admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Forense

Reconstrucción facial forense del rey Enrique IV

Philippe FROESCH on Vimeo.

Reconstrucción facial forense del ex rey francés Enrique IV muerto en 1610, a partir de la base de datos de Tomografía computarizada del cráneo. Hecho con Cinema 4D R13, VrayForC4D y Zbrush.

 

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Linux enfocado a la informática forense

Linux DeftDEFT, la distribución enfocada a la informática forense y ciber actividades de inteligencia, está lanzando la versión 7 como estable, basada en Lubuntu 11.10 con el kernel 3.0. Está disponible para descargar, ya sea para utilizar como LiveCD o para instalar en el ordenador.

DEFT 7 es el nuevo lanzamiento estable de la distribución que cuenta con un kit de herramientas capaz de realizar informática forense, de móviles, de red, respuesta a incidentes y Ciber inteligencia.

A través de DART (Digital Advanced Response Toolkit), una interfaz gráfica en modo seguro, maneja la ejecución de respuesta a incidentes y las herramientas forenses en vivo.

DEFT 7 tienen características como:

  • Basada en Lubuntu 11.10.
  • Distribución instalable.
  • Kernel Linux 3.0.0-12,
  • Soporte para USB 3.
  • Libewf 20100226.
  • Afflib 3.6.14 .
  • TSK 3.2.3.
  • Autopsy 2.24.
  • Digital Forensic Framework 1.2
  • PTK Forensic 1.0.5 DEFT edition
  • Pyflag
  • Maltego CE
  • KeepNote 0.7.6
  • Mobius Forensic
  • Xplico 0.7.1
  • Scalpel 2
  • Hunchbackeed Foremost 0.6
  • Findwild 1.3
  • Bulk Extractor 1.1
  • Dropbox Reader
  • Emule Forensic 1.0
  • Guymager 0.6.3-1
  • Dhash 2
  • Cyclone wizard acquire tool
  • Ipddump
  • Iphone Analyzer
  • Iphone backup analyzer
  • SQLite Database Browser 2.0b1
  • BitPim 1.0.7
  • Bbwhatsapp database converter
  • Reggripper
  • Creepy 0.1.9
  • Hydra 7.1
  • Log2timeline 0.60
  • Wine 1.3.28

Para mayor información se puede consultar las notas del lanzamiento.

Suicidios en Colombia

Noticias Criminología. Suicidas en Colombia. Marisol Collazos Soto
Todos los años hay en el mundo más de un millón de suicidios (según la Organización Mundial de la Salud). La gente se envenena, se dispara en el pecho o en la cabeza, se lanza de un puente o de un último piso, se ahorca o se corta las venas. La imaginación de los suicidas es un cátalogo del horror. Este texto recoge las voces de dos suicidas y las cifras tenebrosas de un mal público. En Colombia, la cifra oficial de casos de muerte por suicidio en 2010 fue de 1 642 personas. Es decir, a diario, cerca de cinco personas se quitaron la vida.

De este total, según el Grupo Centro de Referencia Nacional sobre Violencia del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, 779 casos tuvieron como causa de fallecimiento el ahorcamiento o estrangulación; 372, la intoxicación por agentes químicos, y 342, por proyectil de arma de fuego. De estas tres, que son las principales causas de suicidio en Colombia, 667 hombres y 112 mujeres se suicidaron por ahorcamiento, 246 hombres y 126 mujeres debido a  intoxicación por agentes químicos, y 322 hombres y 20 mujeres decidieron acabar con sus vidas con armas de fuego.

Si bien la finalidad es la misma, los hombres son más violentos y dramáticos a la hora de acabar con sus vidas. El porcentaje de hombres que decide dispararse supera con creces al de mujeres, quienes prefieren suicidarse de forma más “delicada”. La psicóloga forense Diana Lucía Celis, del Instituto Nacional de Medicina Legal, afirma que esto obedece a dos causas.

La primera es cultural. Las mujeres, preocupadas por su apariencia física, buscan verse bien incluso el día de su funeral. La segunda causa obedece a un comportamiento instintivo. Biológicamente los organismos vienen con una misión, en el caso de las mujeres, es engendrar y dar vida. Por eso, a la hora de acabar con ella, ellas tienden a preservar sus cuerpos de la mejor manera, haciéndose el menor daño posible. De ahí que la intoxicación o el envenenamiento sea la mayor causa de suicidio femenino.

El suicidio no se da por un único motivo, es un fenómeno con diferentes causas y sumamente complejo. Si alguien se quita la vida porque perdió el trabajo o perdió un ser querido, ésta solo fue la gota que rebosó la copa. El suicidio siempre tiene una historia detrás del momento culminante, un expediente que se dedican a reconstruir psicólogos forenses como Diana Lucía Celis.

Factores genéticos y factores ambientales constituyen los archivos de dicho expediente. Si ambos se conjugan hay una alta probabilidad de que un sujeto cometa suicidio, si hay una predisposición genética al suicidio, pero las condiciones ambientales son favorables, la probabilidad decrece notablemente.

Ampliar información: REVISTADONJUAN.COM

 

 

 

La ciencia y los mitos en la práctica forense

Los mitos, las fantasías y las creencias populares han acompañando a la historia humana desde tiempos remotos. Tanto los relacionados con lo sobrenatural (monstruos, el fin de los tiempos, etc., etc.) como aquellos acerca de la ciencia. Es más que conocido que muchos científicos hoy reconocidos por sus descubrimientos, han sido repudiados por sus contemporáneos y se han generado grandes mitos y miedos alrededor de la ciencia y sus aplicaciones, en algunos casos las fantasías pudieron volverse reales, pero en la mayoría de los casos no ha sido así.

Para aquellos que están ajenos a la ciencia y con información que brindan los medios de comunicación que han hecho tan popular la genética, en particular a lo que la gente llama ADN, genera errores de interpretación conduciendo a falsas creencias. Sin ir más lejos aclaremos que la gente llama ADN a la prueba de paternidad o a las pruebas que lleva a cabo la policía para aclarar casos de orden forense. Debo por eso aclarar que ADN significa: ácido desoxirribonucleico, y es la molécula que se halla en el núcleo de todas las células y contiene toda la información necesaria para la construcción de todas las proteínas que necesita nuestro organismo para su correcto funcionamiento.

Los mitos y creencias acerca del ADN

En el lenguaje popular el término ADN se utiliza para describir una técnica de la biología molecular que fue diseñada para la resolución de un crimen por primera vez en 1986 por Sir Alec Jeffreys y luego se comenzó a utilizar para test de paternidad por su mismo laboratorio, utilizando una técnica que se denominó DNA fingerprint o en su traducción: huella digital del ADN. Esta técnica comenzó siendo más que compleja de realizar, tanto por el tiempo que llevaba como en el uso de sondas de ADN sintético con fósforo-32 radioactivo. Una técnica de fingerprint realizada por el método de Southern Blot, lleva de una semana a una semana y media de realizar.

Sir Alec Jeffreys descubrió que en nuestro ADN existen secuencias de nucleótidos altamente repetitivas denominadas VNTRs o número variable de repeticiones en tandem, o conocidas también como minisatélites. Son secuencias de ADN como por ejemplo: ACGTAGGACGTAGG ACGTAGGACGTAGG….(ACGTAGG)n, repetidas en algunos individuos en 4, en otros en 6, otros en 8 ó en 20, etc, etc. Por eso en este tipo de repeticiones variables en la población, la probabilidad de que compartamos entre ustedes y yo el mismo número de repeticiones en uno de nuestros cromosomas materno y paterno son bajísimas. Cuántas más repeticiones del VNTR haya en toda la población humana, más informativa nos resultará esa repetición o VNTR. Hoy en día se utilizan más los STRs (short tandem repeats, o repeticiones cortas en tandem). Si se utilizan por lo menos 9 VNTRs diferentes que se ubican en distintos cromosomas y así aumentamos la probabilidad de hallar coincidencias entre padres e hijos al 99,9%, por ejemplo. Con la llegada de la revolucionaria técnica de PCR que puede replicar una molécula de ADN en millones en sólo unas dos o tres horas, dependiendo del aparato que utilicemos, se ha revolucionado también la forma de hacer fingerpirnts y por ende su rapidez y eficacia gracias además a todo el software que se ha generado para procesar mas rápidamente estas técnicas.

Artículo completo (incluye vídeos) en:  La ciencia y sus demonios

__________________

Enlaces relacionados:

–  ¿Qué es el ADN (DNA) forense?

–  Infidelidad y ADN (DNA)

–  ¿Por qué una gran base de datos de ADN es peligroso en criminología?

–  Pruebas de DNA (ADN) más rápidas y asequibles

–  La ciencia de las series “CSI” no es correcta

–  El legado del Premio Nobel Severo Ochoa, 50 años después

Historia de la Psicología Forense

La psicología forense es una rama de la Psicología que se ocupa de la criminalística. Es una división de la psicología aplicada relativa a la recolección, análisis y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales.[1] Por tanto, incluye una comprensión del derecho penal en la jurisdicción relevante para poder realizar evaluaciones legales e interactuar propiamente con jueces, abogados y otros profesionales del derecho.

Los psicólogos forenses a menudo han de prestar testimonio, o evaluaciones en los procesos, tanto civiles como penales.  A pesar deser  considerada como una especialidad psicológica relativamente reciente, la psicología forense se introdujo hace más de cien años atrás.  En 1873, Wilhelm Wundt fundó el primer laboratorio de psicología en Leipzig (Alemania).  Fue su trabajo el que refinó y estableció el método experimental, que se aplica a la psicología.  Llevó a cabo experimentos en el campo legal en áreas tales como el testimonio de testigos y la evaluación de criminales que se siguen utilizando en la actualidad.

Hugo Munsterberg fue uno de los primeros psicólogos en prever cómo la ciencia forense podría beneficiar  al sistema jurídico. Estudió con Wilhelm Wundt, en Alemania antes de mudarse a los Estados Unidos en 1892.  A continuación, estableció un laboratorio en la Universidad de Harvard con el propósito de llevar a cabo experimentos sobre cómo la psicología puede ser aplicada al sistema jurídico.  Su investigación incluye experimentos sobre confesiones falsas, el papel de la hipnosis en la sala de audiencias y la memoria de los testigos.

En 1895, mientras era Jefe del Departamento de Psicología, Antropología y Filosofía en la Universidad de Columbia, James McKeen Cattell comenzó a realizar experimentos que actualmente se consideran la raíz de la psicología forense. Planteó a varios estudiantes una serie de preguntas,  efectuando el seguimiento de sus respuestas y la valoración de su exactitud.  Sorprendentemente, los resultados demostraron un alto grado de inexactitud.  Este estudio influyó fuertemente en la psicología del testimonio. Como psicólogo conocido de la época, y el cofundador de la Psychological Review, una de las metas Cattel fue el de establecer la psicología como una ciencia de buena fe.

En 1908 se publicó Munsterberg un libro sobre el tema de la aplicación de la psicología a los juicios legales. El libro “On the Stand“, fue un paso importante para la psicología forense.  En 1917, un alumno suyo, William Marston, afirmó descubrir  una correlación (que actualmente se considera falsa) entre la presión arterial y la mentira, que fue un factor clave en el desarrollo del detector de mentiras, dispositivo pseudocientífico, que la mentablemnet se usa por algunos sectores “magufos”.

Fue a principios del siglo 20 cuando los psicólogos empezaron a actuar como peritos en los juicios, un precedente establecido por Marston en 1923, cuando testificó en el caso de Frye contra los Estados Unidos. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando los psicólogos fueron  plenamente reconocidos como testigos creíbles.  Hasta el punto que los médicos  eran considerados como testigos superiores. a pesar de supuestamente  no tenían el grado de conocimientos sobre las condiciones mentales poseído por los psicólogos entrenados.

Desde ese momento, y especialmente en los últimos treinta años, la psicología forense ha sido tenida en cuenta.  En 2001, la psicología forense fue reconocido por la Asociación Americana de Psicología como una especialización en el campo de la psicología.

Actualmente en algunos países, los psicólogos forenses también proveen recomendaciones con respecto a la sentencia y al tratamiento que debe seguir el acusado, así como cualquier otra información que el juez requiera, como la referida a factores atenuantes, valoración de riesgo futuro y evaluación de la credibilidad de los testigos. La psicología forense implica también capacitar y evaluar a policías u otro personal oficial para proveer perfiles criminales a las fuerzas del orden.

Fuentes:

Helping Psychology

Psicología forense (Wikipedia)

__________________

Enlaces relacionados:

La web de Maco048. Noticias: polígrafo
Grafología y recursos humanos, pseudociencia del poligrafo
La máquina de la ¿verdad?. Magufos y criminología
Polígrafo y telebasura « magonia « Blogs El Correo Digital
–  Planeta Escepticismo (agregador)
Psicología para escépticos

Identificación de las imágenes manipuladas

El software de edición fotográfica se vuelve más sofisticado, permitiendo a los usuarios modificar imágenes, tanto a manera diversión como fraudulenta. El mes pasado, por ejemplo, una foto de antílope tibetano que aparecía junto a un tren de alta velocidad se reveló que era una falsificación, de acuerdo con el Wall Street Journal,después de haber sido publicado por la agencia Estatal China de noticias. Los investigadores están trabajando en una variedad de herramientas digitales para la medicina forense, incluyendo las que analizar la iluminación de una imagen, con la esperanza de hacer más fácil la captura de tales manipulaciones.

Herramientas que analizan la iluminación son particularmente útiles porque “la iluminación es difícil de falsificar” sin dejar rastro, dice Kimo Micah Johnson, un investigador en el  en el MIT, cuyo trabajo incluye el diseño de herramientas para análisis forense digital. Como resultado, incluso los fraudes que se ven bien a simple vista, es probable que contienen inconsistencias que pueden ser recogidos por el software.

Muchas imágenes fraudulentas se crean mediante la combinación de partes de dos o más fotografías en una sola imagen. Cuando se combinan las partes, la combinación a veces puede ser detectada por las variaciones en las condiciones de iluminación en la imagen. Una persona observadora puede notar estas variaciones, dice Johnson, sin embargo, “la gente es muy insensible a la iluminación”. Las herramientas de software son útiles, dice, ya que pueden ayudar a cuantificar las irregularidades de iluminación – que pueden dar una información sólida en las evaluaciones de las imágenes presentadas como prueba en los tribunales, por ejemplo – y porque se pueden analizar las condiciones de iluminación más complicadas que el ojo humano no puede dtectar. Johnson señala que en muchos entornos de interior, hay docenas de fuentes de luz, como las bombillas y las ventanas. Cada fuente de luz contribuye a la complejidad de la iluminación general en la imagen.

La herramienta de Johnson, requiere un usuario experto, para el modelado de la iluminación de la imagen sobre la base de las pistas recogidas de diversas superficies de la imagen. (Funciona mejor para las imágenes que contienen superficies de un color bastante uniforme.) El usuario indica la superficie que quiere estudiar, y el programa devuelve un conjunto de coeficientes a una compleja ecuación que representa el ambiente de luz que rodea como un todo. Ese conjunto de números se pueden comparar con los resultados de otras superficies en la imagen. Si los resultados no están con una variación determinada, el usuario puede marcar la imagen como posiblemente manipulada.

Hany Farid, profesor de ciencias de la computación en el Dartmouth College, que colaboró con Johnson en el diseño de la herramienta y es líder en el campo de la medicina forense digital, dice que “para la manipulación, no hay un botón de plata”. Diferentes manipulaciones serán vistas por distintas herramientas, señala. Como resultado, Farid, dice, que hacen falta una variedad de herramientas que pueden ayudar a los expertos detectar imágenes manipuladas y pueden dar un fundamento sólido de por qué las imágenes han sido marcados.

Artículo completo en: Technology Review MIT

La ciencia de las series “CSI” no es correcta

En televisión abundan desde hace unos años las series dramáticas sobre forenses. Así, a las típicas series de abogados, policías y médicos se unió una mezcla de todas ellas con unas dosis de ciencia: CSI en tres versiones, NCIS, Crossing Jordan, Bones, Dexter, etc. Pero, ¿es precisa la ciencia que aparece en estas series? ¿Se representa bien el trabajo de estos profesionales? No son preguntas gratuitas si tenemos en cuenta que estas series están entre las más exitosas de televisión y los telespectadores pueden llevarse una impresión errónea de la ciencia forense que ven ellas.

En el pasado ya se señaló que esto puede ser un factor importante si hay telespectadores de estas series en los juicios con jurado, pues pueden confundir las pruebas aportadas o demandar una precisión que en la realidad no existe. Otra consecuencia ha sido que algunos criminales han aprendido de estas series y alguna vez han dejado pruebas falsas (colillas de cigarrillos con ADN de cualquiera, por ejemplo) en la escena del crimen.

Robert Shaler ha sido director del programa científico forense y profesor de Bioquímica y Biología Molecualr de Penn State en el campus de Park desde 2005, pero ha sido un científico forense durante 40 años. Fue el encargado, entre otros casos, de dirigir el reconocimiento de los restos humanos encontrados en las ruinas de las torres gemelas de Nueva York después de ataque del 11 de septiembre.

Este investigador bromea sobre los tacones altos y la ropa de moda elegante que el personaje de Kathryn Willows usa en la serie CSI. Obviamente en la realidad se viste de una manera mucho más práctica en las escenas donde se ha cometido un crimen.

Según él este tipo de series perpetúan una serie de incorrecciones o errores entre las cuales la estética y los vestidos de moda son los menos egregios. En general estos errores que se muestran en pantalla llevan a la ciencia más allá de los límites reales o se utilizan gráficos de ordenador para hacer una ciencia que simplemente no pueden hacer.

Tomar un fotograma realizado por una cámara de vigilancia y ampliar sucesivamente una región de la imagen hasta ver detalles que la resolución de la propiua imagen no puede dar es uno de los errores más obvios.
Como ejemplo de error Shaler recuerda un episodio de NCIS en el cual los criminólogos investigan un crimen en una pista de patinaje. Gracias a unas luces ultravioletas pueden ver un rastro de sangre que está embebido en el hielo. Hay métodos para hacer que la sangre se torne fluorescente bajo ese tipo de luz, pero por sí sola no lo hace. En la realidad hay que pulverizar los posibles restos de sangre con agentes químicos especiales para que lo haga.

Otro error típico son los análisis de laboratorio que estas series se tardan horas en realizarse, mientras que en la realidad se tardan días o semanas en completar.

Los métodos que se utilizan para asesinar a la gente en estas series suelen ser espectaculares, extraños o raros. Se puede, por ejemplo, contraer la rabia con un tatuaje o un ave carroñera puede dejar caer restos humanos en una taza de café. Según Shaler esto añade dramatismo a la serie y la adereza con ingredientes estrambóticos, pero contiene poca ciencia. Simplemente adorna la realidad para hacer que encaje con el guión, pero la realidad es mucho más aburrida. En los laboratorios forenses se trabaja con rastros de sangre, restos de ADN relativos a casos de violación, asesinato o robo más ordinarios y sencillos que los que aparecen en estas series.

Así que según este investigador si quiere ser forense con sólo ser un ardiente fan de estas series no le será suficiente para ser un buen forense científico. Lo que un futuro estudiante en este campo necesita es una buena base en Biología, Química, Física y Matemáticas. Los estudiantes que carezcan de buenas aptitudes para estas ramas básicas de la ciencia deberían de optar por una carrera en la abogacía o en la policía.
Y para aquellos que persiguen la ciencia forense, una clave importante es saber que la realidad no es como aparece en estas series de TV. “Yo he sido un tipo de laboratorio criminalístico, pero nunca fui la persona retratada en televisión”, dice Shale. “Esa persona no existe realmente”.

Fuente: NEOFRONTERAS
Bajo licencia Creative Commons

2009 Ig Nobel de la Paz: Golpear en la cabeza con una botella de cerveza vacía produce mayor fractura craneal que una llena

Los premios Ig Nobel son una parodia de los premio Nobel que suele resolverse en las mismas fechas que los premios originales, aproximadamente en el mes de octubre. Están organizados por la revista de humor científica Annals of Improbable Research (AIR), y co-patrocinados por varias sociedades que ostentan la palabra Harvard en su denominación, como The Harvard Computer Society o The Harvard-Radcliffe Society of Physics Students. La gala de entrega se realiza en el Sanders Theatre, de la Universidad Harvard.

