admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

feminismo

Ineficacia de las políticas contra el maltrato doméstico

Noticias criminología. Ineficacia de las políticas contra el maltrato doméstico. Marisol Collazos Soto

Juan Ignacio Pérez se pregunta en Twitter por qué son ineficaces las políticas para combatir el maltrato y asesinato de mujeres. Y la respuesta, en cierto modo implícita, es que las políticas públicas contra el maltrato doméstico intrafamiliar, incorrectamente denominado «de género» o «machista», no se basan en evidenvias, sino en una combinación de cruzada ideológica y pseudociencia constructivista social. Desde luego esto forma parte de la tendencia más amplia entre los políticos a basar sus decisiones en intuiciones y revelaciones, no en ciencia.

Por otra parte, el marco de la pregunta es sesgado. A pesar de que la ONU se empeña en celebrar hoy el «Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer«, lo cierto es que la violencia doméstica y la violencia en general afecta también a las personas con pene. También afecta a los hombres, a los chicos y a los niños. Y a veces, a menudo incluso, les afecta más.

Una de las contribuciones más substantivas al estudio de la violencia doméstica se debe aMurray Straus, profesor de sociología y jefe del laboratorio de investigación familiar en la universidad de New Hampshire, en EE.UU, y que lleva décadas estudiando este asunto. Straus estuvo hace poco en España, impartiendo una conferencia en la Universidad Abierta de Cataluña, intervención poco conocida si no suprimida por la prensa de nuestro país. Las conclusiones de Straus son una bomba en medio de la ideología de género, ya que los datos que maneja evidencian consistentemente que la violencia intrafamiliar no es sistemáticamente perpetrada por las personas con pene, sino que estas también son víctimas: «durante más de 25 años se han puesto en tela de juicio, a veces con acritud, las investigaciones que demuestran que las mujeres ejercen la violencia física contra sus parejas masculinas en una proporción similar a la ejercida por los varones contra sus parejas femeninas. Sin embargo, los datos de casi 200 estudios son concluyentes«. Las evidencias muestran que sólo una pequeña parte de la violencia familiar es explicada por la «dominación patriarcal». En su mayor parte, la violencia doméstica es bidireccional y simétrica (aquí tienen un resumen de los estudios en español).

Fuente:  LA REVOLUCIÓN NATURALISTA

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Sobre «feminazismo»

En la página web Enchufado2, re­co­pi­lan unos en­la­ces vie­ju­nos muy in­tere­san­tes que ha­blan sobre «fe­mi­na­zis­mo» —ya sa­béis, ese fe­mi­nis­mo de men­ti­ra que enar­bo­lan aque­llos (y aque­llas) que pre­ten­den que co­me­ta­mos abe­rra­cio­nes tales como «ciu­da­dano y ciu­da­da­na», in­co­mo­di­da­des in­ne­ce­sa­rias como «ser hu­mano» o «per­so­nal in­ves­ti­ga­dor», y que quie­ren obli­gar­nos a que nos gus­ten los po­llos y las po­llas—  que me ape­te­ce dejar por aquí, para vues­tro re­go­ci­jo y para te­ner­los a mano.

El pri­me­ro de los ar­tícu­los es del 21 de agos­to de 2005 y está fir­ma­do por la afi­la­da pluma de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­té. En él, cri­ti­ca el ca­la­do cada vez mayor que va te­nien­do este ta­li­ba­nis­mo lingüís­ti­co en tex­tos le­ga­les —ya de por sí in­com­pren­si­bles—. Y por cier­to, el tí­tu­lo, Las miem­bras y los miem­bros, se re­ve­la como un va­ti­ci­nio de un su­ce­so re­cien­te.

