admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

El País

Fitz-Roy era morfopsicólogo y estuvo a punto de impedir a Darwin embarcar en el ‘Beagle’ por su nariz

La forma de la nariz de Charles Darwin estuvo a punto de impedirle embarcar en el Beagle el 27 de diciembre de 1831. Robert Fitz-Roy, comandante del barco, practicaba la fisiognomía, según la cual la cara es el espejo del alma y es posible deducir la personalidad de un sujeto por los rasgos de su rostro. Y al militar algo no le debió gustar del carácter del naturalista tras verle la nariz, según cuenta este último en su Autobiografía (1887): «Más tarde, cuando tuve una relación muy estrecha con Fitz-Roy, oí decir que había estado a punto de ser rechazado ¡debido a la forma de mi nariz! Fitz-Roy era ferviente discípulo de Lavater y estaba convencido de que podía juzgar el carácter de una persona por el perfil de sus rasgos; y dudaba de que alguien con una nariz como la mía poseyera energía y determinación suficiente para el viaje. No obstante, pienso que, luego, se sintió muy satisfecho de que mi nariz hubiera hablado en falso». Si usted cree que en la actualidad no sería posible que a uno le condenaran por la cara -como estuvo a punto de pasarle a Darwin-, está muy confundido. El País Semanal (EPS) apuesta hoy por la fisiognomía, por el determinismo, por que la genética nos condena a ser como somos y no tenemos posibilidad de ser de otro modo. ¿O sí? Si nos sometemos a cirugía estética y nos cambia la cara, ¿nos cambia el carácter? ¿Es Belén Esteban ahora una mujer totalmente diferente a la que era antes de someterse al último remozado total?

Ya en serio, el reportaje [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], que publica EPS y firma Juan José Millás, es un insulto a la inteligencia no tanto por lo que dice el autor como por los perfiles psicológicos obra de los expertos. El texto incluye el retrato psicológico de una serie de líderes políticos a partir de sus rasgos faciales: las fotos son de Platon Antoniou y las descripciones de personalidad de Deogracias y Esther Mellado, licenciados en Psicología y autores del Tratado de psicomorfología facial y del Manual práctico de psicología de la cara. Según ellos, «unos pómulos grandes indican que la persona posee una capacidad innata para la sociabilidad y expresión sentimental. Pero si esos pómulos están acompañados por una nariz de hueso pequeño y con orificios cerrados, la realización de ese potencial quedará frenado por la timidez y recelos a la hora de conectar y comunicar». Bla, bla, bla…

Lo inquietante no es que esos dos personajes digan tonterías, sino que un medio como EPS se convierta en su altavoz. Así, por ejemplo, los morfopsicólogos aseguran de Borís Tadic, presidente serbio, que «ha nacido para mandar, y ése constituye su proyecto personal más o menos implícito (esqueleto grande + perfil vertical + mandíbulas sólidas)»; de Silvio Berlusconi, que “las estructuras generales de su personalidad dan testimonio de recursos potenciales para ser un triunfador, especialmente en los negocios (frente grande con abultamiento superior + mandíbula amplia + zona media controlada)»; y de Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, que su rostro «revela poder mental, reflexión analítica, especulación y concepción de maniobras (frente grande, casi vertical y tónica + atonía en resto de la cara)». Una mezcla de generalidades, obviedades y cosas que todo el mundo sabe de personajes públicos sirve a los dos pseudocientíficos para dar gato por liebre. ¿Cómo es posible que alguien mínimamente ilustrado dé crédito a estas alturas a lo que ya muchos consideraban una pseudociencia hace más de un siglo? Porque la fisiognomía, morfopsicología o psicomorfología es un timo. Se basa en bobadas como que una boca pequeña demuestra que alguien es ahorrador y una nariz carnos implica capacidad de afecto, que, por supuesto, están tan demostradas como la homeopatía, la grafología -que también practican, al parecer, los Mellado- y el espiritismo.

Artículo completo en: Magonia

_______________________

Enlaces relacionados:

–  El País de la Morfopsicotimología

–  Grafología, otra pseudociencia.  Marisol Collazos Soto

–  Grafología, una clase de pseudocirencia. Recopilado por Marisol Collazos Soto

–  La web de Maco048. Noticias: frenología

–  La web de Maco048. Noticias: Pseudociencia

El País de la Morfopsicotimología

Si es que no paran: parece que cada fin de semana quieren castigarnos con una nueva pseudociencia. La grafología un día, luego la homeopatía y ahora, para este próximo fin de semana (según oigo en La Ventana de la Ser el viernes de dolores, manda cojones), las creencias de que la cara es el espejo del alma convertidas en pseudociencia pseudopsicológica, timo total que además se vende en gabinetes que pretenden jugar a la selección de personal usando la pinta de una cara… Me jode especialmente porque el artículo presenta unos cuantos rostros muy famosos con descripciones de alguien a quien leo y respeto, Juan José Millás. Pero incorpora las descripciones (un cúmulo de obviedades que cualquiera puede conocer de un personaje famoso) a partir de la forma de la cara.

La mal llamada morfopsicología es un timo. Sin más. Tan poco comprobada experimentalmente como la grafología, y tan incapaz de decir nada más que lo obvio o lo conocido, amén del habitual repertorio de generalidades que, vía efectos bien conocidos (Barnum, Foerer, les llaman) se pueden personalizar o convertir en precisos en un caso concreto. No es así, por más que tenga una base en las creencias populares, o que en algunos momentos llegara a intentar conseguir respetabilidad científica (o criminalística). Recordemos al padre de la criminología moderna con sus creencias fisiognómicas (o fisionómicas), Cesare Lombroso. Pensaba Lombroso que la forma de la cara correlaciona con la conducta. Recogía ideas antiguas, y el mismo Giovambatista della Porta (ahora tenemos unos cuantos textos suyos en el Pamplonetario, por cierto) en el XVII planteó que frente a la idea astrológica de que las estrellas influían en el carácter y en la forma de cada uno lo que existía era una relación entre ambos. Fue popular la fisionomía, y se desarrolló de forma conspicua, pero fue Lombroso el que realizó las primeras teorías sobre la pinta de un delincuente. Desde entonces, hablamos de mediados del XIX, todos los relatos pintan a los malos con mirada torva, facciones asimétricas y exageradas… en fin, un dechado de fealdad, que es maldad. Y recordemos a unos de los padres de la psicología experimental, Franz Joseph Gall que hace dos siglos, sin embargo, desarrolló la errónea idea de que el desarrollo de las funciones cerebrales se ligaba únicamente al tamaño de la zona correspondiente en el cráneo. Esa idea de la frenología ha persistido mucho (y de hecho seguimos pensando que un tío cabezón es potencialmente más inteligente… que no).

A mediados de los años 30, investigadores criminales, jueces y psicólogos fueron creando nuevas teorías de este tipo, la llamada morfopsicología de Corman o la personología de Lavater o Jones. Pero no conseguirán encontrar demostraciones y publicaciones científicas que relacionen realmente conducta y aspecto facial, o expresividad o marcas en la cara. No hay tal. (Recomiendo un buen resumen sobre el asunto en el Skeptic Dictionary)

En fin, una vez más, con alevosía y findesemanidad, se da pábulo a una pseudociencia y se promociona un gabinete pseudocientífico que, para colmo, hace sus dineros con asesorías irrelevantes, esotéricas y engañosas, basadas en una disciplina sin prueba alguna científica. Prepárense para un finde entretenido y, ya saben, cartas a la defensora, que esto es el único pataleo que nos dejan.

Fuente: Por La Boca Muere El Pez

Bajo licencia Creative Commons

____________________

Enlaces relacionados:

–  La web de Maco048. Noticias: frenología

–  La web de Maco048. Noticias: Pseudociencia

–  Grafología, otra pseudociencia. Marisol Collazos Soto

–  Grafología, una clase de pseudocirencia. Recopilado por Marisol Collazos Soto

–  El método científico versus la charlatenería

¿Pseudociencia grafológica a todo trapo en ‘El País Semanal’?

El País Semanal del domingo gracias a un aviso del escritor y bloguero César Noragueda, me temo lo peor. Uno de los temas principales se titula ‘La letra cruel del horror’ y se presenta del siguiente modo:

«De Hitler a Stalin. De Franco a Pinochet. Sufrían complejo de inferioridad, problemas con la libido, delirios de grandeza… Los grafólogos definen rasgos comunes en esta colección de fotos con dedicatorias de los grandes sátrapas del siglo XX».

Deduzco de estas líneas que la revista del diario madrileño ha encargado a grafólogos que desentrañen la personalidad de varios dictadores de la historia reciente a partir de sus firmas. Vamos, que va a hacer en sus páginas algo similar a lo que hizo en mayo del año pasado Época, cuando encargó a César Vidal un análisis grafológico de un manuscrito de José Luis Rodríguez Zapatero con el único objetivo de poner al presidente del Gobierno a caer de un burro. Espero que no sea así y que estemos ante una mala interpretación mía.

Porque la grafología es un engaño equiparable a la lectura de manos, la morfopsicología, el tarot… Sus practicantes aseguran poder deducir el carácter de una persona por su escritura, si las letras se inclinan a uno u otro lado, van separadas, son muy grandes, las tes tienen el travesaño de un modo determinado, etcétera. La realidad, sin embargo, es que son incapaces de hacer lo que dicen, que sólo aciertan lo obvio siempre y cuando conozcan al sujeto objeto de análisis. En el caso que nos ocupa, dirán del tirano de turno aquello que sepan o que intuyan propio de un personaje de su calaña.

Información completa en:  Magonia

__________________

Enlaces relacioandos:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

agosto 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031