admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

feminicidio

Apologista del feminicidio en una emisora de radio

Noticias criminología. . Marisol Collazos Soto

El discurso radial de Baby Echecopar, en su programa El ángel del mediodía, que sale al aire por Radio 10 (Argentina), es “misógino”, tiene un “alto grado de violencia hacia las mujeres”, emite expresiones que constituyen “un canon del nazismo porque habla de razas puras o impuras” cuando alude en forma despectiva “a las mujeres de más de 40 años”, de las que dice que “son bestias, son animales”. Sobre la base de esos “argumentos” moldeados en la Edad de Piedra, el “ángel” Baby hace una apología del femicidio al asegurar que las mujeres de esa edad que no tengan “una medida estándar, no digo Valeria Mazza, digo algo comestible, una mujer común y potable (…) la que no pasa por la medida (…) del otro lado está el que mata la vaca con un martillo en la medianera”. Las expresiones de Baby, dichas en tropel, en una sola edición de su programa, fueron cuestionadas por el Observatorio de la Discriminación en Radio y Televisión, conformado por la Afsca, el Inadi y el Consejo Nacional de las Mujeres.

El informe, publicado en la página web del Observatorio, lleva como título una síntesis del pensamiento vivo de Baby: “De cómo las mujeres van derecho al matadero”. En el análisis se recuerda que el mismo ciclo ha recibido en otras oportunidades “diversos reclamos en razón de la perspectiva discriminatoria” por “motivos de género, sociales, políticos, de aspecto físico, orientación sexual y orientación de género”. El analizado es el programa emitido el 22 de marzo de este año.

El discurso misógino de Baby Echecopar comenzó a desgranarse a partir de un llamado recibido antes por Oscar González Oro, de parte de unas “mujeres de más de 40 años” que se declararon “enamoradas” de la música que habían escuchado en la radio. Para romper el hielo, Baby trató a las gentiles señoras de “viejas boludas”. Y siguió: “La mujer cuando pasa los cuarenta años, si vos la dejás diez días sin depilar y sin la piedra pómez, te encontrás con una pierna peluda (…) se transforman en un monstruo (…) son un asco”.

Para tornar más chocante, todavía, su mensaje, Baby sostuvo que, en cambio, “el hombre envejece con dignidad” y todo hizo pensar que se refería a los hombres en general, incluso, a él mismo. “El hombre puede tener panza (…) conozco un par de amigos que tienen pancita (…) pero el hombre envejece con dignidad.”

Al tiempo que verdugueaba sin contemplaciones a su compañera de programa, la locutora Belén Castellino, el conductor de El ángel del mediodía dijo que para esas mujeres había dos caminos: “El martillazo en la cabeza” o “mandarlas para el interior, a lugares donde hay presidios en el sur, lugares donde no hay ninguna mujer y ahí van a ser la Coca Sarli. Hay tipos que comen cualquier cosa (risas)”. Y agregó para aventar cualquier duda: “(Hay que) llevarlas a la cosecha de la soja, vos las dejás atrás de un árbol y cuando los muchachos pasan con la rastra, le dan un saque y siguen”,

Para completar el cuadro, Baby deslizó conceptos similares para su propia esposa: “Llegás a la noche y la ves dormida que parece el cadáver de Teresa de Calcuta (…) Es horrible, después dicen: ¿Por qué no tenemos relaciones? ¿Vos pensás que soy Walt Disney, que de un ratón hago un ratón Mickey? Para mí un ratón es una rata, y te mato entonces, realmente”.

Artículo completo en:  Página12

 

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

«Feminicidio» es el asesinato de mujeres por razón de su sexo

Noticias criminología. «Feminicidio» es el asesinato de mujeres por razón de su sexo. Marisol Collazos Soto

La palabra feminicidio es adecuada para referirse al asesinato de mujeres por el hecho de serlo, como una forma extrema de violencia machista.

El término no está aún recogido en el Diccionario académico, aunque sí en algunos de uso, y se emplea con frecuencia en los medios de comunicación. Se trata de una palabra bien formada y no es necesario destacarla con cursivas ni comillas.

Las leyes de varios países y las resoluciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos definen feminicidio como el ‘homicidio de mujer por razones de género’.

Este sustantivo se puede emplear no solo para hacer referencia al asesinato individual de una mujer, sino también para referirse al homicidio sistemático de mujeres, en especial en contextos donde no existe un fuerte reproche social o cultural de estos hechos. Por ejemplo, hay culturas donde el feminicidio consiste en dar muerte a las niñas cuando nacen.

Así, es correcto su uso en frases como «Piden el esclarecimiento de los feminicidios en Tula», «Bolivia da el primer paso para aprobar una ley que incluye el delito de feminicidio» o «El feminicidio en Ciudad Juárez se traslada al drama de Fuenteovejuna».

Se recomienda evitar la forma femicidio, calco del inglés femicide.

Fuente: fundeu.es
photo credit: Lili Anaz via photopin cc

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Crímenes sexuales en Colombia: una deuda pendiente

La violencia sexual contra las mujeres en Colombia va en aumento. Las amenazas y violaciones se repiten en el marco del conflicto militar que sufre el país y las mujeres son utilizadas como arma de guerra. El nuevo presidente debe enfrentarse a estos hechos, cuyos autores son en la mayoría de los casos paramilitares desmovilizados.

La violación de varias niñas y posterior asesinato de una de ellas por parte de mandos medios del ejército colombiano, ha sacudido a la opinión pública este mes. Pero este no es un caso aislado. En los últimos cinco años, diversas organizaciones y grupos de mujeres de Colombia han aumentado la presión para que los delitos sexuales sean nombrados como crímenes de lesa humanidad; para que se reconozca que la violencia sexual se ha convertido en una práctica sistemática y generalizada. La respuesta ha sido el envío de amenazas contra estas organizaciones, firmadas por sectores de paramilitares no desmovilizados o por nuevos grupos armados desprendidos de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Las mujeres y sus luchas se han convertido en objetivo deliberado de la violencia ejercida por los grupos armados.

La política de Seguridad Democrática del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez marcó ocho años nefastos para la garantía de los derechos humanos de las mujeres en Colombia. Ni la desmovilización unilateral de las Autodefensas Unidas de Colombia ni la Ley 975 o Ley de Justicia y Paz (del año 2005), han cumplido las expectativas de verdad, justicia y reparación para las víctimas de crímenes sexuales. En Colombia, al igual que en Iraq, Sudán, o la República Democrática de Congo la violencia sexual contra las mujeres es una estrategia de guerra, una táctica para destruir al enemigo.

La reconversión paramilitar Pese a que la desmovilización colectiva de las AUC se dio por finalizada en 2006, la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoce al menos 22 nuevos grupos armados integrados por ex paramilitares y que se dedican al control territorial para la exportación de cocaína y contrabando de armas.

Usurpan el territorio a comunidades indígenas y afrocolombianas fundamentalmente, “a través de la amenaza, el asesinato y el terror ejercidos muchas veces a través de la violencia contra la mujer”, afirma Alberto Franco, de la Comisión Intereclesial Justicia y Paz. “El control de la tierra en Colombia responde a proyectos en los que hay mucho dinero en juego: la creación de grandes extensiones de cultivo para la exportación de caña, palma de aceite y otros granos que sirven en la elaboración de biocombustibles; intereses madereros, mineros, hidráulicos… y también la obtención de licitaciones de infraestructuras” dentro de la iniciativa Integración de la Infraestructura Regional en América del Sur (IIRSA).

El feminicidio ignorado y sus consecuencias Silencio, miedo, tabú… La situación de los derechos de las mujeres es “crítica”. Entre los años 2003 y 2007, los crímenes sexuales aumentaron en el país, según el Informe Violencia Sexual y Feminicidios en Colombia. Pero las cifras no reflejan ni de lejos la violencia que sufren las mujeres en el país, “pese a que con la Ley de justicia y Paz el miedo a nombrar la violencia sexual en voz alta haya empezado a correr un poco”, como afirma Gloria Tobón de la organización Humanizar. De las 14.576 denuncias recibidas por la Fiscalía General bajo esta ley sólo el 0,4% de ellas corresponden a delitos sexuales.

