que todas las piezas eran «intercambiables» y que podía colocarse «en perpendicular, facilitando la comodidad del lector, y evitando […] esfuerzos intelectuales y físicos».

Artículo completo en:  ileón.com

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa