admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Antares de la Luz, asesino líder de una secta

Noticias criminología. Antares de la Luz, asesino líder de una secta. Marisol Collazos Soto

 

Las macabras consecuencias del fundamentalismo religioso y sus reiteradas manifestaciones en la vida cotidiana son un fuerte motivador para el ejercicio activo y velado del escepticismo.

Para vergüenza de la humanidad, cual epítome de la barbarie intelectual, horrorizados nos enteramos de otro caso más en que el sostenimiento dogmático de ideas absurdas sustentó actos absurdos que conllevaron un innecesario e injustificado sufrimiento, tortura y muerte de un inocente; cual Edad Media, carbonizando vivo en una pira a un bebé varón con dos días de nacido.

 Ramón Castillo Gaete, hoy prófugo de la justicia, autodenominado «Antares de la Luz» (por “provenir de la estrella más brillante de la constelación de Escorpión“), auto-reconocido como “encarnación de dios” y líder de una secta en la localidad de Colliguay, Quilpué, V Región de Valparaíso; concibió un bebé con Natalia Guerra Zegers, una de sus sectarias. Según declaró posteriormente ella a la policía, él le advirtió que “no estaba destinado a procrear” y aseguró que el niño era “Lucifer, una fuerza oscura”; de ahí la decisión de sacrificar al bebé en una pira a los dos días de nacido, como una forma de salvarse ni más ni menos que del fin del mundo del 21 de diciembre de 2012, en el cual creían, y que se les avecinaba en poco menos de un mes. Llegada la fecha y no pasando nada, el líder perdió credibilidad, la secta dejó de seguirle, él se fugó y la familia de la madre hizo la denuncia correspondiente al verle a ella de regreso sin el bebé. Junto a ella, mientras pesquisan al diosito prófugo, se encuentran también imputados por homicidio otros dos varones y una mujer pertenecientes a la secta. No descartan la posibilidad de encontrar más osamentas.
Nuestras creencias son la antesala de nuestros actos
No da lo mismo qué creer ni es inocuo que una persona crea tal o cuál cosa; peor aún si se trata de un grupo lo suficientemente poderoso. Como ejemplo, si Ud. escucha ruidos en la puerta de su casa durante la noche, teniendo un arma de fuego a mano, no da lo mismo creer que se trate de su hijo volviendo de una fiesta, a creer que se trate de un ladrón intentando entrar por lo menos a robar y quién sabe a qué más.
La libertad de culto surge como consecuencia de la libertad de conciencia, de pensamiento y de expresión. Nos choca ver que un sectario reconozca anticristos en un bebé y use tal creencia para justificar un asesinato, pero, obnubilados por un excesivo e injustificado “respeto“ a la creencia en vez de al derecho de la persona a creer, aceptamos sin más el que diversas denominaciones ?en este caso? cristianas prediquen en las calles un mensaje cargado de odio, reconociendo pecado y demonios en cuanto transeúnte se les cruce por delante. No seamos ingenuos, pues Antares y su pareja simplemente hicieron lo que corresponde hacerle al anticristo según su credo. Si hoy esos otros predicadores no pueden andar armando piras en las plazas y quemando a cuanto pecador, hereje, ateo, blasfemo, brujo, impuro, librepensador, crítico o anticristo se les ocurra, no es porque no quieran ni porque su credo no lo promueva sino porque hemos conseguido levantar un Estado lo suficientemente secular como para mantener al menos esa calaña de delirio religioso maniatado con la camisa de fuerza que se merece.
La observancia de una estricta separación entre el estado y los credos religiosos, así como cualquier otra superstición, es de fundamental relevancia para la sobrevivencia de una democracia y un estado de derecho con debido proceso. Los credos religiosos suelen ser hegemonistas políticos y no escatiman en instrumentalizar el poder del estado en beneficio de su propia agenda político-religiosa en desmedro de los intereses comunes al resto de la sociedad, cuya protección es el sentido de ser del estado. Resulta preocupante, entonces, que por no perder el apoyo electoral de una proporción importante de la población que participa de cultos predicadores callejeros, las autoridades políticas les concedan el privilegio, discriminador con el resto, de poder predicar impunemente el odio en los espacios públicos y, de paso, estropear el descanso ajeno con volúmenes exageradamente altos. Alemania tiene historia para contar sobre qué pasa cuando no se le pone atajo a tiempo a estos grupetes atropelladores de los derechos de terceros. Por ese camino, en Chile no será éste el último anticristo al que hayan de quemar.
Artículo completo en: ASOCIACIÓN ESCÉPTICA DE CHILE

 

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

junio 2020
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930