Su aceptación y popularidad desde su institución en 1991 es creciente con el paso del tiempo. Estos premios galardonan los logros de investigaciones que primero pueden provocar risas, pero después hacen que las personas piensen. Los premios pretenden celebrar lo inusual, honrar lo imaginativo y estimular el interés de todos por la ciencia, la medicina, y la tecnología.

Según sus organizadores, los premios se establecieron como homenaje a Ignacious Nobel, el ficticio inventor de la soda pop.

Los médicos forenses a veces se hacen preguntas que nos pueden parecer de risa a los demás. Salvo que veamos mucha televisión. Nadie se sorprendería si Grissom (u Horatio) se preguntara “¿qué causa una fractura craneal mayor una botella de cerveza vacía o llena?” Lo sorprendente es que los médicos forenses de verdad ya se la han preguntado, han realizado la oportuna investigación y la han contestado utilizando botellas de medio litro: las botellas vacías se rompen con 40 J (julios) de energía, mientras que las llenas lo hacen a los 30 J. Ambos golpes son suficientes para fracturar un cráneo humano, pero la botella vacía provoca una factura más grave. Cual CSI de primera, han estudiado la fractura de las botellas de cerveza en su caída desde una torre. El premio Ig Nobel de la Paz lo han recibido Stephan Bolliger, Steffen Ross, Lars Oesterhelweg, Michael Thali y Beat Kneubuehl, de la Universidad de Berna, Suiza, quienes han publicado el artículo “Are Full or Empty Beer Bottles Sturdier and Does Their Fracture-Threshold Suffice to Break the Human Skull?,” Journal of Forensic and Legal Medicine: 16: 138-142, April 2009.

Información completa en: Francis (th)E mule Science’s News

________________

Enlaces de interés:

Premio Ig Nobel (Wikipedia)

Premios Ig Nobel año 2005. CPI

Los premios “Anti Nobel” 2004

Tras el nombre del crimen

En el escenario del crimen, donde yace el cadáver, ellos ven un ‘puzzle’. El ‘puzzle’ blanco. Un rompecabezas de piezas inconexas, de aristas y formas imprecisas, que no suelen encajar a simple vista. Hay que estudiarlas, limarlas, trabajarlas. Hasta que las incógnitas se conviertan en respuestas. La Policía Científica, algo así como el CSI español, tiene la misión de descifrar el misterio que rodea a un cadáver hallado en extrañas circunstancias. Quién es, cómo ha muerto y por qué. Y si es un crimen, quién es el autor.

La investigación comienza siempre con la identificación de la víctima. Son los cimientos del caso y, por extensión, uno de los principales caballos de batalla para los agentes. Un trabajo que a veces termina con buscar el DNI en la cartera del fallecido, pero que en otras ocasiones se complica por la ausencia total de pistas sobre su identidad. Es entonces cuando empieza el trabajo de laboratorio.

Más homicidios

En un año negro en cuanto a muertes violentas en Málaga -se han producido 13 homicidios en la provincia, el último el pasado miércoles en la calle Pacífico-, la labor de estos agentes cobra especial protagonismo. SUR se adentra en este mundo de la mano del jefe de la Brigada de Policía Científica en Málaga, el inspector jefe José Vicente Leal, quien lanza una advertencia justo en el punto de partida de la investigación. «Cada caso es diferente», avisa el especialista, «se puede hablar de metodologías, pero todo dependerá del estado en que se encuentre el cuerpo o los datos que tengamos a nuestro alcance».

El primer lugar donde miran los policías para averiguar quién es el fallecido no es el rostro, sino las manos. La necrorreseña (toma de huellas dactilares al cadáver) es el primer peldaño, y a veces el último, en la identificación de un cuerpo. «Es el primer método que se usa, ya que es el más rápido, el más sencillo y lo consideramos totalmente fiable. Lo cierto es que con esta prueba logramos averiguar la identidad de la mayoría de los muertos», aclara.

Si el caso está meridianamente esclarecido -se maneja una identidad probable y la causa de la muerte- sólo se toman las huellas de los dedos índices para cotejarlas con la base de datos de la Policía Nacional, donde se incorporan las impresiones dactilares de los ciudadanos al expedirles el DNI.

Por el contrario, cuando se trata de una muerte violenta y aún hay demasiadas incógnitas por despejar, los agentes de la Científica recaban las huellas de los diez dedos del fallecido y, a veces, también las de las palmas de las manos. «Esto se hace para descartar las huellas de la víctima en el escenario del crimen», añade Leal. Algo parecido ocurre en los asaltos a viviendas, donde siempre se recogen las impresiones digitales de los moradores. Es lo que policialmente se conoce como ‘cotejo de inocentes’.

Pero hay casos en los que la necrorreseña no es precisamente una tarea fácil. «Es muy difícil tomar las huellas en cadáveres que se encuentran en avanzado estado de descomposición (momificados o esqueletizados) o que han sido hallados en el mar (su nombre científico es saponificados)», explica el jefe de la Policía Científica malagueña.

En el primero de los supuestos, los investigadores realizan en el laboratorio un tratamiento químico en los dedos de las víctimas para recuperar el dibujo dactilar y así llegar a su identificación. Si se trata de un cuerpo carbonizado o electrocutado, los agentes se limitan a limpiar con sumo cuidado la falange y rehidratar la epidermis.

Sin embargo, cuando el cadáver se halla momificado, el tratamiento, que también se realiza en el laboratorio, es mucho más complejo. «Se denomina regeneración de pulpejos, que consiste en recuperar los tejidos de los dedos para conseguir la huella digital del difunto», detalla José Vicente Leal.

Técnica del guantelete

En los cadáveres de ahogados, el problema radica en que la piel está muy deteriorada y no se puede recoger la impresión dactilar. El sistema empleado por la policía en estos casos requiere, además de conocimientos científicos, una gran destreza por parte de los agentes para obtener lo que en el argot se denomina ‘guantelete’. «Consiste en extraer la epidermis en forma de dedal para colocártela en el dedo y así tomar la huella», cuenta Leal.

Los avances en investigación forense han desbancado a las tintas, que han dejado de utilizarse para conseguir la impresión dactilar. «Ahora empleamos un reactivo, una especie de polvo muy fino que se esparce sobre la yema del dedo, y luego colocamos sobre él unas etiquetas adhesivas que se pegan con acetato para obtener el dibujo», apunta el agente.

Aunque la necrorreseña es la técnica a la que recurren con más frecuencia, las pruebas odontológicas, radiológicas y de ADN también se consideran métodos fiables para confirmar una identidad, aunque suelen ser complejos. «El estudio de las dentaduras es laborioso, porque tenemos 32 dientes y cada uno de ellos tiene cinco caras, lo que ofrece un montón de combinaciones posibles», detalla el inspector jefe, que atesora veinte años de experiencia en la Policía Científica.

Los otros dos métodos -radiológico y ADN- dependen siempre de caso que se esté investigando, ya que si la víctima no tiene ninguna prótesis ni ha sido operada, no hay hilo del que tirar. Y si no se ha localizado a un familiar, tampoco hay manera de contrastar su código genético, salvo que el fallecido sea un delincuente fichado por ADN.

