admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

sarín

Armas químicas y salud

Noticias criminología. Gas sarin. Marisol Collazos Soto

Según cuentan en la BBC, un ataque químico como el ocurrido en Siria no provoca lesiones físicas externas, ni quemaduras en la piel, pero sí signos de asfixia y dificultad respiratoria, llegando a dejar una tonalidad rosada-azulada en la piel. Además, dejan algunos signos post mortem bastante característicos, como bien explica el excomandante Hamish Bretton-Gordon, de las Fuerzas Británicas contra el Terrorismo Químico y Biológico :

“Algunos de los síntomas, como la boca abierta, la mirada de muertes esculturales, son muy similares a lo que vimos en Halabja (el ataque con armas químicas que en 1988 Saddam Hussein lanzó indiscriminadamente para dar una lección a sus habitantes kurdos) donde miles de personas murieron por gas nervioso”,

“Algunas de las imágenes del vídeo muestran a personas temblando, con las pupilas contraídas; sinónimos de algún tipo de agente químico”

Para los expertos, el posible agente químico usado en Siria parece ser el agente nervioso Sarín, más tóxico aún que el gas mostaza (otro agente químico que posee Siria en gran cantidad). E incluso podría existir otra sustancia mucho peor llamada gas VX.

Por un lado, el gas mostaza se caracteriza por provocar conjuntivitis, quemaduras en la piel, dolor de garganta, tos, susceptibilidad a infecciones e incluso neumonía. Como hemos señalado al principio, en el último ataque en Siria no existen lesiones externas, por lo que este tipo de agente químico se descarta.

Pero, por otro lado, tenemos el gas Sarín, hasta 20 veces más mortal que el gas mostaza e imposible de detectar, ya que carece de olor, sabor o color. Este gas ataca directamente al sistema nervioso causando un fallo respiratorio y la muerte en pocos minutos. Eso si, incluso las exposiciones leves causan síntomas, como irritación de los ojos, secreción nasal, visión borrosa, babeo, tos, presión en el pecho, diarrea, confusión, mareos y náuseas (todos ellos síntomas detectados en algunas víctimas en Siria, gracias a los vídeos que han circulado por la Red).

Finalmente, el gas VX es el peor de los tres, un agente nervioso conseguido con la mezcla de los dos anteriores, que causa quemaduras, sudoración, irritación, espasmos musculares, rinorrea, presión en el pecho, dolor de cabeza, náuseas, vómitos y pérdida de la coordinación, entre muchos otros síntomas.

 Eso sí, parece que los expertos no acaban de creer que lo ocurrido en Siria sea un ataque químico, ya que las personas que están tratando a los individuos que han tenido un contacto leve con este gas no utilizan ningún tipo de protección, y aún asi parece que no se contaminan ni presentan síntomas, cosa que si debería pasar si se han usado armas químicas (muy contagiosas).

Ampliar en: Medciencia

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Defensa contra los actos del terrorismo químico con Sarín

Noticias criminología. Enzima humana antídoto contra sarín. Marisol Collazos Soto

Investigadores podrían haber encontrado una manera de protegernos contra ataques químicos otrora mortales, como el incidente con sarín del metro de Tokio (Japón), que dejó trece personas muertas y miles más resultaron heridas o con problemas de visión temporales. El método se basa en una nueva y mejorada versión de una enzima desintoxicante producida naturalmente por nuestro hígado, según el informe publicado en la edición abril 2012 de Chemistry & Biology, una publicación de Cell Press.

«El ataque con sarín en Tokio en el año 1995 demostró que tanto las materias primas y know-how de la producción de agentes letales nervios están a disposición de personas ajenas a las instituciones gubernamentales o militares», dijo Moshe Goldsmith, del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel. «Esperamos que nuestro trabajo pueda proporcionar un fármaco profiláctico que efectivamente proteja a la policía, médicos, y otros equipos que tendrían que actuar en una zona contaminada después de un ataque y también brindaría a estos equipos con un medicamento que se puede administrar en in situ a las personas intoxicadas para mejorar en gran medida sus posibilidades de supervivencia. «

Hoy en día, la protección contra los agentes nerviosos se basa principalmente en las barreras físicas, tales como máscaras antigás y trajes de protección que pueden ser fácilmente vulneradas, explicó Goldsmith. Tras la exposición, las personas se tratan con medicamentos que ayudan con los síntomas pero no eliminan el agente nervioso.

Goldsmith y el autor principal del estudio, Dan Tawfik tienen esperanza de cambiar esta situación, basándose en los principios de la evolución para producir una versión más eficiente de una enzima que se produce de forma natural en todos nosotros. Conocida como la paraoxonasa 1 (PON1), esta enzima fue originalmente llamada por su capacidad para contribuir a la ruptura del insecticida paraoxón. También está implicada en el metabolismo de fármacos y desintoxicación.

PON1 que normalmente actúa en contra agentes nerviosos de tipo G , incluidos el gas sarín, tabun, soman y ciclosarín, pero no lo suficientemente bien. El laboratorio de Tawfik  se especializa en una técnica llamada «evolución dirigida de enzimas», en el que artificialmente se introducen mutaciones en el gen que codifica una enzima diana, en este caso, la PON1. Las versiones mutadas del gen son a continuación, puestas de nuevo en las bacterias, que producen las enzimas para la prueba. El objetivo era terminar con enzimas capaces de desintoxicar agentes nerviosos tipo G antes de que esos agentes nerviosos puedan alcanzar su objetivo y causar daño. Las que pasaron la prueba inicial se usaron en nuevas rondas de la evolución y las pruebas.

Después de cuatro rondas de la evolución, los investigadores obtuvieron  variantes de PON1 que trabajaron hasta 340 veces mejor que las producidos con anterioridad. En general, los investigadores informaron que las variantes PON-1 mostraron 40  a 3 400 veces eficiencia más alta que la normal de la enzima en el metabolismo de los tres agentes nerviosos de tipo G más tóxicos .

Estas nuevas y mejoradas enzimas PON1 se han convertido en candidatas prometedoras para su uso como tratamiento preventivo y posterior a la exposición en el caso de un ataque terrorista. «Esperamos que nuestras enzimas sean capaces de actuar junto con los fármacos actualmente disponibles para mejorar las tasas de supervivencia después de la intoxicación», dijo Goldsmith. En términos más generales, los resultados muestran la potencia de la evolución de laboratorio para remodelar por completo las enzimas existentes para una variedad de usos.

Fuente: Chemistry & Biology. DOI: 10.1016/j.chembiol.2012.01.017
Marisol Collazos Soto

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

mayo 2019
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031