admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

pirámides

Piramidiota encuentra supuestas pirámides con Google Earth

Noticias criminología. Piramidiotas encuentran supuestas pirámides con Google Earth. Marisol Collazos Soto

El pasado 10 de agosto, Angela Micol, una autoproclamada investigadora arqueológica por satélite (cualquiera que sea el significado de tal cosa), publicó en su blog lo que para ella era el descubrimiento de dos nuevos emplazamientos con pirámides que había descubierto utilizando Google Earth. Quizá le suene a cachondeo, pero tres días después apareció en Gizmodo y el presunto hallazgo está teniendo bastante eco en la red.

Para Angela, la disposición de los montículos es similar (?) a la de las pirámides de Giza, e incluso su orientación.

Para los expertos en cambio, solo se trata de colinas erosionadas mezcladas con altas dosis de optimismo por parte de Angela.

Pero no hace falta observar mucho para darse cuenta de que se trata de simples colinas. Según publicaba el sitio Life’s Little Mysteries, James Harrell, profesor emérito de geología arqueológica de la Universidad de Toledo y destacado experto en geología arqueológica del antiguo Egipto, afirmaba:

Parece que Angela Micol es una integrante más de ese colectivo conocido como ‘piramidiotas’ (los que ven las pirámides por todas partes). Sus pirámides de Dimai y Abu Sidhum son ejemplos de formaciones rocosas naturales que podrían ser confundidas con elementos arqueológicos si se carece de conocimientos en arqueología y geología. En otras palabras, sus pirámides son sólo una ilusión percibida por una observadora ignorante con un imaginación hiperactiva. Lo que Angela llama pirámides, son conocidas en realidad como colinas. Son muy comunes en el desierto de Faiyum, y se originan cuando una capa sedimentaria tiene una composición distinta a la de su alrededor y se erosiona de distinta manera. Cuando los sedimentos más blandos desaparecen, dejan la cima de la colina plana.

Ampliar en:  LA MENTIRA ESTÁ AHÍ FUERA

¿Las pirámides son ‘buenas’?

Desde el punto de vista estrictamente económico, algunas de las mal llamadas pirámides son tal vez la expresión más ‘benigna’ del lavado de recursos del narcotráfico. Son una especie de redistribución masiva de parte de los enormes ingresos de esa actividad ilícita entre centenares de miles de personas. Su modalidad comercial incrementa el consumo de productos de empresas legales, beneficia la generación de empleo y, por tanto, aumenta los ingresos fiscales del Estado. Hay otras formas más perversas de lavado de dinero como son el contrabando, que arruina la industria nacional, destruye empleos y, al no pagar impuestos, reduce los ingresos fiscales. O la masiva inversión inmobiliaria, que distorsiona el mercado, produce inflación de precios de la vivienda y, a la larga, ocasiona burbujas especulativas que cuando estallan causan graves daños sociales.

Obviamente, frente a las pirámides las autoridades se ven ante complicados dilemas éticos y legales. No pueden dejar de perseguirlas, puesto que su músculo financiero proviene de una actividad ilícita. Actividad esta que, dicho sea de paso, presenta situaciones muy paradójicas: la siembra de coca es un delito, pero los productos derivados de la coca se venden legalmente en las tiendas naturistas, así como se sospecha su uso en la elaboración de cierta afamada bebida gaseosa. Pero, con la dimensión que ha alcanzado el fenómeno, perseguir las pirámides y cerrarlas se ha convertido en un problema social y de orden público que se ha vuelto explosivo. Las asonadas, los motines con heridos y homicidio incluidos, que obligaron a las autoridades a imponer toque de queda durante varios días en diversas poblaciones, en última instancia se originaron por la acción de control sobre una de esas pirámides por parte de las autoridades.

Porque, a pesar de lo tardío de su actuación, es hasta cierta medida injusto acusar a las autoridades de inacción o pasividad frente al fenómeno, puesto que, a pesar del ensañamiento de los medios contra el Ministro de Hacienda, el Superintendente Financiero y el Fiscal General, es evidente para cualquier observador desapasionado que fue precisamente la inminencia de la acción de las autoridades lo que llevó a los directivos de DRFE a tomar la decisión de cerrar sus oficinas, suspender sus pagos y levantar el negocio, con lo cual decenas de miles de ciudadanos vieron amenazada la recuperación de sus inversiones en esa empresa. La cruda conclusión es que es probable que esa situación calamitosa no se habría presentado si la acción de las autoridades de control no hubiera llegado hasta donde llegó. Así pues, inacción y pasividad no ha habido, falta de diligencia, sí.

Pero vamos al fondo del asunto. Soy de los que piensan que la actual estrategia de lucha contra el narcotráfico es un completo y absoluto fracaso, sin atenuantes. Después de los gigantescos esfuerzos realizados por Colombia y, en menor medida, por otros países del mundo, hoy día hay mucha más producción y consumo de cocaína que hace 20 años. Es una batalla perdida que los Estados temen reconocer. Por esta razón creo que es necesario salir de los esquemas actuales y empezar a enfocar de manera distinta el fenómeno del consumo y la producción de ciertas drogas que hoy son ilícitas. El prohibicionismo y la represión son un absoluto fracaso.

Sin decirlo abiertamente, muchos países han asumido esta realidad y han empezado a obrar en consecuencia. Políticas más preventivas que represivas frente al consumo, mirar para otro lado frente al lavado de recursos, y represión implacable de acciones criminales como el homicidio y el secuestro. Nadie ha sabido de la captura de grandes capos de la droga o de la incautación de sus enormes fortunas en Europa o en Estados Unidos. Claro, allá el narcotráfico no ha estado alimentando a grupos irregulares que enfrentan al Estado y victimizan a la sociedad como las guerrillas y los paramilitares en Colombia. Por eso aquí hemos tenido que ser mucho más implacables en la lucha contra el narcotráfico.

Pero en la medida en que estamos llegando al final de nuestro conflicto armado, que desaparecieron los paramilitares como tales, que las guerrillas se redujeron a menos de la mitad y que, en consecuencia, se ha reducido tanto la intensidad de la violencia, ¿no será que es hora de empezar a revisar nuestros propios esquemas en relación con el tema de las drogas? Digo yo, para dejar de estar entre la espada de las ideas fijas de unos, y la pared de la hipocresía de otros.

Fuente: semana.com (Colombia)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

noviembre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30