admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Psicología

Algunas cuestiones sobre suicidios

Noticias criminología. Algunas cuestiones sobre suicidios . Marisol Collazos Soto

En el mundo, cada año, unos 15 millones de personas intentan suicidarse y casi un millón lo consigue. Mueren más personas por esta causa que por homicidios y guerras juntos (1). Bueno, el mundo es muy grande, eso será en lugares geográfica o culturalmente remotos… En España mueren 3500 personas al año suicidándose, bastante más del doble que en accidentes de tráfico (2). Vaya, va a ser que no, que de verdad hay algo importante ahí.

Lo primero que llama la atención al acercarse a tan escabroso tema es enorme discrepancia entre su importancia real y su presencia pública: no se habla de ello en medios de comunicación, en tertulias, en casa…

Lo segundo que llama la atención es la falta de conocimiento fiable sobre la cuestión. Hay una idea muy extendida, conocida como efecto Werther, que considera que los suicidios son contagiosos y que por tanto no hay que informar sobre ellos para evitar otros casos. La veracidad de dicho efecto es sujeto de considerable controversia; si bien parece sensato y hay muchos casos individuales reportados de personas que se han suicidado emulando a otras, los datos epidemiológicos no sustentan el efecto, la cantidad total de personas que se suicida no se ve afectada por la publicidad de casos de famosos o por su silencio.

Hay datos muy sólidos sobre la correlación entre suicidios y desordenes psiquiátricos (el 90% de los casos estaban diagnosticados de alguno) y sobre los principales factores de riesgo, como la depresión y el abuso del alcohol (1). Los autores de este trabajo (1) se quejan de que la tendencia suicida no se considera como una enfermedad en si misma, sino que se ve más bien como una complicación clínica de otras (como la depresión).

De vez en cuando se toman medidas, como códigos éticos sobre la no publicación de informaciones sobre suicidios o la incorporación de dificultades en los lugares típicos de suicidio (barreras en puentes, etc.) y resultan aparentemente efectivas, ya que disminuye el número de suicidios en esos lugares o atribuibles a esas causas. Pero no disminuye el número global, es como si quien ha de hacerlo lo vaya a hacer, aunque sea en otro lugar y de otra forma. Desplazar el problema puede tranquilizar a alguien (al periodista o al alcalde del municipio del puente), pero el problema real continua inalterado.

Artículo completo en:  Joaquín Sevilla Moróder

 

 

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Las urracas no se sienten atraídas por los objetos brillantes

Noticias criminología.  19 ago, 2014 Las urracas no se sienten atraídas por los objetos brillantes . Marisol Collazos Soto

Las urracas sienten una atracción compulsiva por los objetos brillantes. Lo dicen por todos lados. Pues, no es así. Psicólogos del Centro para la Investigación del Comportamiento Animal (CRAB) de la Universidad de Exeter han comprobado experimentalmente que la urraca (Pica pica) siente en realidad temor ante objetos -brillantes o no- con los que no está familiarizada. Los investigadores, que han presentado su trabajo en la revista Animal Cognition, creen que la errónea creencia popular se debe a sesgos cognitivos y a la exagerada transmisión oral de episodios aislados.

Toni Shepard, director del estudio, y sus colaboradores utilizaron en su experimento aves silvestres y recuperadas por un centro de rescate de animales. Para tentar a las urracas, recurrieron a tornillos de metal brillante, pequeños aros de aluminio y un pequeño trozo rectangular de papel de aluminio. La mitad de los aros y tornillos los pintaron de azul mate; la otra mitad y el papel de aluminio los dejaron tal cual. El escenario fueron ocho zonas del campus donde las urracas están acostumbradas a la presencia humana.

“Queda demostrado una vez más que las urracas son inteligentes: en vez de dejarse atraer compulsivamente hacia los objetos brillantes, se mantienen a una distancia segura cuando esos objetos son nuevos e inesperados”, ha indicado Natalie Hempel de Ibarra, una de las coautoras. Los investigadores creen que los seres humanos se fijan cuando las urracas cogen ocasionalmente objetos brillantes sólo porque creen que las aves los encuentran atractivos, mientras ignoran la mayoría de los casos en los que los animales no prestan atención a esos objetos. La exagerada trasmisión de anécdotas habría hecho el resto a la hora de cimentar una falsa creencia popular “ampliamente aceptada en la cultura europea”.

Ampliar en: Magonia

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Sueño y falsos recuerdos

Noticias criminología. Sueño y falsos recuerdos. Marisol Collazos Soto

por Steven Novella

Cuando alguien me mira y dice seriamente: “Sé lo que vi”, me encanta responder, “No, no lo sabes”. Tienes una memoria distorsionada y construida de una percepción distorsionada y construida, ambas al servicio de la narrativa bajo la cual está operando tu cerebro.

Uno de los aspectos más dramáticos de la distorsión de la memoria son falsos recuerdos. Estos pueden ser fabricadas completamente memorias que son indistinguibles de recuerdos auténticos. Los falsos recuerdos pueden involucrar a pequeños detalles, o escenarios enteros. Una manera de fabricar falsos recuerdos es con la sugerencia – con sólo sugerir a alguien un detalle de una experiencia que tuvieron puede hacer que incorporen ese detalle en su recuerdo de la experiencia.

La razón aparente para esto es que nuestros cerebros prefieren la coherencia a la precisión. Los recuerdos son actualizados para que sean acordes con nuestro conocimiento actual. Si nos dicen que una persona estaba usando una chaqueta azul, entonces nuestro recuerdo podría cambiar para ser consistente con lo que ahora creemos que es verdad.

Los psicólogos tienen una serie de formas de generar falsos recuerdos en el laboratorio. Un método es mostrarle a los sujetos un video de un evento. Entonces les permiten leer una descripción escrita del mismo evento, que contiene o incluso sugiere detalles que difieren del video. Un cierto porcentaje de sujetos incorporará los detalles sugeridos aunque incorrectos en su memoria. Cuando se les pregunta ellos “recordarán” esos detalles en el video.

Un nuevo estudio combina la investigación de falsos recuerdos con la privación de sueño. Cada vez es más claro que el sueño desempeña un papel importante en la formación de la memoria y consolidación. Steven J. Frenda de la Universidad de California en Irvine, y sus colegas hicieron una simple pregunta — ¿aumentaría la privación del sueño la formación de falsos recuerdos?

Hicieron que los sujetos vieran fotos de un delito, y luego leyeron una descripción escrita del delito (con algunos detalles en conflicto con las fotos) y, a continuación, les preguntaron por detalles. Diferentes grupos de sujetos tenían diferentes patrones de privación del sueño.

