admin

Traductor

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Categorías

menores

Portal del menor: ayuda e información para los menores de edad

Portal del Menor, como bien indica su nombre, es un portal dedicado a los niños, donde podrán encontrar un sinfín de información útil en diversos campos: videojuegos, eventos, televisión, música, entretenimiento, temas de escuela ya sean ciencias, historia, idiomas, libros de interés, etc…

Hay una sección destinada a los mayores donde nos informan de las últimas noticias. El portal, promovido por Protegeles.com y el defensor del menor, entre otros, es un muy buen lugar para recomendar a nuestros hijos y saber que su navegación es segura y didáctica.

Línea de ayuda sobre CIBERBULLYING, soporte para chicos  que estén desarrollando algun problema relacionado con la alimentación, sitio de reunión e información sobre Internet y otras nuevas tecnologías, para padres y madres que quieran estar al día.

Fuente: wwwhat’s new

________________

Enlace de interés:

–   Apuntes Informática Aplicada a la Gestión Pública. UMU. Internet

Portal del menor – Ayuda e información para los menores de edad

Portal del Menor, como bien indica su nombre, es un portal dedicado a nuestros hijos, donde podrán encontrar un sinfín de información útil en diversos campos: videojuegos, eventos, televisión, música, entretenimiento, temas de escuela ya sean ciencias, historia, idiomas, libros de interés, etc…

Hay una sección destinada a los mayores donde nos informan de las últimas noticias. El portal, promovido por Protegeles.com y el defensor del menor, entre otros, es un muy buen lugar para recomendar a nuestros hijos y saber que su navegación es segura y didáctica.

Línea de ayuda sobre CIBERBULLYING, soporte para chicos y chicas que estén desarrollando algun problema relacionado con la alimentación, sitio de reunión e información sobre Internet y otras nuevas tecnologías, para padres y madres que quieran estar al día… en fin.. imperdible…

Fuente:  Wwwhat’s new?

Nuevos retos de estereotipos en el estudio de los delincuentes sexuales adolescentes

Los delincuentes sexuales adolescentes a menudo son estereotipados y tratados como socialmente inepto, pero una nueva investigación desmiente esta imagen, encontrando que es más probable que se caracterizan por intereses sexuales atípicos – tales como el deseo de los niños pre-púberes, sexo coercitivo con compañeros y adultos, y exponer sus genitales a extraños.  Los delincuentes sexuales adolescentes también tienen más probabilidades de tener un historial de abuso sexual sufrido por ellos mismos, estar  expuestos a la violencia sexual en sus familias, y la exposición temprana a experiencias con el sexo o la pornografía.

«Si usted entró a un grupo típico de tratamiento para delincuentes sexuales  adolescentes, usted podría considerar una gran cantidad de habilidades sociales, como la forma de acercarse a una chica, cómo lidiar con los conflictos y entender la comunicación no verbal», dijo Michael C. Seto , PhD, autor principal del estudio.  «Nuestra investigación sugiere que el entrenamiento de habilidades sociales no es lo que los jóvenes delincuentes sexuales más necesitan para ser rehabilitados. Discutiendo la sexualidad – la exposición temprana al sexo o a la pornografía, las fantasías sexuales, y la excitación sexual – es probable que nos acercarnos a la comprensión de por qué el se cometieron delitos y prevenir que otros similares se cometan de nuevo. »

Seto, de Royal Ottawa Health Care Group, and Martin Lalumiere, PhD, de la University of Lethbridge in Alberta, Canada, realizaron un meta-análisis de 59 estudios independientes comparando un total de 3855 delincuentes sexuales masculinos adolescentes con 13393 varones adolescentes no delincuentes sexuales enlas edades de entre 12 y 18 años. Their research is published in the July issue of Psychological Bulletin , published by the American Psychological Association. Su investigación se publica en la edición de julio de Psychological Bulletin, publicado por la Asociación Psicológica Americana.

