admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

abusos

Paramilitar colombiano tiene 24 hijos procedentes de menores de 14 años

Hernán Giraldo reconoció que tuvo 24 hijos con niñas menores de 14 años en la Sierra Nevada.

«‘El Patrón’ era como el rey, y entregarle una niña era igual que llevarle una gallina». Las palabras son de Carmen Rincón, la ‘finaciera’ del bloque Tayrona de las Auc y mano derecha de Hernán Giraldo Serna, y reflejan hasta qué punto ese capo fue todo un señor feudal en la Sierra Nevada de Santa Marta hasta su desmovilización, en el 2005.

Más de 50 hechos de violencia sexual contra niñas, todas menores de 15 años, y la paternidad de 24 hijos producto de esas relaciones, registrados y reconocidos por el llamado ‘papá de la Sierra’, hacen parte del expediente que logró reconstruir la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, y que desde EE. UU. ya comenzó a reconocer Giraldo.

«A esa niña la conozco desde que era una bebé», dijo el ex Auc al identificar una de las nueve fotografías de jóvenes campesinas de las que él mismo reconoció haber abusado.

Aunque muchos padres huyeron de la región por temor a la suerte que pudieran correr sus hijas, también fueron muchos los que se las llevaron a Giraldo. Una llegó a tener tres hijos con el ‘para’ antes de alcanzar los 18 años.

El perfil era el mismo: menores campesinas que vivían en una situación precaria. Y ninguna sobrepasaba los 15 porque -según los mismos paramilitares- «las mujeres mayores lo salaban».

A pesar de un silencio sepulcral de dos años en la zona, la Unidad de Justicia y Paz ya logró recoger varios testimonios. «Era tan perversa la situación que ellas se ufanaban de ser las mujeres del ‘Patrón’ -dice una fuente-. Hubo papás que las entregaban a cambio de algunos gastos básicos y estudio».

La Fiscalía busca a una mujer que se ganaba la vida reclutando las niñas que eran llevadas a fiestas en las que Giraldo seleccionaba a sus víctimas. Las que no le gustaban quedaban en manos de otros de sus ‘paras’. A cada una le daban 700000 pesos.

Una de ellas fue llevada desde Santa Marta y ya fue ubicada por la Fiscalía para que reclame como víctima del ex Auc. Dijo que en esas fiestas le dieron cocaína y que las niñas hacían fila esperando el sí del ‘Patrón’: «A veces elegía a una detrás de la otra».

Pero no siempre se las llevaban. «¿Quiere que sea su marido?». Con esta propuesta llegó Giraldo, acompañado de su tropa, a la casa de una niña de 12 años en la Sierra. El capo, que fue socio de Pablo Escobar y luego montó su banda armada en la Costa, se quedó esa noche y regresó de ahí en adelante cada ocho días.

Ampliar información en: ELTIEMPO.COM
_______________________________
Enlaces relacionados con Colombia:

–  La web de Maco048. Noticias Criminología: Colombia

España debe enfrentarse a un pasado de abusos en el clero católico, según expertos

España, país que visita este fin de semana el papa Benedicto XVI, contrasta con otros países de Europa y Estados Unidos, donde a la Iglesia le han estallado escándalos de pedofilia.

En España no habido ningún gran escándalo y sólo se ha difundido una docena en los últimos 25 años.

Pero según un estudio de 1994 auspiciado por el gobierno, en la dictadura de Franco (1939-1975) hubo un buen número de casos de abusos a niños, especialmente en internados religiosos, según su autor, Félix López Sánchez, profesor de psicología de la Universidad de Salamanca.

El 9% de los hombres que dijeron haber sido víctimas de abusos cuando eran niños acusaron a miembros de la Iglesia, según este estudio hecho a 2.000 personas de entre 18 y 60 años, frente al 4%, que acusó a familiares.

“En España ha habido víctimas suficientes como para generar un grave problema para la Iglesia. De eso no hay ninguna duda. Porque los datos, claro, son importantes”, dijo López Sánchez a la AFP.

El silencio “yo sólo me lo explico de una manera, y es que ninguna persona famosa lo ha denunciado. Y luego, supongo que no ha habido tampoco fuerzas políticas que hayan tenido el interés grande de sacar esto a la luz”, añadió.

Estos abusos han disminuido desde el fin de la dictadura, hace ahora 35 años, según López Sánchez, en parte que hay muchos menos internados religiosos.

En esos años el poder de la Iglesia era enorme no sólo en España sino también en otros países como Bélgica, Austria y Estados Unidos.