Los que fueron privados de sueño durante la codificación de la memoria, al ver las fotos, tuvieron una mayor tasa de falsos recuerdos en comparación con aquellos que habían dormido durante la codificación de la memoria. No hubo diferencia, sin embargo, en el rendimiento entre los que habían dormido bien y los privados de sueño durante la fase de sugestión, durante la lectura de la descripción escrita, o la fase de recuperación, al contestar preguntas.

Se trata de un estudio pequeño y necesita ser replicado, pero si se sostiene que sugiere que la calidad de la codificación de la memoria es más importante para la susceptibilidad de los falsos recuerdos. También confirmaría la sospecha de Frenda de que la privación del sueño tendría un efecto adverso en la memoria, pero sólo durante la fase de codificación.

Cada vez me interesan más los efectos del sueño sobre la función cognitiva a medida que la falta de sueño se está volviendo cada vez más común. Veo a muchos pacientes, por lo demás jóvenes y sanos, con falta de concentración y memoria a corto plazo. El examen neurológico normal y las pruebas de laboratorio efectivamente descartan que una enfermedad subyacente cause sus síntomas. Estos pacientes se caracterizan entonces por tener una demencia funcional (o seudodemencia), lo que significa que sus problemas de memoria no se deben a ningún daño biológico al proceso cerebral o a una enfermedad. Más bien, la función del cerebro se ve afectada porque está bajo algo de estrés fisiológico.

Una causa común de esto es la privación crónica del sueño. Es interesante que la mayoría de los pacientes no compartirán voluntariamente que su sueño es muy pobre, ni verán la conexión con sus síntomas. Cuando se les pregunta, sin embargo, pueden reportar que duermen muy mal, cinco horas o menos cada noche.

La conclusión que quiero dejar es que la privación aguda y crónica del sueño puede afectar la función cerebral. Si duermes mal, entonces la mejorar tu sueño debe ser una alta prioridad. A menudo, sólo algunas medidas básicas de higiene del sueño es todo lo que se necesita: evitar la cafeína, no comer ni beber justo antes de irse a la cama, asegurarse que la cama es cómoda, evitar las siestas durante el día, mantener las luces bajas al acostarse, participar en una actividad relajante y luego meterte en la cama sólo cuando tengas sueño.

A veces se necesita una ayuda temporal para dormir. Y algunos pacientes pueden tener un trastorno específico del sueño, como la apnea del sueño, que requiere un diagnóstico y tratamiento adecuados. El fondo aquí es que si no puedes arreglar tu sueño con la higiene básica, consultes a tu médico para que te haga una evaluación. La falta de sueño debe ser abordada como un problema médico, pero a menudo los pacientes lo hacen hasta que están tienen síntomas secundarios desde la falta de sueño crónica, a dificultad en la memoria.

Este último estudio añade un poco más de información a las pruebas de que el sueño es de vital importancia para la formación de la memoria y la función del cerebro en general. Nuestros recuerdos son lo suficientemente malos cuando están funcionando de manera óptima. Desde luego, no queremos que se vean comprometidos aún más por la falta de sueño.

Fuente: DEAVANZADA

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Diez teorías científicas y mitos que cayeron con el tiempo

Noticias criminología. Diez teorías científicas y mitos que cayeron con el tiempo. Marisol Collazos Soto

A lo largo de las últimas décadas han sido numerosos los mitos y teorías científicas que han caído gracias a determinadas investigaciones o, simplemente, por hallazgos casuales. Algunas de las que se consideraban verdades absolutas, que aparecían en documentales, enciclopedias y en trabajos de prestigiosos eruditos e investigadores se derrumbaron gracias a nuevas investigaciones. Algunos de estos descubrimientos efímeros han sido citados por la página Toptenz.

Los canales marcianos son efecto del polvo

Los canales marcianos Marte eran una red de barrancos y quebradas que los científicos del siglo XIX creían erróneamente que existían en el planeta rojo. Los canales fueron ‘descubiertos’ en 1877 por el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli. Después, otros astrónomos corroboraron su afirmación y los canales se convirtieron en un fenómeno. Los científicos dibujaron mapas detallados de localización de sus caminos y pronto comenzaron a especular sobre sus posibles orígenes y usos. Quizás la teoría más absurda vino de Percival Lowell, un matemático y astrónomo que aseguró que los canales eran un sofisticado sistema de riego desarrollado por una especie inteligente, pero desconocida. La hipótesis de Lowell fue desacreditada por otros científicos, pero también fue popularmente aceptada, y la idea logró sobrevivir hasta bien entrado el siglo XX.

Se ha demostrado que los canales marcianos son un mito gracias a los telescopios y tecnología de imagen. Resultó que lo que parecían canales eran en realidad una ilusión óptica causada por las rayas de polvo soplado a través de la superficie de Marte por los fuertes vientos. Esta teoría sólo pudo ser probada en la década de 1960, cuando la primera nave espacial tripulada tomó fotografías de la superficie de Marte.

La generación espontánea

Aristóteles creyó que la vida no surgía ni de semilla, ni del huevo, u otros medios tradicionales de reproducción. Creía que la vida podía surgir materia inanimada como limo, barro y tierra cuando se expone a la luz solar. Estas ideas eran provenientes de pensadores como Anaximandro, Hipólito, y Anaxágoras. Esta idea permaneció durante muchos años. ¿Cómo se demostró lo contrario?

Louis Pasteur demostró que la vida no aparecía por generación espontánea como había dicho Aristóteles. Con la invención del microscopio, pudo comprobar que los insectos aparecían por los microorganismos cuando se sellaba en la carne un recipiente cerrado.

Frenología

Fue una de las ramas más populares de la neurociencia en el siglo XIX. Sus defensores creían que los rasgos de carácter individuales, como la inteligencia, la agresión, o un oído para la música, podrían localizarse en partes muy específicas del cerebro.

Se crearon mapas detallados de las supuestos 27 áreas diferentes del cerebro, con el fin de saber en que zona se localizan ciertas inclinaciones, como por ejemplo la pintura, y el efecto de un gran golpe en esa zona.

Sin embargo, los avances científicos modernos ayudaron a demostrar que los rasgos de personalidad no podían atribuirse a porciones específicas del cerebro. La frenología todavía existe hoy pero a menudo se usado como una herramienta para promover el racismo, la más famosa por los nazis, y también por los colonialistas belgas en Ruanda.

Ampliar en:  teinteresa.es

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

En psiquiatría: qué es lo normal y qué es lo patológico

Noticias criminología. En psiquiatría: qué es lo normal y qué es lo patológico. Marisol Collazos Soto

Sobre el libro DSM-5, hay un interesante debate en torno a él. Se trata de un manual sobre trastornos mentales, tan influyente que la próxima vez que vaya a una consulta seguramente el especialista usará las categorías de ese libro para decirle qué le ocurre. A partir del lanzamiento de la quinta versión del DSM los psicólogos Danilo Sanhueza y Álvaro Jiménez abordan el encendido debate sobre qué es normal y cómo clasificar lo patológico. Describen también cómo presionan las aseguradoras y los laboratorios, pues nunca hay que olvidar que aquello que se considere enfermedad tendrá que ser cubierto por algún sistema y medicado de alguna forma. Es decir, hay mucho dinero en juego.

Históricamente, el DSM se había basado en la existencia de clases (o categorías) distinguibles entre sí. Dicho de manera simple, se supone que cada enfermedad es una especie distinta de las otras. Sin embargo, es bastante frecuente que los pacientes presenten síntomas que corresponden a más de un diagnóstico al momento de la evaluación clínica, o bien que en distintos momentos de sus vidas puedan presentar síntomas de cuadros distintos. En este sentido, el gran defecto de la perspectiva “categorial” que caracteriza especialmente a las dos últimas versiones del DSM, es que por el tipo de descripción que realiza permite que con mucha frecuencia se superpongan categorías distintas. En medicina este problema se conoce con el nombre de “comorbilidad”, una noción que en psiquiatría plantea una serie de dificultades, puesto que la enfermedad mental se confunde con la subjetividad misma del paciente.

Una buena parte de este problema se debía a la utilización del “criterio multiaxial”. Este criterio implica que el diagnóstico se emite por la combinación de varios ejes de observación (por ejemplo, el Eje I describía un conjunto de síndromes clínicos, como la psicosis, depresión o trastornos ansiosos, mientras que el Eje II describía una serie de trastornos de personalidad y al retardo mental), resultando una superposición de diagnósticos. Sin embargo, la última generación de investigación en genética y neurociencias ha demostrado que no existe evidencia suficiente que respalde esta división estricta en categorías de los trastornos mentales. De este modo, en los últimos años ha ido ganando fuerza la visión dimensional, que en lugar de proponer clases diagnósticas como si fueran compartimentos estancos, plantea la existencia de continuidad entre los desórdenes mentales. El supuesto es que entre un enfermo mental y una persona sana no habría sino diferencias de grado de ciertos rasgos psicológicos que han devenido muy rígidos o discapacitantes.

En síntesis, cuando en su primera y segunda edición el DSM estuvo inspirado por las ideas de Sigmund Freud y el psicoanálisis (los trastornos mentales como el producto de conflictos entre instancias psíquicas), el problema que se planteó fue que un paciente podía recibir diagnósticos distintos en función de los mismos síntomas. Luego, en la tercera y la cuarta el DSM reflejó las ideas del psiquiatra Emil Kraepelin que finalmente condujeron a la falacia categorial y al problema de la comorbilidad.

En el contexto de este debate, la APA creó el año 2007 un comité para la revisión y redacción de una nueva edición del DSM. Cada vez que ello ocurre se comisiona un grupo de expertos denominado “task force” (término originalmente de uso militar y que significa “fuerza de tarea”), que en esta ocasión fue presidido por el psiquiatra David Kupfer de la Universidad de Pittsburg. Esta comisión asumió la ardua tarea de llevar el diagnóstico clínico hacia una lógica dimensional. Seis años después del origen de esta cruzada al interior del campo psiquiátrico, ¿cuál es el resultado?… ¡Enhorabuena! En el DSM-5 el problema del solapamiento entre Ejes ha sido aparentemente resuelto ¿Y cómo? Simplemente abandonando el sistema multiaxial, fusionando algunos Ejes, pero manteniendo casi inalterada la lógica categorial de las versiones anteriores… ¡Plop!

Así, se volvió de conocimiento público el fracaso que ya había sido admitido por los mismos miembros de la task force: el cambio de una lógica categorial a una dimensional no sería viable por el momento, y lo único posible sería entregar una versión de transición que combina modelo categorial y (semi) dimensional. De hecho, solo en un par de enfermedades se propuso un modelo de continuo. Por ejemplo, se reemplazan tres diagnósticos de autismo (“Autismo”, “Asperger” y “Trastorno permanente del desarrollo”) por  el diagnóstico de “Trastorno del Espectro Autista”.

En reacción a este fracaso, el National Institue of Mental Health (NIMH), una de las instituciones de investigación en Salud Mental más importantes de Estados Unidos (y por lo tanto, del mundo) y quien además fuera parte integrante de la redacción del DSM-5, se “descolgó” del proyecto y del camino adoptado por la APA. ¿Por qué? Dicha institución había desembolsado varios millones de dólares para financiar investigación basada en dimensiones… ¡y no en categorías!

Así, a través de su proyecto “Research Domain Criteria”, el NIMH buscará transformar el diagnóstico clínico para fundar un nuevo sistema de clasificación. El énfasis estará puesto en demostrar que los trastornos mentales son trastornos biológicos que involucran circuitos cerebrales y combinaciones genéticas específicas, es decir, no serían otra cosa que la desregulación de procesos normales.

De este recorrido surge el principal proyecto alternativo al DSM: la construcción de una nueva arquitectura clasificatoria basada no solo en síntomas, sino en “biomarcadores” (por ejemplo, un patrón de actividad neuronal en una determinada zona cerebral, niveles de moléculas específicas en la sangre o una secuencia genética determinada que darían cuenta de “endofenotipos” particulares). El nuevo horizonte entonces es una psiquiatría basada en la genética y las neurociencias siguiendo el modelo de la reciente investigación biomédica en torno al cáncer.

Artículo completo en: CIPER

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Las apariencias

El vídeo que se muestra a continuación trata sobre un hombre que se viste de vagabundo y simula sentirse mal tendiéndose en el suelo en pleno acceso de tos. Pasaron más de cinco minutos y nadie se dignó siquiera a acercarse para ver qué le pasaba. Las razones para que se dé tal cosa las podemos comprender todos muy bien. El miedo a si puede ser una treta para robarte, creer que probablemente esté drogado o borracho como una cuba y que se encuentre desvariando en colores, etcétera, etcétera. En teoría, eso es lo que esperamos de alguien que se viste con harapos y vive en la calle, y aunque no sea un pensamiento del todo correcto es innegable que guarda en el fondo cierta verdad. ¿Quién no los ha visto alguna vez gastarse el dinero que han recibido en alcohol?.

Por otro lado, en el caso del hombre trajeado se ha dado una situación radicalmente distinta. Casi en el mismo instante en el que simuló caerse al suelo varias personas ya estaban dispuestas a ayudarle en lo que fuera mientras le preguntaban preocupadas qué le pasaba. Es un contraste sin duda brutal, y no dudo que muchos de los que vean el vídeo se harán una opinión negativa de la gente que no ha prestado ayuda al mendigo y de los que han acudido  de inmediato para socorrer al trajeado, pero he ahí la cuestión: ¿qué haríamos nosotros?.

Fuente:  Pensamiento Crítico

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

El psicoanálisis no es una ciencia

Noticias criminología. El psicoanálisis no es una ciencia. Marisol Collazos Soto

Para Mario Bunge, el psicoanálisis no es una ciencia, sino una seudociencia. Desde su perspectiva epistemológica, la teoría y las terapias psicoanalíticas se sustentan en hipótesis que son incontrastables, además de resistirse a la crítica.

Para el especialista este es un criterio importante para afirmar la falta de cientificidad de esta corriente de pensamiento. A continuación, te dejamos un extracto de Ciencia, técnica y epistemología, texto que se encuentra en algunas currículas universitarias, en donde el filósofo argentino expone sus argumentos para rebatir la cientificidad de la escuela fundada por Sigmund Freud.

“Ahora voy a hacer una breve mención al psicoanálisis, que -junto con la homeopatía- es la más rentable de las seudociencias. En efecto los psicoanalistas cobran por lo menos cien dólares por hora, mientras que los parapsicólogos no hacen consultas (a menos que oficien como espiritistas).

Las hipótesis psicoanáliticas se pueden dividir en dos clases: las comprobables y las incomprobables. Entre las incomprobables está la hipótesis de la represión, porque según los psicoanalistas si uno no admite algo, por ejemplo si una niña no admite que su padre ha abusado sexualmente de ella, es porque ha reprimido ese recuerdo; y cuanto más se niega tanto más prueba esto la represión. Entonces, ¿cómo hacemos para refutar la hipótesis?

Otro ejemplo: la hipótesis de que todo varón sufre el complejo de Edipo. Si un varón ama realmente a su padre, los psicoanalistas dicen que el superyó del sujeto está reprimiendo el odio. Cuando afirma que ama a su padre está probando que, en realidad, lo odia. La sola presencia de hipótesis incomprobables en el psicoanálisis muestra que es una seudociencia.

Las hipótesis psicoanalíticas comprobables son en principio de tres tipos: las que han sido verificadas, las que han sido falseadas, y las que no han sido puestas a prueba. Yo no conozco ninguna que haya sido verificada. Una tras otra, las que han sido puestas a prueba, han sido refutadas.

Una de ellas es la hipótesis de que hay dos tipos de personalidad, la oral y la anal. Quien tiene una personalidad anal es disciplinado, serio y más bien introvertido; en cambio, los sujetos con personalidad oral son despreocupados, indisciplinados y extravertidos.

Hace ya una cuarentena de años se probó que no hay ninguna correlación entre la personalidad y la manera en que al niño de corta edad le han entrenado los esfínteres. Otro mito freudiano es el del orgasmo vaginal. También este ha sido refutado hace una cuarentena de años.

Uno de los mitos psicoanalíticos más absurdos y rentables es la tesis de que todo olvido es debido a la represión. Los psicólogos científicos han descubierto hace un siglo que lo excepcional no es el olvido, sino el recuerdo. Y en el curso de las últimas décadas se ha descubierto el mecanismo de la memoria: la formación de sistemas de neuronas activadas por algún acontecimiento. Estos sistemas se van formando y deshaciendo en el curso del desarrollo. No se nace con recuerdos: el cerebro del recién nacido es demasiado primitivvo para formar recuerdos que no sean de impresiones muy básicas. En resumen, la hipótesis de que todo olvido se debe a la represión es incompatible con la psicología experimental y la neuropsicología.

Esto no quita que no exista toda una industria”.

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Correlación entre creencia en el libre albedrío y creencias paranormales

Noticias criminología. Correlación entre creencia en el libre albedrío y creencias paranormales. Marisol Collazos Soto
Curioso resultado del estudio Free will and paranormal beliefs publicado en Frontiers in Psychology:

El libre albedrío es uno de los aspectos fundamentales de la cognición humana. En el contexto de la neurociencia cognitiva, varios experimentos sobre la percepción del tiempo, la coordinación sensomotora, y la agencia sugieren la posibilidad de que se trata de una ilusión robusta (una sensación independiente de la relación de causalidad efectiva frente a las acciones) construida por mecanismos neurales. Es sabido que los seres humanos sufren de diversos sesgos cognitivos y fracasos, y la sensación de libre albedrío podría ser uno de ellos. Aquí presento una correlación positiva entre la creencia en el libre albedrío y las creencias paranormales (ovnis, la reencarnación, la astrología, y investigación paranormal). Se realizaron encuestas web que involucraron a 2.076 sujetos (978 hombres, 1.087 mujeres y otros 11 géneros), que revelaron correlaciones positivas significativas entre la creencia en el libre albedrío (teoría y práctica) y las creencias paranormales. No hubo correlación significativa entre la creencia en el libre albedrío y el conocimiento de fenómenos paranormales. Las puntuaciones de creencias paranormales para las mujeres fueron significativamente mayores que las de los hombres, con sus correspondientes (aunque débiles) diferencias significativas en la creencia en el libre albedrío. Estos resultados son consistentes con la idea de que el libre albedrío es una ilusión que comparte elementos cognitivos comunes con las creencias paranormales.

Como no está de más recordar, correlación no es causación.

Fuente: DE AVANZADA

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

El uso de una lengua extranjera cambia las decisiones morales

Noticias criminología. Psicología, dilema del tren y lenguas exranjeras. Marisol Collazos Soto

¿Sacrificaría a una persona para salvar cinco? Tales decisiones morales podrían depender de si  está utilizando una lengua extranjera o en su lengua materna.

Un nuevo estudio de psicólogos de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ha encontrado  que las personas que utilizan una lengua extranjera tienen un enfoque relativamente utilitario frente a dilemas morales , tomar decisiones basadas en la evaluación de lo que es mejor para el bien común. Ese patrón se mantiene incluso cuando la elección utilitaria produciría un resultado difícil emocionalmente, como sacrificar una vida para que otros pudieran vivir.

“Este descubrimiento tiene importantes consecuencias para nuestro mundo globalizado, ya que muchas personas hacen juicios morales en los idiomas nativo y extranjero”, dice Boaz Keysar, profesor de Psicología en la Universidad de Chicago. “Las implicaciones en el mundo real podrían incluir un inmigrante que sirve como miembro del jurado en un juicio, que puede acercarse a la toma de decisiones de manera diferente que un hablante nativo – Inglés”. El autor Albert Costa, psicólogo añade que “las deliberaciones en lugares como las Naciones Unidas, la Unión Europea  las grandes corporaciones internacionales o empresas de inversión pueden ser mejor explicadas o hacerse más predecible por este descubrimiento”.

Los investigadores proponen que la lengua extranjera provoca una respuesta emocional reducida. Eso proporciona una distancia psicológica de las preocupaciones emocionales al tomar decisiones morales. Estudios anteriores de ambos grupos de investigación encontraron independientemente un efecto similar para la toma de decisiones económicas.

