admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

asesino

¿Quién es el asesino?


¿Has visto los cambios en el decorado y las personas? Esta es la verdadera cuestión.

¿Es Oscar, el gato que ve muertos, un asesino en serie?

Oscar es un gato famoso desde que en julio de 2007 apareció en The New England Journal of Medicine (NEJM). David Dosa, médico de un hospital geriátrico de Rhode Island (EE UU), contaba en la prestigiosa revista médica cómo era un día en la vida del felino, cómo recorría las estancias de la tercera planta del centro y tenía un sexto sentido: siempre que un paciente moría, el animal había estado descansando en su cama poco tiempo antes. «Nadie muere en la tercera planta a menos que Oscar le visite y pase un rato con él», escribía Dosa en NEJM.

Me llama la atención que tanto sagaz periodista no se haya dado cuenta de que existe otra posible explicación con el mismo fundamento que la propuesta por Dosa: que Oscar sea asesino en serie. Imagínense que, en vez de un gato, estamos hablando de un enfermero cuyos pacientes mueren sistemáticamente poco después que él pase un rato con ellos. ¿Qué pensarían, que el enfermero predice las muertes o que se los carga? Que conste que la deducción no es mía, sino de Norm Sperling, miembro de los Escépticos del Área de la Bahía (BAS) de San Francisco. Que mis colegas no la hayan contemplado en sus apasionados reportajes es lógico; de hacerlo, se habrían dado cuenta de la estupidez de la historia del gato que ve muertos.

Oscar no predice la muerte. Quienes trabajan en el geriátrico están convencidos de que es así, pero están confundidos. ¿Es que el animal sólo se echa cabezaditas en las camas de los que van a morir en pocas horas o que, entre las camas que visita, están esas? ¿Cuánto tiempo pasa en otras camas? ¿A cuántos enfermos visita al día? ¿Está más tiempo con los que luego mueren o con los que siguen vivos? Da la sensación de que estamos ante la típica confirmación de hechos a posteriori, de que, cada vez que muere un paciente, alguien pregunta si se ha visto a Oscar por la habitación y, en ocasiones, alguien responde que ha estado por allí. De ser así, nadie se fija en qué otras habitaciones ha visitado el felino y, de este modo, se eliminan los casos negativos, parece que el gato tiende a prever la muerte. Tampoco sabemos, por cierto, cuántas personas han muerto en el centro -dedicado a la atención de ancianos con Alhzeimer, Parkinson y otras enfermedades incurables-; sólo que el gato ha acertado en cincuenta fallecimientos en cuatro años.

Un estudio serio debería tener en cuenta todo lo anterior y descartar, por ejemplo, que el gato no se queda acurrucado en las camas de los pacientes moribundos simplemente porque no se mueven y no le molestan. Por todo esto, no se explica que una revista seria como NEJM se haya hecho eco de una tontería que sólo debería tener sitio en las revistas esotéricas.

Artículo completo en: Magonia

¿A cuántos asesinó dios en la Biblia?

«Mis flechas se embriagarán de sangre, y mi espada se hartará de carne…»

Deuteronomio 32:42

¿Cuántas personas perdieron la vida en manos de dios en la Biblia? No hay manera de contarlas a todas. ¿A cuántas personas ahogó dios en el diluvio? ¿A cuántos mató cuando destruyó Sodoma y Gomorra? ¿A cuántos recién nacidos mató en Egipto? Muchas veces la Biblia no ofrece cifras exactas.

Sin embargo otras veces, sí nos dice exactamente cuantas personas decide dios asesinar.

Si hicieramos la suma de las personas que dios asesina y que la Biblia nos dice con exactitud el número, el total de muertos a manos de dios sería de 2301417 personas. Otra vez: dos millones, trescientos un mil, cuatrocientas diecisiete vidas humanas. Y eso es contando sólo aquellas cuyos números se ofrecen en la Biblia.

Sin embargo, es posible hacer un estimado sobre el total de muertos a manos de dios, por ejemplo, se puede calcular la población de la tierra en la época de Noé y hacer un cálculo sobre cuantas personas murieron en el diluvio según la Biblia.

El número real de asesinados por dios según la Biblia, haciendo algunas aproximaciones y tomando en cuenta las dos millones y medio de personas que sí se cuentan claramente, estaría más cercano a 34000000. Así es, aproximadamente 34 millones de personas son muertas por dios en la Biblia.

Claro que no creo en la Biblia. Lo sorprendente es que haya personas que la defiendan cuando describe a un dios así de sádico. Si dios es tan emocional e inmaduro como para asesinar a 34 millones de personas, ¿que podemos esperar de los cristianos humanos? Su dios es un asesino desenfrenado!

La racionalización más común a esto es que ese era “el dios del antiguo testamento” (aunque también mata a más de uno en el nuevo testamento) pero esta racionalización es absurda. ¿Entonces dios cambia de parecer y de actitud? ¿O acaso querrán decir que literalmente es OTRO dios? ¿Qué pasa ahí?

La idea de un dios que es un asesino maniático y un día decide convertirse en un padre amoroso es absurda. Primero porque no hay una explicación para su supuesto cambio de parecer. Segundo, por que si él mismo creó a las personas, ¿qué fue lo que le sorprendió tanto que tuvo que mandar matarlas? ¿acaso no sabía como se comportarían el momento en que las creó? ¿acaso su creación fue tan imperfecta que el resultado fue así de malo? ¿acaso no sabía lo que pasaría, dejando claro que no es todo conocedor, y por lo tanto no es dios?

Estos cuentos son ridículos y contradictorios, y son este tipo de cosas las que nos dejan claro que el dios de la Biblia es ridículo, absurdo, imposible y demuestra claramente todas aquellas fallas humanas de quienes inventaron esos cuentos.

El conteo de los muertos en la Biblia, a detalle, está en Dwindling In Unbelief, un excelente blog que les recomiendo que visiten (en inglés).

Fuente: dios es imaginario

_________________

Enlaces relacionados:

–  Blog de Emilio del Barco. Religiones una visión crítica

–  Escepticismo

–  SinDioses

Nadie quiere el corazón de un asesino

Una investigación realizada en Reino Unido sugiere que la mayoría preferiría recibir el órgano de una «buena persona».

A pesar de que no existen evidencias científicas, uno de cada tres receptores de trasplantes cree que además del órgano reciben aspectos de la personalidad de los donantes.

Matt McGrath, de BBC Ciencia, relata que en el estudio, realizado por el neurocientífico Bruce Hood, profesor de de la Universidad de Bristol, se pidió a un grupo de 20 estudiantes británicos que imaginaran que necesitaban un trasplante de corazón.

Entonces les mostraron fotografías de desconocidos y les preguntaron si aceptarían el órgano de esas personas.

Después les mostraron las imágenes una segunda vez, pero añadiendo si cada una era de una buena o una mala persona. Esto hizo aumentar considerablemente las reacciones negativas de los estudiante

Noticia completa en: BBC MUNDO

Por la forma de tu cabeza… puedes ser un asesino (falso)

un codicioso, o un orgulloso, o un intrépido, o un vanidoso, o un glotón…

¿Por qué actuamos de una u otra manera?
¿Qué determina las pautas de nuestro comportamiento y de nuestra personalidad?

Estas son preguntas a las que cada generación ha buscado respuestas.

Durante el siglo XIX, una curiosa teoría científica (hoy considerada obsoleta) desarrollada por un anatomista alemán y su discípulo, dio una nueva explicación que fue extremadamente popular en aquella época.

Mediante el estudio de la forma y estructura del cráneo humano, en el que previamente se habían ubicado veintisiete zonas cerebrales (entre ellas el amor de los hijos, la codicia, el orgullo, la amistad, el talento poético o la firmeza de propósito) y que estarían en más o en menos desarrolladas por cada individuo, sería posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, incluidas las tendencias criminales.

Durante la época Victoriana esta teoría se tomó muy en serio. En su apogeo suscitó un gran interés entre el público en general, pero pronto suscitó controversias en los círculos médicos y científicos.

Disecciones de cerebros, comparaciones con animales, cabezas y cráneos vaciados y rellenos de yeso… también fue una fuente de diversión para muchos y (no sin razón) se convirtió en objeto de sátira y crítica para otros, como muestran las ilustraciones del siglo XIX que acompañan a este post.

¿De qué curiosa teoría científica desarrollada alrededor del año 1800 se trata?

a) Antropología
b) Fisonomía
c) Frenología

Fuente: La aldea irreductible

Bajo licencia Creative Commons

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

octubre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031