admin

Categorías

Coobis

innovación

Apple, en vez de innovar, copia

Infografía: siete innovaciones molestas de internet

Actualidad Informática. Infografía: siete innovaciones destacadas de internet. Rafael Barzanallana

No surgió el ojo para ver

Actualidad Informática. No surgió el ojo para ver. Rafael Barzanallana. UMU

NO surgieron los oídos para oír, ni los ojos para ver, ni las piernas para andar. Oímos porque tenemos oídos, vemos porque tenemos ojos, y andamos porque tenemos piernas. La primera expresión denota la existencia de propósitos; la segunda, no. Y esa distinción es muy importante. De modo similar, Watson y Crick no investigaron la estructura del ADN para que se pudieran crear organismos transgénicos; y sin embargo, décadas después -gracias, entre otras, a sus investigaciones- se han podido crear esas modernas «quimeras».

Desde comienzos del siglo XX, ciencia y tecnología no han dejado de interaccionar. La ciencia ha sustentado el progreso tecnológico y la tecnología ha apoyado el científico. Ambas han progresado conjuntamente gracias a la curiosidad y la creatividad humana. La curiosidad ha impulsado la búsqueda de explicaciones a los fenómenos de la naturaleza, y gracias a la creatividad se han encontrado buenas explicaciones y hallado soluciones para resolver muchos problemas. A científicos e ingenieros les mueve su curiosidad y todos ellos se valen de su creatividad. La innovación es otra cosa. Innovar consiste en convertir ideas en nuevos productos, servicios o procedimientos y si, mediante su difusión, se imponen en el mercado, tienen éxito. Hay innovaciones basadas en conocimiento científico-tecnológico, y las hay basadas en otras formas de conocimiento, o en intuiciones y chispazos de unos pocos. Pero la esencia de las actividades científico-tecnológicas es diferente de la de las innovaciones. El motor de la ciencia es la curiosidad; el de la innovación es la búsqueda del éxito económico. El desarrollo científico reporta a nuestra sociedad beneficios múltiples, porque la ciencia genera conocimiento, mejora el nivel educativo y cultural de la ciudadanía, promueve la tolerancia, propicia la transparencia y es, por todo ello, un componente esencial de las sociedades abiertas. Y además, cuando es fuente de innovaciones, genera riqueza y bienestar.

La innovación es un factor de crecimiento económico y de mejora del bienestar, tanto si se basa en descubrimientos científico-tecnológicos, como si se fundamenta en otros procesos; por eso es tan importante. Pero que algo sea importante no quiere decir que su promoción deba ligarse a la de otras actividades también importantes. Raro será el joven bachiller que quiera estudiar ciencia para innovar, y raro el científico que se dedique a esa tarea con ese propósito; lo hacen para satisfacer su curiosidad.

Muchos piensan que la ciencia debe justificar su práctica y desarrollo porque es fuente de innovación. Pero eso es un error. Cuando la ciencia acaba siendo fuente de innovación ello ha sido el resultado de un proceso que bien podría haber cursado de otro modo, porque la conexión entre ciencia e innovación es azarosa, difusa. Por eso, no es bueno justificar el apoyo a la ciencia en función de la innovación que generará, porque quizás esta o aquella investigación no traigan innovación alguna; a pesar de ello, seguirá siendo socialmente beneficiosa. Al ligar a la innovación el interés de la ciencia y la tecnología se renuncia a valorar éstas por sus propios méritos, se las convierte en subsidiarias de un proceso cuyo motor y condicionantes son diferentes, y se las desposee de los atributos que las hacen atractivas y merecedoras de especial atención. En el fondo, es como si se desconfiase de su potencial, como si se considerase necesario reforzarlas con un aditamento, por el temor, quizás, de que carezcan de genuino interés. Muchas innovaciones tienen detrás investigación científica y tecnológica, pero pasa lo mismo que con el ojo: ni surgió el ojo para ver, ni se hace ciencia para innovar.

Fuente: Deia

Infografía, innovaciones de Nokia desde 1984

Actualidad Informática. Infografía, innovaciones de Nokia desde 1984. Rafael Barzanallana

Microsoft no es innovadora

“A diferencia de otras compañías, Microsoft nunca desarrolló un verdadero sistema de innovación”, dice Dick Brass, un ex vicepresidente de la empresa, en una columna publicada hoy en el New York Times.

En el texto, Brass se pregunta por qué Microsoft, “la compañía más famosa y próspera de tecnología de Estados Unidos, ya no nos trae el futuro, sean tablets como el iPad, e-books como el Kindle de Amazon, smartphones como Blackberry y el iPhone, buscadores como Google, sistemas de música digital como el iPod e iTunes, o servicios web como Facebook o Twitter”.

“A pesar de tener uno de los más grandes y mejores laboratorios corporativos del mundo, y el lujo de no tener uno, sino tres gerentes de tecnología, la compañía rutinariamente logra frustrar los esfuerzos de sus pensadores visionarios”, declara lapidariamente Brass.

De acuerdo al ex ejecutivo, Microsoft se ha transformado en un “innovador torpe y no competitivo”, cuyos productos son “satirizados, muchas veces injustamente pero a veces con razón”. Brass pone dos ejemplos. El primero se refiere a un grupo dentro de la empresa que desarrolló una forma muy clara para desplegar texto en la pantalla, haciéndolo más fácil de leer, con la idea de ayudar la venta de e-books.

Sin embargo, otros grupos dentro de la empresa se sintieron amenazados por este invento llamado ClearType, y lo sabotearon diciendo que la tecnología hacía que se viera mal y que a los lectores les doliera la cabeza. Pasó una década antes de que ClearType apareciera finalmente en Windows.

El segundo ejemplo relata que en 2001, cuando se estaba desarrollando el tablet PC en Microsoft, el vicepresidente a cargo de Office decidió que no le gustaba el concepto, ya que él prefería los mouses y teclados en lugar del stylus que los equipos ocupaban entonces.

Para garantizar que el proyecto fracasaría, se rehusó a modificar las aplicaciones de Office para que funcionaran con el tablet, de modo que para ingresar un número en Excel era necesario escribirlo en una caja especial que se abría aparte y transferir el texto a Office. Un sistema “molesto, torpe y lento”, dice Brass, apuntando que hasta el día de hoy Office no se puede usar bien con un tablet, continuamente saboteado por la misma compañía

Microsoft “ha creado una cultura corporativa disfuncional en la que los grandes grupos establecidos tienen permitido sermonear a los equipos emergentes, minimizar sus esfuerzos, competir injustamente contra ellos por los recursos y eliminarlos de la existencia en el tiempo”.

Brass señala que Microsoft tiene un “pasado fabuloso y un envidiable y próspero presente”, pero que si no recupera su chispa creativa, está en duda si tendrá mucho futuro.

Fuente: FayerWayer

Algunos derechos reservados bajo una licencia Creative Commons

___________________

Enlaces relacionados con Microsoft:

Related Posts with Thumbnails

Calendario

marzo 2024
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa