admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Teorías de la conspiración

Seguramente debido a nuestro carácter contingente, los humanos tenemos una irremediable tendencia a montarnos mitos y leyendas -son la base de los nacionalismos y las religiones, las dos mayores causas de defunciones violentas desde que el hombre es hombre; ya por separado son muy peligrosas, pero cuando actúan sinérgicamente son letales, como han experimentado, no hace demasiado tiempo, en los Balcanes- para darle sentido a nuestra existencia. Una forma menor de esta costumbre son las “teorías de la conspiración”, que a veces han dado mucho juego -el «Protocolo de los sabios de Sión», por ejemplo, está en la base del Holocausto-, aunque la mayoría quedan en total evidencia en poco tiempo. Ejemplos recientes de ellas, tanto en España como fuera, tenemos muchas, unas más patéticas que otras: la de que ningún avión había impactado realmente contra el Pentágono el 11-S dio bastante juego, y le produjo al que la convirtió en libro pingües ganancias; sobre ese mismo acontecimiento, todos hemos leído escritos que «demostraban» que lo había montado el Mosad previa llamada a todos los judíos que trabajaban en las Torres Gemelas para que nadie de esa colectividad apareciera por allí aquella mañana.

A nivel nacional, es famosa la de la implicación de ETA en el 11-M, tesis inventada por el equipo de asesores de Aznar y Acebes para ganar las elecciones tres días después, que todavía, pese a todas las sentencias y pruebas, produce titulares en diarios presuntamente serios, o la más jocosa y reciente, esa que se han montado entre Hermann Tertsch y su jefa de Telemadrid, la Aguirre, según la cual el percance sufrido por el melenudo periodista, a pesar de la contundentes conclusiones en sentido contrario de las investigaciones policiales, no fue consecuencia de una pelea de borrachos en un bar de copas de Chueca a las seis de la mañana sino un caso de agresión política inducida por un avieso humorista de izquierdas.
Y, ahora, el colmo: una mente fértil lanza la idea, y destacados voceros, con el logorréico Chávez a la cabeza, difunden a los cuatro vientos que el terremoto de Haití no tiene causas naturales sino que es el resultado de una tecnología criminal puesta en marcha por los Estados Unidos; no sólo eso: también los disturbios provocados por grupos armados, que dificultan o imposibilitan la recuperación de los cuerpos y la distribución de las ayudas foráneas, estarían dirigidos por los servicios de inteligencia norteamericanos, facilitando la excusa necesaria para invadir militarmente Haití y permanecer allí, no sé muy bien con qué finalidad, para los restos. Digo yo que si los USA disponen de esa tecnología, ¿por qué no utilizarla en la propia Venezuela o en Irán, por poner dos países cuyos dirigentes molestan realmente a los norteamericanos, y no en una isla políticamente irrelevante, antes y después del terremoto?

Autor: Jesús Galindo

Fuente: Lista de distribución de la Universidad de Murcia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

marzo 2021
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031