La incompetencia social es generalmente vista como una característica típica de los adolescentes delincuentes sexuales – una creencia que influye en los programas de tratamiento que hacen hincapié en la enseñanza de habilidades sociales apropiadas. Sin embargo, Seto y el estudio de  Lalumière no encontraron diferencias significativas entre los delincuentes sexuales de los adolescentes y adolescentes infractores no relacionados con el sexo,en términos de la competencia social o las habilidades sociales. Esto indica que la incompetencia social no ayuda a explicar por qué algunos adolescentes cometen un delito sexual en lugar de otros tipos de delitos, y pone en entredicho el papel destacado que la formación de habilidades sociales juega a menudo en programas de rehabilitación, dijeron. Otros factores que se citan con frecuencia como explicaciones para delitos sexuales, pero que no contaron con apoyo en el estudio fueron los problemas familiares, incluyendo las relaciones entre padres e hijos, actitudes y creencias sobre las mujeres o  cometer delitos sexuales, y si la persona ha tenido experiencias sexuales convencionales.

Los investigadores encontraron que los intereses sexuales atípicas parecía ser una motivación importante para algunos adolescentes que cometen delitos sexuales.  Los delincuentes sexuales adolescentes resultaron ser más propensos a tener intereses sexuales atípicos que otros adolescentes infractores.  Seto sugiere que los debates de sexualidad deben ocurrir con más frecuencia y más abiertamente con el fin de facilitar la identificación de aquellos que están en riesgo de convertirse en delincuentes sexuales y acilitar su tratamiento. Este cambio puede empezar con más investigación sobre la sexualidad y los delincuentes sexuales.

«Los investigadores en el campo de delincuentes sexuales adolescentes se han centrado en la historia de abuso sexual (más de la mitad de los estudios revisados informaron datos de esta variable), pero han prestado relativamente poca atención a otros aspectos de la sexualidad, centrándose en cambio en los factores no sexuales (por ejemplo, los padres el apego infantil, déficit de habilidades sociales, la psicopatología) «, escribieron los autores.  «Nuestros resultados sugieren prometedoras direcciones para la investigación sobre las funciones de la exposición a la violencia sexual, la exposición al sexo o a la pornografía en general y los intereses sexuales atípicos».

Si bien las habilidades sociales no son un determinante importante de los adolescentes infractores sexuales, el aislamiento social es un factor importante.Seto y Lalumière encontraron que los adolescentes delincuentes sexuales tenían más sentimientos de aislamiento social que los adolescentes delincuentes no sexuales.

«Me atrevo a conjeturar que los sentimientos de aislamiento social de los delincuentes sexuales adolescentes surgen como resultado de las normas sociales y el estigma que los hacen difícil hablar sobre la historia d el abuso sexual o necesidades o fantasías sexuales que están fuera de lo que se considera normal», dijo Seto.  «Si los adolescentes piensan que no se puede hablar de lo que están pensando o sintiendo, entonces no pueden buscar ayuda y orientación. Fomentar un diálogo más abierto sobre la sexualidad entre los jóvenes y sus padres, maestros y trabajadores de la salud podría ser un elemento clave en la prevención de  que los adolescentes cometan delitos sexuales. »

A pesar de que Seto y Lalumière hicieron  hincapié en que la mayoría de los adolescentes que son víctimas de abusos sexuales no se conviertan en delincuentes sexuales, el estudio volvió a confirmar que existe cierta relación entre una historia de abuso sexual y delincuente sexual. Los datos sugieren que el abuso sexual se asocia con la probabilidad de que alguien va a cometer un delito sexual por primera vez, pero no predecir quién tiene más probabilidades de reincidencia sexual una vez identificados. Esto sugiere que las actividades de prevención del abuso infantil, además de la importante función de proteger a los niños contra el abuso, en los adolescentes pueden ayudar a prevenir delitos sexuales.

Fuente:  EurekAlert!

_______________

Enlaces relacionados:

–   La web de Maco048. Noticias criminología: Menores

–   La web de Maco048. Noticias criminología: Psicología

–   Víctimas especialmente vulnerables. El menor. Licenciatura Criminología.  UMU

–   Niños violentos del presente, serán Hombres crueles a futuro

La invisibilidad, el peor problema de la violencia contra los niños

La invisibilidad, aceptada socialmente, es el peor problema al que se enfrenta la violencia contra los niños y adolescentes, así como en el trabajo infantil, según ha declarado la representante especial de Naciones Unidas, Marta Santos Pais, en el Congreso Internacional que se celebró en Toledo.

Bajo el título general de ‘Un cambio real para un problema global’, en Congreso que organiza ‘Proyecto Solidario’ con motivo de haberse celebrado 12 de junio el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Marta Santos ha convenido que debe rechazarse de plano que se considere «normal» en la mayor parte de los países «la violencia».

