admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Archivo mensual: Junio 2011

La huella dactilar ‘no heredable’ del ADN permite “predecir” la edad

Un equipo liderado por el director del programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Institutode Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), Manel Esteller, ha analizado los cambios en el organismo debidos a la epigenética (modificaciones químicas del ADN que no alteran su secuencia pero sí su función, y que no se adquieren por herencia) en el mayor grupo de personas hasta la fecha: 1628 individuos.

Los investigadores han evaluado lo que Esteller denomina “huella dactilar” epigenética de los voluntarios, que incluye a alrededor de 1200 pacientes con distintas dolencias y casi 500 sanos. Más de 1100 de los participantes son españoles, mientras que el resto recoge diferencias étnicas.

Esteller destaca varios hallazgos que se derivan de este amplio estudio, publicado en Genome Research. En primer lugar, el análisis ha demostrado por primera vez que la huella dactilar epigenética permite “predecir la edad de una forma muy clara”. Esto podría también aplicarse a cadáveres, lo que ofrecería un instrumento más para la medicina forense.

Otro de los descubrimientos es que la huella epigenética está alterada en todos los tumores. Ni siquiera están excluidos los hereditarios pero, según explica Esteller, en dichos casos las personas “necesitan menos eventos [cambios epigenéticos] para que se desarrolle el tumor. Su huella epigenética no está tan distorsionada”.

El investigador comenta que la tecnología necesaria para realizar esta lectura “no es excesivamente cara, aunque se trata de máquinas de micromatrices [chips de ADN que permiten analizar miles de muestras al mismo tiempo] de gran tamaño. Las tienen varios centros de investigación en el mundo”. Se trata de un procedimiento similar al que ya se utiliza para ver si un tumor de mama va a ser muy agresivo, explica el científico catalán, que vaticina que su hallazgo “podría tener una salida” en la práctica clínica en “dos o tres años”.

Ampliar información en:  Comunidad Biomédica

 

Determinación de la edad a partir de la saliva

Científicos de la Universidad de California (UCLA), en Estados Unidos, acaban de desarrollar una prueba que permite averiguar aproximadamente la edad a partir de una simple muestra de saliva. “Analizando sólo la saliva podemos saber la edad de una persona sin conocer nada más sobre ella”, explica Eric Vilain, profesor de genética humana de la UCLA y coautor del estudio que publica la revista Public Library of Science (PLoS) ONE.

“Las influencias ambientales  pueden cambiar nuestro ADN a medida que envejecemos”, explicó Vilain. “Los patrones de metilación cambian a medida que envejecemos y contribuyen al envejecimiento relacionado con enfermedades”.

Usando muestras de saliva aportados por 34 pares de gemelos idénticos  varones con edades de 21 a 55 años, los investigadores de UCLA recorrieron los genomas de los hombres e identificaron 88 sitios en el ADN que muestran una fuerte correlación de la metilación con la edad. Replicaron sus hallazgos en una población general de 31 hombres y 29 mujeres de entre 18 y 70 años.

A continuación, los científicos construyeron un modelo predictivo usando dos de los tres genes con las correlaciones más fuertes  de la edad y la vinculación a la metilación. Cuando se conectan los datos de los “gemelos y las muestras de saliva del otro grupo, fueron capaces de predecir correctamente la edad de una persona con un margen  de cinco años – un nivel de precisión sin precedentes.

“La relación de metilación con la edad es tan fuerte que podemos identificar  la edad de una persona mediante el examen de dos de los 3000 millones de unidades básicas que forman nuestro genoma”, dijo el primer autor Sven Bocklandt, un ex genetista de UCLA ahora en la empresa Bioline.

Fuente: Sven Bocklandt, Wen Lin, Mary E. Sehl, Francisco J. Sánchez, Janet S. Sinsheimer, Steve Horvath, Eric Vilain. Epigenetic Predictor of Age. PLoS ONE, 2011; 6 (6): e14821 DOI: 10.1371/journal.pone.0014821

Diez teorías que intentan explicar la brusca caída del crimen en EE.UU.

En los últimos 20 años el crimen en Estados Unidos de Norteamérica  ha ido en descenso, pero las últimas cifras del FBI muestran una brusca caída en los dos últimos años a pesar de la crisis económica ¿Por qué?

