admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

música

Dios no es bueno, música para ateos

El Efecto Mozart en niños no tiene bases científicas

Noticias criminología. El Efecto Mozart en niños no tiene bases científicas. Marisol Collazos Soto

El investigador del Instituto de Física de la BUAP (México), Enrique Soto Eguibar, explicó que la serie de supuestos beneficios en niños menores de tres años, que resultan de escuchar música de Mozart, no es más que una suposición, es decir, carece de bases científicas por ser parte de una pseudociencia.

Soto Eguíbar, al presentar su conferencia «El oído y el cerebro, el origen de lo musical», indicó además que el aprendizaje musical mejora el procesamiento del tono, es decir, permite identificar algún sonido específico entre un conjunto numeroso de ruidos; facilita un seguimiento del tono lingüístico y mejora la percepción del lenguaje, pero –recalcó– no garantiza  que en un futuro los niños puedan ser muy inteligentes, o adquirir automáticamente las capacidades de de recordar o memorizar.

En tanto, apuntó,  una educación musical a temprana edad dota de mayores capacidades a los individuos de discriminar el ruido de varias señales; “la enseñanza musical debería regresar a las escuelas de formación básica pues también es conocimiento”, concluyó el investigador.

Continuar en:  Ángulo7

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

La fiscalía de Puigcerdà estima que el sonido de un piano puede ser fruto de un delito criminal

Noticias Criminología. Ruido de piano, condena penal. Marisol Collazos SotoA una joven residente en Puigcerdà (Cataluña) que estudiaba música –concretamente piano, y que actualmente ya compagina sus estudios con actuaciones y giras– se le abrió un procedimiento penal a instancias de una vecina y como resultado de los criterios aplicados por la fiscalía, ha sido formalmente acusada de un delito criminal porque entre octubre del 2003 y septiembre de 2007, «alentada y ayudada activamente por sus padres, se dedicó a tocar el piano en el domicilio durante un mínimo de cinco días a la semana, desarrollando dicha actividad desde las 9 a las 13 horas y desde las 14 a las 18 horas».

La vecina, según han alegado su representantes legales, sufrió tal grado de ansiedad que en una ocasión dejó temporalmente la vivienda. La denuncia ha prosperado pese a que la pianista y su familia ya se mudaron hace años para zanjar el conflicto. Pero ha sido en vano, porque ahora la fiscalía ha acusado formalmente a la pianista de un delito contra el medio ambiente por contaminación acústica y de otro de lesiones psíquicas, por los que exige siete años y medio de prisión.

En todo caso, lo chocante de este episodio no es la actitud de la vecina denunciante –pues ahí hay aspectos concretos desconocidos, desde posibles inquinas personales hasta trastornos psicológicos, o acaso perversiones psicosociales–, lo realmente inquietante es la acción de la fiscalía, pues está equiparando el ruido que genera un piano con el de una industria ubicado en los bajos de un inmueble residencial, con una discoteca mal insonorizada, o con el ir y venir de aviones en un aeropuerto ubicado junto a una ciudad.

Fuente: Im-pulso

 

Pintada en una fachada en Colombia

Noticias Criminología. EN Colombia, escuelas frente militares. Marisol Collazos Soto

Fuente: Diana Macías

El sonido de la máquina de hielo del Bar Radar absuelto de pagar derechos a las discográficas

Con fecha 26 de marzo de 2010 he recibido notificación de la sentencia de fecha 18 de marzo del Juzgado de lo Mercantil nº 5 de Madrid en la que se absuelve al Bar Radar de la demanda interpuesta por las entidades de gestión de los productores fonográficos (AGEDI) y de los intérpretes o ejecutantes (AIE), con expresa condena en costas a las demandantes.

El Bar Radar está considerado a nivel internacional como un “templo” de la música experimental. Se trata de un lugar, regentado por “Sevi” (Manuel Sevillano), que inició su camino hace muchos años como centro de reunión de personas interesadas en música experimental. Hasta tal punto experimentan con los paisajes sonoros que una de las discusiones recurrentes, y de lo que también se habló en el juicio, es de si lo que se comunica públicamente en el local se trata de música o de ruido.