Ha señalado que, precisamente, esa «invisibilidad» hace imposible que, por un lado, haya estadísticas sobre su impacto real y, además, que no se vean «los efectos negativos en el desarrollo del niño» para aprender y recibir una educación «de calidad» que le ayude a vivir y relacionarse «con adultos y amigos».

El estudio de la ONU, centrado particularmente en la familia, escuela, comunidad y el trabajo, se ha realizado para «llamar la atención sobre esta situación», que ha catalogado de «dramática», y que los países adopten medidas concretas, ha razonado.

Así, ha referido como puntos clave para evitar la violencia, la directa intervención de los Gobiernos y la implantación de una ley que ofrezca un «mensaje claro de que no se permite ningún tipo de violencia contra la niñez», incluidas «las que parecen pequeñas», caso de la humillación y castigo físico en la familia y su entorno.

«El conocimiento de la ley y su utilización es el indicador de su suceso y de su contribución a un cambio social», ha reconocido.

Una tercera recomendación es tener un mejor conocimiento sobre cómo entienden la violencia los afectados para, así, «entender el impacto que supone la privación económica y social».

Por su parte, el Comisionado y autor del estudio, publicado en 2006 y actualizado en el 2007, el brasileño Paulo Pinheiro, ha sido tajante en su valoración: «la mayor violencia se da en la casa, porque hay un muro de silencio y hay una tradición como si los niños fueran propiedad de los padres», ha sostenido.

«Los derechos humanos llegan a la puerta de la casa porque luego mandan los padres», algo que, según ha observado, se debe desterrar para hacer realidad el «espíritu» de la Convención de Derechos del Niño «que prohíbe todo tipo de violencia».

Ha opinado que la originalidad del estudio reside en «escuchar a los niños y adolescentes» y que el tener una ley que responda con claridad a la violencia «ayuda» muchísimo.

Ha lamentado, no obstante, que sólo esté regulada legalmente la prohibición total en 26 países, entre ellos Venezuela, Costa Rica y Uruguay en América del Sur y de habla inglesa sólo en Nueva Zelanda, tachando de «muy malo» que exista en muy pocos países europeos.

El Congreso, iniciado ayer, tiene entre sus participantes a niños de distintos países, como Perú y Bolivia, y las diversas ponencias, debates y grupos de trabajo se desarrollarán hasta el jueves, que se presentarán las propuestas, para el viernes tener lugar la clausura oficial en Madrid, donde se conocerán las conclusiones finales.

Fuente:  adn.es

______________

Enlaces de interés:

–   Niños violentos del presente, serán Hombres crueles a futuro

–   La web de Maco048. Noticias criminología: Menores

–   Asignatura Victimologia. Licenciatura Criminología.  Víctimas especialmente vulnerables. El menor

Cachorros de la violencia

Su madre, separada y con 48 años bastante castigados por las drogas y el alcohol, le dijo que no. Nada de irse a vivir con su padre, como pretendía el chaval. Seguiría bajo la tutela de su abuela. El crío, de 16, se enfadó tanto que agarró un cuchillo de la cocina y se lo clavó hasta matarla. Acaba de ocurrir en Barcelona, en una comunidad autónoma donde 24 personas murieron a manos de menores en 2008, un 71% más que el año anterior, como alerta la fiscal superior de Cataluña, Teresa Compte. Pero este episodio tremendo no ha llenado titulares como el de las niñas de Seseña. Hace falta que una cría de 14 años, gótica y fría, golpee y arroje a un agujero lleno de escombros a una amiga de 13, con cara de ángel.

El aumento de la violencia juvenil no es exclusivo de ninguna clase social. Tampoco de ninguna región. Las luces rojas saltan en todo el país. El número de chavales condenados se ha disparado un 17% en sólo un año: de los 13631 de 2007 a los 15919 de 2008, el último ejercicio explorado con lupa por el INE y el Ministerio de Justicia. Da igual mirar a Andalucía, con 4126 menores con sentencia firme y casos terribles por cerrar como las violaciones colectivas de dos niñas el pasado verano, que a Galicia. Su fiscal jefe, Carlos Varela, maneja ya los datos de 2009. Los expedientes incoados ascendieron a 1431, un 7% más. En el País Vasco la cosa no anda mejor. Sus jueces impusieron 1.240 castigos, un 19% más que el año anterior. Las estadísticas nacionales del Consejo General del Poder Judicial evolucionan en el mismo sentido, con 22746 sentencias penales dictadas contra menores y una subida anual del 12,5%.