“A veces estas cosas son un factor difícil de prever. Una denuncia espectacular genera mucha atención en los medios y entonces puede encadenarse”, dijo el psicólogo, según el cual ningún miembro de la Iglesia se interesó por su estudio, que se ha publicado en todo el mundo y se cita con frecuencia en los medios.

Los casos de pederastia “en España son poquísimos”, aunque los que hay son “reprobables”, declaró en abril en conferencia de prensa el secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino.

El religioso español José Angel Arregui fue condenado en marzo en Chile por posesión de pornografía infantil y de imágenes que él mismo grabó con una cámara oculta en varios colegios donde fue profesor en España.

Según el diario El País, se trata de uno de los 25 casos encontrados en los últimos años, la mitad de los cuales terminó en juicio.

Pilar Polo, psicóloga de la Fundación Vicki Bernadet de terapia de abuso infantil, de Barcelona, indicó que cerca del 4% de los 4.500 que ha estudiado desde 2001 han sido cometidos por religiosos, más o menos el mismo porcentaje que profesores u otros acusados.

A muchas víctimas que vivieron su niñez durante la Guerra Civil se les haría difícil hablar de abusos, según Polo.

“En España tuvimos 40 años de dictadura” y “en esos 40 años de dictadura, la Iglesia y el gobierno iban de la mano” y “la Iglesia era muy poderosa”, según Polo, quien recordó que “el miedo que vivió toda la gente, (…) lo sigue teniendo”.

Como ha habido relativamente pocas acusaciones públicas, la Iglesia podría albergar la idea de que se trata de excepciones, dijo.

“El problema de la Iglesia es que ellos han predicado una cosa y han hecho otra. Ese es el gran problema”, añadió Polo.

Javier Urra, doctor en psicología de la Universidad Complutense de Madrid y ex defensor del menor, explicó que como en España hay actualmente separación de poderes, como en cualquier país de Europa, “los casos que se hayan producido se saben o se sabrán”.

Y Tomás Aller, coordinador de la Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil, indicó que ha recibido casos de abusos pero que muchos ocurrieron hace muchos años y otros están en manos de la justicia, por lo que no pueden revelarse detalles.

FUENTE:
http://feeds.univision.com/feeds/article/2010-11-06/espana-debe-enfrentarse-a-un?refPath=/noticias/mundo/noticias/

____________________

Enlaces relacionados:

–  La web de Maco048. Noticias criminología: Religión

–  La web de Maco048. Noticias criminología: Violencia

–  Religiones. Una visión crítica y escéptica

–  SinDioses

Sentencia por agresión sexual

Apreciado lector, pellízquese o restriéguese los ojos, pero procure como mejor sepa y pueda permanecer atento porque lo que sigue no es ficción, es real: La Audiencia de Sevilla ha condenado a 45 meses prisión a un hombre que agredió sexualmente a su hija durante nueve años, desde que la niña tenía 3 años hasta que cumplió los 12. La fiscalía había solicitado 20 años de cárcel.

Los magistrados de la sección primera sevillana estiman que los hechos constituyen un delito de abuso sexual, pero no de agresión sexual, porque no ha quedado acreditado el uso de la violencia: «El hecho de decirle, cuando concluía los tocamientos, que si le decía algo a su madre de lo ocurrido mataría a su madre y a ellas, se encuentra en una relación de causalidad con la acción sexual ejecutada, siendo necesario e imprescindible que el empleo de tales medios hayan sido determinantes para la consecución de los fines ilícitos perseguidos«, razonan los magistrados.

Es decir, ¿insinúan que cuando un adulto mete mano a una niña de 4 años no está cometiendo una agresión?… ¿Por qué?, ¿porque la niña no se defiende?…

Además, el razonamiento de los magistrados merece un premio a la inconsistencia jurídica porque, del mismo modo que en este caso la amenaza del agresor es «necesaria e imprescindible« para pepetrar el abuso, atendiendo al mismo planteamiento también es «necesario e imprescindible« que un ladrón fuerce una cerradura, escale un muro o rompa una ventana para acceder a un inmueble para robar… Las circunstancias, sean agravantes o atenuantes, no sólo deben ser tenidas en cuenta para decidir el grado de la pena, sino que también pueden ser tenidas en cuenta a la hora de calificar el delito. ¿Por qué en el caso de la niña sevillana los magistrados prescindieron de las circunstancias para agravar la calificación del delito y también el grado de la pena a imponer?

