admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

sexualidad

Iglesia Católica de Colombia y leyes

Noticias criminología.Iglesia Católica de Colombia y leyes. Marisol Collazos Soto

La Iglesia Católica y su falta de respeto para con las instituciones democráticas están destinadas a siempre provocarme mal genio e indignación.

Esta vez ha sido por cuenta de una visita muy especial que tuvo la Corte Constitucional. Se trató de la vistia del director de la Conferencia Episcopal, Rubén Salazar, con su secretario Juan Vicente Córdoba:

Aunque las coincidencias son posibles, en este encuentro el azar fue doble: por un lado, la proximidad del fallo sobre la tutela de adopción por parte de una pareja de dos mujeres en Medellín, y por el otro, la directriz de la Iglesia Católica de intervenir en asuntos estatales concernientes a la sexualidad y reproducción.

Para ser una multinacional del crimen que no paga impuestos, la Iglesia Católica tiene una facilidad pasmosa para hacerse recibir por los más altos dignatarios de un Estado. Díganme loco, pero a mí me suena a discriminación y privilegio religioso.

Yo sí pago impuestos, nunca he encubierto a un solo pederasta y no pretendo imponer mis gustos en las leyes (sólo busco que estas le den cobijo legal a todos los gustos). ¿Cuándo tendré audiencia yo con los magistrados de la Corte Constitucional?

Fuente:  DE AVANZADA

Sacerdotes de la ICAR y recomendaciones sobre sexo

Noticias Criminología. Consejos de sacerdte católcio sobre sexo. Marisol Collazos Soto

La infancia y la represión de los adultos

Personas mayores que viven según normas estrictas plasmadas en un viejo cuentecillo que se toma como palabra divina y que tienden a relegar a la mujer a un segundo plano. Mientras tanto, utilizan niños para aliviar sus necesidades sexuales.

Suena familiar.

Algunas cosas: Hoy hemos visto un vídeo de una fiesta talibán. Un adolescente con pinta ambigua bailaba lascivo para sus comandantes. El componente homosexual entre los talibanes es tremendo. En el vídeo se puede ver cómo compiten por la atención del menor. Supongo que sí, algarabía, que tiene que ver con la segregación de sexos. Parece que entre los pashtunes es una práctica habitual. Pero un matiz, entre los talibanes no hablamos de actitudes homosexuales, sino de prácticas. Muchas comandantes tienen un amante menor.

El relato anterior está sacado a base de copiar y pegar una secuencia de cuatro tweets publicados en mayo de 2009 en la cuenta de @enpiedeguerra, de Daniel Beriain y Sergio Caro (no ando muy puesto, pero creo que esto era antes un blog en ADN y ahora es parte de un programa en Cuatro).

Todo esto viene a consecuencia de la publicación de este artículo en el San Francisco Chronicle. Los militares americanos empezaron a ver comportamientos extraños entre las tribus pashtún locales y llamaron a los señores de las gafas para que echasen un ojo. Y esto es lo que vieron:

(Durante siglos, los afganos han tomado a niños, de entre 9 y 15 años de edad aproximadamente, como amantes. Algunas investigaciones sugieren que la mitad de los miembros de las tribus pashtun de Kandahar y otras localidades meridionales son ‘bacha baz’, el término empleado para designar a un hombre mayor con un amante varón joven. Literalmente significa ‘que juega con niños.’ A los hombres les gusta presumir de ello.)

El término bacha bazi tiene una breve entrada en la Wikipedia que cita como referencia un documental titulado The Dancing Boys of Afghanistan (Los niños bailarines de Afganistán) que se puede ver íntegramente en la página web de la PBS, aunque aún no lo he hecho, principalmente porque desde España no es accesible, pero creo que el P2P no tiene esa restricción. Una búsqueda por el mismo término en YouTube proporciona enlaces a multitud de vídeos, entre ellos éste.

El artículo del San Francisco Chronicle continúa con una posible explicación:

(Los sociólogos y los antropólogos dicen que el problema nace en una interpretación perversa de la ley islámica. Las mujeres son simplemente inaccesibles. Los hombres afganos no pueden hablar a mujeres con las que no tienen relación hasta que no les proponen matrimonio. Antes de eso, no pueden ni mirar a una mujer, excepto quizá sus pies. En cualquier caso ella está cubierta de la cabeza a los tobillos.

“¿Cómo puedes enamorarte si no puedes ver su cara?”, comentó Mohammed Daud, de 29 años, a los reporteros. “Podemos ver a los niños, así que les decimos que son hermosos.)

Fuente: Las penas del Agente Smith
Bajo licencia Creative Commons

_______________________

Enlaces de interés:

–  Religiones, una visión crítica

–  SinDioses

Relaciones sexuales entre secuestrado y secuestrador, la mayoría de las veces son por supervivencia

TENÍA 25 AÑOS y fue una de las 23.144 personas secuestradas en Colombia entre 1996 y 2006. Entre tantos temores que la rondaban, sospechaba que sus plagiarios -delincuentes comunes- pretendían abusar sexualmente de ella. Una sensación de indefensión que la llevó a entablar una relación con uno de ellos; un pacto de fingido amor que, años después, reconoció que había respondido a su instinto de supervivencia. «Que me abuse uno solo, no los cinco», dice que pensaba. Con un propósito similar, un ingeniero caleño de 35 años, secuestrado por las Farc, decidió seducir a una guerrillera para obtener algunas gabelas, como un plástico mejor para su cambuche o una mejor ración de comida.