Hace diez años, los niños robaban. Sigue siendo el delito más frecuente, pero ahora también violan y matan. Diecisiete chicos y dos chicas fueron condenados en el último año por un delito de homicidio. Otros 292, todos varones, agredieron o abusaron sexualmente de alguien y fueron castigados por ello. El abanico es terrible, pero Urra recuerda sobre todo un caso por lo que le dijo el acusado a las pocas horas de ser detenido: «Yo lo he hecho, soy malo, nací malo». Tenía 14 años. Ya ha cumplido 22, así que el psicólogo prefiere llamarle Rafa en vez de Rafita, uno de los cuatro asesinos de Sandra Palo. Es el más famoso por su historial delictivo, con cuatro detenciones desde que saliera del centro de internamiento en un régimen de libertad para muchos demasiado cómodo.


El 20% justifica la violencia

¿Pero por qué hay tanto niño malo? Psicólogos, fiscales y jueces consultados coinciden en el hecho fundamental de que la delincuencia entre menores ha dejado de ser exclusiva de los ambientes marginales para extenderse por todas las capas sociales. Tampoco es coto exclusivo de los chicos. Las niñas han empezado a maltratar a sus padres -protagonizan uno de cada tres o cuatro casos, según las fuentes-, a acosar a compañeros en las redes sociales e incluso a matar, como en Seseña. El 15% de los 15919 menores condenados en 2008 eran chicas. La proporción de mujeres cae a la mitad en la estadística de mayores de edad.

Luego vienen la televisión y los videojuegos con sus ‘valores’: antes de acabar los estudios de Primaria, un niño español contempla unos 8000 asesinatos y 100000 actos violentos. Por eso no es de extrañar que un 20% de los adolescentes de 12 a 16 años justifique la violencia, según un informe del Centro de Estudios Reina Sofia. De ellos, un 13% se considera agresor o utiliza armas intimidatorias y el 39% siente miedo y rabia sobre los demás.

El perfil del menor delincuente se difumina así cada vez más. Adolescentes de cualquier nivel social, con una percepción equivocada de la realidad y del riesgo, intransigentes, mentirosos, no empáticos e incapaces de responsabilizarse de sus actos y de asumir una frustración. Casi todos conocemos a alguno.

Fuente:[Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

______________

Enlaces relacionados:

–  Niños violentos del presente, serán Hombres crueles a futuro. Marisol Collazos Soto

–  Niños sicarios impunes en Colombia

–  Niños y juicio moral

–  Doce niños mueren cada año a manos de sus progenitores

La web de Maco048. Noticias: delincuencia

El encierro de los menores en el siglo XXI

Durante el año 2009 se han sucedido las denuncias a los centros de internamiento de menores, algo que plantea varias cuestiones sobre el tratamiento que otorga la sociedad española a uno de los grupos sociales más vulnerables. Si en febrero de este año fue el Defensor del Pueblo quien realizó un informe en el que se sacaban a la luz los abusos que sufren los menores en muchos de estos centros, en diciembre ha sido Amnistía Internacional (AI) la que ha confirmado esas torturas del siglo XXI. En el centro del debate la cuestión de la privatización de la protección social de los menores.

Las leyes que desde comienzos de esta década regulan las diferentes intervenciones respecto a los menores desprotegidos o a los menores infractores dejan en manos de las empresas privadas -léase ONGs- la gestión de la mayoría de los centros (provisión de los recursos materiales, gestión de los recursos humanos y responsabilidad de la vida de los menores mientras están por algún motivo bajo su tutela). La adjudicación de estos centros se lleva a cabo a través de subastas al mejor postor, en muchos casos, al que menos cobra por la prestación de servicio.  Las direcciones de estas empresas de gestión de lo social se encuentran ante la compleja tarea de tener que garantizar la seguridad para que los menores no se escapen del centro, al tiempo que tratan de inculcar un buen comportamiento en el interior del mismo. Además procuran que la labor educativa que se les encomienda pueda ser presentada (representada) en las mejores condiciones a las instituciones que les procuran las subvenciones.