Los autores de la sentencia deberían ser sometidos a un reciclaje… Salvo que el razonamiento que arguyen sea fruto de una actitud machista o de que son incapaces de entender que una niña de 3, 4 o 5 años no necesita que la golpeen o la aten para ser ¡agredida! por su padre. Esta posible incapacidad sensitiva o de inteligencia sería todavía más inquietante que la posible falta de conocimientos o de voluntad.

No fue un abuso, fue una agresión. La sentencia es una vergüenza.

MÁS detalles en [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE].


Fuente: Im-Pulso

Bajo licencia ColorIuris

La asistencia a menores víctimas de abusos puede dejarles también secuelas

Los menores víctimas de abusos sexuales sufren perjuicios derivados de someterse al sistema jurídico-asistencial que pueden llegar a dejarles secuelas psicológicas tan graves como las derivadas de los propios abusos.

Este efecto del sistema sobre los menores se conoce como victimización secundaria y para intentar paliarlo la directora de Infancia y Familia de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, Carmen Belinchón, ha presentado hoy en Cádiz un corto dirigido a los diferentes profesionales que atienden a los menores en esta situación.

Cuando un niño denuncia que ha sufrido abusos sexuales debe contarlo a médicos, psicólogos, asistentes sociales, policía y magistrados en un proceso que a veces dura años y «los abusos que el menor ha sufrido como niño cobran para él una importancia de adulto», ha explicado Belinchón.

«Algunas intervenciones ya se hacen de otro modo, pero es necesario que trabajemos desde la sensatez y la realidad», ha enfatizado Belinchón, porque el sometimiento de los menores a este protocolo los hace sentirse culpables -que ellos han cometido algún mal- y los hastía de tal forma que los convierte en una doble víctima.

La directora de Infancia y Familia ha admitido que «en estos momentos es posible que el protocolo tenga que ser objeto de una adaptación a una nueva realidad, pero sigue siendo una herramienta útil y demuestra que funciona en innumerables casos».

El corto presentado hoy, en el que se narra cómo el proceso al que se somete una niña de 8 años para denunciar los abusos de su tío la insensibilizan y es el propio proceso el que la hace sufrir, será una herramienta de trabajo «para reflexionar, rectificar y subsanar esta victimización secundaria», ha resaltado Belinchón.

Francisco Mena, presidente de la Fundación Márgenes y Vínculos, que ha realizado el corto, ha explicado que la situación que se narra «es habitual porque el 60% de los abusos se producen en el seno de la propia familia a niñas de entre los 6 y 8 años».

Mena ha pedido a las administraciones que «identifiquen este problema porque si un menor que comete un delito tiene un sistema específico para ser atendido, un menor víctima de abusos sexuales también debería tener una intervención especial adaptada a él».

Fuente Soitu.es

Bajo licencia Creative Commons

__________________

Enlaces relacionados:

Niños sicarios impunes en Colombia

Doce niños mueren cada año a manos de sus progenitores

Tipologías victimales

Contra natura (sacerdotes ICAR)

No es mi intención tratar de hacer leña del árbol caído (bueno, si no caído, al menos un poco ladeado). Ya hay suficiente revuelo, opiniones en los medios y comentarios de todo tipo sobre los últimos y dolorosos sucesos de abusos y maltratos a niños y jóvenes sacados a la luz pública en Irlanda por ese informe que cifra en unos 35000 los casos demostrados de tales abusos ocurridos a lo largo de las últimas décadas en instituciones educativas gestionadas por congregaciones católicas, en especial por la denominada Christians Brothers, en ese país.

No hace tanto hemos sabido de casos similares en Estados Unidos y en otros lugares que, en su conjunto, van a suponer cuantiosas indemnizaciones monetarias que saldrán de las arcas de la Iglesia, y en ocasiones también -por qué no decirlo- de las arcas públicas de los estados. El asunto es tanto más doloroso por cuanto se sabe que, en muchos de estos casos, la jerarquía eclesial estaba más o menos al tanto de tales hechos y no tuvo una actuación decidida y responsable para evitarlos y dednunciarlos; muy al contrario, en ocasiones actuó con tácticas encubridoras, dificultando incluso la actuación de denunciantes, testigos y jueces que pretendían investigarlos y castigarlos. Una reflexión me parece, no obstante, inevitable: la diferente vara de medir que tantas veces emplea la Iglesia respecto a las “inmoralidades” que persigue –a veces de forma obsesiva- en la sociedad civil (que no son todas las que nuestro mundo padece ni se denuncian con la misma fuerza, ya lo sabemos) y las que debería descubrir e intentar resolver, actuando con todo rigor, dentro de su propio redil…, y por las que tendría que hacer, tal vez, acto público de contrición. Y ésta, en concreto, podría ser una buena ocasión para demostrar humildad, coherencia con su doctrina y, sobre todo, sentido de la reparación y acompañamiento en el dolor a tanto inocente maltratado.

