admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

psicópatas

¿Son los asesinos crueles unos psicópatas?

Noticias criminología. ¿Son los asesinos crueles unos psicópatas?. Marisol Collazos Soto. Criminologia, ciencia, escepticismo

Un padre mata a sus hijos, un piloto decide estrellar un avión con los pasajeros a bordo, unos terroristas se revientan y asesinan así a decenas de personas en nombre de una religión… Todas estas son noticias recientes que, comprensiblemente, han generado gran alarma social.

Cuando suceden actos así, los medios de comunicación buscan expertos que ayuden a explicar cómo alguien puede llegar a cometer ese tipo de delitos. Siguiendo el razonamiento “los actos infrecuentes los realizan personas anormales”, es común que la explicación más fácil sea el tildar a los delincuentes de enfermos mentales. Si el acto es de especial crueldad, el comodín es recurrir a la expresión “es un psicópata”. De tanto ser representada de esa forma, la psicopatía se convierte en ese cajón de sastre con el que explicar por qué se llevan a cabo actos tan horribles.

Aunque estamos de acuerdo en que las personas con psicopatía son capaces de realizar actos muy inhumanos, es importante poder distinguir los casos y empezar a referirnos a esta patología como lo que realmente es: un trastorno de la personalidad. Para ello es imprescindible no realizar un diagnóstico de este tipo considerando solo el tipo de delito cometido, ya que en muchas ocasiones nos encontramos con personas con características psicopáticas que no han cometido delitos (por lo menos que se sepan) y se encuentran dirigiendo empresas.

Como decíamos, la psicopatía es un trastorno de la personalidad formado por características como la falta de empatía, la crueldad, la ausencia de remordimientos, la mentira patológica, la impulsividad y el comportamiento antisocial (Hare & Neumann, 2010). Robert Hare, uno de los grandes expertos en el estudio de la psicopatía, considera que son dos los factores importantes en la definición de este trastorno:

  • El Factor I: se incluyen elementos de personalidad como la crueldad y la falta de empatía.
  • El Factor II: se encuentran elementos relacionados con el comportamiento antisocial, la versatilidad criminal y las conductas crónicamente inestables.

De esta forma podemos tener varios tipos de psicopatía:

  • Aquellos que tiene muchos elementos del Factor I y no del II.
  • Aquellos que tienen muchos del Factor II y no del I.
  • Aquellos que tienen elementos de los dos factores.

Los tres perfiles son muy diferentes en la descripción y, sobre todo, en su pronóstico. Aquellas personas que solo puntúan muy alto en el Factor II tienen muchos elementos de impulsividad y comportamiento irresponsable, pero se pueden arrepentir de lo que hacen mal. No tienen facilidad para frenar su comportamiento, son impulsivos y responden en caliente, pero cuando pasa ese momento sí tienen la capacidad de darse hacerse conscientes y responder con empatía a lo que han hecho y de arrepentirse. Estas personas podemos llamarlas antisociales y no cumplen tanto con el perfil de psicopatía. Aunque su delito pueda ser muy grave, no estaríamos hablando de psicopatía. Pueden hacer, pero no podrían mirar friamente sus propios actos.

En cambio, cuando tenemos personas que, además de poseer estas características antisociales, no se arrepienten de sus actos y no experimentan culpa ni empatía hacia la víctima, es decir, tienen puntuaciones en el Factor I y II, tenemos un perfil más peligroso y definitorio de lo que es la psicopatía, en concreto la psicopatía criminal, dada su estrecha relación con el mundo del delito. Pueden hacer, pueden mirar sus propios actos con tranquilidad y eso implica que pueden buscar repetir conductas similares.

Por último, el tercer perfil lo formarían aquellas personas que no cometen actos antisociales, que no son impulsivos, pero que tienen una dificultad muy grande para vincularse con los demás y establecer lazos afectivos, además de ser carentes de empatía y crueles: altos en el Factor I en exclusiva. A este último perfil se les denomina psicópatas subclínicos, o con éxito, dado que no suelen entrar en contacto con el mundo judicial, pero sus características de personalidad hacen daño a los demás de otra forma, explotando, estafando y siendo crueles con los que les rodean, con tal de conseguir sus objetivos. Este último perfil está bastante bien representado en el mundo de la empresa y las finanzas.