Las pesquisas que llevan a la identificación de una víctima son variadas. A veces, los agentes logran aproximarse a la identidad del muerto mediante la recogida de datos físicos y de vida. Es lo que se conoce como estudios complementarios. Sin embargo, se consideran identificaciones provisionales. La confirmación sólo puede producirse por el camino de la ciencia.

Fuente: SUR.es

Enlace relacionado: Apuntes Investigación Criminológica

Nueva técnica forense para datar muerte

Investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han desarrollado una nueva técnica que permite la datación de la fecha de la muerte basada en el estudio de las bacterias de la microflora de la piel humana.

El trabajo, encabezado por la investigadora malagueña Isabel Fernández, cuenta con la colaboración de la Estación Experimental del Zaidín (CSIC), el Instituto de Medicina Legal de Granada y la empresa Álava Ingenieros S.A., ha informado hoy en un comunicado Andalucía Innova, organismo dependiente de la Junta de Andalucía.

Esta nueva técnica forense se basa en la estimación del crecimiento de la bacteria “propionibacterium acnes” y su relación con el tiempo transcurrido tras el momento de la muerte del organismo humano por lo que, según su autora, aporta una nueva metodología que “simplifica y facilita los peritajes de los especialistas”.

Asimismo se ha mejorado el método para el control de la temperatura corporal cadavérica a través del uso de novedosos sistemas de termografía infrarroja que aportan “mayor precisión y asepsia” que los instrumentos de medida de temperatura corporal usados tradicionalmente, ha asegurado Fernández.

“Propionibacterium acnes” es una bacteria que vive en nuestra piel que está relacionada con infecciones dérmicas como las que origina el acné, de forma que, pese a que se podría pensar que su existencia supone un perjuicio para la salud humana, con el desarrollo de esta técnica se ha descubierto una aplicación beneficiosa de su presencia.

Para la elaboración del estudio se han analizado 240 muestras de microorganismos de cadáveres facilitadas por el Instituto de Medicina Legal de Granada y otras 352 de sujetos vivos donantes, bajo la dirección y supervisión del responsable del laboratorio de Antropología de la UGR, el profesor Miguel Botella.

El empleo del instrumental puntero en termografía ha sido posible gracias a la colaboración de la empresa madrileña Álava Ingenieros S.A. que ha aportado cámaras de termografía infrarroja, entre otros dispositivos.

Fuente: adn.es

Bajo licencia Creative Commons

Muestra fotográfica desmitifica el trabajo forense

Una mujer de 78 años yace tendida de espaldas en la mitad de su sala. Dos asaltantes, a quienes ella misma dejó entrar, le atacaron brutalmente hasta matarla. Su nombre: Anna M.

La historia de Anna es una fusión de muchas otras y es el caso que abre la exposición titulada “Vom Tatort ins Labor (Del lugar del crimen al laboratorio) “sobre el trabajo forense, que se presenta en el Museo de Historia de la Medicina en la clínica universitaria de la Charité, en Berlín.

La idea de la muestra es original del profesor Michael Tsokos, quien busca “mostrar lo que realmente se hace en el trabajo forense y desmitificar ideas que aparecen en programas de televisión”, explicó a Efe el portavoz de prensa del museo, Patrick Kleinschmidt.

La muestra es un recorrido por las diversas etapas del trabajo forense, comenzando con la escena del crimen, la autopsia, el trabajo en el laboratorio y finalizando en el juicio, hasta donde el forense es llamado como experto.

Nueve historias reales van dando cuerpo a las diversas formas de muerte, cada una de ellas con fotografías originales y textos que contextualizan las imágenes, ubicadas en una gran sala.

Para el portavoz de prensa, la muestra “podría ser de interés para la gente común y corriente, y no sólo para investigadores y científicos”.

Un destornillador, un alicate, una pistola y hasta un bate de béisbol, son algunas de las muchas armas expuestas en dos grandes gabinetes y que son algunos de los objetos utilizados para matar a alguien.

Una gran muestra fotográfica en la primera sala recibe a los visitantes, con instantáneas de las diversas fases de la labor forense, todas ellas del fotógrafo Patrick Budenz.

Además, muchos artefactos reales, desde un microscopio pasando por una mesa de trabajo en la que descansan los cuerpos inertes y hasta la misma cara reconstruida de un fallecido, van dando un recorrido que bien podría ser la sala de autopsias de algún instituto forense.

Aunque crudas, cada una de las fotografías, no sólo del trabajo, sino que las diferentes disecciones en los cuerpos, junto al instrumental real de los profesionales, dan una idea del rigor científico con el que trabajan los forenses.

Once años de estudio, seis de ellos en la escuela de Medicina y otros cinco de especialización, que incluyen hasta psiquiatría, avalan la profesionalidad de los forenses, según desea mostrar la exposición.

Tres señales son las que buscan los forenses, que siempre trabajan de a dos para cumplir con el principio de “Cuatro Ojos”, en su trabajo en la sala de autopsias: rigor mortis, la lividez postmortem y la descomposición, todo ello con el fin de establecer las causas y la data de muerte.

El principio de Cuatro Ojos busca evitar que algunas señales sean pasadas por alto por los profesionales al realizar una autopsia en las que tres cavidades corporales deben ser revisadas obligatoriamente con rigor: la cabeza, el pecho y el abdomen.

De acuerdo con la exposición, sólo entre un 8 y un 10 por ciento de las muertes en Alemania son objeto de autopsia, por lo que entre 1.200 y 2.400 homicidios al año quedan sin resolver al no ser descubiertos, según los textos que acompañan a la exposición.

La muestra, organizada por Tsokos y el director del Museo, el profesor Thomas Schnalke, permanecerá abierta hasta el 13 de septiembre.

Fuente: adn.es

Consiguen datar la hora exacta de una muerte gracias a los microorganismos

Un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) ha desarrollado una nueva técnica de data de muerte forense basada en los microorganismos de los cadáveres que permite determinar la hora exacta en la que se ha producido un fallecimiento.

Este sistema, basado en la termomicrobiología, se puede aplicar cuando la muerte no haya tenido lugar bajo causas naturales controladas.

De gran interés en el ámbito de la criminalística, establece correspondencias entre los parámetros de crecimiento microorgánico sobre los cadáveres y la data de la muerte, así como la relación que presentan con la temperatura, ha informado hoy la UGR en un comunicado.

Con este trabajo se creará un protocolo de aplicación general en el campo de la Termografía y la Microbiología Forenses que proporcione nuevas herramientas complementarias a las técnicas criminalísticas ya existentes.

Este protocolo aportará un nuevo enfoque criminalístico a técnicas tradicionales, ya empleadas en el análisis microbiológico de muestras de todo tipo.

Para ello se han analizado las etapas de descomposición y putrefacción cadavéricas, relacionándolas con el patrón de crecimiento y muerte de los microorganismos responsables de las alteraciones postmortem, con lo que se ha establecido un indicador microbiológico que determina la data de muerte.