En el nuevo estudio, los dos experimentos utilizando el famoso “dilema de pasarela” ponen a prueba la hipótesis de que cuando se enfrentan a decisiones morales en un idioma extranjero, las personas son más propensos a responder con un enfoque utilitario que es menos emocional.

El primer experimento presentó a los participantes el escenario del  “puente” del dilema del tren. Se les pide a los participantes del estudio que se imaginen que están de pie en un puente peatonal con vistas a una vía de tren cuando ven que un tren  que viene está a punto de matar a cinco personas. La única manera de detenerlo es empujar a un hombre desde la pasarela enfrente del tren. Esa acción será matar al hombre,  para salvar a las cinco personas. En otras palabras, los participantes del estudio se enfrentaron al dilema de elegir entre sacrificar activamente a una persona, que vulnera la prohibición moral contra la matanza  o por inacción permitir que cinco personas murieran.

Los investigadores recopilaron datos de personas en EE.UU., España , Corea, Francia e Israel. En todas las poblaciones, más participantes seleccionaron la opción utilitaria – para salvar cinco matando a uno – cuando los dilemas se presentan en el idioma extranjero que cuando lo hicieron  en su lengua nativa.

Incluso con la aleatorización de los grupos lingüísticos de los participantes, los que utilizan un idioma extranjero eran dos veces más propensos a responder con el enfoque utilitarista que está más al servicio del bien común para salvar a más personas”, dijo el autor principal, Albert Costa del Centro para el Cerebro y Cognición de la Universidad Pompeu Fabra, Barcelona. Costa es actualmente profesor visitante en la Universidad de Chicago .

El segundo experimento incluyó una versión del dilema que es menos emocional. En este dilema, el tren se dirigió hacia los cinco hombres, pero se puede cambiar a otra pista donde se iba a matar un solo hombre. La gente tiende a estar más dispuestos a sacrificar al único hombre tirando de un interruptor que lo empujaba fuera del puente  porque la acción es menos intenso emocionalmente, señalan los investigadores. El lenguaje de presentación no afecta a las decisiones de los participantes en este dilema, la gran mayoría de la gente prefiere la opción utilitaria en este escenario menos emocional .

El equipo evaluó los datos de 725 participantes, entre ellos 397 hablantes nativos de español con Inglés como lengua extranjera, y 328 hablantes nativos de Inglés con el español como lengua extranjera. Cada participante recibió las dos dilemas, ya sea en su lengua materna o una extranjera. Cuando se presenta el escenario menos emocional, más del 80 por ciento de los participantes prefirió desviar el tren y ese porcentaje se mantuvo alto en su lengua materna y extranjera. Por otro lado , cuando se les presenta el escenario más emocional, la gente de nuevo es significativamente más propensa a sacrificar a uno para salvar a cinco al tomar la decisión en una lengua extranjera.

Keysar dice que las decisiones parecen estar hechas de manera diferente cuando se procesan en un idioma extranjero. “La gente tiene menos miedo a las pérdidas, más dispuestos a asumir riesgos y mucho menos conectados emocionalmente cuando se piensa en una lengua extranjera”.

El coautor Sayuri Hayakawa , estudiante de doctorado en psicología en la Universidad de Chicago, afirma que la forma en que aprendemos el lenguaje es la clave. “Se aprende la lengua materna como un niño y es parte de su familia y su cultura”. ” Es probable que aprender idiomas extranjeros en los entornos menos emocionales, como un aula  de clase, implica que se necesita un esfuerzo adicional. El contenido emocional de la lengua a menudo se pierde en la traducción”.

“Lo que este estudio nos dice es que los juicios morales pueden ser afectados en función de si el idioma en que se presenta es uno nativo o extranjero”, dijo Costa. ” La conciencia de este impacto de las lenguas en los dilemas morales es fundamental para tomar decisiones más informadas”.

Fuente: EurekAlert!

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Pensamientos catastróficos sobre el futuro relacionados con pacientes suicidas

Noticias criminología. Suicidio. Marisol Collazos SotoEl suicidio ha ido en aumento  en los Estados Unidos, representando actualmente casi 40000 muertes al año. Un nuevo estudio muestra que un esfuerzo exitoso para evitar intentos de suicidio sería centrarse en la corrección de los pensamientos catastróficos distorsionadas sobre el futuro que obran en poder de muchos que tratan de quitarse la vida. Tales pensamientos son únicos y característicos de los que intentan el suicidio, dice Shari Jager – Hyman de la Universidad de Pennsylvania, Escuela de Medicina de Perelman en los EE.UU. . Jager – Hyman dirigió un estudio, publicado en la revista de Springer Cognitive Therapy and Research, de cómo los pensamientos distorsionados influyen en los comportamientos suicidas en los pacientes que buscan tratamiento psiquiátrico de urgencia.

El equipo de investigación reclutó a un grupo relativamente grande y étnicamente diverso de 168 participantes procedentes de los servicios de urgencias o unidades de hospitalización psiquiátrica en Filadelfia. De ellos, 111 personas habían intentado suicidarse en los 30 días previos al estudio. Los otros 57 participantes estaban recibiendo tratamiento psiquiátrico de emergencia, pero no habían intentado suicidarse en los dos años anteriores al estudio. El estudio de investigación es el primero en utilizar el Inventario de Distorsiones Cognitivas, un reporte en cuestionario de 69 ítems diseñado para ser utilizado entre las diversas poblaciones clínicas, para medir las distorsiones cognitivas en personas que han intentado suicidarse recientemente.

El estudio encontró que las personas que intentan suicidarse son más propensas a tener pensamientos distorsionados que otros. Estos incluyen la forma en que ellos piensan acerca de su propio valor, cómo se comparan negativamente a sí mismos frente a los demás, y la forma en que generalmente se ponen etiquetas despectivas sobre sí mismos. Esto es cierto incluso cuando se tienen en cuenta los efectos de la depresión y los sentimientos de desesperanza. Los resultados añaden peso a las muchas teorías presentadas durante décadas que los suicidas tienen estilos cognitivos únicos por los que malinterpretan o procesan experiencias o estímulos erróneamente.

Excepcionalmente, en las personas que han hecho intentos de suicidio se encontró que eran especialmente propensos a la llamada “adivinación”, a través de la cual predicen y creen firmemente que cosas malas sucederán en el futuro. La adivinación está relacionada  con el catastrofismo, y no considera otros resultados más probables. Es importante destacar que cuando los investigadores tomaron los pensamientos de desesperanza en cuenta, la adivinación ya no estaba fuertemente ligada a intentos de suicidio. Jager – Hyman y sus colegas creen que esto se debe a que la adivinación y la desesperanza pueden ser constructos o ideas que comparten el temor de futuros eventos negativos que se superponen.