El escaso número de denuncias por delitos sexuales responde a la ausencia de garantías para acceder a la justicia y a la intimidación de los grupos armados. El modelo de justicia transicional adoptado por Colombia para permitir la desmovilización paramilitar y la reconciliación nacional parece haber logrado lo contrario: poner en desventaja a las víctimas frente a sus victimarios. Mientras los paramilitares han tenido acceso a abogados y ayudas económicas para su reinserción, las mujeres no cuentan ni con la información ni con las garantías para adelantar procesos judiciales.

La desmovilización paramilitar ha significado el regreso a las comunidades de muchos de los antiguos violadores y asesinos. Ese retorno ha significado para las mujeres que los perpetradores continúen ejerciendo control sobre su vida y su cuerpo. Además, los testimonios presentados a la CIDH hablan de que “al regresar los desmovilizados a sus familias se ha incrementado la violencia doméstica en estos hogares”.

Una violencia que es más numerosa en el interior del país. El Putumayo es un departamento fronterizo con Ecuador, castigado por la violencia y el abandono de las autoridades, donde las mujeres relatan asesinatos y desapariciones que quedaron en la impunidad. “Mi hija menor de edad fue desaparecida por las AUC. Ocho años llevo cerrando la boca sin poder pedir misericordia ni ayuda a nadie”, afirma una mujer, que prefiere no revelar su nombre. Vive en el municipio La Hormiga y denunció la desaparición hace un año y medio. Si no lo hizo antes fue porque “no nos atrevíamos a hacer nada porque éramos gravemente amenazados”. Hasta la fecha, no ha tenido respuesta.

“La impunidad y la violencia están provocando lo que yo llamo normopatía”, afirma Rocío Calvache, psicóloga en Puerto Caicedo, Putumayo. “Es decir, la gente se comporta con aparente normalidad, como si no pasara nada, para soportar la violencia y el horror.

Versión Libre Si un crimen no es confesado, es como si no existiera. No hay víctima, no hay por lo tanto justicia. Este ha sido el modelo de las audiencias de versiones libres concedidas a los paramilitares que se acogieron a la desmovilización. En estas confesiones voluntarias y sin interrogatorio ni investigación ellos omiten los delitos de violencia sexual. Este perverso mecanismo de silencio, que ya se han visto en otros procesos de justicia transicional como en ExYugoslavia o Ruanda, perpetúa la impunidad del crimen sexual.

En Colombia la Ley de Justicia y Paz no respeta la Resolución 1325 de la ONU porque impone penas irrisorias de entre tres y ocho años, a los culpables de crímenes de lesa humanidad que confiesan voluntariamente, aunque también omiten. Por eso algunas organizaciones están dispuestas a tocar a las puertas de la Corte Penal Internacional, porque “muchos crímenes cometidos contra las mujeres por parte de los actores armados están pendientes”, dice Gloria Tobón de la Red Nacional de Mujeres.

En la escena internacional, Oxfam pide a la Unión Europea tolerancia cero con las violaciones de derechos humanos en Colombia, “en especial con los crímenes sexuales contra las mujeres en el marco del conflicto armado”. Días antes de la firma del Tratado de Libre Comercio entre la UE y Colombia en el mes de mayo, la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) pidió la suspensión de las negociaciones y denunció “la implicación de miembros del Estado en graves violaciones de derechos humanos”. Pero la firma se realizó y el proceso sigue hoy adelante para su ratificación.

*LolaMora Producciones, Corporación Humanas y Corporación Casa Amazonía, desarrollan la campaña internacional Desafiando el Silencio: Medios de Comunicación contra la Violencia Sexual. www.lolamora.net

Fuente: Vamos a Cambiar el Mundo

________________________

Enlaces de interés:

–  La web de Maco048. Noticias Criminología: Colombia

–  La web de Maco048. Noticias Criminología: Violencia de género

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

septiembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30