Comer la placenta, una moda peligrosa y sin beneficios

Placenta supplementCelebridades como Kourtney Kardashian han alabado los beneficios de las ‘vitaminas’ de sus propias placentas, despertando así el interés por la práctica de comer la placenta después del parto. Ahora, una revisión de la Universidad de Northwestern, en Evanston, Illinois, Estados Unidos, de 10 estudios de investigación publicados sobre placentofagia no encontró ningún dato humano o animal que sustente la idea de que comer la placenta, ya sea cruda, cocinada o encapsulada, ofrece protección contra la depresión postparto, reduce el dolor tras el alumbramiento, aumenta la energía, ayuda con la lactancia, promueve la elasticidad de la piel, mejora la vinculación materna o repone el hierro en el cuerpo.

Más preocupante todavía es que no hay estudios que examinaran el riesgo de ingerir la placenta, una práctica llamada placentofagia, que actúa como un filtro para absorber y proteger al feto en desarrollo de las toxinas y los contaminantes, alertan los científicos, cuyo trabajo se publica este jueves en Archives of Women’s Mental Health.

“Hay una gran cantidad de informes subjetivos de mujeres que perciben beneficios, pero no ha habido ninguna investigación sistemática que analice los beneficios o el riesgo de la ingestión de la placenta”, destaca el autor del estudio, Crystal Clark, profesora asistente de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Northwestern.

Ampliar en: herenciageneticayenfermedad

Related Posts with Thumbnails
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

*

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes