admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Reticare y la luz tóxica

Noticias criminología.. Marisol Collazos Soto

Una empresa llamada Reticare está intentando censurar un artículo que le molesta. Esto ya es de por sí malo; y empeora conforme vamos profundizando en el tema. En mi opinión, esto da para un Informe Pelícano en toda regla. Pero no voy a escribirlo. El motivo es simple: ya lo han hecho otros, y no quiero cansarles con un exceso de información. Me limitaré aquí a recopilar la información disponible hasta ahora, sazonándola con algunos granitos de mi propia cosecha.

Antes de nada, presentaciones. Reticare es una empresa que fabrica protectores para dispositivos como tabletas y móviles. Parten de la idea de que las nuevas luces LED son perjudiciales para el ojo humano. Armados con un buen arsenal de artículos científicos de la Universidad Complutense de Madrid, afirman que la llamada “luz tóxica” emitida por los LED es muy mala, y para bloquearla han desarrollado un conjunto de filtros que, por unos 10-15 euros, le protegerá contra esas malas influencias.

¿Realmente es así? Yo me alegro de que haya estudios científicos disponibles y claros, pero hay que comprobar las cosas bien para estar seguro, que hay estudios y estudios. Ya me encontré hace tiempo con un estudio sobre las neuronas del caracol de jardín que acabó desembocando en un remedio contra la fibromialgia y el estrés, así que no voy a arriesgarme. Tampoco lo han hecho otros. La webLa Mentira Está Ahí Fuera hizo todo un análisis que le recomiendo a usted, porque apunta a graves fallos metodológicos en al menos uno de los estudios en los que se basa Reticare, al tiempo que sugiere un posible conflicto de intereses.

No soy médico ni biólogo, así que cualquier revisión bibliográfica que yo pueda hacer resultará poco fiable. Aun así, sé sumar y leer una gráfica, y por supuesto sé algo de números. Lo primero que me llamó la atención fue una gráfica que supuestamente ilustra el peligro de lo que ellos llaman “luz tóxica.” Por si acaso, no incluiré la gráfica aquí (temo problemas de propiedad intelectual), pero pueden verla aquí. En ella, un equipo de la Universidad Complutense de Madrid mide los niveles de emisión correspondiente a un LED, una pantalla CRT y una hoja de papel bajo luz natural. La conclusión de Reticare es que

“se puede observar cómo los dispositivos móviles emiten mucha mayor intensidad de longitudes de onda dañinas en comparación con la luz natural reflejada en un papel, en interior y en un día soleado”

En efecto, la luz LED presenta un fuerte pico en longitudes de onda corta (azul, violeta), que es lo que Reticare llama “luz tóxica.” El problema es que la gráfica no tiene pies ni cabeza. Las unidades de medida indican simplemente “Intensidad (cuentas).” Incluso suponiendo que las tres fuentes de luz fueron medidas con la misma intensidad y con los mismos instrumentos, ¿cuál es la intensidad absoluta? ¿Qué potencia inicial tiene el LED? ¿Se midieron todas en las mismas condiciones? ¿A qué distancia? ¿Influye el tamaño de la fuente? Yo, al menos, creo que no folio A4 y un pequeño dispositivo LED tienen tamaños distintos, lo que puede repercutir en la medición.

No podemos conocer los detalles de la medición porque Reticare no los incluye, ya que se ha limitado a mostrar la gráfica. Y lo más delictivo de todo: el eje X, que supuestamente muestra las longitudes de onda, ¡no tiene unidades! Eso es algo que no les tolero ni a mis alumnos de primero de carrera. No sabemos si la gráfica abarca toda la luz visible, solamente una parte, o también incluyen longitudes de onda no visible. Solamente podemos fiarnos de la palabra de Reticare, que no incluye más información… aunque sí se ha preocupado de eliminar todos los metadatos de la gráfica.

No comenzamos bien. Continué buscando información en la web de Reticare, sección Fundamento Científico. Hay artículos sobre experimentación in vitro y en animales, pero sólo un estudio en humanos. Se trata de un ensayo clínico publicado en la tesis doctoral de Eva Chamorro Gutiérrez, en la Universidad Europea de Madrid. La directora de tesis fue Celia Sánchez Ramos, investigadora de la Universidad Complutense de Madrid, y un nombre que aparece por doquier en los estudios de Reticare. He confirmado en la base de datos Teseo que esa tesis existe (fue leída en julio de 2012), y aunque no he podido acceder a ella tenemos (cortesía de Reticare) un extracto de 12 páginas. Hubiera preferido la tesis completa, pero menos da una piedra.

Según lo que he leído, la tesis (“Influencia de las lentes intraoculares amarillas en el daño fototóxico retiniano. Valoración del espesor macular mediante Tomografía de Coherencia Óptica“) tiene como uno de sus objetivos el estudio del efecto de las lentes intraoculares. Midieron el espesor macular y concluyeron que disminuye con los filtros transparentes, en tanto que los filtros amarillos no presentaban esta disminución. La conclusión: los filtros amarillos son mejores para prevenir la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Como he dicho antes, no soy médico, pero sé de números. Una de las cosas que les digo a mis alumnos de prácticas es que lo más importante en el laboratorio no es el número en sí, sino el error asociado. Si quiero demostrar que una cantidad es igual a 10 y en el laboratorio obtengo 5±20, no he demostrado que sale 10 pero al menos puede serlo; por otro lado, 5±1 ya me pondría en mala situación. Una valoración política que deje a Mariano con una nota de 5,1 frente a Alfredo y su 4,9 podría hacernos creer que Mariano está feliz y contento, y puede que así sea; a no ser que tengamos un error de ±1, en cuyo caso no podemos concluir nada significativo.

Para evaluar la efectividad de las lentes intraoculares, la investigadora utilizó una cantidad llamada MeanMac, que da idea del espesor macular promedio de la retina. En los datos a corto plazo (dos años), Chamorro halló una variación del valor MeanMac de -1 ± 6 ?m. Ella lo califica de “no significativo,” y yo estoy de acuerdo. Ahora bien, la cosa cambia cuando presenta los datos del estudio a largo plazo (cinco años):

Filtro transparente:   – 5 ± 8 ?m       “disminución estadística significativa”

Filtro amarillo:          – 1 ± 10 ?m     “no se apreciaron diferencias significativas”

¿Comorl? ¿Una variación de 5, con un error de 8, es “disminución estadísticamente significativa? No sé qué estadística han usado, pero un valor inferior a la cota de error no es estadísticamente significativo. Lo único que puede honradamente decirse es “puede que haya disminuido, pero no puedo apreciarlo.” Sin embargo, su conclusión (en negrita en el original) es: “los ojos con lente intraocular amarilla mantienen en espesor macular estable tras 5 años de seguimiento.”

Pues yo le digo a la señora Chamorro: no, no lo hacen. Al menos, usted no ha podido demostrarlo. “Significativo” tiene un significado concreto en estadística, no es un sinónimo de “bueno, yo creo que más o menos parece que es posible que…”

Artículo completo en:  Informe Pelícano: Reticare y la luz tóxica. NAUKAS

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Los comentarios están cerrados.



Archivos

Calendario

mayo 2019
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031