admin

Categorías

Coobis

hologramas

La realidad aumentada pronto estará en los parabrisas

Actualidad Informática. La realidad aumentada pronto estará en los parabrisas. Rafael Barzanallana

 

Hay pantallas que indican al conductor las direcciones para circular, la  velocidad o hacia que lado girar, en el parabrisas del vehículo. Algunos  sistemas vienen directamente de fábrica, otros se consiguen en el mercado de accesorios, pero ninguno de ellos incorporan la realidad aumentada como el próximo dispositivo Navion de WayRay.

En lugar de lanzar pequeñas flechas de giro en el campo de visión, Navion proyecta flechas holográficas que siguen el camino delante del coche y también la vía donde tiene que girar. No hay necesidad de mirar a la pantalla de navegación en la consola central para averiguar si la voz de robot que pronuncia todo mal está diciendo tomar este desvío o el siguiente. Navion  muestra flechas verdes a lo largo de la ruta correcta, justo en frente de tus ojos. No requiere auricular.

Navion utilizará controles de gestos, pero mientras los ojos del conductor seguirán siendo viendo la ruta, es posible que desee mantener sus manos sobre el volante. La página web de WayRay dice que los controles de gestos del sistema funcionarán tan fácilmente como tocando botones físicos y girando palancas, pero cualquiera que haya tratado de maniobrar con una Xbox Kinect se mostrará escéptico sobre esa afirmación. También hay un componente de control de voz, que al menos mantiene sus manos donde deben estar.

WayRaym con sede en Suiza, fabricante de Navion dice que el sistema funcionará con un smartphone y cualquier coche. Estará listo para el envío para el otoño de 2015, y puede inscribirse en la página web de WayRay para obtener actualizaciones por correo electrónico.

Holograma de color utiliza nanopartículas plasmónicas para almacenar amplias cantidades de información

Actualidad Informática. Holograma color utiliza nanopartículas plasmónica para almacenar amplias cantidades de información. Rafael Barzanallana

En el siglo cuarto, los romanos construyeron un vaso de vidrio especial, la copa de Lycurgus, que cambia de color dependiendo de qué manera la luz brilla a través de él. El vidrio está hecho de plata finamente molida y polvo de oro que produce un efecto de  dicroismo, que cambia el color del oro. Aunque los creadores de la copa de Licurgo probablemente  no conocían el mecanismo responsable de que el  vidrio cambie de color, hoy en día los científicos reconocen el mecanismo de resonancia de plasmones de superficie, y es un fenómeno que continua manteniendo gran interés científico.

En un nuevo estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, Yunuen Montelongo, y colaboradores., en la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, han usado  resonancia de plasmones de superficie como una nueva manera de construir hologramas. Al igual que en la copa de Lycurgus, los nuevos hologramas pueden cambiar de color debido a la dispersión de luz por nanopartículas de plata de tamaños y formas específicas. Debido a su capacidad de crear simultáneamente dos colores y almacenar cantidades de información, los nuevos hologramas podría tener aplicaciones en pantallas 3D y dispositivos de almacenamiento de información, entre otros.

«Este experimento se inspira en las propiedades ópticas únicas mostradas por la copa de Lycurgus,» «Esta excepciona pieza cambia de color de acuerdo a la posición de la fuente de luz. Iluminada de un lado se ve verde, si está iluminado del otro se ve roja.  Además, en contraste con los efectos dicroicos producidas por algunas cristales, como ópalos preciosos, los efectos coloridos de esta taza tienen poca dependencia de la posición del observador. De hecho, el dicroísmo encontrado en la copa tiene origen diferente de los cristales y el ‘efecto plasmónico’ no se ha observado en materiales que se encuentran de forma natural».

Aunque hay varias maneras diferentes de construir hologramas, casi todos los hologramas tradicionales son de un solo color, y los hologramas multicolor hacen que existan limitaciones. Por ejemplo, no existe una metodología que pueda producir hologramas multicolor de una superficie.

Aquí, los investigadores demostraron que es factible construir hologramas multicolor de un solo plano. Los nuevos hologramas consisten en el diseño de precisión de nanopartículas de plata sobre un patrón de sustrato.

