admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

frenología

Diez teorías científicas y mitos que cayeron con el tiempo

Noticias criminología. Diez teorías científicas y mitos que cayeron con el tiempo. Marisol Collazos Soto

A lo largo de las últimas décadas han sido numerosos los mitos y teorías científicas que han caído gracias a determinadas investigaciones o, simplemente, por hallazgos casuales. Algunas de las que se consideraban verdades absolutas, que aparecían en documentales, enciclopedias y en trabajos de prestigiosos eruditos e investigadores se derrumbaron gracias a nuevas investigaciones. Algunos de estos descubrimientos efímeros han sido citados por la página Toptenz.

Los canales marcianos son efecto del polvo

Los canales marcianos Marte eran una red de barrancos y quebradas que los científicos del siglo XIX creían erróneamente que existían en el planeta rojo. Los canales fueron ‘descubiertos’ en 1877 por el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli. Después, otros astrónomos corroboraron su afirmación y los canales se convirtieron en un fenómeno. Los científicos dibujaron mapas detallados de localización de sus caminos y pronto comenzaron a especular sobre sus posibles orígenes y usos. Quizás la teoría más absurda vino de Percival Lowell, un matemático y astrónomo que aseguró que los canales eran un sofisticado sistema de riego desarrollado por una especie inteligente, pero desconocida. La hipótesis de Lowell fue desacreditada por otros científicos, pero también fue popularmente aceptada, y la idea logró sobrevivir hasta bien entrado el siglo XX.

Se ha demostrado que los canales marcianos son un mito gracias a los telescopios y tecnología de imagen. Resultó que lo que parecían canales eran en realidad una ilusión óptica causada por las rayas de polvo soplado a través de la superficie de Marte por los fuertes vientos. Esta teoría sólo pudo ser probada en la década de 1960, cuando la primera nave espacial tripulada tomó fotografías de la superficie de Marte.

La generación espontánea

Aristóteles creyó que la vida no surgía ni de semilla, ni del huevo, u otros medios tradicionales de reproducción. Creía que la vida podía surgir materia inanimada como limo, barro y tierra cuando se expone a la luz solar. Estas ideas eran provenientes de pensadores como Anaximandro, Hipólito, y Anaxágoras. Esta idea permaneció durante muchos años. ¿Cómo se demostró lo contrario?

Louis Pasteur demostró que la vida no aparecía por generación espontánea como había dicho Aristóteles. Con la invención del microscopio, pudo comprobar que los insectos aparecían por los microorganismos cuando se sellaba en la carne un recipiente cerrado.

Frenología

Fue una de las ramas más populares de la neurociencia en el siglo XIX. Sus defensores creían que los rasgos de carácter individuales, como la inteligencia, la agresión, o un oído para la música, podrían localizarse en partes muy específicas del cerebro.

Se crearon mapas detallados de las supuestos 27 áreas diferentes del cerebro, con el fin de saber en que zona se localizan ciertas inclinaciones, como por ejemplo la pintura, y el efecto de un gran golpe en esa zona.

Sin embargo, los avances científicos modernos ayudaron a demostrar que los rasgos de personalidad no podían atribuirse a porciones específicas del cerebro. La frenología todavía existe hoy pero a menudo se usado como una herramienta para promover el racismo, la más famosa por los nazis, y también por los colonialistas belgas en Ruanda.

Ampliar en:  teinteresa.es

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Teorías neurológicas populares refutadas el siglo pasado

Noticias criminología. Teorías neurológicas populares refutadas el siglo pasado. Marisol Collazos Soto

El gran valor de la ciencia, es su espíritu auto-correctivo. Lo que en su momento se consideraba una hipótesis válida y avalada por las evidencias disponibles, puede someterse a experimentación, cuantificarse y en su caso refutarse o confirmarse. Así, hoy nadie pone en duda que el día y la noche son consecuencia de la rotación de la Tierra sobre su propio eje, que las infecciones son provocadas por bacterias, o que la luz del sol tarda ocho minutos en llegar a la tierra.