De esta forma, podemos encontrar que las diferentes empresas que dirigen estos centros desarrollan “métodos” terapéuticos, de reinserción, de intervención social, educativa, o como quiera llamárseles, que inciden siempre en un mismo objetivo: controlar la conducta de los menores mientras residen en los centros.

En cualquiera de estos centros podemos encontrar un grueso de jóvenes que provienen de los mismos barrios deprimidos, de familias con bajos recursos sociales, económicos y culturales. Estos menores internados son calificados como conflictivos sociales, o por otra parte, como menores infractores porque están cumpliendo alguna medida judicial por haber cometido algún delito. Por otro lado, hay en estos centros algunos menores de familias de las clases medias que en su mayoría han cometido algún delito grave o muy grave. Los menores de estas familias llamadas eufemísticamente “normalizadas” -los cuales han cometido alguna infracción no muy grave- son etiquetados como “no conflictivos”, lo que les exime de entrar en estos centros, beneficiándose de otras medidas centradas en su hogar.

Para llevar a buen término las misiones que les encargan a estos centros, lo primero es hacer creer a los menores, a los padres, a los educadores, y a la sociedad, que los problemas son de los menores, que son problemas de comportamiento, y nunca reconocer las causas sociales de esos problemas, porque sino, estos centros y esos métodos no tendrían razón de ser. Esta psicologización de los problemas sociales, es decir, la adjudicación de características psicológicas a los problemas de los menores, no hace sino crear estructuras que yerran en su intento de solución individual de los problemas sociales.

Autores:  Miguel Ángel Alzamora y Andrés Pedreño

Artículo completo en:  Foro Ciudadano

______________________

Enlaces de interés:

–  Ocho de cada diez casos de maltrato infantil en España no se detectan

–  En México el crimen organizado recluta a niños para explotación sexual y laboral

–  Terroristas de Colombia han de devolver 13000 niños que están en sus filas

–  Historias de prostitución infantil en México

–  Cuatro de cada diez niños de ESO no considera violencia pegar a un alumno o profesor

Contra la pena de muerte a menores

Irán (antigua Persia) es un país cuyo gobierno todavía condena a muerte a menores de edad. En Irán, hay más de 140 personas en el corredor de la muerte que eran menores de edad en la fecha del delito. Una tragedia que, por desgracia, también se da en otros países como Sudán, Yemen y Arabia Saudí.

Además de condenar a niños al más cruel de los castigos, los gobiernos de Irán y Arabia Saudí fueron responsables, junto con los de China, Pakistán y Estados Unidos, del 93 por ciento de todas las ejecuciones en el mundo en 2008.

Amnistía Internacional busca firmas para denunciar esta atrocidad.

Firma ahora la petición contra la pena de muerte y deja tu mensaje personal en la pared de la embajada de Irán.

Fuente:  Amnistía Internacional

_________________________
Enlaces relacionados:

EL GRAN DILEMA: PENA DE MUERTE O PRISIÓN PERPETUA O PENAS MÁXIMAS Marisol Collazos Soto

La web de Maco048. Noticias: pena de muerte

Crecen un 15% los casos de maltrato de menores a sus padres

Los delitos y faltas cometidos por menores en el ámbito familiar, esto es la comisión de lesiones o menoscabo psíquico a cualquiera de las personas con las que conviven -normalmente los progenitores- se incrementaron un 15,3 por ciento en el último ejercicio.

Así lo puso ayer de manifiesto la fiscal delegada de Menores de Córdoba, Carmen Rubio, durante la presentación de la memoria anual de la materia. En este sentido, destacó que el pasado año se abrieron 75 expedientes por esta causa y se incoaron 190 diligencias previas.
En estos casos, «es necesario dar una respuesta rápida, ágil y contundente», apuntó, siendo la medida de convivencia con grupo educativo -con lo que se saca al menor del ámbito familiar- la mejor forma de frenar este tipo de comportamientos, si bien Rubio puso el acento en la «insuficiencia» de plazas para la ejecución de este recurso, sobre todo, para chicas.
También experimentaron un repunte significativo los delitos y faltas en los que intervienen las nuevas tecnologías: uso de grabadoras o difusión a través de Internet, entre otras.
En general, los delitos y falta cometidos por menores también aumentaron un 15 por ciento, pasando de 730 en 2007 a los 845 del último ejercicio.
Se han abierto 2.868 diligencias preliminares, 845 expedientes de reforma, 99 auxilios de fiscales y 376 controles de ejecución.
Respecto a las 2.868 diligencias preliminares, Rubio resaltó que el 27,6% llegan a ser expedientes de reforma, el 30,45 se acumula a otras existentes y el 36,01 por ciento quedó archivada.
Del total de las 2.868 diligencias preliminares abiertas el pasado año, 846 fueron por delitos contra el patrimonio, 1.023 contra las personas; 52 contra la libertad sexual; 95 por conducir sin permiso, mientras que las 852 restantes no están especificadas.
Fuente: [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