Una diferencia clave en los nuevos hologramas es el menor tamaño de las franjas de difracción,  que controlan la interferencia de la onda de luz. En hologramas tradicionales, estas franjas son más grandes que la mitad de la longitud de onda de la luz. En contraste, las franjas están aquí reemplazado con nanopartículas de menos de la mitad de la longitud de onda de la luz. Los investigadores mostraron que la difracción de banda estrecha,que crea los colores, es producida por la dispersión óptica plasmónica-mejorada de las nanoestructuras.

La sublongitud de onda ofrece algunas ventajas. Por ejemplo, dos tipos diferentes de nanopartículas plasmónicas se pueden multiplexar, o combinar pero no acoplar, a distancias de sublongitud de onda. Mediante el uso de nanopartículas de plata con diferentes formas y tamaños, los investigadores pudieron controlar los colores.

Además de proporcionar múltiples colores, la multiplexación de nanopartículas tiene la ventaja de aumentar los límites del ancho de banda de la información. Los investigadores demostraron que cada nanopartícula porta información independiente, de forma que la polarización y la longitud de onda, pueden ser controladas de forma simultánea. Con doble cantidad de nanopartículas, la cantidad total de la información binaria almacenada puede superar los límites tradicionales de la difracción.

«Se ha demostrado que nanopartículas con propiedades resonantes pueden ser desacopladas a  distancias de sublongitud de onda, de forma que los campos electromagnéticas tienen su interacción mínima», dijo Montelongo. «El dispositivo presentado demuestra que estas nanopartículas pueden almacenar y transferir información independiente más allá de los límites de difracción, a diferencia de las estructuras no resonantes. Debido a este fenómeno natural, ha sido posible mostrar, por primera vez, un holograma con imágenes a color en 180 grados. Esta proyección es tan amplia que no es posible mostrarla en un plano, y se debe  usar una esfera de difusión «.

Estas características hacen que el nuevo holograma sea muy atractivo para aplicaciones futuras.

«Además de la aplicación obvia en la sustitución de los típicos hologramas de arco iris de tarjetas de crédito y los elementos de seguridad, este fenómeno puede ser usado para la proyección de imágenes en esferas, lo cual hasta ahora no se ha logrado con la óptica convencional», dijo el coautor Calum Williams en la Universidad de Cambridge. «Por otra parte, este concepto se puede aplicar como base para producir pantallas dinámicas a color en tres dimensiones. En el área de la informática, estas configuraciones holográficas podrían  almacenar información en áreas de sublongitud de onda. Esto significa que  dispositivos de almacenamiento de datos ópticos como CD, DVD o Blu ray podrían expandir sus límites de almacenamiento «.

Fuente: http://phys.org/news/2014-08-hologram-plasmonic-nanoparticles-large-amounts.html#jCp

Yunuen Montelongo, et al. «Plasmonic nanoparticle scattering for color holograms.» PNAS Early Edition. DOI: 10.1073/pnas.1405262111

Hologramas 3D en colores

Una manzana roja con hojas de color verde que parece bastante real para coger en la mano, pero allí no hay nada para tocar. Esto es porque la manzana es un holograma, una imagen tridimensional proyectada  mediante luz (fig. 1). En abril de 2011, el científico jefe de RIKEN Satoshi Kawata, el jefe del Laboratorio de Nanofotónica en el Instituto Avanzado de Ciencia en Wako, junto con su colega Miyu Ozaki, un científico visitante de la RIKEN, logró desarrollar un principio de la holografía  distinto de los métodos convencionales que hace que sea posible reconstruir un objeto tridimensional a todo color. La clave de su éxito reside en la superposición de una capa delgada de plata en la que los plasmones -oscilaciones colectivas de electrones libres en un metal- estaban muy excitados. En los últimos años, la investigación sobre los plasmones de superficie se ha expandido rápidamente en un contexto de notables avances en la nanotecnología, ayudando a establecerse como un campo de la ingeniería. Además de los hologramas, Kawata también ha llevado a cabo investigaciones innovadoras sobre aplicaciones de plasmones de superficie en nanotecnología de lentes.

Actualidad Informática. Hologramas 3D en colores, mediante plasmones. Rafael Barzanallana

Hologramas a todo color

Hace siete años, durante una entrevista con RIKEN en febrero de 2005, Kawata  citó, «lo que quiero hacer es dos cosas, una de las cuales es pionera de la nueva disciplina de la plasmónica.» Desde entonces, ha sido autor de varias publicaciones históricas de  plasmónica , incluyendo un artículo que en coautoría con Miyu Ozaki, titulado «Holografía de plasmones de superficie con iluminación de luz blanca», que apareció en Science (abril 2011).