Pero en el conocimiento del cerebro, su funcionamiento y eventual comprensión cabal le ha tomado a la humanidad más de tresmil años tan sólo saber que se compone de redes neuronales y que no se trataba de una masa que regulaba la temperatura corporal. Desde los primeros descubrimientos de Santiago Ramón y Cajal han pasado poco más de 100 años, y en ese tiempo se fueron postulando toda clase de teorías que en su momento causaron revuelo, pero la ciencia ha sabido distinguir entre aquellas que se fortalecen de los nuevos descubrimientos, y aquellos que sólo reflejan un disparate de su época. Lamentablemente existen teorías que por su popularidad trascienden hasta nuestros días, y pese a  ser en el campo de la ciencia meras anécdotas históricas, hay quienes siguen creyendo que son verdaderas, e incluso hay empresas que siguen lucrando con estos desatinos de la historia. Hablamos de teorías como:

#5. La teoría del trauma

#4. El localizacionismo frenológico

#3 La teoría del hemisferio dominante

#2. La teoría de los tres cerebros o el cerebro truino

#1 Programación Neurolingüística o PNL

Ampliar en: Actualidad Clínica en Psicología

La web de Maco048. Criminologia, ciencia, escepticismo

Frenología 2.0

La frenología fue extremadamente popular en el siglo XIX. Esta pseudociencia afirmaba que se podía conocer el carácter de una persona por la forma de su cráneo, incluyendo sus impulsos criminales. Hoy día está completamente descartado que tenga alguna base científica. Sin embargo, contribuyó al desarrollo de la ciencia al difundir la idea de que el cerebro es el órgano de la mente, y de que ciertos áreas albergan funciones específicamente localizadas.

En la actualidad estamos habituados a leer noticias sobre investigaciones que ligan una determinada función mental con un determinado área del cerebro. Pero, ¿podría encontrarse una correlación entre los rasgos de la personalidad y el desarrollo relativo de distintas áreas del cerebro? Un estudio dirigido por Jeremy Gray, de la Universidad de Yale (EE.UU.), y publicado en Psychological Science, afirma haberlas encontrado para 4 de los 5 grandes rasgos de la personalidad.

Según el modelo de los cinco grandes, la personalidad de una persona puede describirse según cinco factores: factor O (Openness o abertura a nuevas experiencias, algunas veces se denomina Intelecto), factor C (Conscientiousness o Responsabilidad), factor E (Extraversion o Extroversión), factor A (Agreeableness o Amabilidad) y factor N (Neuroticism o Neuroticismo). En función de este modelo los investigadores generaron hipótesis acerca de qué regiones cerebrales deberían tener más volumen en función de cada rasgo presente en un individuo dado.

Realizaron escáneres por resonancia magnética a 116 individuos que también realizaron un test de personalidad. Tras controlar los efectos de la edad, el sexo y el volumen global del cerebro, los investigadores comprobaron que sus hipótesis se veían confirmadas en cuatro de los cinco rasgos: todos excepto el Intelecto.

Así la Extroversión se correlaciona con el volumen del córtex orbitofrontal medial, una región del cerebro que participa en el procesamiento de las recompensas. El Neuroticismo lo hace a su vez con el desarrollo de las regiones cerebrales que se asocian con la amenaza, el castigo y los afectos negativos. La Amabilidad covaría con el volumen de las regiones que procesan la información acerca de las intenciones y los estados mentales de otros individuos. Finalmente, la Responsabilidad se correlaciona con el córtex prefrontal lateral, un área implicada en la planificación y el control voluntario del comportamiento.

Hemos de recalcar que este estudio sólo ha establecido correlaciones. No dice si un factor es responsable del volumen, o si la estructura del cerebro es responsable de la personalidad, o si existe o no existe relación de causalidad alguna. El cerebro tampoco es un ente estático, cambia, como puede cambiar la personalidad. Pero lo que sí permitiría es establecer bases de datos para encontrar patrones estadísticos con los que definir la personalidad probable de una persona en un momento dado en función de la forma de su cerebro. Los autores lo llaman neurociencia de la personalidad, ¿por qué no frenología 2.0?

Referencia:

DeYoung CG, Hirsh JB, Shane MS, Papademetris X, Rajeevan N, & Gray JR (2010). Testing predictions from personality neuroscience: brain structure and the big five. Psychological science : a journal of the American Psychological Society / APS, 21 (6), 820-8 PMID: 20435951

Fuente:  Experientia docet

___________________

Enlaces relacionados:

–  La web de Maco048. Noticias criminología:  Frenología

–  Grafología, otra pseudociencia

Psicógrafo, locura frenológica

Imagina una máquina que, en pocos segundos, sea capaz de averiguar sobre la esencia profunda de una persona, preparada para escrutar y ahondar hasta en lo más oscuro de la personalidad. Piensa en una tecnología que podría clasificar sin error posible a todos los humanos según sus capacidades intelectuales, que sería capaz de detectar tendencias homicidas o antisociales siendo igualmente de utilidad para la selección de personal en las empresas. Bien, ¡no pienses más! Es máquina existe y es conocida bajo el revelador nombre de psicógrafo (psychograph). Ahora no imagines más, porque la máquina, a pesar de existir, no sirve absolutamente para nada, si acaso, para bromear con ella y poco más.

