admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

Historia

Historia Criminal del Cristianismo (ICAR)

Conocer toda la historia del cristianismo, como la Iglesia Católica (ICAR) no para de recordar y probablemente exagerar, los logros de dicha ideología, aquí vamos a aportar lo que ellos no aportan. Para ello lo que mejor se puede hacer es acudir a la Historia Criminal del Cristianismo, obra de Karlheinz Deschner que según creo todavía no está acabada. De momento consta de 10 volúmenes:

– Tomo I: Los orígenes, desde el paleocristianismo hasta el final de la era constantiniana.
– Tomo II: La época patrística y la consolidación del primado de Roma.
– Tomo III: De la querella de Oriente hasta el final del periodo justiniano.
– Tomo IV: La Iglesia antigua: Falsificaciones y engaños.
– Tomo V: La Iglesia antigua: Lucha contra los paganos y ocupaciones del poder.
– Tomo VI: Alta Edad Media: El siglo de los merovingios.
– Tomo VII: Alta Edad Media: El auge de la dinastía carolingia.
– Tomo VIII: Siglo IX: Desde Luis el Piadoso hasta las primeras luchas contra los sarracenos.
– Tomo IX: Siglo X: Desde las invasiones normandas hasta la muerte de Otón III.

La obra se puede leer online o descargarla desde aquí. Ahora sí, una vez leído, ya podemos empezar a plantearnos eso de los valores cristianos y esas cosillas.

Fuente:  Homínidos

_________________

Enlaces relacionados:

–  Religiones: una visión crítica

–  SinDioses

Historia de la Psicología Forense

La psicología forense es una rama de la Psicología que se ocupa de la criminalística. Es una división de la psicología aplicada relativa a la recolección, análisis y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales.[1] Por tanto, incluye una comprensión del derecho penal en la jurisdicción relevante para poder realizar evaluaciones legales e interactuar propiamente con jueces, abogados y otros profesionales del derecho.

Los psicólogos forenses a menudo han de prestar testimonio, o evaluaciones en los procesos, tanto civiles como penales.  A pesar deser  considerada como una especialidad psicológica relativamente reciente, la psicología forense se introdujo hace más de cien años atrás.  En 1873, Wilhelm Wundt fundó el primer laboratorio de psicología en Leipzig (Alemania).  Fue su trabajo el que refinó y estableció el método experimental, que se aplica a la psicología.  Llevó a cabo experimentos en el campo legal en áreas tales como el testimonio de testigos y la evaluación de criminales que se siguen utilizando en la actualidad.

Hugo Munsterberg fue uno de los primeros psicólogos en prever cómo la ciencia forense podría beneficiar  al sistema jurídico. Estudió con Wilhelm Wundt, en Alemania antes de mudarse a los Estados Unidos en 1892.  A continuación, estableció un laboratorio en la Universidad de Harvard con el propósito de llevar a cabo experimentos sobre cómo la psicología puede ser aplicada al sistema jurídico.  Su investigación incluye experimentos sobre confesiones falsas, el papel de la hipnosis en la sala de audiencias y la memoria de los testigos.

En 1895, mientras era Jefe del Departamento de Psicología, Antropología y Filosofía en la Universidad de Columbia, James McKeen Cattell comenzó a realizar experimentos que actualmente se consideran la raíz de la psicología forense. Planteó a varios estudiantes una serie de preguntas,  efectuando el seguimiento de sus respuestas y la valoración de su exactitud.  Sorprendentemente, los resultados demostraron un alto grado de inexactitud.  Este estudio influyó fuertemente en la psicología del testimonio. Como psicólogo conocido de la época, y el cofundador de la Psychological Review, una de las metas Cattel fue el de establecer la psicología como una ciencia de buena fe.

En 1908 se publicó Munsterberg un libro sobre el tema de la aplicación de la psicología a los juicios legales. El libro «On the Stand«, fue un paso importante para la psicología forense.  En 1917, un alumno suyo, William Marston, afirmó descubrir  una correlación (que actualmente se considera falsa) entre la presión arterial y la mentira, que fue un factor clave en el desarrollo del detector de mentiras, dispositivo pseudocientífico, que la mentablemnet se usa por algunos sectores «magufos».

Fue a principios del siglo 20 cuando los psicólogos empezaron a actuar como peritos en los juicios, un precedente establecido por Marston en 1923, cuando testificó en el caso de Frye contra los Estados Unidos. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando los psicólogos fueron  plenamente reconocidos como testigos creíbles.  Hasta el punto que los médicos  eran considerados como testigos superiores. a pesar de supuestamente  no tenían el grado de conocimientos sobre las condiciones mentales poseído por los psicólogos entrenados.

Desde ese momento, y especialmente en los últimos treinta años, la psicología forense ha sido tenida en cuenta.  En 2001, la psicología forense fue reconocido por la Asociación Americana de Psicología como una especialización en el campo de la psicología.

Actualmente en algunos países, los psicólogos forenses también proveen recomendaciones con respecto a la sentencia y al tratamiento que debe seguir el acusado, así como cualquier otra información que el juez requiera, como la referida a factores atenuantes, valoración de riesgo futuro y evaluación de la credibilidad de los testigos. La psicología forense implica también capacitar y evaluar a policías u otro personal oficial para proveer perfiles criminales a las fuerzas del orden.