El Bar Radar es utilizado por sus clientes como lugar de intercambio de piezas sonoras procedentes de los más variados lugares: sonidos de animales salvajes, sonidos procedentes de puertas que chirrían, o, tal y como se acredita en la sentencia, sonidos de electrodomésticos que son conocidos entre ellos como “música del Maestro Corberó”:

Especialmente significativa, respecto al tipo de música del bar, fue la declaración del testigo Javier R., quien manifestó que había llegado a poner sonidos de la máquina de hielo y del congelador, concretamente la denominó, «música del maestro corberó».

En sus inicios, los clientes utilizaban el método clásico, que era el de intercambio de cassettes, método que se abandonó con la aparición de Internet. Con el repertorio que se intercambian quienes graban los más diversos sonidos, se producen nuevas piezas mediante la remezcla.
A pesar de que es obvio de que la música comunicada no está gestionada por las entidades de gestión, dado que éstas disparan con dinero de sus socios, pueden permitirse demandar a cualquier establecimiento por muy evidente que sea que el mismo no utilice su repertorio. En el juicio, como testigos de lujo conté con los autores de los experimentos sonoros, así como con Susana García Noguero, de Platoniq, quien en su búsqueda de locales en Madrid para la celebración de un evento, encontró los dos más vanguardistas, Ladinamo y el Bar Radar, que eran los más apropiados para la naturaleza de las acciones de Platoniq y cuya declaración sobre aspectos relacionados con el Copyleft fue contundente.

Independientemente del aspecto anecdótico de que la comunicación pública de los sonido de electrodomésticos, si son remezclados por un no socio de AGEDI/AIE no devengan cantidad alguna a pagar a estas entidades, hay dos aspectos importantes que deben destacarse:

  1. El derecho al cobro de AGEDI/AIE es un derecho de remuneración equitativa en favor de los intérpretes, ejecutantes y productores, por lo que la tesis de las entidades es que basta con que la música se comunique públicamente para que nazca su derecho al cobro. Sin embargo, este ya es el tercer caso en que los Juzgados y Tribunales señalan que éste derecho sólo nace si el intérprete, ejecutante o productor del fonograma es socio de la entidad reclamante. Se consolida una interpretación que ya se utilizó en los casos de los gimnasios Vámbora y Curvas.
  2. Las entidades demandantes (que acudían bajo una misma dirección letrada) alegaron durante el juicio que cuando las obras se hallan licenciadas bajo Creative Commons NC, entonces ellas, por imperativo legal, son quienes gestionan las mismas. Esta tesis es fácilmente desmontable, puesto que lo único relevante en este tipo de juicios es si el autor, intérprete, ejecutante o productor de la obra es socio de la entidad de gestión, y no el tipo de licencia comercial o no comercial de la obra. Si una obra CC-NC es utilizada comercialmente, lo que nacen son derechos y obligaciones entre el autor de la obra y el usuario de la misma, pero nunca nacerá derecho u obligación alguna en favor de un tercero, entidad de gestión, ajeno a las partes creador y usuario. En este sentido, la sentencia señala en su Fundamento Segundo:

El hecho de que en el local no se ponga que se trata de música con licencia copyleft o derivados no quiere decir por ello que la música sea del repertorio de los actores, sino lo que estaríamos ante un incumplimiento de las licencias concedidas que daría lugar, en su caso, a responsabilidad ante el licenciante. Pero en modo alguno nacería la obligación de pago por la comunicación, ya que en este caso las entidades de gestión estarían percibiendo una retribución por obras que no gestionan, es decir, que no son de sus socios, y por ello al distribuir la compensación al verdadero intérprete, artista o productor, no percibiría la parte correspondiente al no ser socio de esas entidades, produciéndose así un evidente enriquecimiento injusto.

