admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

falsos recuerdos

Los falsos recuerdos del crimen parecen reales cuando se cuenta a los demás

La gente no tiene la oportunidad de identificar cuando alguien más está contando un recuerdo falso o real de un crimen, según un nuevo estudio de UCL.

Los hallazgos, publicados en Frontiers in Psychology, se basan en un estudio previo que fue el primero en implantar con éxito los falsos recuerdos de la comisión de un crimen – que involucra ya sea el asalto o la agresión con un arma que resultó en la denuncia a la policía.

La autora del estudio, la Dra. Julia Shaw (Psicología y Ciencias del Lenguaje de la UCL) dijo: «Todo el mundo piensa que no se le puede engañar para que crea que ha hecho algo que nunca ha hecho, y que si alguien le hablara de un falso recuerdo, sería capaz de detectarlo. Pero encontramos que en realidad, la gente tiende a ser muy susceptible a tener falsos recuerdos, y suenan igual que los recuerdos reales.»

Para el estudio anterior, publicado en 2015, Shaw y un colega invitaron a jóvenes adultos a un estudio sobre los recuerdos emocionales, y también hablaron con un miembro de su familia para conocer los acontecimientos de la primera adolescencia de los participantes, con el mayor detalle posible.

Los investigadores hablaron con los participantes sobre su pasado, y utilizaron preguntas guía y tácticas sugerentes, así como técnicas de visualización para convencer a los participantes de que les estaban ayudando a recuperar una memoria olvidada, mientras que en realidad estaban implantando un falso recuerdo de que el participante había cometido un delito cuando era joven, como un robo o una agresión.

«Básicamente estábamos haciendo exactamente ‘lo que no hay que hacer’ al realizar un interrogatorio policial», explicó Shaw.

El estudio de 2015 informó que la mayoría de los participantes desarrollaron un falso recuerdo de haber cometido un delito, y los participantes informaron sistemáticamente que los falsos recuerdos se sentían increíblemente reales.

La investigación actual incluye dos estudios que utilizaron vídeos del estudio de 2015, de los participantes del estudio relatando sus falsos recuerdos de un crimen, que ellos creían que eran reales. Los nuevos participantes vieron esos vídeos y se les preguntó si la persona estaba describiendo un evento que realmente ocurrió o no.

Los participantes sólo tuvieron un 53% de precisión (no más que la casualidad) en la identificación de los falsos recuerdos de haber cometido un delito. Estos resultados fueron replicados en el segundo estudio. Incluso cuando a los participantes se les dijo explícitamente que uno de los recuerdos que miraban era falso, su juicio no fue mejor que lanzar una moneda.

Además de creer incorrectamente que los recuerdos falsos eran verdaderos, los participantes tenían la misma probabilidad de ver a alguien relatar un recuerdo genuino y luego identificarlo erróneamente como falso, una vez que el equipo de investigación les dijo que algunos de los vídeos presentarían recuerdos falsos. En otras palabras, muchos recuerdos verdaderos parecían falsos.

«Los profesionales del derecho y los agentes de policía deben darse cuenta de lo fácil que es manipular los recuerdos de alguien. Los jueces, en particular, nunca deben suponer que pueden saber cuándo alguien tiene un falso recuerdo, y deben considerar todo el proceso para ver si existe algún riesgo de contaminación de los recuerdos de un acusado o un testigo», dijo Shaw.

«Los hallazgos destacan realmente lo importante que es asegurar que los procedimientos penales se lleven a cabo correctamente. El proceso de interrogatorio debería basarse en pruebas, para reducir el riesgo de implantar falsos recuerdos en las personas que son interrogadas por la policía».

Fuente: EurekAlert!

Sueño y falsos recuerdos

Noticias criminología. Sueño y falsos recuerdos. Marisol Collazos Soto

por Steven Novella

Cuando alguien me mira y dice seriamente: «Sé lo que vi», me encanta responder, «No, no lo sabes». Tienes una memoria distorsionada y construida de una percepción distorsionada y construida, ambas al servicio de la narrativa bajo la cual está operando tu cerebro.