La unidad de menores víctimas de abusos sexuales tiene 45 casos abiertos en Cádiz

El encubrimiento de la familia y la sensación de que puede tratarse de una situación normal hacen que muchos casos de abuso sexual en menores escapen a la justicia. Hasta los cinco o seis años de edad, y siempre y cuando no haya dolor físico, el niño ni siquiera llega a ser consciente. De los seis a los nueve generan una sensación de inseguridad, de desagrado, y toman conciencia de que lo que ocurre es algo secreto. A partir de esta edad puede aparecer daño psicológico al comprender que algo no anda bien.
Las conclusiones son de la psicóloga Celia Nevado, coordinadora del equipo de atención a menores víctimas de abusos sexuales de la provincia, que comenzó a funcionar a finales de año. Este dispositivo está gestionado por la Fundación Márgenes y Vínculos con financiación de la Junta. En ese tiempo los profesionales se han hecho cargo de un total de 45 casos en la provincia que aún permanecen abiertos. La mayoría de ellos tienen como víctima a niñas de entre seis y ocho años de media que se enfrentan a un proceso lento con riesgo de secuelas.
Proceso
Nevado aseguró que «la mayoría de los menores que lo terminan contando son conscientes de que pasa algo raro y es entonces cuando entra en la espiral». De esta forma definió todos los pasos que tienen que recorrer los afectados desde que se constata el abuso hasta que se llega a juicio. Se trata de recordar una y otra vez cómo han ocurrido los hechos y pasar por reconocimientos médicos y psicológicos que «generan una sensación de miedo e inseguridad en los pequeños», insistió la especialista.
Para que se abra un proceso con un menor que puede derivar en una denuncia no es necesario que haya habido violencia física o violación. Se considera abuso a contactos y tocamientos para satisfacer los deseos sexuales del agresor. Eso sí, para iniciar el trámite debe constatar el delito un profesional que puede ser un médico, profesor, agente de policía o especialista.
En los últimos años se ha producido un aumento de las denuncias, pero «eso no quiere decir que haya más casos sino que son más visibles». En ello ha influido el aumento de los dispositivos de protección como los teléfonos de atención al menor de la Junta, que «llegan a colapsarse», según admitió ayer la directora general de Infancia y Familia de la Junta, Carmen Belinchón, que asistió a la presentación de programas de tratamiento y evaluación de menores víctimas de violencia sexual en Cádiz.
Más visibles
«Hemos visto una mayor implicación de la sociedad para denunciar cuando hay sospecha de un delito de este tipo», insistió la responsable andaluza. El abuso sexual es otra forma más de maltrato infantil y sólo en 2008 supuso el 8,2% de las denuncias por este motivo, según datos del informe anual del Observatorio de la Infancia en Andalucía, publicados recientemente.
Belinchón insistió en que en todo el proceso hay que «proteger la intimidad del menor a toda costa e intentar reparar el daño». «Tenemos que tener en cuenta que trabajamos con niños y que la realidad para ellos es muy diferente», señaló. En este sentido, aseguró que se pueden tardar hasta ocho meses en que un niño consiga contar algo, pero también hay otras vías como los dibujos o determinadas reacciones ante estímulos que pueden evidenciar el delito, por lo que instó a padres, familiares y educadores a «estar atentos a cualquier comportamiento extraño que pueda llevar a sospecha».
El equipo de prevención de abusos sexuales a menores es una más de las herramientas con las que cuenta la Junta para detectar situaciones de riesgo. Para ello se ha apoyado en la Fundación Márgenes y Vínculos, que ya gestiona los casos de acogidas temporales y atención a menores con problemas. Su presidente es Francisco Mena, que rescató ayer datos de un informe de ámbito nacional según los cuales, un 23% de las niñas y un 16% de los niños han sido víctimas de abusos, aunque sólo una mínima parte salen a la luz.
Mena aseguró que el 60% de los casos se producen en el entorno familiar, porque «el agresor puede hacerse con la confianza del pequeño y pedirle que no cuente nada». De la misma forma, consideró que si la sospecha está suficientemente fundamentada, «lo mejor es denunciar». Una vez se constata el hecho, se pone en marcha todo el dispositivo jurídico asistencial. Se trata de un proceso duro en el que el sufrimiento del menor es inevitable, por lo que solicitó «una simplificación del mismo para evitar la victimización de los denunciantes».
En la provincia se presentaron en 2008 un total de 185 denuncias por malos tratos a niños, lo que supone un 14,5% de todas las que se registraron en Andalucía. Las más frecuentes son por negligencias o abandonos y por agresiones físicas. En la mayoría de los casos los menores están expuestos a más de un tipo de maltrato.
Fuente:  [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE]