En el extremo opuesto, y también con el fin de preservar su integridad, una mujer de 40 años relata que durante su cautiverio no se quitaba la ropa ni para bañarse. Era la manifestación externa de una especie de cinturón de castidad psicológico que se impuso y que, unido a las otras condiciones infrahumanas del secuestro, le dejaron secuelas físicas, como severas irritaciones de la piel, y psicológicas, como la fobia hacia la sexualidad y hacia el contacto físico con los demás.

El secuestro es una experiencia tan traumática, que algunas veces deja huellas profundas en el terreno de la sexualidad. El largo historial de este flagelo en Colombia da para contar historias de matrimonios que se disuelven como consecuencia del enamoramiento de dos secuestrados durante el cautiverio, de víctimas que entablan relaciones sentimentales con sus captores -el conocido síndrome de Estocolmo- e incluso, la anulación de cualquier expresión de la sexualidad, como el caso mencionado.

El psicólogo Emilio Meluk, profesor de la Universidad Nacional, es uno de los primeros expertos que estudió y analizó el tema, y en 1999 publicó El secuestro, una muerte suspendida, basado en la experiencia de 280 personas víctimas de este delito. La investigación lo llevó a la conclusión de que en la mayoría de los casos, la sexualidad queda sumida por sentimientos de angustia y temor. «Pasa como a un quinto nivel y, si la hay, es una estrategia de supervivencia, no es una sexualidad legítima -dice Meluk-. En general, frente al vínculo que se establece entre secuestrador y secuestrado no puede hablarse de una relación afectiva, sino de una relación de dos mentirosos engañándose porque cada uno tiene un objetivo específico: el primero quiere controlar y el otro quiere salir vivo».

María Clara Bayón de Cleves, psiquiatra especializada en terapia de familia y de pareja, sostiene con respecto al tema: «Es posible que el secuestro genere situaciones íntimas en todos los niveles, incluidos el afectivo y el sexual, y más aún si hay situaciones de sometimiento, pero hay que tener en cuenta que es una situación consentida por el instinto de supervivencia».

Los expertos coinciden en que a diferencia de lo que ocurre en otros contextos adversos -desplazamiento forzado, catástrofes naturales, prisión- en que la sexualidad se convierte en un antídoto contra la desesperanza, en condiciones de secuestro es una dimensión que tiende a permanecer apagada. «Las relaciones afectivas y sexuales durante el secuestro son extrañas y extremas», sostiene la psicóloga Olga Lucía Gómez, directora de la Fundación País Libre. Sin embargo, reconoce que el cautiverio genera lazos de amistad entre cautivos y secuestradores que puede interpretarse como un comportamiento adaptativo. Por esta razón, los expertos recomiendan a las personas en riesgo de ser secuestradas que en caso de llegar a estarlo deben intentar tener relaciones cordiales con sus captores pero sin perder de vista que son víctimas y que deben diferenciarse de ellos. «De hecho, las cosas por lo general no pasan de ahí ­-asegura Gómez-. El resto obedece más bien al imaginario de los medios».

SÍNDROME DE ESTOCOLMO

El síndrome de Estocolmo fue bautizado por un caso que ocurrió en la capital de Suecia en 1973. Durante la toma de un banco que duró seis días, una rehén que fue sorprendida besando a uno de sus captores se negó luego colaborar con las autoridades.

Un caso más extremo se dio en California en 1974: Patricia Hearst, heredera del magnate de medios William Randolph Hearst, terminó en las filas del Ejército Simbionés de Liberación, que la había secuestrado y liberado un año antes. Ella declaró después que su compromiso con el grupo se originó en los abusos físicos y sexuales de los que había sido víctima durante el cautiverio.

La austríaca Natascha Kampusch agregó más elementos al síndrome de Estocolmo. Tras ocho años de cautiverio, encerrada en el sótano del electricista Wolfgang Priklopil, quien la había raptado cuando tenía 10, en 2006 logró escapar. Su secuestrador se suicidó y ella confesó entonces que había tenido relaciones sexuales consentidas con él y, bañada en lágrimas, declaró: «No tengo la impresión de que me hayan robado la juventud».

En Colombia se han conocido algunos casos. Por ejemplo, el de una mujer secuestrada por las Farc quien, al final de su cautiverio, decidió ir a vivir a Granada, Meta, para sentirse cerca de sus captores. También el caso de un político que después de dos años de secuestro salió diciendo que Romaña era hombre que necesitaba el país.

El síndrome de Estocolmo no necesariamente se caracteriza por el enamoramiento entre víctima y victimario, sino también por la identificación ideológica entre uno y otro. Según los expertos, se trata de una situación artificial que aparece en forma inconsciente como mecanismo de supervivencia.

Fuente: Cambio (Colombia)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

enero 2021
L M X J V S D
« Abr    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031