Por lo demás, la sentencia recoge lo que ya es ampliamente conocido de que corresponde al local invertir la presunción de que las obras comunicadas no corresponden al repertorio de las entidades de gestión mediante la articulación y práctica de la prueba:

Es necesario, por tanto, que el demandado justifique que la música que se comunique no corresponda a socios de los actores, es decir, que no estemos ante obras de su repertorio. La abundante prueba testifical practicada en el acto del juicio permite extraer una conclusión unánime, en el Bar Radar se comunican fonogramas que tienen la consideración de «comercial». Los testigos manifestaron que en el bar se pone música experimental, que esa música es elaborada por ellos (los testigos) o que se baja de internet de páginas web donde los artistas (no asociados) «cuelgan» su música para darse a conocer y permiten que otros las usen; música con licencia copyleft o creative commons. El carácter de música experimental que se pone en el bar no sólo se reconoce por los testigos (Andrés A., Adolfo G. Juan Carlos B. o Susana G. N.), sino de la propia documental aportada por la actora (documento nº 9). Especialmente significativa, respecto al tipo de música del bar, fue la declaración del testigo Javier R., quien manifestó que había llegado a poner sonidos de la máquina de hielo y del congelador, concretamente la denominó, «música del maestro corberó». También se manifestó en términos parecidos Susana G. N., presidente de una asociación dedicada a la distribución de música con licencias libres, copyleft, al señalar que la música que escuchó era con licencia copyleft. Esto nos da una muestra clara del tipo de música que se pone, totalmente alejada de los circuitos comerciales; sin embargo, esto no es suficiente para considerar que los fonogramas no pertenecen al repertorio de las actoras. Nos referimos al hecho de que se trate de música alejada de los circuitos comerciales, y ello porque las actoras no restringen su ingreso a este círculo. Sin embargo, la totalidad de los testigos nos han manifestado que la música que se pone es compuesta y ejecutada por ellos (ninguno es socio de las actoras) o de otras personas en las mismas condiciones, o que se bajan sonidos de internet puestas por sus autores o ejecutantes no socios de las entidades de gestión; es decir, nos movemos dentro del ámbito alternativo, en el sentido de autores, intérpretes artistas o productores que no forman parte de las entidades de gestión que ponen sus obras a disposición del público en general.

Como es de rigor en cualquier información referente a una resolución judicial, tienen ustedes a su disposición el contenido íntegro de la sentencia en el repositorio de los Procedimientos Libres sobre defensa del Copyleft.

Obra licenciada bajo Creative Commons Reconocimiento 3.0 España.
Fuente: derecho-internet.org

Las FARC (Colombia) crean un CD para mejorar su imagen

Las FARC, el grupo terrorista más grande de Colombia y ampliamente condenado por sus violaciones de los derechos humanos, presuntamente gastó $ 150 000 en la producción de un CD con canciones pegadizas y revolucionaria para atraer a reclutas y mejorar la imagen de los rebeldes.

Los ordenadores confiscados a la guerrilla por la policía nacional de Colombia revelan que el grupo guerrillero ha invertido miles de dólares en la producción del CD.

La idea fue propuesta por primera vez en el año 2000, cuando el miembros de las Farc, ‘Manuel Marulanda’, envió en mensaje a los líderes guerrilleros explicando la necesidad de «búsqueda de un gancho, con algo moderno, para atraer a la gente»

Lo que siguió fue un intercambio de correos electrónicos entre algunos de los miembros más poderosos de la guerrilla, entre ellos «Mono Jojoy» y «Marcos Calarcá», para discutir la estrategia musical propuesta.

Uno de los mensajes de correo electrónico del grupo, por el líder de las FARC ‘Felipe Rincón sugiere «Tenemos que conseguir el tipo que hace merengues y tenemos que ofrecerle un gran presupuesto. »

El resultado final fue una producción profesional de CD de música latina – con varios artistas internacionales encargados de crear canciones para el álbum y la pieza estrella es la muy pegadiza y alegre «Dance Guerrilla», un merengue moderno con letras compuestas específicamente para representar ala misión de la de las FARC .

La canción, que fue subida a YouTube hace un año, invita a los oyentes a «mover las caderas», «llevar las granadas y los fusiles» y de poner fin al gobierno de Colombia.

El diario de miembro de las FARC «Jhon 40» indica que el costo total de producción del CD fue más de $ 150 000, incluidos los costes de comisión de los artistas y la puesta en marcha y los gastos de publicidad del producto final.

Según el sitio web de El Nuevo Siglo las FARC han estado colocando música en su sitio web durante años, pero esta es la primera colección de canciones que son producidas profesionalmente por el grupo guerrillero.

Fuente:  Colombia Reports

_____________________

Enlaces relacionados con Colombia:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031