La asistencia a menores víctimas de abusos puede dejarles también secuelas

Los menores víctimas de abusos sexuales sufren perjuicios derivados de someterse al sistema jurídico-asistencial que pueden llegar a dejarles secuelas psicológicas tan graves como las derivadas de los propios abusos.

Este efecto del sistema sobre los menores se conoce como victimización secundaria y para intentar paliarlo la directora de Infancia y Familia de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social, Carmen Belinchón, ha presentado hoy en Cádiz un corto dirigido a los diferentes profesionales que atienden a los menores en esta situación.

Cuando un niño denuncia que ha sufrido abusos sexuales debe contarlo a médicos, psicólogos, asistentes sociales, policía y magistrados en un proceso que a veces dura años y «los abusos que el menor ha sufrido como niño cobran para él una importancia de adulto», ha explicado Belinchón.

«Algunas intervenciones ya se hacen de otro modo, pero es necesario que trabajemos desde la sensatez y la realidad», ha enfatizado Belinchón, porque el sometimiento de los menores a este protocolo los hace sentirse culpables -que ellos han cometido algún mal- y los hastía de tal forma que los convierte en una doble víctima.

La directora de Infancia y Familia ha admitido que «en estos momentos es posible que el protocolo tenga que ser objeto de una adaptación a una nueva realidad, pero sigue siendo una herramienta útil y demuestra que funciona en innumerables casos».

El corto presentado hoy, en el que se narra cómo el proceso al que se somete una niña de 8 años para denunciar los abusos de su tío la insensibilizan y es el propio proceso el que la hace sufrir, será una herramienta de trabajo «para reflexionar, rectificar y subsanar esta victimización secundaria», ha resaltado Belinchón.

Francisco Mena, presidente de la Fundación Márgenes y Vínculos, que ha realizado el corto, ha explicado que la situación que se narra «es habitual porque el 60% de los abusos se producen en el seno de la propia familia a niñas de entre los 6 y 8 años».

Mena ha pedido a las administraciones que «identifiquen este problema porque si un menor que comete un delito tiene un sistema específico para ser atendido, un menor víctima de abusos sexuales también debería tener una intervención especial adaptada a él».

Fuente Soitu.es

Bajo licencia Creative Commons

__________________

Enlaces relacionados:

Niños sicarios impunes en Colombia

Doce niños mueren cada año a manos de sus progenitores

Tipologías victimales

Decálogo para formar un delincuente

Me ha llegado una de esas presentaciones en
cadena, pero nada que ver con esas del tipo “sé feliz, es gratis”. Se
trata de una que recoge el decálogo que ha escrito un juez de menores
en su libro.

El juez granadino Emilio Calatayud, conocido por sus sentencias de
marcado estilo educativo y que ya llegó a la fama tras la difusión
masiva de dos vídeos (éste y éste) de una de sus conferencias, escribe en Reflexiones de un juez de menores las siguentes “normas” extraidas de su experiencia:

  1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
  2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
  3. Cuando diga palabrotas, ríaselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
  4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
  5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes.
    Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
  6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus
    platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente
    se llene de basura.
  7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le
    dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia
    conducta, quede destrozada para siempre.
  8. Déle todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
  9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
  10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus
    profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra
    su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Podrá gustar más o menos, pero hay que reconocer que da que pensar un rato.

Emilio Calatayud,
Juez de Menores de Granada.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Archivos

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031