“Para prevenir los suicidios, los terapeutas se beneficiarían de dirigirse directamente a los pensamientos de desesperanza en las intervenciones clínicas de los pacientes”, afirma Jager – Hyman. ” Una aproximación cognitiva puede ayudar a los pacientes a evaluar sus creencias que inevitablemente ocurren con resultados negativos, y mostrarles cómo entretener a otras opciones posibles. Esto puede ayudar a minimizar los pensamientos de desesperanza de los pacientes, ayudarles a hacer frente mejor, y lo ideal sería disminuir sus  ideas y comportamientos suicidas”.

Fuente: Jager-Hyman, S. et al. (2014). Cognitive Distortions and Suicide Attempts, Cognitive Therapy and Research, DOI 10.1007/s10608-014-9613-0.

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Libros de autoayuda son pseudociencia y charlatanería

Noticias criminología. Libros de autoayuda son pseudociencia y charlatanería. Marisol Collazos SotoCada vez toleramos menos el sufrimiento. La sociedad en la que vivimos nos ha hecho creer que lo deseable es ser feliz todo el tiempo sin importar la circunstancia. Nos hemos hasta creído que si no somos felices, nosotros somos los únicos culpables y debemos hacer algo para remediarlo. Y todo ello, sin saber muy bien qué es, ni en qué consiste la felicidad.

El libro “Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!” de Eparquio Delgado, nos muestra, desde la ciencia, como lo que nos vende Paulo Coehlo, Wayne Dyer, Rhonda Byrne, entre otros, en forma de libros de autoayuda son un engaño en forma de fórmulas sencillas y mágicas para conseguir todo lo que nos proponemos. Escondiendo detrás afirmaciones realmente peligrosas, como la idea de que todo lo malo que nos pase es culpa nuestra. La autora de “El Secreto” llego incluso a afirmar que las víctimas del tsunami de 2006 eran las culpables de su propia desgracia. Sin hablar de aquellos otros que afirman que si enfermas de cáncer o no lo superas es porque no piensas de forma positiva.

El libro hace también un repaso de lo que se conoce como el movimiento “New Age” que no viene a ser si no una mezcla de conceptos científicos y no científicos mezclado con campos como la física o incluso tradiciones orientales. Algo así como la tarta de carne, azúcar y nata que hace un día Mónica en un capítulo de “Friends”.

Les resultará muy familiar las afirmaciones del tipo “las enfermedades nacen de la mente”, “hay personas que emiten energía negativa” que muchos aceptan como filosofía de vida sin haber dudado nunca de la veracidad de estas afirmaciones a pesar de ser incorrectas y absurdas.

Ampliar en: La psicología como jamás te la habían contado

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

El cerebro relaciona la justicia más con la razón que con la emoción

Noticias criminología. El cerebro relaciona la justicia más con la razón que con la emoción. Marisol Collazos SotoEl cerebro relaciona la justicia más con la razón que con la emoción. De acuerdo con un nuevo estudio con resonancia magnética funcional elaborado en el Departamento de Psicología y el Centro para la Neurociencia Cognitiva y Social de la Universidad de Chicago, las personas sensibles a la justicia y la equidad no parecen estar siendo conducidas emocionalmente, más bien se dejan llevar cognitivamente.

La imagen muestra las regiones del cerebro implicadas en el análisis de juicios éticos. Los neurocientíficos explican que algunos de los resultados que obtuvieron fueron inesperados. Durante uno de los ejercicios en el experimento, las personas con alta sensibilidad mostraron más actividad que los participantes promedio en las partes del cerebro asociadas con cognición de orden superior. Las áreas del cerebro comúnmente vinculados con el procesamiento emocional no se vieron afectadas.

Crédito: Dr. Jean Decety / Universidad de Chicago

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Como cambia todo para una chica atractiva

En el vídeo podremos ver a una chica normal haciendo dos papeles diferentes, uno, una chica desarreglada, despeinada, desmaquillada. El otro papel, se maquilla, se peina y se pone una mini falda bastante sugerente. ¿El resultado? Vean el vídeo.

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Sobre el libre albedrío

Noticias criminología. Sobre el libre albedrío. Marisol Collazos Soto

El libre albedrío es un ‘argumento especial’ o vaselina que los profesionales de la religión se inventaron para poder meterle más fácilmente por… la cabeza a sus fieles las barbaridades de su fraudulento negocio (págame aquí lo que disfrutarás en el más allá)

El gran Carl Sagan decía del libre albedrío: “”Es un argumento “especial” para salvar proposiciones en problemas profundos (p. ej.: ¿cómo puede un Dios compasivo condenar al tormento a las generaciones futuras porque, contra sus órdenes, una mujer indujo a un hombre a comerse una manzana? Argumento especial: no entiendes la sutil doctrina del libre albedrío. O: ¿cómo puede haber un Padre, Hijo y Espíritu Santo igualmente divinos en la misma persona? Argumento especial: no entiendes el misterio de la Santísima Trinidad. O: ¿cómo podía permitir Dios que los seguidores del cristianismo, judaísmo e islam, obligados a su modo a medidas heroicas de amabilidad afectuosa y compasión, perpetraran tanta crueldad durante tanto tiempo? Argumento especial: otra vez, no entiendes el libre albedrío. Y en todo caso, los caminos de Dios son misteriosos)””

Si algún creyente tiene la ocurrencia de Pensar, es posible que viera las incoherencias del fraude. De ahí el recurso a esa vaselina.

Por ejemplo: ¿El libre albedrío es el justificante, el cerrar los ojos, a la inacción de Dios ante los problemas de la Humanidad? ¿No hace nada por los niños de Etiopía? ¿No evita el comercio de niñas para prostitución en Tailandia? Entonces, ¿por qué tantos millones de creyentes le rezáis a un dios que No hace Nada?

Por otro lado, ¿por qué un creyente se traga el ‘libre albedrío’ sin masticar, y no observa que en su `panfleto sagrado’ (biblia) Dios JAMÁS practicó el libre albedrío? (No permitió nuestro ’libre albedrío’: intervino para echarnos del Paraíso, para exterminar a la humanidad con un diluvio por ser pecadores, intervino para putear a Abraham, intervino para proteger al asesino rey David, intervino para matar a primogénitos egipcios,… siempre intervenía. Pero es que, además, en el llamado nuevo testamento, también intervino preñando vírgenes, resucitando muertos, curando ciegos,… ¡¡Ni Dios se tragó ni creó jamás el libre albedrío!! ¿Por qué un creyente sigue poniendo ese timo como excusa a la inacción divina, cuando en realidad se inventó para tapar sus deficiencias argumentales?

Fuente:   Misterios al descubierto

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Sobre el materialismo

Noticias criminología. Sobre el materialismo. Marisol Collazos Soto

El materialismo es el deseo (últimamente insaciable) de adquirir u obtener bienes físicos con la esperanza de que una vez adquiridos nos proporcionaran felicidad. Sigue la idea de que cuanto más se posee más feliz se es. Todos lo hacemos aunque no todos nos pasamos de la cuenta ni lo tomamos como un estilo de vida, aunque los hay que sí.

¿Por qué queremos comprar cosas?

La teoría biológica:

Según un estudio (“predictores neurales de la compra”) publicado en la revista Neuron, cuando se expone a alguien a imágenes de un objeto que nos gusta o nos atrae se ilumina una región del cerebro conocida como núcleo accumbens (utilizando la resonancia magnética funcional). El pensamiento de poder obtener algo que nos gusta hace que esta área del cerebro (el centro del placer) nos inunde el torrente sanguíneo con dopamina. Es extraño que el efecto de pensar en comprar algo sea el mismo que el de comprarlo de verdad en aquellas personas que son materialistas. Se ha comprobado que aunque el comprar el producto también produce emociones positivas, estas son menos duraderas y menos intensas que las de anticipación a la compra. Este mismo estudio demuestra que sopesamos los balances entre costes beneficios de los productos y que esto se lleva a cabo incluyendo otra área más, así pues después de identificar la preferencia por el producto (activa el núcleo accumbens) si el precio es excesivo se activará también la ínsula y se desactivará el córtex prefrontal mesial. Este estudio muestra que se puede predecir la conducta de compra o no compra de los sujetos basándonos en la activación de las áreas anteriormente mencionadas.

La teoría evolutiva:

Dado que los bienes y recursos disponibles son limitados y que hay que competir por ellos parece adaptativo intentar poseer la mayor cantidad posible de ellos. Pero esta teoría tiene su lado negativo pues realmente no es nada adaptativo el depender de bienes materiales que limitan la movilidad y capacidad de cambio de la persona, especialmente teniendo en cuenta que antes eramos seres nómadas (cazadores) que no podían poseer muchos bienes o ello limitaba su posibilidad de movimiento, y por lo tanto de supervivencia. Siendo así no parece que el materialismo tenga sus raíces en la evolución desde nuestros antecesores.

Otra teoría evolutiva es que el materialismo (la inquietud y la sensación constante de querer más) nos permite permanecer en un estado de alerta. Así la insatisfacción de no tener lo que deseamos es la que nos impulsa a pensar en formas de obtenerlo y por lo tanto lo que nos impulsa a mejorar y evolucionar (aumentando las probabilidades de supervivencia). Si estuviéramos totalmente satisfechos no estaríamos alerta y quedaríamos a merced de otros. El problema de esta teoría es que no se observa este proceso en ninguna otra especie, de hecho las hay que existen de forma muy tranquila y pasiva sin que ello afecte a su supervivencia.

La teoría psicológica:

La necesidad de adquirir cosas se guía por un descontento interior (de causas varias). El hecho de comprar algo nos proporciona esa inicial excitación y aumento de la autoestima. Esta felicidad intentaría sobrescribir o compensar la infelicidad interior.

Así mismo nuestro deseo de poseer riqueza parte de ese sentimiento de separación del resto de seres vivos (llamémosle soledad si queremos) que nos produce una sensación de vacío o vulnerabilidad, así intentamos “llenarnos”, ser más importantes o más poderosos a través de objetos materiales. Potenciando así nuestro ego por acumulación de posesiones. Pero el bienestar de comprar un objeto raramente durará más de un par de días. El sentimiento de estatus o poderío derivado de la riqueza más general si es más duradero, pero sigue siendo muy frágil pues solo perdura mientras nos comparemos con alguien de menor riqueza y desaparece al compararnos con alguien de más. Cuanto más compramos más queremos y nunca es suficiente, en cualquier caso el descontento interior sigue ahí.

Artículo completo en: Medciencia

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Si se pone en una fila, seguro la de al lado va más rápido

Noticias criminología. Si se pone en una fila, seguro la de al lado va más rápido. Marisol Collazos Soto

A veces creo que todo el mundo está en mi contra. En la calle, el carril de al lado siempre avanza más rápido que el mío. Lo mismo ocurre en la fila del supermercado. Y ya que estamos en eso, ¿por qué siempre tiene que llover cuando no llevo paraguas? ¿Y por qué las avispas siempre quieren comer mi sándwich en los picnics y no los de la gente de al lado?

Hay solo dos explicaciones posibles: puede que el universo haya diseñado un plan maestro para vengarse de mí o que una suerte de prejuicio psicológico me esté haciendo sentir -de forma equivocada- que tengo mucha más mala suerte de la que debería.

Sé que la segunda opción parece un poco absurda o tirada de los pelos, pero exploremos esta idea por un momento antes de volver a la teoría que me convierte en una víctima del universo.

Mis impresiones en torno a la victimización están basadas en el juicio de probabilidades. O saco una conclusión basándome en el principio de causalidad (como me olvidé el paraguas, llueve) o lo hago por asociación (las avispas prefieren mis sándwiches a los de los demás).

Afortunadamente, los psicólogos saben mucho de cómo formamos impresiones de causalidad y asociación. Y, lamentablemente, no les tengo buenas noticias.

El mundo de la intuición

Nuestra capacidad para pensar sobre las causas y las asociaciones es muy importante, y siempre lo ha sido para nuestros ancestros. Es fundamental entender si un fruto en particular nos enferma, o si un patrón de nubes específico anuncia mal tiempo.

Por esta razón no sorprende que automáticamente emitamos juicios de este tipo. No necesitamos contar mentalmente incidentes o hacer correlaciones y descartar explicaciones alternativas. Tenemos intuiciones claras sobre qué cosas van juntas, intuiciones que surgen en nuestra mente sin – por lo general- gran experiencia previa.

Esto es bueno a la hora de tomar decisiones, en un mundo donde no solemos tener mucho tiempo para pensar antes de actuar. El problema es que estas intuiciones contienen una serie de errores predecibles.

Uno de esos errores es lo que se conoce como “correlación ilusoria”, un fenómeno por el cual asociamos dos cosas que nos llaman la atención pero que no están vinculadas entre sí.

Ampliar en: BBC MUNDO

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Científica Elizabeth Loftus, sobre la ficción de la memoria

La Dra en psicología Elizabeth Loftus es considerada como la mujer más importante del mundoen psicología en psicología,  su carrera comenzó en los años 70 del siglo XX y en la actualidad tiene un corricum vitae tremendo la influencia de sus investigaciones en relación a los llamados Falsos Recuerdos y la fragilidad de la memoria la hicieron ser la científica pionera en el campo del estudio de la memoria humana, ¿cómo puede ser modificada con tanta facilidad, evidencia técnicas de manipular gente metiéndoles falsos recuerdos de sucesos falsos de sus vidas, hasta la modificación de la conducta humana por medio de falsos recuerdos para la atención de la salud, y la aplicación de sus descubrimientos en el campo legal y jurídico han y están generado un gran impacto en contra de las declaraciones de testigos que solo recurren a sus recuerdos para culpar a personas de cometer crímenes. Ha publicado más de 500 artículos y 24 libros que la han hecho merecedora de ser elegida como Miembro de la National Academy of Science de Estados Unidos.