Tanto en gobiernos demócratas como republicanos y en épocas de bonanza y de recesión, la delincuencia ha ido disminuyendo desde 1991.
Los robos y asesinatos se redujeron casi a la mitad entre 1991 y 1998, un fenómeno que ha salvado miles de vidas y ha reducido el número de potenciales víctimas del crimen.
El ritmo de esa disminución se frenó a finales de la década de los 90, pero los últimos datos del FBI muestran un fuerte descenso que comenzó en el 2008 y continuó el año pasado, pese a las altas tasas de desempleo.
1. El efecto Obama podría justificar que esa reducción se haya acelerado en los últimos años, según uno de los criminólogos más reputados del país, Alfred Blumstein. “La expectativa previa era que la recesión podría tener el efecto contrario. La cuestión entonces es ¿qué evento distintivo ocurrió en 2009?”, dice Blumstein. La elección de un presidente negro -dice el experto- puede haber servido de inspiración a cierto número de jóvenes también negros, normalmente envueltos en robos y homicidios de forma desproporcionada respecto al porcentaje que esa etnia representa en el total de la población.
2. El mismo experto, autor de “La caída del crimen en Estados Unidos”, dice que el descenso de crímenes violentos que comenzó a principios de los noventa puede explicarse en parte porla reducción en la demanda de crack. Se corrió la voz sobre los peligros del uso de esa droga y -también gracias a una actuación policial agresiva- la violencia provocada por el uso de armas de fuego asociado al consumo y tráfico de crack disminuyó también.
3. Una actuación policial más inteligente ayudó a reducir el robo de autos en un 40% en la ciudad de Laredo, en la frontera de Texas con México, el año pasado. El portavoz de la policía Joe Baeza dice que introdujeron un protocolo por el que los conductores podían registrar sus matrículas en una base de datos policial. Eso -indicó- llevó a los patrulleros a parar los vehículos que veían de noche para verificar su propiedad.
4. El seguimiento de las cifras también ayudó en Laredo, donde la tasa total de delitos disminuyó un 16% en 2010. Baeza indica que “CompStat es un proyecto con un mapa del crimen que señala los puntos calientes de delincuencia en las distintas partes de la ciudad. El jefe de la policía envía entonces un equipo para reforzar esos lugares y se mantiene allí para evitar los delitos”.
5. Hay una polémica teoría del economista Steven Levitt que dice que el acceso a los abortos legales -producto de una ley en 1973- implicó que menos mujeres pobres, solteras y jóvenes tuvieran hijos. Eso -señala- evitó que los bebés no deseados en las décadas de los setenta y ochenta se convirtieran en adolescentes criminales en las décadas posteriores.
6. John Conklin, sociólogo de la Universidad de Tufts, mantiene que un factor significativo que hay tras de la reducción del crimen en los noventa es el hecho de que había más criminales entre rejas y por tanto sin capacidad para delinquir. En su libro “Por qué descienden las cifras del crimen” apunta que en los años 60 y 70 las sentencias eran más indulgentes, por lo que la delincuencia aumentó. Tras ese periodo se endurecieron las condenas y se construyeron más prisiones.
7. Una economista del Amherst College de Massachusetts vincula la merma de la violencia a una menor exposición de los niños al plomo en la gasolina. Jessica Wolpaw Reyes señala que “incluso niveles de bajos a moderados de exposición pueden llevar a problemas de comportamiento, reducción del coeficiente intelectual, hiperactividad y a la delincuencia juvenil. Se puede asociar esa disminución en el plomo entre 1975 y 1985 a un menor registro de crímenes violentos 20 años después”.
8. Los nacidos en el baby boom crecieron. Después de que la tasa de natalidad alcanzara máximos entre 1957 y 1961, a finales de los setenta y principios de los ochenta, la proporción de hombres que tenían alrededor de veinte años (entre 17 y 24 aproximadamente) fue la más alta de la historia. A medida que pasó el tiempo, la proporción de población en “edad criminal” descendió.
9. Un estudio publicado en mayo sugiere que los videojuegos mantienen a los jóvenes fuera de las calles y así también lejos del crimen. Expertos del Centro para la Investigación Económica Europea, en Texas, aseguran que ese “efecto discapacitante” compensa más que de sobra cualquier impacto directo que el contenido de los juegos haya tenido en el fomento de comportamientos violentos en los niños.
10. Algunos sugieren que existe otro freno tecnológico que es laproliferación de los teléfonos con cámara, que hace que algunos criminales se lo piensen dos veces antes de poder ser incriminados en un video.
Fuente: BBC Noticias

 

 

Nuevas investigaciones genéticas relacionadas con la criminología

Hace menos de 20 años que los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos retiraron abruptamente los fondos para una conferencia sobre genética y delitos después de las reclamaciones de que la idea se  podía relacionar con la eugenesia.

El presidente de la Asociación de Psicólogos Negros afirmó que tal investigación era en sí misma “una forma descarada de estereotipos y racismo”.

La mancha histórica del uso de la biología para explicar el comportamiento delictivo ha empujado a los criminólogos a rechazar o ignorar a la genética y concentrarse en las causas sociales: pobreza miserable, adicciones corrosivas, armas. Pero ahora que ya se ha desvelado la secuencia del genoma humano, y los científicos están estudiando la genética de áreas tan diversas como el alcoholismo y la filiación partidista, los criminólogos retornan cautelosamente al tema.

Un reducido cuadro de expertos está explorando cómo podrían los genes incrementar el riesgo de cometer un delito y si se puede heredar tal rasgo.

Tal giro será evidente en la conferencia anual del Instituto Nacional de Justicia en Arlington, Virginia, EEUU. Habrá un panel sobre la creación de bases de datos para la información sobre el ADN y “nuevos marcadores genéticos” que están descubriendo los científicos forenses.

“En los últimos 30 ó 40 años, la mayoría de los criminólogos no podía decir la palabra ‘genética’ sin escupir”, dice Terrie E. Moffitt, una científica del comportamiento en la Universidad Duke. “Hoy, las teorías modernas del delito y la violencia más convincentes entretejen los temas sociales y los biológicos”.

Los criminólogos y sociólogos han sido mucho más delicados en cuanto a las causas genéticas del delito que los psicólogos. En 2008 se descubrió, en un estudio realizado por John Paul Wright, quien dirige programas de posgrado en la Escuela de Justicia Penal de la Universidad de Cincinnati, que “no se ha publicado ningún estudio sobre la relación biología-delito en forma de tesis doctoral en los últimos 20 años” a partir de un programa de doctorado en justicia penal, aparte de dos tesis que él personalmente supervisó (una de las cuales fue la de Beaver).

Asimismo, notó que las cuatro revistas principales en el campo apenas si han publicado alguna investigación biológica en las dos últimas décadas.

Wright señaló que ahora piensa que “la marea está cambiando en criminología, especialmente entre los académicos más jóvenes”.

Sin embargo, se ha tendido a dar a conocer los trabajos recientes fuera de los principales foros de criminología. Beaver, por ejemplo, publicó un ensayo sobre psiquiatría biológica en febrero en el que concluye que los adoptados cuyos padres biológicos violaron la ley “tenían significativamente más probabilidades de que los detuvieran, se fallara una condena condicional en su contra, se les encarcelara y se les detuviera múltiples veces cuando se les compara con adoptados a cuyos padres biológicos no se aprehendió

Ampliar información en:  Los Andes

 

 

 

Equipo para detección de camelos

Carl Sagan, en su libro “El Mundo y sus Demonios”, nos ofrece lo que denomina un “equipo de detección de camelos”. Según sus propias palabras:

“Este equipo se utiliza de manera natural siempre que se ofrecen nuevas ideas a consideración. Si la nueva idea sobrevive al examen con las herramientas de nuestro equipo, concedemos una aceptación cálida, aunque provisional. Si usted lo desea, si no quiere comprar camelos aunque sea tranquilizador hacerlo, puede tomar algunas precauciones; hay un método ensayado y cierto, probado por el consumidor.

¿De qué consta el equipo? De herramientas para el pensamiento escéptico

• Siempre que sea posible tiene que haber una confirmación independiente de los «hechos».

• Alentar el debate sustancioso sobre la prueba por parte de defensores con conocimiento de todos los puntos de vista.

• Los argumentos de la autoridad tienen poco peso: las «autoridades» han cometido errores en el pasado. Los volverán a cometer en el futuro. Quizá una manera mejor de decirlo es que en la ciencia no hay autoridades; como máximo, hay expertos.

• Baraje más de una hipótesis. Si hay algo que se debe explicar, piense en todas las diferentes maneras en que podría explicarse. Luego piense en pruebas mediante las que podría refutar sistemáticamente cada una de las alternativas. Lo que sobrevive, la hipótesis que resiste la refutación en esta selección darwiniana entre «hipótesis de trabajo múltiples» tiene muchas más posibilidades de ser la respuesta correcta que si usted simplemente se hubiera quedado con la primera idea que se le ocurrió.

• Intente no comprometerse en exceso con una hipótesis porque es la suya. Se trata sólo de una estación en el camino de búsqueda del conocimiento. Pregúntese por qué le gusta la idea. Compárela con justicia con las alternativas. Vea si puede encontrar motivos para rechazarla. Si no, lo harán otros.

• Cuantifique. Si lo que explica, sea lo que sea, tiene alguna medida, alguna cantidad numérica relacionada, será mucho más capaz de discriminar entre hipótesis en competencia. Lo que es vago y cualitativo está abierto a muchas explicaciones. Desde luego, se pueden encontrar verdades en muchos asuntos cualitativos con los que nos vemos obligados a enfrentarnos, pero encontrarlas es un desafío mucho mayor.

• Si hay una cadena de argumentación, deben funcionar todos los eslabones de la cadena (incluyendo la premisa), no sólo la mayoría.

• La navaja de Occam. Esta regla empírica nos decanta, cuando nos enfrentamos a dos hipótesis que explican datos igualmente buenos, a elegir la más simple.

• Pregúntese siempre si la hipótesis, al menos en principio, puede ser falsada. Las proposiciones que no pueden comprobarse ni demostrarse falsas, no valen mucho. Consideremos la gran idea de que nuestro universo y todo lo que contiene es sólo una partícula elemental —un electrón, por ejemplo— en un cosmos mucho más grande. Pero si nunca podemos adquirir información de fuera de nuestro universo, ¿no es imposible refutar la idea? Ha de ser capaz de comprobar las aseveraciones. Debe dar oportunidad a escépticos inveterados de seguir su razonamiento para duplicar sus experimentos y ver si se consigue el mismo resultado”.

FuenteCarl Sagan. El mundo y sus demonios

Enlaces de interés:

Escepticismo

La ciencia y el método científico.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

Junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930