Fuentes:

Helping Psychology

Psicología forense (Wikipedia)

__________________

Enlaces relacionados:

La web de Maco048. Noticias: polígrafo
Grafología y recursos humanos, pseudociencia del poligrafo
La máquina de la ¿verdad?. Magufos y criminología
Polígrafo y telebasura « magonia « Blogs El Correo Digital
–  Planeta Escepticismo (agregador)
Psicología para escépticos

¿Qué es el ADN (DNA) forense?

Forenses de ADN es un área especial dentro de la esfera más amplia de la ciencia forense que se ocupa de los materiales genéticos en la investigación de un crimen.

Aquellos que se especializan en medicina forense de ADN ayudan a la policía mediante la localización de pruebas en forma de material genético que pueden inculpar a los sospechosos en la escena del crimen. También se puede utilizar para dejar libres de cualquier implicación en actividades delictivas, a los sospechosos.

ADN

Sin el descubrimiento del ADN, los científicos forenses nunca serían capaces de resolver miles de crímenes que dependen en gran medida en las pruebas que puede revelar. ADN significa ácido desoxirribonucleico y contiene los elementos básicos de la vida. La información vital está contenida en los cromosomas y esta información es única para cada individuo.

Colección

Las pruebas de ADN se obtiene de las escenas del crimen, así como de los sospechosos después de los hechos. El ADN puede ser obtenido a partir de células de sangre, semen, folículos pilosos y muestras de piel a partir de la escena del crimen. Los sospechosos pueden ser obligados a proporcionar muestras de ADN contra las que se compara la evidencia. Además, también hay grandes bases de datos con información de ADN que un equipo puede escanear confrontando con las pruebas recogidas.

Huellas digitales de DNA

El ADN ha dado el mismo tipo de salto cuantitativo en la investigación forense que las huellas digitales proporcionaron hace más de un siglo. Si bien la estructura química del ADN es la misma para todos, hay literalmente millones de las diferencias en la secuencia de lo que se conoce como pares de bases. Con esta información, los científicos forenses son capaces de llegar a determinar las huellas dactilares de ADN, que en esencia les permite determinar si dos muestras de ADN son procedentes de la misma persona, o de personas que están relacionados, o de personas que no tienen relación entre sí.

Historia

La historia de la ciencia forense de ADN se inicia en la década de 1980. El genetista británico Alec Jeffreys fue el primero que propuso el concepto de tipificación de DNA, así como las huellas dactilares de ADN. Los experimentos en la repetición de secuencias de ADN realizados por Jeffreys revelaron una técnica que podría utilizarse para examinar las variaciones entre las personas. De las pruebas originales de Jeffrey, nació la forénsica moderna de ADN .

Avances

En los primera época de la investigación forense de ADN después de los avances de Jeffrey, se podía tardar hasta seis semanas para obtener un perfil de ADN convencional. Algunas pruebas de ADN necesitaron aún más tiempo para construirse. Debido a los avances en la tecnología computarizada, la categorización de muestras de ADN pudo ser transformada en un perfil de ADN en sólo cuestión de días.

Pruebas de Paternidad

Aunque el uso de técnicas forenses de ADN consigue la mayoría de los titulares cuando se utiliza para la captura de asesinos y violadores, el uso más común de esta tecnología, por mucho, es para probar la paternidad. La ciencia forense de ADN es capaz de determinar el padre de un niño en los casos en que la paternidad es controvertida, así como para probar o refutar los vínculos familiares en casos de inmigración.

Fuente: DISEASES INFORMATIONS CORNER

____________________________________

Enlaces relacionados:

¿Quién es el hombre del saco?

Se llamaba Francisco Leona y tenía una barbería en Gádor, un pueblo de Almería de unos 3000 habitantes. Fue el cabecilla del rapto (con saco), asesinato y siniestro ritual de sangre de un niño de 7 años, recoge Alberto Cerezuela en el libro Enigmas y leyendas de Almería. De hecho, las actuales amenazas paternales con hombre del saco podrían echar mano de todo un complot. El hombre del saco fueron en realidad tres hombres y una mujer.

La trama empezó con una hipotética receta milagrosa para curar a un tuberculoso: Francisco Ortega. Leona, que era curandero, le prescribió “beber la sangre caliente de un niño y untarse sus mantecas sobre el pecho”, cuenta Cerezuela. No sólo convenció a Ortega, sino que le cobró 3000 reales por el ritual. Así que Leona decidió raptar a un niño y ahí entró en acción el tercer hombre del saco: Julio Hernández, El Tonto, un joven que tenía como hobby cazar pájaros y arrancarles la cabeza de un mordisco. Su madre, Agustina (también conocida como La Bruja) también se ofreció a colaborar “e incluso hay quien cuenta que usó a su otro hijo como cebo”, apunta el licenciado en Humanidades.

Y llegó el 28 de junio de 1910. El niño despistado que terminó en el saco se llamaba Bernardo Parra. Leona y El Tonto realizaron el ritual –que nunca llegó a curar al enfermo– y llevaron los restos del niño, otra vez en el saco, a Las Pocicas (a 4 kilómetros del pueblo). Y a partir de ahí, “la cosa no está muy clara”, contó un anciano de Gàdor a Cerezuela. Parece que El Tonto terminó acudiendo a la Guardia Civil porque Leona no le pagó el dinero acordado: 50 pesetas.

Fuente:  [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

noviembre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30