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Tengo dos noticias, una buena y una mala… ¿cuál quiere tu cerebro primero?

Noticias criminología. Tengo dos noticias, una buena y una mala… ¿cuál quiere tu cerebro primero?. Marisol Collazos SotoLas psicólogas Angela Legg y Kate Sweeny, de la Universidad de California, Riverside, acaban de realizar un experimento que demuestra que tenemos algunas preferencias bastante claras a la hora de elegir el orden de las noticias. Para su trabajo, publicado en Personality and Social Psychology Bulletin, reclutaron a 121 estudiantes universitarios y los juntaron por parejas después de realizar unos tests de personalidad.

Los participantes quedaron divididos en dos grupos, los recibidores de noticias y aquellos que debían darlas y elegir en qué orden hacerlo. A los primeros, el entrevistador les hacía creer que tenía la puntuación de su prueba y les pedía que eligieran si querían saber antes la noticia buena o la mala. La buena era, por ejemplo, que habían obtenido una puntuación muy alta, y la mala, que su perfil era demasiado egoísta. Al segundo grupo se le convencía para dar los resultados a otros estudiantes y les pedían que indicaran sus preferencias a la hora de comunicar primero lo positivo o lo negativo. Para completar aún más el resultado, los psicólogos eligieron a un tercer grupo a los que preguntaron por el grado de preocupación que les había producido conocer las noticias en uno u otro orden.

Los resultados, que son consistentes con pruebas anteriores, muestran que tenemos una preferencia clara: nada menos que un 78% de los estudiantes escogieron recibir las malas noticias en primer lugar, mientras que entre un 54 y un 68% de los que tuvieron que dar las noticias prefirieron el orden contrario, es decir, dar las buenas noticias en primer lugar. En definitiva, queremos que nos cuenten lo malo pronto pero cuando nos toca el papel de informadores queremos contar lo bueno en primer lugar.

¿A qué se debe esa diferencia? El resultado del grupo que no tuvo que elegir y cuyos participantes solo valoraron la sensación tras recibir las noticias en un determinado orden puede darnos una pista: aquellos que recibieron las malas noticias primero tuvieron una sensación global menos amarga que los que recibieron primero las buenas. De alguna manera, afrontar lo negativo en primer lugar permite que luego una buena noticia nos endulce la sensación global.

Ampliar en:  YAHOO! NOTICIAS

 

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Contabilidad mental

Noticias criminología. Contabilidad mental. Marisol Collazos Soto

Daniel Kahneman en Pensar rápido, pensar despacio (pgs 447-448):

Un ejemplo irónico que Thaler refiere es una de las mejores ilustraciones del modo en que la contabilidad mental afecta al comportamiento:

Dos aficionados planean viajar 40 millas (una milla equivale a 1.6 km) para ver un partido de baloncesto. Uno de ellos pagó su entrada; el otro iba a comprar una entrada cuando la recibió gratis de un amigo. Se anuncia una tormenta de nieve para la noche del partido. ¿Cuál de los dos es más probable que haga frente a la tormenta para ver el partido?

La respuesta es inmediata: sabemos que lo más probable es que sea el aficionado que pagó por su entrada. La contabilidad mental nos proporciona aquí la explicación. Suponemos que los dos aficionados se hicieron su cuenta para el partido que esperaban ver. Perderse el partido cerraría la cuenta con un balance negativo. Con independencia de la manera en que consiguieron su entrada, ambos quedarían decepcionados, pero el balance final sería más negativo para el que compró la entrada, que entonces se quedaría sin el dinero y sin el partido. Como para él quedarse en casa es peor, estará más motivado para ver el partido y, por consiguiente, estará más dispuesto a intentar conducir en medio de la tormenta.

Las emociones en que los seres humanos envuelven el estado de sus cuentas mentales no son reconocidas en la teoría económica estándar. Un economista se daría cuenta de que la entrada ya ha sido pagada y no puede devolverla. Su coste es irrecuperable, y al economista le da igual que haya comprado la entrada para el partido o la haya recibido de un amigo (si los economistas tienen amigos).

Fuente: DE AVANZADA

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Los alcohólicos resuelven más fácilmente los dilemas morales

Noticias criminología.. Marisol Collazos Soto

 Cuando se empiezan a sentir los efectos agudos del alcohol, lo más típico es que nuestras cogniciones empiecen a fallar. Que empecemos a no pensar con claridad, sentir mareo, náuseas, visión borrosa… Más adelante llegamos hasta los síntomas motores, donde existe pérdida del equilibrio e incluso cuesta articular palabras (un proceso llamado disartria). Por tanto, el título de este artículo parece carecer de lógica, pero la tiene. Eso si, tiene lógica en las personas dependientes de alcohol o alcoholicos crónicos.

¿Conocéis la típica pregunta sobre ética? La llamo “típica” porque la suelen hacer en muchos problemas morales. Es aquella pregunta donde nos piden decidir entre matar a una persona a cambio de salvar a varias, o simplemente no matarla, y dejar que las otras personas mueran. Por ejemplo empujando a una persona a un tren para evitar que dicho tren mate a otras cinco personas.

Pues bien, resulta que los alcohólicos crónicos no tienen dificultad para decidir, no les afectan las emociones desagradables y rápidamente deciden la primera opción (matar a uno a cambio de cinco), asumiendo así una conducta desagradable a cambio de un beneficio mayor, cosa que en las personas no consumidoras de alcohol costaría mucho más de decidirse.

Al menos así lo afirma un reciente estudio publicado en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research, a cargo de los científicos de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, realizado con personas dependientes del alcohol y su relación con decisiones morales.

En total, se trabajó con 65 voluntarios, 31 de ellos dependientes del alcohol y 34 sanos, a los cuales se les practicó una serie de pruebas para evaluar hasta qué nivel les afectaba el consumo de alcohol, si sufrían síntomas de ansiedad, depresión o impulsividad y qué percepción emocional tenían.

Como resultados, ya los hemos comentado anteriormente, y es que los participantes dependientes del alcohol son propensos a asumir una conducta emocionalmente aversiva a cambio de conseguir un beneficio mayor (como en el caso del tren, donde muere una persona pero sobreviven cinco). Su dificultad para tomar una decisión moral se mostraba menor que en los participantes sanos.

Ampliar en: Medciencia

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Calendario

October 2014
M T W T F S S
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031