admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

disonancia cognitiva

La disonancia cognitiva como elemento fundamental para entender la religión

Noticias criminología. La disonancia cognitiva como elemento fundamental para entender la religión . Marisol Collazos Soto

En los años 50 del siglo pasado, el psicólogo social estadounidense Leon Festinger se encontró con una noticia en un periódico local en la que se decía que durante sus múltiples visitas, un alienígena del planeta Clarión que era la nueva identidad del Jesucristo bíblico, había revelado a una ciudadana del estado de Utah un inminente cataclismo global que destruiría la Tierra. Pero como siempre queda la esperanza, algunos elegidos podrían salvarse antes del desastre al ser rescatados por naves alienígenas. El investigador y su equipo deciden estudiar a la señora y a los seguidores de este culto milenarista recién nacido para analizar la reacción del grupo ante el inexorable incumplimiento de sus tan ominosas pero erróneas creencias. Los estudiosos razonaron, que cuando pasara el momento profetizado por el divino extraterrestre para la destrucción y este apocalipsis geológico que abriría la puerta a lo que denominó “la época de la luz” no tuviera lugar, la secta se enfrentaría ante un terrible dilema: deberían cambiar profundamente o abandonar sus creencias o por el contrario buscar nuevas estrategias para reconfirmar sus dogmas revelados pero incumplidos. Su hipótesis de trabajo era que la fundadora y aquellos miembros más implicados en la nueva religión no abandonarían sus creencias tras el estrepitoso fracaso sino que por el contrario redoblarían sus esfuerzos de proselitismo sectario mientras que el resto buscarían nuevas alucinaciones. Para estudiar todo ello en detalle se infiltraron en el grupo y analizaron desde dentro tanto la dinámica del mismo como las motivaciones y reacciones de cada miembro de la hermandad ufológico-cristiana en las diferentes fases del proceso. Al final, aunque no hubo rescate cristiano-alienígena ni fin del mundo, la secta no desapareció sino que los creyentes más convencidos encontraron una justificación que les permitía continuar: el mundo había sido salvado para que ellos diseminaran la buena nueva de “la época de la luz” al resto de la humanidad. Vamos como la coartada cristiana clásica que se inventó Saulo de Tarso y sus colegas hace ya dos milenios, pero en la sociedad tecnológica del siglo XX. Este estudio permitió formular el concepto de disonancia cognitiva, que postula que cuando los hechos entran en franca oposición con un credo o dos tipos de creencias chocan entre sí en la mente humana, el individuo tiende a modificar su apreciación de la realidad o a buscar una justificación espuria en la que en realidad no cree pero que le permite reducir el nivel de contradicción sin tener que abandonar el dogma al que se aferra de forma manifiestamente errónea.

Por supuesto, la teoría de la disonancia cognitiva es aplicable a cualquier conflicto cognoscitivo del cerebro humano: las justificaciones inventadas de los fumadores que saben que el tabaco produce cáncer para poder seguir así con su nocivo hábito, la defensa de la tortura en nombre de la salvaguardia un supuesto valor superior, etc. Y hasta se han localizado las regiones del cerebro implicadas en la resolución de estos conflictos mentales: el córtex del cíngulo anterior y la corteza insular.
 Así que habría que analizar por tomografía por resonancia magnética el cerebro de Benedicto XVI o ya puestos de cualquier sacerdote, rabino, ulema o mediador de lo divino para observar in situ como las zonas brillantes de estas regiones cerebrales se salen de escala mientras intentan justificar las evidentes contradicciones intrínsecas de sus respectivas religiones. Así además podríamos establecer un ranking científico de cuáles son las más irracionales, aunque mucho me temo que la competición estaría tan igualada que iba a ser prácticamente imposible determinar un ganador.

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

El mito del gozo de ser padre

Claro, los uniformes de fútbol, clases de piano y la matrícula universitaria se suman, pero no hay nada como ser un padre. O al menos eso nos decimos a nosotros mismos, de acuerdo con un estudio publicado en la edición de febrero de  Psychological Science. Cuando los padres se enfrentan con los costos económicos de un niño,  justifican su inversión mediante recompensas emocionales de la paternidad.

Los psicólogos de la Universidad de Waterloo en Ontario dieron a los padres bajo estudio un informe del gobierno estimando que la educación de un niño de 18 años cuesta más de  190 000 $. A continuación, a la mitad de los padres les leen un informe adicional sobre los niños que crecen como un apoyo financiero a la vida de sus padres. Los que sólo leen acerca de los elevados precios eran más propensos a estar de acuerdo con declaraciones de idealizar  los beneficios emocionales de la paternidad, como «No hay nada más gratificante en esta vida que criar a un niño.»

Esta racionalización es una respuesta común a la disonancia cognitiva, el estado de tener dos ideas opuestas en la mente, de acuerdo con la teoría psicológica. En este escenario, la elección de los padres hace que consideren que los niños son una carga financiera, por lo que los padres llegan a la conclusión de que los beneficios emocionales debe ser tan grandes que son mayores que los costos materiales.

Los autores del estudio señalan que esta forma de pensar tiene sentido a la luz de la historia. Hasta hace poco, los niños no eran tan caros y con frecuencia eran de gran valor económico, ayudando en la granja o llevando a casa un cheque de pago del trabajo. En esas épocas, la infancia es menos sentimental y el vínculo emocional entre los niños y los padres no era tan fuerte. Cuando enseñar a los niños se  hizo más costoso, se empezó a idealizar los padres.

Esta visión optimista puede tener beneficios reales, sin embargo, de acuerdo con otro de los resultados del estudio. Las madres y padres que presentan sólo los costos de la crianza de los hijos, dijeron que disfrutan el tiempo que pasan con sus hijos más que los padres que también habían leído sobre los beneficios y los idealizadores,  planeado pasar más horas con ellos en el futuro. «Los padres racionalizan el coste de los hijos por convencerse a sí mismos es una cosa agradable para hacer, que luego  les convence para pasar más tiempo con sus hijos», dice el psicólogo de la Universidad de Waterloo Eibach Richard, coautor del estudio. Tener sus propios hijos puede ser caro, pero cada minuto vale la pena.

Fuente: Scientific American

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

noviembre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30