«En los últimos años,  películas en tres dimensiones (3D) y televisores capaces de imágenes en 3D han ido ganando popularidad, pero las imágenes de los objetos que vemos son en su mayor parte, son nada más que pares de imágenes planas reconocidas como objetos en 3D por el cerebro debido al efecto de paralaje lateral, «Ozaki explica. «Mientras tanto, la holografía ha estado durante mucho tiempo disponible como una técnica clásica para la presentación de imágenes en 3D.  Se puede haber visto una imagen estereoscópica de color rojo o azul que flota en el aire en un parque de diversiones o museo de la ciencia. Sin embargo, es difícil crear hologramas de color debido al principio detrás de la técnica. Hemos tenido éxito en el desarrollo de la holografía a todo color con un nuevo método. La manzana roja con hojas verdes que se muestra en la figura es un ejemplo», dice Ozaki. Los plasmones de superficie han permitido que Kawata y Ozaki lograran producir hologramas que son distintos de los convencionales.

Un holograma es como una fotografía que registra las ondas de luz dispersas de un objeto, y reconstruye el objeto en tres dimensiones cuando el objeto no está realmente presente. La imagen que podemos ver es el resultado de la luz capturada que ha chocado con y se han dispersado por el objeto. «Para la grabación, se utiliza un haz  láser,  que se divide en dos haces idénticos. Las luces del haz iluminan el objeto, y la luz reflejada por el objeto se aplica a un material sensible a la luz, tal como una película fotográfica. Al mismo tiempo, otra fuente de luz llamado haz de referencia se superpone sobre el material fotosensible, «explica Kawata. «Los dos rayos interfieren entre sí y producen un patrón de bandas claras y oscuras. Esta franja de interferencia contiene información de la luz difundida por el objeto, incluyendo información sobre la forma del objeto, que luego se graba en el material fotosensible  u holograma. Para reconstruir el objeto en tres dimensiones, con luz ordinaria se ilumina el holograma pregrabado. La iluminación es difractada por la franja de interferencia pregrabada en el holograma para regenerar la onda de la luz dispersada por el objeto durante la grabación. Cuando vemos el holograma con iluminación, parece como si el objeto está realmente presente».

Para obtener una franja de interferencia exhaustiva, un láser que produzca ondas de luz con  patrones uniformes cresta a cresta y valle a valle  debe ser utilizado como el haz de referencia. El color de la luz difractada es influenciado por el haz de láser que se utiliza, por lo que la imagen reconstruida a través de un holograma convencional es del mismo color que el láser utilizado. Esta es la razón por la que la mayoría de los hologramas son monocromáticos. «Nuestro sistema recientemente desarrollado  emplea rayos láser para grabar el holograma, pero no utiliza ningún rayos láser para el haz de iluminación que se requiere para la reconstrucción de la imagen. En su lugar, se utiliza un haz de luz blanca, que comprende una mezcla de diferentes longitudes de onda. Dado que los tres colores primarios de la luz, rojo, verde y azul (RGB) pueden ser extraídos de la luz blanca, las imágenes estereoscópicas se reconstruyen a partir de hologramas en las que los respectivos colores, y las tres imágenes estéreo se superponen para obtener una imagen combinada  a todo color» afirma Kawata.

La extracción de los tres colores primarios de la luz blanca se logra  utilizando resonancia de plasmones superficiales. «La clave para la extracción de RGB por separado de la luz blanca reside en la superposición de una película de plata fina sobre el material fotosensible. De este modo, polaritones plasmones de superficie (SPP) se excitan en la película fina», dice Ozaki.