Esta locura sin pies ni cabeza hunde sus raíces en lo más profundo de la frenología. Las tesis frenológicas, desarrolladas inicialmente por el alemán Franz Joseph Gall a principios del siglo XIX, sostenían que era posible determinar con bastante precisión los rasgos de personalidad de los seres humanos simplemente midiendo las formas del cráneo del indivíduo. Es justo reconocer que Gall realizó aportaciones muy valiosas en anatomía pero, cuando se le ocurrió dar asiento a la frenología, metió la pata por completo. Sí, el tiempo y la ciencia han venido a demostrar que la frenología no se sostiene sobre ninguna base sólida, es pura pseudociencia y, sin embargo, durante gran parte de los siglos XIX y XX fue tomada por algunos como revolucionario método para escudriñar en la mente.

Artículo completo en: Tecnología Obsoleta

Bajo licencia Creative Commons

_________________________

Enlaces relacionados:

–  La web de Maco048. Noticias: Franz Joseph Gall

–  La web de Maco048. Noticias: frenología

–  El Escéptico Digital – PSEUDOCIENCIA EN RECURSOS HUMANOS

–  Fitz-Roy era morfopsicólogo y estuvo a punto de impedir a Darwin embarcar en el ‘Beagle’ por su nariz

Cuando la pseudociencia de la frenología causaba furor

Desde principios y hasta mediados del siglo XIX se creyó que el estudio de las protuberancias óseas del cráneo de una persona revelaba sus talentos y carácter. Este análisis de la psique humana se llamó frenología, y su creador fue el médico austriaco Franz Joseph Gall, nacido en 1758. Darwin y muchos otros hombres de ciencia se interesaron en las teorías de Gall, e incluso la reina Victoria hizo que un frenólogo examinara a sus hijos, para indagar sus probabilidades de éxito posterior.

Después de examinar el cráneo de delincuentes, lunáticos y ciudadanos normales, Gall dividió el cerebro en 37 regiones. Asignó rasgos clave del carácter, como la firmeza, la autoestima y el amor paterno, a la parte superior, y la reserva y la cautela, a un lado del cráneo. Gall sustentaba la teoría de que las protuberancias craneales reflejaban el crecimiento, y, por lo tanto, el mayor desarrollo de diversas partes del cerebro. Sin embargo, la creencia de que se podía «leer en alguien como en un libro» con base en los contornos craneales provenía de un grave error de anatomía que sólo más tarde saldría a luz.

El error de Gall fue creer que el crecimiento cerebral moldeaba al cráneo y que, de tal suerte, los contornos de éste revelaban las facultades mentales. Hoy se sabe que entre el cráneo y el cerebro está el espacio subaracnoideo, que contiene líquido cefalorraquídeo; éste sirve de acojinamiento al cerebro y lo protege del contacto con el cráneo. El cerebro sí tiene regiones que regulan diversas funciones, pero no son las del sistema frenológico de Gall.

El descubrimiento del líquido cefalorraquídeo por parte del médico francés Francois Magendie ocurrió en 1828, el mismo año en que murió Gall. Pero ni eso detuvo el apoyo a la teoría básica de la frenología.

Todavía en 1907 se inventó un frenómetro eléctrico para medir las protuberancias craneales.

En la era victoriana se creía que cuanto más pesado y grande era el cerebro, tanto mayor la inteligencia. La gente estaba encantada con las mediciones del cerebro de personajes famosos. Por ejemplo, los cerebros del novelista William Makepeace Thackeray y del estadista alemán Otto von Bismarck pesaron 1,658 y 1,907 g, respectivamente. Sin embargo, las mediciones del peso cerebral en la autopsia no significan nada, ya que después de la muerte el peso de este órgano aumenta como consecuencia del edema (acumulación de agua en los tejidos).