Así se reducirá el margen de error que actualmente se produce con la aplicación de otros métodos y se acotará al máximo posible el momento en que se produjo la muerte.

Para la realización de este trabajo, los autores analizaron un total de 240 muestras de microorganismos tomadas desde cadáveres procedentes del Instituto de Medicina Legal de Granada y 352 de sujetos vivos donantes.

Este estudio ha sido realizado por la doctora Isabel Fernández y dirigido por los profesores Miguel Botella, del Laboratorio de Antropología de la UGR, y Eulogio Bedmar Gómez de la Estación Experimental Zaidín (CSIC), y se ha publicado en la Revista del Colegio Oficial de Biólogos de la Comunidad de Madrid.

Fuente: EFE

Nanopartículas de oxido de zinc contra el crimen

Según un artículo publicado en la revista Journal of Material Science, el Dr Andrew McDonagh comenta el logro obtenido con sus colegas del Centro de Ciencia Forenses de la Universidad Tecnológica de Sydney (UTS).

Los mismos han obtenido una especie de polvo basado en nanopartículas de oxido de zinc, donde las mismas abren una nueva puerta para aquellos agentes que combaten el crimen, la cual les da mejores y eficaces huellas digitales, incluso en superficies húmedas.

Según comenta McDonagh, las técnicas convencionales para la detección de huellas digitales, revela a las mismas pegándose a los residuos oleaginosos que quedan en la superficie, pero no siempre son exitosas.

Esta nueva técnica respaldada con la ciencia nanotecnológica, provee mayor eficacia a la hora de descubrir determinadas huellas, incluso en superficies difíciles de recuperar o cuando ya parte de la huella a sido limpiada.

Se han realizado pruebas, donde el equipo de McDonagh ha usado esta nueva técnica basada en nanopartículas de oxido de zinc, en colaboración con la Policía Federal australiana.

Fuente: Euroresidentes

Forense circense

Ya que hablamos de “ciencia” médica, el lector Ben Bloede (entre otros) nos hizo notar el asunto siguiente. Como he dicho con frecuencia aquí, pocas de estas noticias me sorprenden, simplemente porque las escuché todas; tengo que hacer una excepción en el caso que sigue. Es realmente difícil creer que un funcionario público responsable, en un puesto destacado, pueda comportarse de este modo. Ben nos describe la situación:

He aquí otro ejemplo de un funcionario público muy bien educado “apoyando” y luego defendiendo el uso de un psíquico en una investigación. El doctor Richard L. Keller, médico forense del Condado de Lake en Illinois, encargó una “lectura” psíquica en la calavera parcial de una víctima de homicidio encontrada en un área boscosa local. el resultado fueron las patrañas habituales.

En respuesta a un comentario de un autor de blog preocupado, quien objetó al uso por parte del buen doctor de dinero de los contribuyentes, que no debería emplearse en psíquicos, el doctor Keller defendió la “lectura” respondiendo: “El psíquico no cobra por este tipo de servicios”.

Por supuesto, el Dr. Keller no contó el costo de seguir las pistas falsas que podrían dañar la investigación. También cree en otras patrañas. Su sitio web personal (http://www.drrichardlkeller.com) muestras fotos de él reuniéndose con

Lomi lomi, o’oponopono, la’au lapa’au, sanadores espirituales e indígenas hawaianos.

Su sitio incluso registra entre sus enlaces favoritos el dudoso sitio de sanación hawaiana http://www.healingparadise.org. Esto es lo que el sitio dice sobre ellos mismos:

Aina Me Kalani es una fundación educativa sin fines de lucro creada para perpetuar las artes culturales y curativas de Hawaii. Nuestros talleres, retiros y conferencias de curación buscan unir las artes curativas de Hawaii con las artes alternativas y complementarias del oriente y el occidente. Las técnicas indígenes de sanación de lomi lomi (masaje), la’au lapa’au (uso de plantas medicinales) y ho’oponopono (resolución de conflictos por medio de la autoconciencia y el perdón) se enseñan junto a otras formas espirituales de curación, para hallar puntos en común más allá de nuestras diferencias y para apoyar al espíritu de la humanidad.

Me pregunto si el doctorado del Dr. Keller también se lo dieron en ese sitio… Esta es la respuesta del doctor a mi mensaje en el que le sugiero que consulte el sitio de usted, un diálogo que puede verse en http://tinyurl.com/3vwcxa. Escribió:

Puede parecerle una pequeñez, pero la oferta de un millón de dólares de James Randi (recuerde que solía ser “Randi el Asombroso”) es “para cualquiera que pueda demostrar capacidades paranormales en condiciones de laboratorio”. Si Ud. nunca tuvo una experiencia paranormal en el mundo real, tiene que salir más.

No, doctor, es usted quien “tiene que salir más”. Yo no afirmé tal cosa. Escribí que el premio de la JREF se entregaría

a cualquiera que pueda mostrar, en condiciones de observación adecuadas, evidencias de cualquier poder o evento paranormal, sobrenatural u oculto.

Es una frase claramente diferente, y si no se da cuenta de la diferencia, quizá tampoco puede diferenciar entre una muerte producida por cremación y otra producida por simple vejez… No mencioné laboratorios, ni “demostraciones” ni “capacidades”. Pero Ud. siguió con su castigo desde la autoridad:

No se gastó dinero alguno, ni tiempo de los investigadores policiales y esta información no ha dañado la resolución del “crimen” (de modo que no hay fraude).

¿“No hay fraude”? ¿De dónde saca este señor tan instruido esa información? La estupidez de invertir tiempo y/o dinero, y la interferencia con el caso, no tienen nada que ver aquí, doctor. Estamos cuestionando su aceptación ciega (sin evidencia que la apoye) de poderes psíquicos como herramientas válidas para descubrir evidencia. Creo que Ud. pasa demasiado tiempo viendo en televisión canales de tercera y malos programas “forenses” de resolución de “crímenes”. Ah, pero veo que nos presenta evidencia cuando escribe:

Hay un número creciente de ejemplos de psíquicos muy útiles en una variedad de casos. Tómese un momento para buscarlos, en otro lugar que el sitio de Randi el Asombroso. Cuando un caso “se enfría” y busco las identidades y “cerrar” el caso, uso cualquier método disponible: antropología, psíquico, lo que sea.

¡Ah, excelente! ¿Incluye astrología, cartas de Tarot, “vibraciones” y a Sylvia Browne en su categoría “lo que sea”, señor? ¡Me estoy dando cuenta de que la JREF puede tener la oportunidad de pagar el premio del millón de dólares! Por favor, doctor, mándeme esos ejemplos de “psíquicos muy útiles”, ¿quiere? No dudo en lo absoluto que tendrá usted datos de alta calidad para presentar (de fuentes respetables) teniendo en cuenta de que su frase final presenta una cita de esta autoridad tan conocida:

Para cerrar, como dijo Willy Wonka: “Un poco de disparate de vez en cuando agrada a los hombres más sabios”.

