admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

ratones

Así es como surge la agresividad en el cerebro

El conocimiento de los mecanismos cerebrales que desencadenan la agresividad se ha visto súbitamente ampliado gracias a un modelo desarrollado investigadores de la Universitat Jaume I. El modelo ha sido publicado en la revista Frontiers in Behavioral Neuroscience y constituye una estrategia innovadora que permite analizar la zona cerebral conocida como «el cerebro socio-sexual» a través de la comparación de cerebros de ratones hembras, como podéis ver en el vídeo que encabeza esta entrada. «El cerebro socio-sexual» es una zona primitiva del cerebro, similar en todos los vertebrados, que es responsable de comportamientos instintivos, no cognitivos, y por ello muy difíciles de controlar.

De esta manera, mediante el estudio del comportamiento maternal de ratones hembra se detectó que las hembras que son madres desarrollan un comportamiento agresivo frente a los ratones machos, algo que las hembras vírgenes no expresan. El método propuesto ha sido desarrollado a partir de las investigaciones de la doctoranda de la Universitat Jaume I y la Universitat de València, Ana Martín Sánchez. Como explica Martín Sánchez, “una hembra normalmente no es agresiva. Para que agreda, tiene que ocurrir que sea madre y tenga unas crías que defender. Hemos visto que en estos casos, cuando se le acerca un ratón macho, la hembra lo va a atacar siendo tan o más agresiva que un macho”.

Fuente: XATAKA Ciencia

Licencia CC

12 Mitos/creencias erróneas sobre animales

Falsos recuerdos que se generan en ratones de laboratorio

Noticias Criminología. Inducen falsas memorias en ratones. Marisol Collazos Soto
En la década de 1940, el neurocirujano Wilder Penfield descubrió que sus pacientes recordaban la información aparentemente al azar – el olor de las galletas, por ejemplo – cuando se estimulan distintas áreas del cerebro con descargas eléctricas. Dos estudios han encontrado evidencia que apoya la teoría de almacenamiento de memoria que Penfield encontró. La investigación, en ratones,  demuestra que es posible manipular las células del cerebro para crear falsos recuerdos.

Marcos Mayford del Instituto de Investigación Scripps en San Diego, California (EE.UU.) y colegas diseñaron  ratones genéticamente para que las neuronas se dispararan de nuevo cuando en el cerebro se inyectó un medicamento.

El equipo puso a los ratones de forma individual en una casilla en la que cada uno estaba expuesto a un color y olor, lo que alentó un grupo de neuronas para formar una memoria de las condiciones. Debido a que estas neuronas están encendidas durante la toma de memoria, podrían ser reactivadas cuando el fármaco se inyectó, permitiendo a los investigadores inducir una memoria involuntaria de la casilla.

Luego, los investigadores colocaron a cada ratón en una segunda casilla, con diferentes colores y olores. Se inyectó la droga, por lo que el ratón recuerda el primer cuadro, y luego se le dio una pequeña descarga eléctrica.

Normalmente, el impacto sería fomentar en el ratón temor por su entorno inmediato – la segunda casilla. No en este caso, sin embargo: cuando el ratón se sorprendió, que estaba sentado en la segunda casilla, mientras que tenía recuerdo de la primera. Por consiguiente, se desarrolló un temor de una mezcla de ambas cajas – en efecto un entorno imaginario. La única vez que en el ratón cundió el pánico fue cuando estaba en la segunda casilla y se le inyecta la droga.

Mayford dice que esta falsa memoria»híbrida» sugiere que dos grupos diferentes de neuronas codifican cada recuerdo y no interfieren entre sí.

«Suena como algo que diría mi madre: si quieres recordar algo, has de ir al lugar donde lo has aprendido», dice Sheena Josselyn del Hospital para Niños Enfermos de Toronto, Ontario (Canadá). «El hecho de que se pueden introducir nuevos trozos de información en la memoria  abre todo un nuevo universo de la investigación.»

Susumu Tonegawa, del Instituto de Tecnología de Massachusetts informa de una manera diferente el crear falsas sensaciones. Los ratones fueron manipulados genéticamente para que cuando se formó un recuerdo de una casilla, las neuronas implicadas se convirtieran en respuesta a la luz.

Mientras que el ratón estaba formando la memoria de la casilla, el equipo de Tonegawa le dio una descarga eléctrica. Luego lo puso en una caja diferente y envió pulsos de luz a través de fibras ópticas implantadas en el cerebro del ratón. Esto activa las neuronas asociadas con la memoria y no importa donde, el ratón se quedó inmóvil, aterrorizado de un choque.

Cuando los investigadores observaron que las neuronas se habían activado, se encontró que alrededor del dos por ciento de las células de una zona específica del hipocampo – el centro del cerebro de la memoria – estuvieron involucradas. Tonegawa dice que el método podría ser utilizado para inducir diferentes tipos de comportamiento complejo en ratones basado ??en sus experiencias. A continuación, los planes de su laboratorio son ver que partes del cerebro detrás de los centros de memoria se conectan para lograr la congelación del ratón. Este es el «experimento definitivo» para mostrar que los recuerdos se guardan en áreas discretas del cerebro, afirmó.

Fuentes: Mayford’s study: Science, DOI: 10.1126/science.1214985. Tonegawa’s study: Nature, DOI: 10.1038/nature11028

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

mayo 2019
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031