Post completo en: Riesgo Latente

Es posible que los psicópatas puedan detectarse por fallos en el olfato

Noticias criminología. Es posible que los psicópatas puedan detectarse por fallos en el olfato. Marisol Collazos Soto

Investigadores de la Universidad de Macquarie, en Sidney (Australia), revelaron que la sicopatía, desorden mental que causa falta de empatía, comportamiento antisocial y hasta violencia, podría estar vinculado a un fallo en el sentido del olfato.

De acuerdo a los investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Macquarie, Mehmet Mahmut y Richard Stevenson, el estudio se llevó a cabo entre 79 individuos de entre 19 y 21 años de edad, catalogados como sicópatas sin tendencias criminales y que vivían dentro de su comunidad.

Utilizando diferentes aromas entre los que se incluyen naranjas, café y piel animal, se encontró que los sicópatas jóvenes tenían serios problemas para identificar correctamente el olor y para distinguir un aroma del otro.

Los que se encontraban más alto en la escala estándar de comportamientos sicópatas tuvieron los peores resultados al tratar de distinguir algún aroma.

El estudio podría servir para detectar tempranamente a los sicópatas, quienes como parte de su desorden son manipulativos a la hora de responder preguntas durante entrevistas con instituciones y empresas.
La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Existen diferencias estructurales y funcionales en el cerebro de los psicópatas

Noticias Criminología. Daños estructurales y funcionales en los psicópatas. Marisol Collazos Soto
En muchos sistemas penitenciarios el fin del encarcelamiento es la reinserción del preso en la sociedad. ¿Es esto siempre posible, al menos teóricamente? ¿Puede reinsertarse un psicópata?

La comparación de imágenes de cerebros de reclusos diagnosticados como psicópatas y otros, con los mismos delitos, pero sin ese diagnóstico muestran importantes diferencias. La localización de estas diferencias podría explicar el impulsivo comportamiento antisocial de los psicópatas. El estudio, encabezado por Julian Motzkin, de la Universidad de Wisconsin en Madison (EE.UU.), se ha publicado en el Journal of Neuroscience.

La investigación se basa en un trabajo previo de otros dos coautores, Newman y Koenig, que muestra que la toma de decisiones de los psicópatas es muy parecida a la de personas con daños en el córtex prefrontral ventromedial (CPFVM), lo que indicaría que los problemas con esta parte del cerebro están asociados con la psicopatía. Esta demostración indirecta se vuelve directa en el estudio que nos ocupa, y pone de manifiesto que existe una anormalidad cerebral específica asociada a la psicopatía criminal.

En concreto los datos obtenidos apuntarían a que los psicópatas presentan una reducción en las conexiones entre el CPFVM, la parte del cerebro responsable de la empatía y la culpa, y la amígdala, que media en el miedo y la ansiedad. Para llegar a esta conclusión se recogieron dos tipos de imágenes. Las obtenidas con tensor de difusión (tractografía DTI) muestran una reducción en la integridad estructural en las fibras de materia blanca (axones) que conectan ambas áreas, mientras que las obtenidas por resonancia magnética funcional (fMRI), que detectan la actividad del cerebro, señalan una menor actividad coordinada entre el CPFVM y la amígdala. Es decir, CPFVM y amígdala no se están comunicando como debieran.

El estudio se realizó en una cárcel de seguridad media del estado de Wisconsin empleando escáneres portátiles. Se realizaron mediciones de 40 presos que habían cometido delitos similares, de los que 20 habían sido diagnosticados como psicópatas.

La combinación de anormalidades estructurales y funcionales parece demostrar bastante bien que la disfunción observada en el circuito social-emocional es una característica estable de los reclusos psicópatas. Independientemente de que el estudio haya de reproducirse y obtener más datos, ¿debe un sistema penitenciario tratar a todos los presos por igual e intentar reinsertar a una persona cuyo cerebro no está preparado para ello?

Fuente: EXPERIENTIA DOCET

Referencia: Motzkin J, Newman JP, Kiehl K, Koenigs M. (in press) Reduced prefrontal connectivity in psychopathy. Journal of Neuroscience.