Fuente: Pulso Digital
_________________

Enlaces relacionados:

La web de Maco048. Noticias:  frenología
Frenología – Wikipedia, la enciclopedia libre

Por la forma de tu cabeza… puedes ser un asesino (falso)

un codicioso, o un orgulloso, o un intrépido, o un vanidoso, o un glotón…

¿Por qué actuamos de una u otra manera?
¿Qué determina las pautas de nuestro comportamiento y de nuestra personalidad?

Estas son preguntas a las que cada generación ha buscado respuestas.

Durante el siglo XIX, una curiosa teoría científica (hoy considerada obsoleta) desarrollada por un anatomista alemán y su discípulo, dio una nueva explicación que fue extremadamente popular en aquella época.

Mediante el estudio de la forma y estructura del cráneo humano, en el que previamente se habían ubicado veintisiete zonas cerebrales (entre ellas el amor de los hijos, la codicia, el orgullo, la amistad, el talento poético o la firmeza de propósito) y que estarían en más o en menos desarrolladas por cada individuo, sería posible determinar el carácter y los rasgos de la personalidad, incluidas las tendencias criminales.

Durante la época Victoriana esta teoría se tomó muy en serio. En su apogeo suscitó un gran interés entre el público en general, pero pronto suscitó controversias en los círculos médicos y científicos.

Disecciones de cerebros, comparaciones con animales, cabezas y cráneos vaciados y rellenos de yeso… también fue una fuente de diversión para muchos y (no sin razón) se convirtió en objeto de sátira y crítica para otros, como muestran las ilustraciones del siglo XIX que acompañan a este post.

¿De qué curiosa teoría científica desarrollada alrededor del año 1800 se trata?

a) Antropología
b) Fisonomía
c) Frenología

Fuente: La aldea irreductible

Bajo licencia Creative Commons

El psicógrafo

Psicógrafo

La frenología fue creada por el médico austriaco Franz Joseph Gall (1758-1828) y servía -supuestamente- para determinar la personalidad. Según la frenología, las distintas partes del cerebro controlan diversos rasgos del carácter, por lo que es posible determinar los rasgos de la personalidad basándose en la forma y tamaño de la cabeza. Si una parte de tu cabeza es más grande, tienes más acusado el rasgo correspondiente de tu personalidad.

El aparato llamado psicógrafo fue patentado en 1905 por Henry Lavery y tenía por objeto la aplicación práctica de los principios de la frenología.

Frenología

La primera versión, que se componía de 1.900 piezas, no funcionó, pero Lavery, que se autodefinía como “pensador profundo”, siguió construyendo aparatos más precisos. Hacia 1929 reclutó a Frank P. White como socio capitalista y los dos crearon en 1931 la empresa Psycograph Company. El psicógrafo se convirtió en una novedad ofrecida en grandes almacenes, teatros y lobbies, en la época de la gran depresión.

PsicógrafoEl aparato consistía en 1.954 piezas montadas en un bastidor de metal, conectadas, mediante una correa movida por un motor, con el interior de una caja de madera, que contenía las definiciones de 32 rasgos psicológicos. Cada uno de estos rasgos estaba clasificado de 1 (deficiente) a 5 (muy elevado) de modo que había 160 estados posibles, pero un número casi ilimitado de combinaciones.

El sujeto se sentaba en una silla conectada con la máquina y el casco se bajaba y ajustaba. El casco tenía 32 sondas, cada una con cinco puntos de contacto en la cabeza. El operador tiraba de una palanca que activaba el motor, el aparato recibía las señales de baja tensión del casco, obtenía la puntuación e imprimía la definición apropiada para cada rasgo.

Se llegaron a fabricar treinta y tres máquinas, que fueron arrendadas a empresarios de todo el país, por 2.000 dólares más 35 dólares por mes. Se convirtieron en atracciones de feria, en teatros y grandes almacenes. Dos “emprendedores” la instalaron en una tienda en la localidad de Black Forest, durante la exposición Century of Progress de 1934 en Chicago, y lograron unos beneficios netos de 200.000 dólares.

La Psycograph Company funcionó hasta 1937. Varios años antes, la frenología ya había sido abandonada en Europa por considerarse absurda.

En la actualidad, el psicógrafo se exhibe en el Museo de Aparatos Médicos Cuestionables, curiosa institución de la que mañana seguiremos hablando.

Mientras tanto, vean esta demostración práctica del uso del psicógrafo.

Fuente: Días del futuro pasado
Bajo licencia Creative Commons

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

agosto 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031