El se­gun­do ar­tícu­lo, [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], es de Ja­vier Ma­rías, del 13 de julio de 2008. Es in­me­dia­ta­men­te pos­te­rior al fa­mo­so «miem­bros y miem­bras» de la Mi­nis­tra de Igual­dad (la misma que sa­lu­da en su blog con un más que vo­mi­ti­vo «bien­ve­ni­d@»; si es que… las mi­nis­tras y dipu­tadas son car­gas pú­bli­cas), y sobre ello habla. Plas­mo aquí un pe­da­zo es­cla­re­ce­dor:

[…] decir “miem­bra” me pa­re­cía tan es­tú­pi­do como si los va­ro­nes em­pe­zá­ra­mos a decir ahora –y aún más grave, a exi­gir que se diga– “víc­ti­mo” cuan­do se hable de uno de no­so­tros, o “co­le­go”, o “per­sono” o “pelmo”. Esto es, hay vo­ca­blos que son in­va­ria­bles y cuya ter­mi­na­ción en a o en o no in­di­ca gé­ne­ro. Si yo es­cri­bo que Ca­rre­ro Blan­co fue víc­ti­ma de ETA, he de se­guir em­plean­do el fe­me­nino –por ejem­plo en la frase “y ha sido la de mayor rango de todas ellas”–, por mucho que las exa­ge­ra­das cejas de aquel Al­mi­ran­te no ad­mi­tie­ran dudas sobre su sexo. Lo mismo que si afir­mo que John Wayne era una per­so­na afa­ble, debo aña­dir “y que­ri­da por cuan­tos la co­no­cie­ron”, por mucho que Wayne se eri­gie­ra en uno de los sím­bo­los de la vi­ri­li­dad (pese a lla­mar­se Ma­rion, por cier­to, en la vida real). ¿Tan di­fí­cil de en­ten­der es esto, Santa Vir­gen?

[…]

El ter­cer y úl­ti­mo (y mag­ní­fi­co) ar­tícu­lo es de agos­to de 2009. Re­sul­ta que, este año pa­sa­do, la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za im­pul­só (y el Go­bierno de Ara­gón sub­ven­cio­nó) una bo­chor­no­sa ini­cia­ti­va ti­tu­la­da Nom­brar en fe­me­nino es po­si­ble: ¡In­tén­ta­lo! (no os per­dáis la tabla de re­co­men­da­cio­nes), todo ello a tra­vés de una cosa que tie­nen lla­ma­da Ob­ser­va­to­rio de Igual­dad de Gé­ne­ro (risa floja aquí). Sobre este tema es­cri­be Pé­rez-?Re­ver­te en Ton­tos (y ton­tas) de pata negra. He aquí el co­mien­zo:

Uno com­pren­de que tiene que haber ton­tos, como tiene que haber de todo. Me re­fie­ro al tonto so­cial, o sea. Al que nor­mal­men­te lla­ma­mos tonto del haba. Al im­bé­cil de andar por casa. De dia­rio. Son cria­tu­ras de Dios, como dijo San Fran­cis­co del her­mano lobo, si es que lo dijo, y tam­po­co es cosa de pa­sar­los por el lan­za­lla­mas. O de pa­sar­los sin más. Tie­nen tanto de­re­cho a exis­tir como cual­quie­ra. In­clu­so un tonto evi­den­te, lus­tro­so, bien ce­ba­do, de esos que da glo­ria ver­los, tipo cu­ña­do Ma­riano, hace su pa­pe­li­to en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res. De­co­ra el pai­sa­je. Sobre todo si, como ocu­rre a me­nu­do, no tiene con­cien­cia de lo tonto que es. O de lo que puede ser si se lo pro­po­ne, en plan pe­lí­cu­la de su­pera­ción de­por­ti­va ame­ri­ca­na, con el en­tre­na­mien­to y el es­fuer­zo ade­cua­do.

Y es que un tonto en con­di­cio­nes, si­tua­do en el lugar idó­neo, el tra­ba­jo, la vida cul­tu­ral, la po­lí­ti­ca, com­ple­ta la vasta y asom­bro­sa obra de la Na­tu­ra­le­za. La ar­mo­nía del Uni­ver­so. En­ri­que­ce la vida, para que me en­tien­dan. Sirve como re­fe­ren­cia. Como ton­tó­me­tro del en­torno y como brú­ju­la para los demás. Por eso siem­pre he sido par­ti­da­rio de tener un tonto a mano. No de­ma­sia­do cerca, ojo. Un tonto es como las es­co­pe­tas: lo carga el dia­blo. Pero te­ni­dos a dis­tan­cia y bajo con­trol ra­zo­na­ble, se apren­de mucho ob­ser­ván­do­los. […]

Fuente: Enchufado2

Bajo licencia Creative Commons

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031