Uno de los aspectos más dramáticos de la distorsión de la memoria son falsos recuerdos. Estos pueden ser fabricadas completamente memorias que son indistinguibles de recuerdos auténticos. Los falsos recuerdos pueden involucrar a pequeños detalles, o escenarios enteros. Una manera de fabricar falsos recuerdos es con la sugerencia – con sólo sugerir a alguien un detalle de una experiencia que tuvieron puede hacer que incorporen ese detalle en su recuerdo de la experiencia.

La razón aparente para esto es que nuestros cerebros prefieren la coherencia a la precisión. Los recuerdos son actualizados para que sean acordes con nuestro conocimiento actual. Si nos dicen que una persona estaba usando una chaqueta azul, entonces nuestro recuerdo podría cambiar para ser consistente con lo que ahora creemos que es verdad.

Los psicólogos tienen una serie de formas de generar falsos recuerdos en el laboratorio. Un método es mostrarle a los sujetos un video de un evento. Entonces les permiten leer una descripción escrita del mismo evento, que contiene o incluso sugiere detalles que difieren del video. Un cierto porcentaje de sujetos incorporará los detalles sugeridos aunque incorrectos en su memoria. Cuando se les pregunta ellos «recordarán» esos detalles en el video.

Un nuevo estudio combina la investigación de falsos recuerdos con la privación de sueño. Cada vez es más claro que el sueño desempeña un papel importante en la formación de la memoria y consolidación. Steven J. Frenda de la Universidad de California en Irvine, y sus colegas hicieron una simple pregunta — ¿aumentaría la privación del sueño la formación de falsos recuerdos?

Hicieron que los sujetos vieran fotos de un delito, y luego leyeron una descripción escrita del delito (con algunos detalles en conflicto con las fotos) y, a continuación, les preguntaron por detalles. Diferentes grupos de sujetos tenían diferentes patrones de privación del sueño.

Los que fueron privados de sueño durante la codificación de la memoria, al ver las fotos, tuvieron una mayor tasa de falsos recuerdos en comparación con aquellos que habían dormido durante la codificación de la memoria. No hubo diferencia, sin embargo, en el rendimiento entre los que habían dormido bien y los privados de sueño durante la fase de sugestión, durante la lectura de la descripción escrita, o la fase de recuperación, al contestar preguntas.

Se trata de un estudio pequeño y necesita ser replicado, pero si se sostiene que sugiere que la calidad de la codificación de la memoria es más importante para la susceptibilidad de los falsos recuerdos. También confirmaría la sospecha de Frenda de que la privación del sueño tendría un efecto adverso en la memoria, pero sólo durante la fase de codificación.

Cada vez me interesan más los efectos del sueño sobre la función cognitiva a medida que la falta de sueño se está volviendo cada vez más común. Veo a muchos pacientes, por lo demás jóvenes y sanos, con falta de concentración y memoria a corto plazo. El examen neurológico normal y las pruebas de laboratorio efectivamente descartan que una enfermedad subyacente cause sus síntomas. Estos pacientes se caracterizan entonces por tener una demencia funcional (o seudodemencia), lo que significa que sus problemas de memoria no se deben a ningún daño biológico al proceso cerebral o a una enfermedad. Más bien, la función del cerebro se ve afectada porque está bajo algo de estrés fisiológico.

Una causa común de esto es la privación crónica del sueño. Es interesante que la mayoría de los pacientes no compartirán voluntariamente que su sueño es muy pobre, ni verán la conexión con sus síntomas. Cuando se les pregunta, sin embargo, pueden reportar que duermen muy mal, cinco horas o menos cada noche.

La conclusión que quiero dejar es que la privación aguda y crónica del sueño puede afectar la función cerebral. Si duermes mal, entonces la mejorar tu sueño debe ser una alta prioridad. A menudo, sólo algunas medidas básicas de higiene del sueño es todo lo que se necesita: evitar la cafeína, no comer ni beber justo antes de irse a la cama, asegurarse que la cama es cómoda, evitar las siestas durante el día, mantener las luces bajas al acostarse, participar en una actividad relajante y luego meterte en la cama sólo cuando tengas sueño.