El secreto del psicópata

Científicos de Londres dicen haber descubierto un mecanismo para comprender por qué algunas personas se convierten en psicópatas.

El estudio, realizado en pacientes psiquiátricos, concluye que esta patología se debe a que existe una comunicación imprevisible entre dos partes del cerebro.

Julian Siddle, periodista de ciencia de la BBC, explica que el detonante del comportamiento psicópata es una comunicación defectuosa entre la parte del cerebro relacionada a las emociones, el miedo y la agresividad y otra parte encargada de la toma de decisiones.

El Dr. Michael Craig, del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, quien dirigió el estudio, dijo a la BBC que la interferencia entre estas dos partes del cerebro es comparable a transitar por una carretera en mal estado.

“Las conexiones en el cerebro del psicópata, o las ‘carreteras’, no están tan bien construidas como las de una persona que no lo es. Es como si la ‘carretera’ del psicópata tuviera más baches y estuviera peor mantenida que la de una persona que no padece la psicopatía”.

Posibles implicaciones

Craig dice que ese trastorno por sí solo no basta para diagnosticar la psicopatía, pues puede tratarse de otro desorden psíquico, pero contribuye a explicarlo.

El resultado final es, entonces, que esta característica del cerebro no es necesariamente producto de una psicopatía sino de un fenómeno que se presenta en los psicópatas y no en las personas que no padecen esta enfermedad.

Los científicos del King’s College observaron la actividad cerebral de nueve pacientes psiquiátricos que cumplían condenas por delitos como violaciones u homicidios.

Aunque se trata de un estudio pequeño, esto podría tener implicaciones relacionadas a la toma de decisiones en el sistema de justicia penal, especialmente a la hora de estudiar si un criminal puede reincidir.

Fuente:  BBC MUNDO

Robert Hare: «La sociedad no puede defenderse de los psicópatas, son ellos los que hacen las reglas»

Sonríe Robert Hare. A menudo y como mirando hacia otra parte, con la sonrisa levemente amarga de quien ha visto mucho, quizá demasiado, pero a pesar de ello no ha conseguido que su mensaje termine de calar . Los psicópatas no son solo los fríos asesinos de las películas. Están en todas partes, viven entre nosotros y tienen formas mucho más sutiles de hacer daño que las meramente físicas. Los peores, dice, llevan ropa de marca y ocupan suntuosos despachos, en la política y las finanzas. La sociedad no les ve, o no quiere verles, y consiente.

– ¿Por qué parece que en ciertos países hay más psicópatas que en otros?

– No es cierto. Es un problema universal, igual en todas partes, solo que en algunos países se tolera más. Por ejemplo, en Sudán, matar se considera un comportamiento aceptable. Incluso en Estados Unidos, comportamientos que hace 15 años no se aceptaban, ahora sí. Comportamientos claramente psicopáticos y que aparecen continuamente en el cine y la televisión. Violencia, maldad, premeditación, sangre fría, falta de remordimientos…

– ¿Es la falta de empatía el elemento clave de la psicopatía?

– Sí. La empatía es una característica humana y se puede representar en una curva. La mayoría estamos en el centro. Y ambos extremos son malos. Tampoco es buena demasiada empatía. La naturaleza nos ha dado la capacidad de conectar. Pero los psicópatas no tienen esa capacidad.

– ¿Es cierto que son más inteligentes que el resto?

– Si hablan de medicina, parece que saben más que un médico, aunque el interlocutor sepa que no saben nada. Si van detrás de un político y le hacen una foto, ya dicen que son amigos. Parecen inteligentes, pero en realidad no son especialmente brillantes. Algunos sí, claro. Y cuando son inteligentes son más peligrosos.

– -¿Están mezclados con nosotros, en el mundo real?

– Por supuesto. Y la mayoría de los psicópatas no son asesinos. Están en la política o en los negocios. Y si cometen un asesinato es, a lo mejor, porque te has puesto en su camino o porque sencillamente no les has caído bien. Están en todas partes. Son personas que saben controlar a los demás pero parecen muy buenos. Tienen carisma y son líderes. Carisma sin conciencia.

– ¿Qué proporción de psicópatas hay entre la población?

– Cerca del 1%, según una estimación que hice hace diez años. Pero nuevos estudios demuestran que depende mucho de cómo se mida y de los criterios que se usen.