Abstinencia sexual Pero con ser todo ello importante yo quería destacar otro aspecto de este asunto que siempre me llamó la atención: lo inhumana que me parece la abstinencia sexual y la exigencia de celibato para sacerdotes y religiosos, o religiosas, de ésta o de cualquier otra confesión. Sé positivamente hasta qué punto les resulta difícil, a muchos de ellos y ellas -hombres y mujeres al fin y al cabo- el puntual cumplimiento de estas normas que podríamos denominar contra natura, por muchos votos de castidad que en su día hubieran aceptado. Estoy seguro de que un instinto tan poderoso, y tan sabiamente incluido en nuestra propia naturaleza, no puede ser reprimido ad aeternam sin que se produzca algún tipo de daño. Entre otros, tantas conductas farisaicas, y a veces públicamente conocidas, consistentes en predicar una cosa y hacer, en la intimidad, otra radicalmente distinta (aunque, eso sí, procurando siempre mantener las apariencias); o los casos más extremos en los que saltan por los aires todos los diques de contención, como los que estamos conociendo estos días y sirven de motivo para este comentario, que no sólo se refieren a agresiones sexuales, sino a diferentes formas de violencia física –tal vez proveniente también de esa misma autorrepresión- ejercida con saña y crueldad contra niños indefensos (muchos de ellos, para más inri, víctimas desde su nacimiento de situaciones familiares y sociales de privación, pobreza y marginalidad, y recluidos desde muy pequeños en orfanatos o reformatorios).

Se podrá argumentar que otros muchos sacerdotes y religiosos viven la castidad de manera ejemplar, aunque creo que sólo ellos –y ellas- saben a costa de cuánto sufrimiento, renuncia y desgarro propio; o a costa de cuántas visitas al psiquiatra (no son pocos los casos que conocemos también en este sentido). Otros, que van siendo legión, simplemente han abandonado, se han casado en su mayor parte y, como me decía uno de ellos, amigo desde hace muchos años, “se han convertido en gente normal”. Por otro lado me pregunto si no habrá alguna relación entre la creciente crisis de vocaciones sacerdotales y la exigencia de celibato, más allá de ese “coco” del laicismo social al que siempre alude la jerarquía. Una barbaridad Sinceramente pienso que es una barbaridad exigir semejante condena, más aún teniendo en cuenta que el celibato no es algo sustancial desde el punto de vista doctrinario ni fue considerado como condición para el sacerdocio desde los primeros tiempos del cristianismo. Pienso además –corríjanme en su caso los expertos- que la dimensión religiosa de la persona no debe negar ni reprimir ningún aspecto de su naturaleza humana (a no ser que se quiera una religión para seres sobre-humanos y no para hombres y mujeres corrientes y molientes). En todo caso debería servir para mejorar, o para dar un sentido de cierta transcendencia a esa naturaleza humana. Desde mi punto de vista considero una enorme debilidad y un tremendo error de la mayoría de las religiones el hecho de que sus ministros –y en cierta medida también sus fieles- tengan que renunciar a algunos de sus atributos humanos para practicarlas o para ejercer en ellas determinadas responsabilidades. Y no me refiero sólo a la dimensión sexual. Más grave todavía me parece ese “forzamiento de la razón”, esa obsesión combativa que parece mantener la fe en contra del libre pensamiento humano que intenta buscar el origen, la razón y la relación entre las cosas; en contra, en definitiva, de la ciencia, pretendiendo someterla y dominarla y llegando hasta la negación grotesca de muchas verdades evidentes a lo largo de la historia… ¡Y en ello seguimos! Para mi todo esto lleva a una conclusión: las religiones, sobre todo las más extendidas, no buscan verdaderamente ese “religare” con el ser supremo en el que cada una cree, ni esa pretendida transcendencia de la naturaleza humana hacia una dimensión espiritual o inmaterial de la persona. Por el contrario yo creo que lo que buscan la mayoría de las religiones es el sometimiento irreflexivo y dócil (es decir, inhumano) a un poder -¡terrenal, desde luego!- que, como todo poder que se precie, tiene vocación absolutista. Por eso estoy cada vez más lejos de todas ellas.

Autor: Rafael González Jiménez

Fuente: Lanzadigital

Página de interés:

Religiones: una visión crítica

Blog de Emilio del Barco


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

octubre 2020
L M X J V S D
« Abr    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031