A veces se necesita una ayuda temporal para dormir. Y algunos pacientes pueden tener un trastorno específico del sueño, como la apnea del sueño, que requiere un diagnóstico y tratamiento adecuados. El fondo aquí es que si no puedes arreglar tu sueño con la higiene básica, consultes a tu médico para que te haga una evaluación. La falta de sueño debe ser abordada como un problema médico, pero a menudo los pacientes lo hacen hasta que están tienen síntomas secundarios desde la falta de sueño crónica, a dificultad en la memoria.

Este último estudio añade un poco más de información a las pruebas de que el sueño es de vital importancia para la formación de la memoria y la función del cerebro en general. Nuestros recuerdos son lo suficientemente malos cuando están funcionando de manera óptima. Desde luego, no queremos que se vean comprometidos aún más por la falta de sueño.

Fuente: DEAVANZADA

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Una investigación concluye que los recuerdos “reprimidos” no existen

La idea de que las personas traumatizadas, especialmente las víctimas de abusos sexuales infantiles, reprimen deliberadamente memorias horrorosas se remonta al siglo XIX y las teorías del propio Sigmund Freud.

Pero ahora algunos expertos sostienen que las pruebas apuntan justo a lo contrario.

El profesor Grant Devilly, de la Universidad de Griffith, dice que la memoria hace lo opuesto a la represión, las personas traumatizadas reviven experiencias que preferirían olvidar.  “Es lo contrario. Desean tener la capacidad de borrarlo de su memoria”, comentó.

En un informe realizado a petición del Tribunal Supremo de EEUU, el profesor Richard McNally de la Universidad de Harvars describió la teoría de los recuerdos reprimidos como “el aspecto de folklore que más daño ha hecho jamás a la psiquiatría y a la psicología”.

Mantiene que las falsas memorias pueden crearse fácilmente por culpa de terapeutas ineptos.

“Las hormonas de estrés que se liberan durante un trauma tienden a consolidar la memoria, hacerla más fuerte y a veces más intrusiva, como se puede ver en el desorden de estrés postraumático”, comentó.

Pero el profesor McNally dice que algunas víctimas de abusos sí que sufren cuando rememoran eventos de su infancia una vez que son adultos.  “Al ver el suceso desde los ojos de un adulto, se dan cuenta de lo que les ocurrió y es entonces cuando experimentan la confusión derivada del trauma”, explicó.

La buena noticia para McNally es que ahora la mayoría de las víctimas pueden encontrar ayuda. “Las cosas han cambiado, afortunadamente. Ahora tenemos tratamientos que funcionan”, comentó.

Los soldados que vuelven de zonas en guerra, las víctimas de crímenes violentos y abusos sexuales, pueden encontrar ayudar gracias a las terapias de comportamiento cognitivo, en las que aprenden a asignar las memorias horribles al pasado, en vez de hacer que se mantengan en su presente y su futuro.

“Ahora podemos conseguir, al final de ocho o 12 sesiones, que el 90% de la gente no sufra estrés postraumático”.

Actualmente los psicólogos ahuyentan el estrés de los soldados enseñándoles a desarrollar una cierta resistencia.

Fuente: Ciencia Traducida

__________________

Enlaces de interés:

La web de Maco048. Noticias criminología: falsa memoria

El testimonio: culpables por la cara. Psicología Criminal I. UMU. Licenciatura Criminología

La tortura crea falsos recuerdos

Hacer hablar a un detenido bajo tortura es, además de inmoral, inútil. Los últimos avances en neurociencia revelan que las técnicas usadas durante varios años por el Gobierno de EEUU contra los sospechosos de terrorismo, aunque consiguieran que el reo cantase, provocaban que la información no fuese fiable.