– Usted creó los test de psicopatía más utilizados…

– Sí. En dos versiones. La primera (PCLR) consta de veinte criterios y la segunda (PCL) mide doce. Es esta segunda herramienta, más sencilla, la que se más se utiliza. Los resultados se colocan en un diagrama con dos ejes. Uno de puntuación, entre 0 y 24, y otro de población. La mayoría de las personas tienen puntuaciones muy bajas, pero a partir de 18 puntos son psicópatas. Y, efectivamente, existe cerca de un 1% de la población con más de 18 puntos.

– ¿Se puede ser amigo de un psicópata?

– Sí, pero no mucho. Hay personas a quienes les encantan los psicópatas. Porque son divertidos. Te van a engañar y a chupar la esencia, pero resultan atractivos, aún a costa de ese precio tan alto. Al final, cuando ya no les sirves, te dejan. Los psicópatas son esponjas emocionales y absorben todo lo que tengamos. Pero si exprimes una esponja, suelta todo lo que cogió. Ellos no. Si los aprietas, sólo saldrá polvo.[

– ¿Cómo influye ese 1% de psicópatas en el resto de la sociedad?

– Ese 1% puede tener impacto sobre millones de personas . Fíjese, por ejemplo, en los grandes escándalos financieros, con pérdidas para miles de personas. Detrás hay una mente psicópata. En los grandes negocios la psicopatía no es una excepción. ¿Qué tipo de persona cree usted que es capaz de robar a miles de inversores, de arruinarles aunque después se suiciden? Dirán que lo sienten, pero nunca devolverán el dinero . Es incluso peor que lo que hacen muchos asesinos.

– ¿Y los políticos?

– La política y el póker son dos ocupaciones cuyas reglas obligan a mentir y engañar. Si los políticos fueran sinceros no serían elegidos. Muchos son mentirosos a secas. No tienen forzosamente que ser psicópatas. Pero la política es un medio fantástico para que se desarrollen, el mejor ambiente, el ideal. Igual que los negocios, que cambian con mucha rapidez . Ahí los psicópatas se desenvuelven como pez en el agua.

– ¿Quiere decir que en círculos políticos y financieros hay más psicópatas que entre la población normal?

– Por supuesto que sí. Docenas de políticos de alto nivel deberían claramente estar en la cárcel. Son psicópatas, pero no puedo decir nombres. Tengo impresiones, y muchas. Pero debería aplicarles mi test. Me gustaría estudiar a algunos más a fondo. Y eso complicaría mucho la vida de los políticos honrados.

– ¿Cómo puede la sociedad defenderse?

Es prácticamente imposible para la sociedad defenderse de eso. Porque son ellos los que, además, hacen las reglas, dictan los principios y gastan millones para explicar al mundo que lo que hacen es fantástico. No sé lo que podríamos hacer . Para esto las elecciones no sirven. La gran mayoría de las personas no funcionarían bien en estos puestos. Lo dejarían, no servirían. No quiero decir que todo el mundo en esas posiciones sea psicópata, pero sí digo que el porcentaje entre ellos es muy superior al 1% general. Y que con diez ejecutivos, o políticos psicópatas entre mil, ya sería suficiente. Un pequeño ejército de soldados puede ocupar un país entero.

– ¿Qué hacer entonces?

– Lo mejor y lo único que se puede hacer es intentar comprender. Y la sociedad no lo entiende porque la psicopatía es diferente. No hay patrones, como pasa, por ejemplo, con la esquizofrenia. Pasan años antes de identificar a un psicópata .

– ¿Se puede curar?

– No. No tenemos procedimiento alguno para curar porque no hay nada que curar . Es un comportamiento con anomalías neurológicas. Pero no hay pacientes que pidan ayuda, que sufran. El problema lo tienen los demás. Ellos están perfectos, y se sienten perfectos. Nunca podrán sentir empatía, ponerse en el lugar de otra persona, tener sentimientos hacia alguien. Ni siquiera por los seres más próximos, padres, hermanos, pareja, hijos… Los psicópatas no tienen emociones, y no es posible enseñárselas.

Fuente: http://gabadiario.blogspot.com/

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

Julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31