Un metal contiene un gran número de electrones libres que oscilan juntos mientras que simultáneamente interactúan entre sí. Esta oscilación colectiva de electrones libres en un metal es lo que se llama un plasmón. Un plasmón está siempre acompañado por un campo de fotones o electromagnético. En las superficies del metal, plasmones y fotones se propagan a lo largo de la superficie, y a esta combinación se le llama polaritones plasmones de superficie  (SPP). La figura 2 ilustra cómo funciona SPP. Cuando un haz de luz monocromática a una longitud de onda particular, se aplica a una película delgada de metal a través de un prisma, que se refleja totalmente en ángulos de incidencia entre el ángulo crítico (C) y 90 grados. Al mismo tiempo, existe poca luz cerca de la cara límite. La excitación resultante son ondas evanescentes SPP a lo largo de la superficie de la película delgada de metal. Por lo general, un SPP no es excitado por la luz que incide sobre la película de metal, con la única excepción de un ángulo de resonancia SPP. En un ángulo de resonancia, la energía de la luz incidente se transfiere a los SPP más que a la luz reflejada. Usamos el campo de luz evanescente asociado con SPP para iluminar un holograma.

Actualidad Informática. Hologramas 3D en colores, mediante plasmones. Rafael Barzanallana

La resonancia de plasmón superficial se ve en los parámetros dados de espesor de la película, el material, el ángulo de incidencia de la luz, y la longitud de onda de la luz. En el caso de la luz blanca, que es una mezcla de diferentes longitudes de onda, el ángulo de incidencia varía como una función de longitud de onda para RGB. «Hacemos el mejor uso de este mecanismo. Al cambiar el ángulo de incidencia con un valor que se adapte a RGB, podemos extraer rayos de luz en las tres R, G y B por separado los colores de la luz blanca misma «, dice Ozaki.

Una poderosa herramienta que mejorará la tecnología de las comunicaciones

Mientras que el diagrama del sistema de la figura. 2 comprende sólo dos componentes (un prisma y una película delgada de metal), el holograma desarrollado por Kawata y Ozaki (fig. 1) tiene tres capas. Estas capas forman parte de una fina película de material fotosensible, una película de plata delgada y  película de sílice fina (SiO2),  apiladas en un prisma de vidrio con ondulaciones que se corresponden con las franjas de interferencia para los tres colores R, G y B en los tres capas. Un holograma, no se produjo solamente por la película delgada sensible a la luz, sino por  las tres capas como un conjunto. La película fina de plata, que sirve para facilitar la separación de colores, es de 55 nm de espesor, y las ondulaciones que emparejan las franjas de interferencia son de alrededor de 25 nm de altura. El espesor total de las tres capas es de varios cientos de nanómetros.

«Los tres ángulos de incidencia de la luz blanca (rojo, verde, azul) se han ajustado con antelación para permitir que la resonancia de plasmones superficiales se produzca para cada uno de los colores R, G y B», explica Ozaki. «Un haz de luz blanca aplicada en tres direcciones, como se muestra en la fig. 1, excita los SPP en cada color, y los campos electromagnéticos resultantes son holográficamente difractados para reconstruir una imagen estéreo. Mirándola desde arriba, el espectador puede ver una imagen estéreo a todo color «. El holograma creado en este experimento mide 38 mm de longitud y 26 mm de ancho, un colgante de tamaño de la punta de los dedos  con la imagen de una manzana .

«Este logro permitirá encontrar aplicaciones en los dispositivos de visualización en tres dimensiones en el futuro», dice Ozaki. «En el caso de los hologramas generados por el uso de plasmones de superficie, la luz blanca solo sirve como la luz incidente, y los haces pueden ser aplicados por detrás, por lo que nuestro sistema puede ser utilizado en dispositivos pequeños como teléfonos inteligentes.»

Ozaki observa que persisten algunos problemas por resolver antes de que el sistema puede ser puesto en práctica. «El sistema debe ser mejorado para permitir que objetos más grandes puedan ser fotografiados. Además, los ángulos de visión de las imágenes estéreo se limitan ahora a unos 25 grados tanto vertical como lateralmente, por lo que este rango debe ampliarse. Sin embargo, estos problemas de ingeniería puede ser resueltos. Con nuestro sistema, que también tienen como objetivo la creación de imágenes en movimiento. Mediante el uso de plasmones de superficie y la holografía en combinación, diversidad de enfoques están disponibles, y que posteriormente se puede utilizar con un enfoque técnico que sea totalmente diferente de la técnica que se acaba de anunciar «, dijo Ozaki.

Ampliar en:  PHYSICS.ORG

 

Related Posts with Thumbnails

Calendario

diciembre 2022
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa