admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Aumento de la inmigración puede ayudar a explicar caída de delitos violentos en EE.UU.

Durante la década de 1990, la inmigración llegó a niveles récord y los índices de criminalidad cayeron más abruptamente que en cualquier momento en la historia de EE.UU.. Y las ciudades con los mayores aumentos en la inmigración entre 1990 y 2000 registraron los mayores descensos en las tasas de homicidio y robo, ha verificado un investigador de la Universidad de Colorado en Boulder.

Tim Wadsworth, un profesor asistente de sociología, ha puesto a prueba la hipótesis, avanzada por el famoso sociólogo de Harvard Robert J. Sampson, que el aumento de la inmigración podría estar relacionado con la caída de los índices de criminalidad.

Wadsworth ha considerado el argumento de Sampson en 2006 en un artículo de opinión en el New York Times. » Como Wadsworth recordó: «Mi reacción es que esto es realmente interesante, y es una pregunta muy comprobable».

La nueva investigación apoya la hipótesis de Sampson, según indicaWadsworth en la edición de junio de Social Science Quarterly.

«Las ciudades que experimentaron un mayor crecimiento de las poblaciones inmigrantes o de nuevos inmigrantes, entre 1990 y 2000 tendieron a mostrar mayor  disminución de homicidios y robos», dice Wadsworth.  «La sugerencia de que los altos niveles de inmigración pueden haber sido parcialmente responsable de la caída de la criminalidad durante el decenio de 1990 parece plausible.»

A partir del Uniforme del FBI «Informes del Delito y los datos del Censo de EE.UU.», Wadsworth analizó 459 ciudades con poblaciones de al menos 50000 personas.  Wadsworth midió las poblaciones de inmigrantes de dos maneras: los que son nacidos en el extranjero y los que emigraron en los últimos cinco años.

Wadsworth se centró en ciudades medianas y grandes ya que aproximadamente el 80 por ciento de los delitos violentos sucede en ellas. Wadsworth dijo que distinguir la inmigración legal e ilegal es difícil, ya que el Censo de EE.UU. no hace un seguimiento de esos números, pero se constata que los ciudadanos inmigrantes y los no ciudadanos suele vivir en las mismas comunidades.

El seguimiento de las estadísticas de la delincuencia por homicidio y robo  tienden a ser reportados de manera más coherente que otros crímenes. Los robos son cometidos generalmente por personas extrañas – que aumenta la tasa de notificación – y «los homicidios son difíciles de ocultar», dijo.

Los resultados de Wadsworth contradicen gran parte de la retórica pública sobre la relación entre inmigración y delincuencia.  Como Arizona que informó este mes, que el crimen violento en  las ciudades fronterizas del estado se ha mantenido básicamente sin cambios durante la última década aún cuando la violencia del narcotráfico en el otro lado de la frontera ha florecido.

El vínculo entre la inmigración y delincuencia tiene una larga historia en los Estados Unidos y en el extranjero. Wadsworth dijo que tales sentimientos se expresan a menudo en los blogs de internet y en otros lugares.

Wadsworth sostiene que mirar las estadísticas de la delincuencia en un solo momento en el tiempo no puede explicar la causa de los índices de criminalidad.

Con tales instantáneas en el tiempo, Wadsworth encuentra que las ciudades con mayor número de nacidos en el extranjero y las nuevas poblaciones de inmigrantes tienen índices más altos de crimen violento.  Pero hay muchos factores – incluyendo las condiciones económicas – con influencia en los datos del crimen.

Si índices más altos de inmigración fueron la causa del aumento de las tasas de delincuencia, uno esperaría que los estudios a largo plazo demostrarían la delincuencia creciente y decreciente en el tiempo estaría relacionada con la afluencia y el éxodo de los inmigrantes.  En su lugar, Wadsworth encontrado lo contrario.

Utilizando los análisis a largo plazo, señaló Wadsworth, las ciudades que experimentaron el mayor crecimiento en la proporción de nacidos en el extranjero y la población inmigrante recién llegados experimentaron mayores descensos en crímenes violentos entre 1990 y 2000.  Esta conclusión, Wadsworth escribió, «sugiere que Sampson puede tener razón – que la inmigración puede ser en parte responsable de la disminución de los delitos violentos.»

Wadsworth sugiere que según los resulatdos de su investigación, controlando una variedad de otros factores, el crecimiento de la población inmigrante nueva era responsable, en promedio, del 9,3 por ciento de la disminución de las tasas de homicidio, y que el crecimiento de la inmigración total fue, en promedio, responsable de un 22,2 por ciento de la disminución de las tasas de robo.

Exactamente por qué el crecimiento de la inmigración está acompañando a la disminución de delitos violentos es difícil de determinar con los datos a nivel de ciudad. Algunos han sugerido que las comunidades de inmigrantes se caracterizan por amplias redes familiares, menores niveles de divorcio, y culturales y las creencias religiosas que faciliten la integración en la comunidad.  Wadsworth señala que «los criminólogos saben desde hace tiempo que esos factores constituyen barreras contra la delincuencia».

«Desde finales de 1800 hasta la actualidad, la asociación entre la inmigración y la delincuencia ha sido un punto central del discurso anti-inmigrante y las políticas públicas», escribe Wadsworth. «Aunque ha habido poca investigación empírica para apoyar tales afirmaciones, que se han mantenido con muy poco debate».

Fuente:  EurekAlert

___________

Enlaces relacionados:

–  La web de Maco048. Noticias: Inmigración

–  Política criminal. Política de Inmigración

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

julio 2019
L M X J V S D
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031