El pasado abril, la actual administración estadounidense publicó una serie de cuatro memorandos sobre el uso de la tortura durante la era Bush. Tras analizar ese material, la neuróloga del Trinity College de Dublín (Irlanda), Shane O’Mara, sostiene que determinadas técnicas durante los interrogatorios no consiguen el efecto deseado obtener información relevante del sospechosos aunque él no quiera, sino que perjudican a la propia investigación.

EEUU publicó cuatro informes sobre la tortura en la era Bush

“El estrés extremo generado por estas técnicas daña el tejido y órganos cerebrales que sostienen tanto la memoria como los procesos de toma de decisiones”, dice O’Mara. Para la neuróloga, no se trata de que el detenido cuenta lo que sea para acabar cuanto antes, como se suele creer, sino que varias funciones clave del cerebro se ven perjudicadas durante la tortura.

El avance en la neurociencia y la medicina ha tenido su paralelo en las técnicas de interrogación. La privación del sueño durante varios días, el aislamiento sensorial (como el aplicado a detenidos en la base de Guantánamo, a los que se les vendaba los ojos y tapaba los oídos) y la tortura psicológica han desplazado a las torturas físicas, no tanto por cuestiones morales como de eficacia.

Interrogatorios no

Como escribe O’Mara en su artículo Torturando el cerebro, publicado ayer en la revista Trends in Cognitive Science , los memorandos secretos publicados en abril justifican las nuevas técnicas de tortura por el hecho de que “la información oculta en la memoria de un detenido puede ser recuperada si se le aplican determinadas técnicas no verbales durante largos periodos de tiempo”. Los autores de estas justificaciones sostienen que el estrés, la ansiedad intensa, la desorientación y la falta de control sobre su cuerpo hacen que la información conseguida de esta manera sea más fiable y verídica.

“El estrés generado por estas técnicas daña el tejido y órganos cerebrales”

Pero la neurología dice lo contrario. O’Mara ha revisado las últimas investigaciones sobre el rendimiento cerebral en situaciones extremas (incluyendo algún experimento con soldados) para concluir que la tortura hace que deje de funcionar como debería. La ciencia tiene aceptado que el hipocampo y el córtex prefrontal son claves en la memoria y en los procesos para recuperar la información. Además, ambos elementos presentan una red de enlaces muy tupida.

El estrés (definido como excitabilidad provocada por un evento desagradable sobre el que no se tiene control) provoca la liberación de hormonas como el cortisol o la noradrenalina, encargadas de mantener el mecanismo de alerta y respuesta del cuerpo. Por su naturaleza, son hormonas de uso intenso pero breve. Pero a los detenidos se les tiene días sin dormir o sometidos a acoso verbal para sostener el nivel de estrés. Esto provoca una especie de sobredosis en el hipocampo y el córtex prefrontal (ricos en receptores de estas hormonas) que genera, además de pérdida de tejido cerebral, una disfunción neurobiológica.

El detenido relata eventos que, siendo falsos, él recuerda como verdaderos

La privación continuada del sueño, que aumenta también los niveles de cortisol, tiene un efecto de borrado de memoria. Además, la ansiedad y el estrés afectan al lóbulo frontal, auténtico director de orquesta del cerebro. La literatura científica recuerda que la fabulación es muy habitual cuando hay un desorden en el lóbulo frontal. Esto hace que el detenido relate eventos que, aún siendo falsos, él recuerda como verdaderos. Incluso su cerebro extrae datos de las propias preguntas del interrogador, los incorpora a su memoria y los cuenta como propios.

La entrada en escena de la amígdala cierra este ciclo infernal. Este elemento del cerebro regula los estados de miedo y amenaza. Su estimulación provoca una realimentación del estrés y la ansiedad, lo que vuelve a liberar una cantidad adicional de hormonas.

O’Mara recuerda que estas prácticas fueron usadas por el ejército de EEUU o agencias como la CIA entre 2002 y diciembre de 2005, pero fueron desechadas ya antes de la llegada al poder de Barack Obama. “Los militares de EEUU, en su manual más reciente, han reiterado su oposición a estas tácticas”, apunta.

Fuente: Ciencia al día



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...



Archivos

Calendario

mayo 2020
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031