admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

No soy una niña, soy una prostituta

Susana ya tiene 20 años. Es una chica que la pobreza del Amazonia le reparó un destino marcado por la violencia y la prostitución. Un mundo en el que vivió cada día múltiples abusos sexuales, la convirtieron en una drogodependiente y le enseñaron que una golpiza puede llevarla al abismo de la muerte.

Hoy día, disfruta de una libertad conseguida tras una redada policial que la sacó de una red de explotación infantil que la tuvo secuestrada por tres años. Desde España, donde reside bajo el estatus de refugiada nos cuenta su historia.

En el 2002 comenzó la pesadilla. Una mañana cualquiera de un pueblo minero de la Amazonia, Clara cumplía sus deberes de buscar latas y aluminio para vender hasta que sintió que el hambre le recordaba que llevaba horas sin comer. Así fue como llegó a un bar del pueblo, donde una exprostituta era la encargada de la caja. Sin saberlo, Clara pidió un pedazo de pan y lo consiguió acompañado de un vaso de coca cola. Un verdadero lujo para una pequeña de una zona donde el salario promedio por día son 5 dólares (15 bsF).

Y así comenzó a visitar con mayor frecuencia el bar. ¨La mujer se llama Gladys y recuerdo que era muy cariñosa, me daba comida y me preguntaba mucho por mi familia. Por eso le conté que mi padre no sabía quién era y mi madre estaba toda la semana fuera por que cocinaba en un campamento minero¨.

A los meses siguientes, ¨Gladys me regaló unos pantalones y unas blusas bonitas por que me decía que me estaba haciendo una mujercita. Me dió el cariño que no recibía en mi casa, así que puse toda la confianza en ella y cuando me ofreció que me fuera a vivir al bar de un amigo y así me daría trabajo, no lo pensé dos veces, actúe con el impulso de una niña de 13 años recién cumplidos¨.

Así llegó Clara a la mafía de tráfico sexual de la zona. A la Gladys no la vió nunca más y su nuevo jefe tras evaluarla decidió que debía dejarle las reglas claras. ¨En mi casa dije que me iba a trabajar, cuando llegué al bar del amigo de Gladys me di cuenta que todo estaba oscuro, que el hombre era fuerte y tenía a tres amigos más a su alrededor, me preguntó la edad, que se me había venido la regla y me pidió que me acercara. Luego me tocó los senos, y todo el cuerpo, yo intenté zafarme, pero de un sólo jalón me di cuenta que estaba atrapada¨.

La pesadilla apenas comenzaba. Clara esa misma noche conoció a sus compañeras de trabajo, otras chicas que reconocía de barrios cercanos. La joven recuerda cómo la impresionó la tristeza de las chicas, quienes poco hablaban entre ellas y muchas tenían la mirada perdida. ¨Lo que más recuerdo es el mal olor que había, la pobreza de las habitaciones y la capacidad de juntar a tantas chicas (unas 8) en una pieza en la que era para unas tres personas¨.

A las pocas horas, Clara acudió a la oficina por orden de su jefe. ¨Allí me dijo que el trabajo sería fácil a medida que yo lo permitiese. Me obligó a tomarme un vaso de alcohol y a inhalar mi primera porción de cocaína. Me golpeó y luego me obligó a que le practicara sexo oral¨.

Apenas la noche comenzaba, Clara en su primer día sólo se emborrachó y sedujo a unos cuantos clientes para que siguieran consumiendo bebidas en el bar, una de las tareas menos dura de la faena.

Pero su virginidad tenía un alto precio y ya el dueño del bar lo tenía claro. Un minero obeso, de manos gruesas, borracho y con mirada libidinosa era el cliente asignado. ¨Yo temblaba en una de las puntas de la cama, había bebido y consumido pero igual me moría de miedo, no hubo preámbulo, el hombre se bajó los pantalones, me quitó la ropa a la fuerza y tras golpearme para que dejara de llorar, logró violarme. Ese fue el primer cliente de la noche¨.

Con gran dureza en su rostro, Clara reconoce que a partir de ese momento entendió que las cosas no tenían salida atrás. ¨Es cuando con mucho dolor en todo el cuerpo reconocí y me dije a mi misma: ya no soy una niña, soy una puta¨.

Artículo completo en: Nueva prensa de Guayana

____________________
Enlaces de interés:

Asignatura Victimologia. Licenciatura en Criminología. UMU

Apuntes Derecho Penal II. Licenciatura en Criminología. UMU

Alrededor de 50 mil colombianas se dedican a la prostitución en el exterior

Registro civil y niños, en Latinoamérica

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

septiembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30