Doctor, en ese contexto, lo considero uno de los hombres más sabios…

En resumen, la historia es ésta: Una calavera humana parcial con un único diente ha estado almacenada en la oficina del forense del Condado de Lake, el Dr. Richard L. Keller, desde su descubrimiento accidental hace más de 16 años en un barranco de las afueras. De vez en cuando la han examinado expertos forenses, pero no pudo determinarse ni la identidad de su anterior dueño ni la causa de la muerte. Los exámenes dentales y las denuncias de personas desaparecidas no han producido datos identificatorios. El artículo en cuestión se encontró colgado de la rama de un árbol, y en un árbol ahuecado de las cercanías se encontró un impermeable anaranjado y las mangas de una camiseta, así como una espada de plata de unos 70 cm y algo de arpillera. Estas cosas indicaban que podría haberse tratado de algún tipo de crimen “satánico”, pero se concluyó que eso era improbable.

La calavera del Condado Lake

El forense Keller inició una revisión rutinaria de casos antiguos y rápidamente éste dio un giro crédulo. El Dr. Keller invocó la ayuda de un psíquico local, Mel Doerr, al que considera un “especialista”. Resulta que Doerr también es un experto (afirma) en “chamanismo hawaiano”. Supongo que un poco de lomi lomi, o’oponopono y la’au lapa’au no hace daño, ¿verdad?

Doerr, luego de manejar psíquicamente la calavera, decidió que probablemente en el pasado el habitante de la calavera había abusado del alcohol o de las drogas (una suposición absolutamente imposible de verificar) y dice que era una mujer de unos 40 años, una edad mediana que ya habían decidido y anunciado públicamente los verdaderos expertos forenses hacía mucho. Y, en un arranque de revelación paranormal, ¡Doerr dijo que vio la letra “J” conectada con el nombre de la víctima! ¡Caramba! ¡Con este influjo de información tan confiable y específica, pronto tendremos identificada a la víctima, gracias a la brillante medida del Dr. Keller de traer a un proponedor de primeras conjeturas!

En lo particular, creo que hay una “M” y una “R” conectadas a esta calavera, y siento un poco de tirantez aquí en el pecho, que indica que ella dejó de respirar cuando murió…

Fuente: SinDioses (traducido de James Randi)

Las nuevas tecnologí­as permitirán a los forenses simular escenas del crimen en tres dimensiones

La Unidad de Antropología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia, ubicada en Verín, desarrollará un proyecto de investigación con el departamento de Minas de la Universidad de Vigo y la Universidad del País Vasco para aplicar técnicas de fotogrametría y láser escáner que permitan registrar la escena del crimen en tres dimensiones y, por tanto, reconstruirla y reproducirla a través de ordenador. Para esta iniciativa, presentaron un proyecto al programa ‘Incite’ de la Consellería de Innovacion e Industria y, una vez aprobado, dispondrán de 120.000 euros para investigar en este campo durante tres años.

Para determinar si estas técnicas son útiles, ya se han realizado dos simulacros previos financiados por la Diputación provincial (con 3.000 euros) sobre un homicidio de violencia de género y de un esqueleto antiguo.

‘Los resultados han sido muy interesantes. En la práctica esto se puede traducir en una sustancial mejora del trabajo forense pues se pueden obtener herramientas métricas más exactas y precisas como, por ejemplo, calcular la distancia que hay que hay entre una mancha de sangre y un casquillo de bala, la posición de las víctimas etcétera’, explica el responsable de la Unidad de Antropología, el forense de Verín Fernando Serrulla Rech.

Además, servirá para reproducir la escena del crimen en un juicio oral para poner a la vista de todas las partes del proceso penal (acusacion y defensa) todos los elementos de prueba sobre circunstancias de la muerte de las víctimas. La reproducción de las tres dimensiones tambien resultará interesante para el ámbito de la arqueología pues ‘podría aportar una importante mejora en los sistemas de registro de la excavaciones, evitando la realización de planos y esquemas gráficos (planimetría)’, expone Serrulla.

Uso de técnicas para averiguar cuándo se produjo una lesión

La Diputacion provincial subvencionó otro estudio a la Unidad de Antropología Forense que desarrolló con la empresa del Parque Tecnológico de Ourense Trabeculae utilizando la técnica de microtomografía computerizada, que ayuda a precisar si una lesión es producida antes o después de la muerte. Fernando Serrulla Rech dice que ‘hemos aplicado la micotomografía a un fragmento de hueso (en una bóveda craneal de hace 10 años de un homicidio) en el que había un orificio de proyectil por arma de fuego. Pretendíamos conocer si por el patrón de ruptura de los huesos se puede deducir que la persona estaba viva cuando le dieron el disparo o no’. Y añade que ‘no tenemos por el momento resultados, pero los primeros datos nos orientan a pensar que esta tecnología será muy útil para saber si una lesión en un hueso se produjo en vida o de forma posmortal’.

Esta técnica ya se había sido aplicada un esqueleto antiguo de las Islas Cíes (que le valió al forense de Verín un premio a nivel nacional) durante un estudio que concluyó que ‘podíamos suponer o hipotetizar que una herida que presentaba en la costilla, posiblemente por arma blanca, fue la causa de la muerte’.

Fuente: La Región

Muerte súbita de los bebés

El síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL) se produce cuando un bebé, aparentemente sano, muere mientras duerme.(Representa la causa de muerte más importante en lactantes menores a un año y, a pesar de las investigaciones de los últimos 20 años, todavía no hay respuestas claras. Se cree que una de las causas es que los bebés duerman boca abajo, que los padres sean fumadores y hasta que habría una raíz genética.(Ahora, los médicos descubrieron una vinculación de estas muertes inexplicables con infecciones bacterianas. Tras un estudio de diez años de los casos atendidos en el hospital de Great Ormond Street de Londres, los investigadores avanzaron hacia la confirmación de las sospechas de que a veces bacterias como el estafilococo aureus y la escherichia coli pueden ser las responsables.

El estudio fue publicado ayer en la revista The Lancet.

“Es una idea que año a año es respaldada por más pruebas. Este es un paso muy importante. Ahora tenemos la hipótesis razonable de que, al menos en algunos casos, estos organismos causan la muerte súbita en los bebés”, dijo James Morris, especialista en muerte súbita del Lancaster Royal Infirmary, que no participó en el estudio.

Para evitar la muerte súbita, Morris aconseja a los padres hacer dormir a los bebés boca arriba; no acostarlos en la misma cama que ellos, y no fumar en la casa.

Para probar la asociación con las bacterias, el equipo del Great Ormond Street revisó 546 autopsias de bebés menores de un año que habían muerto entre 1996 y 2005. Descubrió que en aquellos que haí­an muerto por una causa no explicable la probabilidad de tener una infección bacteriana era más alta que en los que habían muerto por motivos diferentes de una infección.

