Etiquetado de alimentos transgénicos

Toca Comer. Etiquetado de alimentos transgénicos . Marisol Collazos Soto, Rafael Barzanallana

Esta es una traducción de la Declaración de la Junta de Directores de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS) [PDF] sobre el etiquetado de los alimentos modificados genéticamente.


Hay varios esfuerzos en curso para exigir el etiquetado de alimentos que contienen productos derivados de los cultivos genéticamente modificados, conocidos comúnmente como los cultivos transgénicos u OGM. Estos esfuerzos no son impulsados por la evidencia de que los alimentos transgénicos sean realmente peligrosos. En efecto, la ciencia es muy clara: el mejoramiento de cultivos por las modernas técnicas moleculares de la biotecnología es seguro.

Más bien, estas iniciativas son impulsadas por una variedad de factores, que van desde la percepción persistente de que estos alimentos son de alguna manera “antinaturales” y potencialmente peligrosos al deseo de obtener una ventaja competitiva mediante la legislar para fijar una etiqueta destinada a causar pánico. Otra idea falsa utilizada como justificación para el etiquetado es que los cultivos transgénicos no han sido probados.

La UE, por ejemplo, ha invertido más de 300 millones de euros en la investigación sobre la bioseguridad de los OGMs. Su reciente informe afirma: “La principal conclusión que puede extraerse de los esfuerzos de más de 130 proyectos de investigación, que abarca un período de más de 25 años de investigación y la participación de más de 500 grupos de investigación independientes, es que la biotecnología y los OMG en particular, no son por sí mismos más riesgosos que por ejemplo las tecnologías convencionales de fitomejoramiento. “La Organización Mundial de la Salud, la American Medical Association, la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, la Sociedad Real Británica, y cada otra organización respetada que ha examinado la evidencia ha llegado a la misma conclusión: el consumo de alimentos que contengan ingredientes derivados de cultivos transgénicos no es más riesgoso que consumir los mismos alimentos que contienen ingredientes de plantas de cultivo modificadas mediante técnicas convencionales de fitomejoramiento.

La civilización se basa en la capacidad de las personas para modificar las plantas para hacerlas más apropiadas como plantas de alimentos y fibra, y todas estas modificaciones son genéticas. Los avances del siglo veinte en la ciencia de la genética abrieron el camino a la utilización de productos químicos y la radiación como medio de acelerar el cambio genético para producir alimentos nutricionalmente mejorados de funcionamiento como el pomelo Rio Star rico en licopeno y literalmente bastantes miles de otras variedades mejoradas de cultivos de frutas, vegetales y granos. La genética molecular moderna y la invención de grandes métodos de secuenciación de ADN han alimentado los rápidos avances en el conocimiento de cómo funcionan los genes y qué hacen, lo que permite el desarrollo de nuevos métodos que permiten la adición muy precisa de las características útiles para los cultivos, tales como la capacidad de resistir a una plaga de insectos o una enfermedad viral, así como las vacunas protegen a las personas de la enfermedad.

Con el fin de recibir la aprobación reguladora en los Estados Unidos, cada nuevo cultivo transgénico debe ser sometido a un riguroso análisis y pruebas. Se debe demostrar que es el mismo que el cultivo primario del que se deriva y si el rasgo de una nueva proteína ha sido añadido, se debe demostrar que la proteína no es tóxica ni alergénica. En consecuencia, y contrariamente a las falsas ideas populares, los cultivos transgénicos son los cultivos más extensamente probados alguna vez en nuestro suministro de alimentos.

Se afirma ocasionalmente que la alimentar a los animales con alimentos modificados genéticamente provoca aberraciones que van desde trastornos digestivos, a la esterilidad, tumores y la muerte prematura. Aunque tales afirmaciones a menudo son sensacionalistas y reciben una gran cantidad de atención de los medios, no han resistido el escrutinio científico riguroso. De hecho, un estudio reciente de una docena de estudios de alimentación de animales bien diseñados a largo plazo que comparan papas, soya, arroz, maíz y triticale GM y no GM encontró que los GM y sus contrapartes no transgénicas son nutricionalmente equivalentes.

Es la política de larga data de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) que el etiquetado de un alimento especial es necesario si la ausencia de la información proporcionada representa un riesgo especial de salud o del medio ambiente. La FDA no requiere etiquetado de un alimento basado en el procedimiento de modificación genética específica utilizada en el desarrollo de cultivos de entrada. Exigir una etiqueta por vía de ley sólo puede servir para inducir a error y causar falsa alarma entre los consumidores.

Fuente:  DE AVANZADA

Related Posts with Thumbnails
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

*

Powered by WordPress | Designed by: Free WP Themes. | Thanks to Best Free WordPress Themes, Find WordPress Themes Free and Free WP Themes