admin

Categorías

Coobis

servicio técnico

Filtran el documento de Apple que determina qué averías de iPhone aceptan y cuáles no

Averías Apple

Creencias erradas sobre informáticos

Actualidad Informática. Creencias erradas sobre informáticos. Rafael Barzanallana. UMU

La creencia popular, hace propensos a los informáticos a ser requeridos o incluso obligados a dedicarnos a tareas o recibir ciertas atribuciones que en más de una oportunidad, nos hacen plantearnos serias dudas sobre el CI de la especie humana.

En el sitio Mendolotudo,  describen situaciones reales que suelen sucederle a los  informáticos:

  • “Se me cortó internet, ven a arreglármelo”: A ver, señora, señor, mamá, papá, pedazo de eunuco llamado persona. En caso que tengas un problema dentro de tu casa, sea ese aparatito llamado modem, sea el cablecito que se te aflojó, o algo que esté a mi alcance, yo te ayudo. Pero si a Speedy, Supercanal, CompumundoHipermegaRed o el proveedor que tengas se le antojó cortarte el servicio. Paga la factura, bardeá al subnormal que tengas al otro lado del servicio de atención al cliente, pero no me vengas a pedir que me pare de mi cómoda silla de la pc para ver tu problema insolucionable porque puedo usar el cable del mouse como látigo sin piedad.
  • “Pasame este documento en Word”: No confundamos ofimático con informático. Que sepa manejar una computadora no me hace tu secretaria ni procesador de textos particular. Aprende a usar las manos para algo más útil y agarrá el teclado.
  • Este es un caso particular que me pasó hace un par de años. Una noche, recibo la llamada de una amiga en estado de crisis, que me pide por favor que vaya a ver su impresora que no enciende. La urgencia reside en que tiene que entregar un trabajo para la facultad al día siguiente. Como buena amiga-servicio técnico, voy y me pongo a analizar a la paciente. Pruebo y no enciende, reviso por dentro, reviso configuración de la pc y realizo todos los pasos conocidos a la hora de encontrarse con un caso así. Cuando, no encontrando la razón, se me ocurre pensar lo más imposible, y sigo mi instinto. Dos minutos más tarde le presento una impresión fresca a mi amiga, que me pregunta: “¿Qué hiciste? Yo probé de todo y no andaba”. Mi respuesta fue un simple: “La enchufé”.
  • “Hazme una cuenta en…”: Sabemos que el boom de estas épocas son las miles de redes sociales y demás cosas, las cuales están lógicamente preparadas para personas que no poseen un título universitario en informática. ¿Qué es lo que no entienden de rellenar cuadritos con datos personales? ¿No saben escribir un apellido, un nombre, un mail? ¿SON ANALFABETOS ACASO QUE NO SABEN LEER?
  • No sé por qué pero no paro de sentirme insultada cuando padres de niños chicos y viciosos de jueguitos estúpidos se agrandan diciendo que sus hijos hacen “de goma” la computadora sólo porque pasan una cantidad obscena de horas frente a la idiotizante pantalla.
  • Más de una vez he recibido consultas sobre si es verdad que se han ganado un iPad o demás promesas falsas cibernéticas.
  • No todavía sigo sintiendo cierto pudor cuando tengo que limpiar máquinas llenas de virus causadas por páginas porno de personas sumamente onanistas o de parientes cercanos de las mismas. Sí, también se van a tener que parar a buscar el diccionario para saber a qué me refiero.
  • No nacimos para bajar música, películas y vídeos a antojo del cliente. Somos piratas por excelencia, pero tampoco es para que nos usen de mulas.
  • Los informáticos no somos todos raros ni frikis que nos dedicamos todo el día a escuchar electrónica, a usar lentes de marco ancho y pensar cosas nerds.

Cómo solucionar problemas en un disco de iMac

Actualidad Informática. Cómo solucionar problemas en un disco de iMac. Rafael Barzanallana. UMU

Un buen día, te levantas, le das al botón de tu iMac y descubres que no arranca. Sólo ves una espartana pantalla con una manzana mordida en el centro. Afortunadamente, hace tiempo instalaste Linux también y Linux sí funciona (he de decir en este punto que este iMac ejecuta Linux el 99,9% del tiempo).

Tras buscar un poco en Internet y encontrar maravillosas combinaciones de teclas, consigues que en lugar de la manzana te salga algo parecido a una consola y, entonces, descubres que el disco duro está dando problemas y que hay una zona de sectores defectuosos que afectan a la partición del Mac OS X.

«Bien», te dices, «voy a ver cómo se cambia el disco duro de estos bichos». Buscas de nuevo y aparecen unos maravillosos vídeos que te explican cómo hacerlo, y ves que necesitas unas ventosas para empezar y después ir eliminado diversos componentes hasta llegar al disco duro. «Pufff, ¡qué pereza!», piensas mientras los ves.

Ante esa lacra de la sociedad que llamas «falta de tiempo», comienzas a buscar algún servicio técnico que te pueda solucionar el problema. El primer presupuesto que te pasan es de ¡420 euros + IVA! por cambiar el disco duro defectuoso por otro idéntico. Sin salir de tu asombro, buscas otra opción y te ofrecen cambiártelo por unos 180 euros, mano de obra incluida. «Bueno, no está mal», murmullas con alivio.

Sin embargo, cuando parece que has encontrado la solución, te das cuenta de que el disco duro lleva un sensor de temperatura interno que el Mac OS X utiliza para controlar la velocidad de los ventiladores, por lo que no vale cualquier disco duro. Si no conectas el sensor, los ventiladores funcionarán a toda potencia y te dejarán la cabeza como un bombo. Le comentas lo del sensor a la chica de la tienda por correo y le preguntas cuándo puedes ir a hacer la reparación y…. la respuesta nunca llega. «¿Es posible que no supieran lo del sensor de temperatura?», te preguntas intentando encontrar una explicación a tu triste desamparo.

Harto ya un poco de dar tantas vueltas, al final decides solucionar tú mismo el problema. Ya que los sectores defectuosos están a 1GB desde el principio del disco, creas una partición vacía de 100 GB (ya que el OSX no te permite hacerla más pequeña) y saltas así los sectores defectuosos. A continuación, creas una nueva partición para el OSX y restauras desde la última copia que hiciste con el Time Machine. Tras esperar ¡7 horas en restaurar unos 90 GB!, tienes de nuevo tu iMac funcionando, tanto con OSX, como con Linux (cuyas particiones no has tocado y, por tanto, no has tenido que restaurar).

Apple no repara los ordenadores de los fumadores

Según la página web de una asociación de consumidores estadounidense, al menos en dos ocasiones los técnicos de Apple se han negado a reparar ordenadores porque éstos eran de fumadores.

La web recoge el testimonio de dos usuarios que les enviaron sendas cartas, con copia también a Steve Jobs, cofundador de la compañía, en las que cuentan cómo la garantía de sus ordenadores quedó invalidada por ser fumadores, según les explicaron desde el servicio de reparaciones.

«Cuando pedí una explicación, me dijeron que está contaminado por el humo de los cigarrillos, lo que consideran una amenaza. Comprobé mi garantía y no dice nada de que no se cubran las reparaciones si el propietario es fumador», explica una de las cartas recibidas por la asociación.

Fuente:  Qué

____________________

Enlaces de interés:

Actualidad informática. Noticias Apple

Historia informática. Los microordenadores se hacen familares

Historia microordenadores. Divulgación informática

Historia de la Informática. La era de la electrónica. Divulgación informática

¡La informática en un garaje! 1971 – 1976. Divulgación informática

Apple estafa (queja sobre el servicio técnico)

Uso (aunque no habitualmente) un MacBook, que desde hace unas semanas empezó a apagarse de forma súbita.
Como ciudadano aplicado y usuario responsable, acudo al Servicio Técnico de mi ciudad tal como me indican en la tienda donde había comprado el portátil de Apple. Aporto todos los documentos acreditativos pero la empleada los obvia porque con un simple vistazo al número de serie comprueba en su base de datos que está en periodo de garantí­a.
Qué tranquilidad, me digo, al saber que existe un control riguroso de fabricación. Dejo el ordenador y al cabo de dos días me avisan de que ya puedo pasar a recogerlo. Pregunto por el motivo de la averí­a o disfunción y me aclaran que han actualizado el firmware. ¿Qué?, me pregunto como usuario inhabitual de Mac, ¿un portátil tan solvente como este no incorpora un sistema de actualización automática o al menos algún tipo de recordatorio para ejecutarla de forma manual?
En fin, acudo a recoger el MacBook y la empleada me lo entrega. «Son 58 euros» me dice sin pestañear. ¿Qué????????? ¿Y la garantí­a? Y me dice que entiende mi sorpresa y no se extraña cuando le digo que voy a reclamar donde pueda, pero que la garantía sólo cubre el hardware y mi caso es de software, que por lo visto se tarifica a 50euros la hora. Actualizar un firmware, ¿una hora de dedicación exclusiva? ¿Desde cuándo una aquí­ la historia.
Después de haber leído en ocasiones que Apple es el peor enemigo de Apple por el desastroso servicio de entrega y atención comercial, mi anécdota va más allá. La poí­tica practicada por Apple y recogida en su leonino contrato de venta de ordenadores es un ejemplo extremo de lo que siempre afirma Stallman: “El software privativo es malévolo» Y añado: «El hardware privativo es malévolo». Prepotente, abusivo, blindado, ladrón, taimado, estafador.

Justo en una época de relanzamiento de Apple como marca fiable de productos exquisitos y vanguardistas, desde el iPhone a AppleTV, descubro que toda esta atractiva oferta tiene un precio: la indignidad del usuario, maltratado como un súbdito sin derechos.

Nota: si este episodio llega a oídos o manos de algún ejecutivo de Apple, conservo la factura con los datos del servicio técnico que me ha estafado 58 euros con premeditación y alevosí­a

Fuente: DespuesdeGoogle

Related Posts with Thumbnails

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Spam

Otros enlaces

  • Enlaces

    Este blog no tiene ninguna relación con ellos, ni los recomienda.


  • Paperblog

    autobus las palmas aeropuerto cetona de frambuesa