Fuente: Buena Salud

Más de 30 países recurren a Galicia para resolver casos criminales

Un cuarto atiborrado por investigadores predoctorales en el que resulta complicado moverse, una sala de reuniones reconvertida en lugar de trabajo, apenas cuatro laboratorios, documentación que come el espacio de los pequeños despachos, científicos de muchos países que no tienen dónde sentarse… En una visita al Instituto de Medicina Legal de la Universidade de Santiago es imposible imaginar que se trata de uno de los tres principales centros de genética forense del mundo. Pero lo es. Es el segundo instituto en número de publicaciones científicas después del FBI y de los más destacados en criminalística, junto al Forense Science Service británico, además de convertirse en una referencia en el desarrollo tecnológico que permite aportar nuevas técnicas forenses para desentrañar casos de gran dificultad. «Aquí nos llega lo más complicado», corrobora el director del instituto, Ángel Carracedo.

Su último acto más sonado, el que permitió determinar que el niño Emmanuel era hijo de Clara Rojas, la mujer secuestrada por la guerrilla colombiana, es solo uno más de la amplia nómina de casos complejos, fundamentalmente de criminalística, por los que los científicos gallegos son requeridos por países de todo el mundo para resolver investigaciones que entrañan un enorme reto técnico. Más de treinta países, desde Noruega, Gran Bretaña o Grecia a Estados Unidos y buena parte de los países latinoamericanos han recurrido en algún momento a los servicios de los expertos compostelanos. La colaboración con el extranjero supone, de hecho, el 10% de la actividad que llevan a cabo.

Servicio a la justicia

Entre pruebas de paternidad y filiación, identificación de cadáveres, especialmente cuando el ADN está degradado, o criminalística, el centro atiende algo más de 500 casos al año. El número de actuaciones en criminalística, unas 200, no es especialmente relevante, pero sí su complejidad. Llama la atención, sin embargo, el hecho de que el personal del instituto no recibe ningún tipo de remuneración por las pericias que realiza para el extranjero o el resto de España.

«Ninguna de las personas del laboratorio cobra absolutamente nada por su labor pericial. Tampoco el instituto cobra nada por ningún caso judicial», dice el investigador y profesor de la Facultad de Medicina Antonio Salas, lo que ratifica la catedrática de Medicina Legal María Victoria Lareu. No lo han hecho en la identificación del niño Emmanuel, pedida por Colombia, ni por su actuación en el 11-S de Nueva York, ni por el 11-M de España, ni por muchos otros casos de impacto mediático que requieren trabajo a tiempo completo.

Para sostener el apartado de criminalística, el centro recibe de la Xunta por convenio una subvención anual de 120.000 euros. Pero no es suficiente. «Ahora los casos que nos llegan son cada vez más difíciles, y la tecnología, más cara. El trabajo que realmente hacemos aquí no va parejo ni con las instalaciones ni con el presupuesto que recibimos», afirma Victoria Lareu.

Su otra fuente de financiación son las pruebas de paternidad, cuyo dinero va a un fondo que gestiona la Fundación Empresa-Univesidad Gallega (Feuga) y que se destina para contratar investigadores, becas, material o estancias en el extranjero. Los proyectos que consiguen de Europa, España o la Xunta también les permite obtener fondos para contratar científicos.

Fuente: La Voz de Galicia.es

La fotografí­a forense devuelve el color a telas antiguas

Aunque las telas primitivas pueden ofrecer pistas acerca de las culturas antiguas, por regla general sus colores se han desvanecido, los patrones se han disuelto, y las fibras se han desmenuzado. La fotografía forense puede emplearse como una herramienta barata y no destructiva para el análisis más eficiente de estos artefactos, según una investigación de la Universidad Estatal de Ohio.

La fotografía forense ayuda a los investigadores a recolectar información de objetos frágiles antes de emplear caras pruebas químicas. El método forense también ayuda a estrechar las áreas en las que buscar colorantes, reduciendo al máximo los daños que los análisis convencionales provocan en los artefactos investigados, y el costo de los ensayos.

Christel Baldia llevó a cabo el estudio junto a Kathryn Jakes, profesora de ciencias textiles en la Universidad Estatal de Ohio.

Poniendo a prueba las capacidades de la fotografía forense para la arqueología, Baldia y Jakes estudiaron telas provenientes de túmulos funerarios construidos por los Hopewell, una cultura primitiva nativa de América, que floreció hace unos 1.600 años. En su estudio, Baldia y Jakes se centraron en fragmentos de telas recuperados de unos túmulos situados en el sur de Ohio. Los expertos creen que algunos de los fragmentos pertenecieron a un dosel de tela extendido sobre los restos enterrados en los túmulos.

“Las telas generalmente son halladas como harapos de color marrón, aunque la ropa de esos nativos americanos es descrita como colorida por los primeros viajeros”, explica Baldia. “Así que nos preguntamos: ¿Qué podríamos hacer para examinar de la mejor manera posible las telas primitivas en busca de colores que ya no se pueden ver?”

Los científicos forenses emplean diferentes fuentes de luz, tales como la ultravioleta y la infrarroja, para visualizar manchas o huellas dactilares sobre las vestiduras, pero Jakes cree que nadie había empleado hasta ahora estos métodos para estudiar tejidos antiguos.

Bajo luz no visible para el ojo humano, muchos pigmentos y tintes absorben energía liberándola en distintas longitudes de onda o “colores”. Este comportamiento se conoce como fluorescencia, y puede revelar el trabajo artístico desvanecido o deteriorado en los tejidos. La fluorescencia normalmente ayuda a la policía científica a buscar manchas de sangre, huellas dactilares, aceites corporales, y otras evidencias donde en apariencia no hay ninguna. Tales manchas pueden ser vistas por el instrumental de la policía científica aún cuando los tejidos hayan sido lavados cuidadosa y repetidamente.

(Una tela antigua vista bajo la luz ultravioleta.)
(Foto: Elsevier)

Para encontrar patrones fluorescentes en las telas, Baldia y Jakes simularon luz diurna, luz ultravioleta (entre 254 y 365 nanómetros), y luz infrarroja (entre 800 y 900 nanómetros). Fotografiaron a continuación los artefactos con equipamiento especial para filtrado de luz. Las fotografías acabaron por desvelar, en algunos de los objetos examinados, patrones y marcas que no habían sido detectados antes.

Los materiales que examinaron de los túmulos funerarios de los Hopewell muestran gradaciones de color bajo diferentes fuentes de luz. Cuando los objetos tienen cambios no aleatorios en el color, esto es indicativo de la presencia de un tinte o pigmento. Es significativo encontrarlos en los antiguos tejidos porque revela de qué eran capaces las tecnologías de los pueblos nativos antiguos.

Cuando los arqueólogos quieren averiguar los colores de una tela antigua, suelen tomar muestras del material al azar, con los consiguientes e inevitables daños. Fotografiar estos enseres con el método de Baldia y Jakes antes de la toma de muestras, ayuda a los arqueólogos a trazarse un plan de muestreo bien enfocado que minimice los daños en el material.


Fuente: http://www.solociencia.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031